BMW Serie 3

La nueva generación de la Serie 3 de BMW mejora en todos los apartados a la anterior. Más grande, más cómodo, más dinámico y cargado de tecnología punta hasta los topes. Sus formas dinámicas y deportivas marcan los rasgos característicos de la nueva era BMW, en la que el lujo y el confort ya no es coto privado de las grandes berlinas.

BMW Serie 3
BMW Serie 3

Esta ganancia en las dimensiones exteriores ha permitido mejorar la habitabilidad en general y en especial en las plazas posteriores, donde la anterior generación se quedaba un poco por detrás de sus principales competidores.La nueva generación mantiene los precios del modelo anterior y ofrece un equipamiento de serie más completo en el que se incluyen llantas de aleación en toda la gama con neumáticos Run flat (en 16 ó 17 pulgadas), faros antiniebla, luces de freno de intensidad variable, asientos Isofix, salidas de aire en las plazas traseras, arranque por botón pulsador y cajas de cambio de seis velocidades.Inicialmente la gama estará compuesta por tres mecánicas de gasolina y una Diesel, de cuatro o seis cilindros. Éstos últimos (325i y 330i) son nuevos en su composición e incluyen bloque de aluminio con la parte exterior en magnesio, lo que ha permitido una reducción de peso de 10 kg respecto a los anteriores (también se ha utilizado culata y cárter en aluminio y tapa de culata en magnesio, árboles de levas huecos, etc). En el caso del 330i, la potencia asciende hasta 258 CV, 27 CV más que en la edición anterior y el par motor máximo, de 300 Nm, se mantiene constante entre 2.500 y 4.000 rpm. Por su parte, el 325i anuncia 218 CV a 6.500 rpm y un par de 250 Nm constante entre 2.750 y 4.250 rpm.Cuentan con funciones avanzadas, como Valvetronic de segunda generación, en el que las válvulas de admisión no se abren de forma paralela, sino diferenciada; sistema Vanos optimizado, que modifica la distribución, Sistema de colectores de admisión de longitud variable, Distribución por cadena, etc.Una característica destacable de las mecánicas BMW es su mantenimiento a la carta (en función del uso que se le de al coche, indicado por un display digital situado en el cuadro de instrumentos.En el 320i, de cuatro cilindros, se dispone de la misma tecnología, pero no está fabricado en magnesio. Este motor deriva del cuatro cilindros y dos litros del anterior 318i y anuncia una potencia máxima de 150 CV y un par de 200 Nm a 3.600 revoluciones.El 320d sigue siendo la referencia en motores de dos litros (de momento) con sistema de inyección directa por common rail de segunda generación, turbocompresor de geometría variable, etc. Promete una potencia de 163 CV a 4.000 rpm y un par de 340 Nm a 2.000 rpm.En todos los casos, las prestaciones anunciadas por el fabricante son espectaculares, con velocidades superiores a los 220 km/h en todas las versiones (limitada electrónicamente a 250 km/h en el caso del 330i) y aceleraciones de 0 a 100 km/h inferiores a los 9 segundos en todos los casos (6,3 segundos en el 330i). En todos los casos se dispone de caja manual de seis relaciones que, opcionalmente puede ser sustituida por una automática Steptronic, también de seis marchas para todas las mecánicas.La Serie 3 no sólo ha mejorado en tamaño, también su equipamiento de serie y opcional es mucho más completo. Ahora, por ejemplo, se puede solicitar el sistema de funciones iDrive con pantalla y controller evolucionado, con el mismo software que utilizan los modelos de las Series 5 y 7. También está disponible en opción el sistema de dirección activa o el control de crucero activo para los modelos de seis cilindros, los faros bixenón y bixenón autoadaptativos, sistemas de ayuda al aparcamiento, navegación GPS, tres tipos de sistemas de control de velocidad de crucero, asientos deportivos, eléctricos, calefactables, etcétera.Para todas las versiones se ofrece un sistema de organización de maletero que permite distribuir la carga de forma ordenada en compartimentos y cajones. Hablando de este apartado conviene recordar que el maletero ha ganado 20 litros en capacidad respecto a la generación anterior, ya que ningún modelo de la Serie 3 nueva dispone de rueda de repuesto, pues ha sido dotado de neumáticos Run flat de serie, que permiten rodar sin presión hasta 250 km a una velocidad máxima de 80 km/h.Ahora todos los modelos disponen de sistema de arranque por botón que, con una sola pulsación, el sistema se encarga de poner el motor en marcha y se ha incluido un sistema de control de estabilidad, denominado DSC , que integra nuevas funcionalidades en las versiones de seis cilindros, como presión ligera de los frenos para secar los discos al conducir en lluvia fuerte o activación de la preparación de la operación de frenado juntando ligeramente las pinzas. Además, el sistema evita que el coche ruede hacia atrás al arrancar cuesta arriba y logra reducir el hundimiento del coche al frenar poco antes que se detenga del todo. También el sistema ofrece una función antifading o contra el desfallecimiento de los frenos, que aumenta la presión en el circuito cuando hay síntomas de desfallecimiento para igualar las prestaciones de los frenos respecto a las condiciones normales de funcionamiento.Impresionante. Más cómodo de suspensiones que la anterior generación, más progresivo (aunque sigue siendo bastante firme, claro) y súper eficaz. Da igual el tipo de trazado, el estado del firme, el bastidor lo admite todo. Durante la toma de contacto tuvimos la oportunidad de conducir un 330i con cambio manual y sistema de dirección activa. Espectacular, rápido, suave, progresivo, previsible, incansable... En autopista mantiene velocidades inconfesables con naturalidad y ausencia de ruido. Tan sólo a velocidades elevadas, la dirección activa (con asistencia y desmultiplicación variable) requiere bastante atención, pues se muestra más sensible de lo que promete el fabricante.En carreteras viradas es una auténtica delicia, rápido y eficaz, transmite una sensación de seguridad y confianza tal, que llegas a creerte que conduces mejor de lo que en realidad lo haces, pues la electrónica de seguridad, se encarga de corregir los posibles fallos cometidos (es desconectable en dos fases, parcial o total) de forma discreta. Las marchas se insertan con la velocidad y precisión que acostumbra la marca y la posición de mandos, pedales y volante contribuyen a facilitar la conducción deportiva y la dirección permite dibujar la trayectoria a seguir con una precisión milimétrica. Lo que si nos pareció que requiere un periodo de adaptación es el equipo de frenos, pues con el DSC actúan de forma instantánea y a veces se frena un poco más de la cuenta.No podemos decir que se trate de un modelo económico, pues la versión de acceso a la gama arranca en 31.300 euros y llega hasta casi 40.000 del 330i, sin incluir opciones, pero si tenemos en cuenta la mejora en equipamiento incluida, sí resulta más competitivo y cómodo que antes.No hay duda de que es todo un BMW con rasgos heredados de casi todos los modelos de la marca. Y es que, en realidad, todos son nuevos: Serie1, Serie 5, Serie 7, X3, Z4... En esta nueva generación de la Serie 3 –y van cinco en treinta años-, los responsables de la marca bávara han sido menos conservadores con el diseño que en las anteriores ediciones del modelo.La apuesta es importante, ya que la Serie 3 constituye nada más y nada menos que el 43 por ciento del total de las ventas, es la imagen y el prestigio de la marca. Por ello, el nuevo modelo estrena una nueva planta de producción en Leipzig que, según la marca, es la más moderna, rentable y eficiente del sector del automóvil.En el apartado de diseño se ha mantenido el estilo de la Serie 3 de siempre, con dobles faros delanteros, parrilla central con forma de riñón y la nervadura característica sobre el capó delantero. Las dimensiones han crecido de forma significativa, con 6 milímetros en altura, 78 mm en anchura, 35 mm en distancia entre ejes y 50 mm de longitud total. Esta ganancia en las dimensiones exteriores ha permitido mejorar la habitabilidad en general y en especial en las plazas posteriores, donde la anterior generación se quedaba un poco por detrás de sus principales competidores.La nueva generación mantiene los precios del modelo anterior y ofrece un equipamiento de serie más completo en el que se incluyen llantas de aleación en toda la gama con neumáticos Run flat (en 16 ó 17 pulgadas), faros antiniebla, luces de freno de intensidad variable, asientos Isofix, salidas de aire en las plazas traseras, arranque por botón pulsador y cajas de cambio de seis velocidades.Inicialmente la gama estará compuesta por tres mecánicas de gasolina y una Diesel, de cuatro o seis cilindros. Éstos últimos (325i y 330i) son nuevos en su composición e incluyen bloque de aluminio con la parte exterior en magnesio, lo que ha permitido una reducción de peso de 10 kg respecto a los anteriores (también se ha utilizado culata y cárter en aluminio y tapa de culata en magnesio, árboles de levas huecos, etc). En el caso del 330i, la potencia asciende hasta 258 CV, 27 CV más que en la edición anterior y el par motor máximo, de 300 Nm, se mantiene constante entre 2.500 y 4.000 rpm. Por su parte, el 325i anuncia 218 CV a 6.500 rpm y un par de 250 Nm constante entre 2.750 y 4.250 rpm.Cuentan con funciones avanzadas, como Valvetronic de segunda generación, en el que las válvulas de admisión no se abren de forma paralela, sino diferenciada; sistema Vanos optimizado, que modifica la distribución, Sistema de colectores de admisión de longitud variable, Distribución por cadena, etc.Una característica destacable de las mecánicas BMW es su mantenimiento a la carta (en función del uso que se le de al coche, indicado por un display digital situado en el cuadro de instrumentos.En el 320i, de cuatro cilindros, se dispone de la misma tecnología, pero no está fabricado en magnesio. Este motor deriva del cuatro cilindros y dos litros del anterior 318i y anuncia una potencia máxima de 150 CV y un par de 200 Nm a 3.600 revoluciones.El 320d sigue siendo la referencia en motores de dos litros (de momento) con sistema de inyección directa por common rail de segunda generación, turbocompresor de geometría variable, etc. Promete una potencia de 163 CV a 4.000 rpm y un par de 340 Nm a 2.000 rpm.En todos los casos, las prestaciones anunciadas por el fabricante son espectaculares, con velocidades superiores a los 220 km/h en todas las versiones (limitada electrónicamente a 250 km/h en el caso del 330i) y aceleraciones de 0 a 100 km/h inferiores a los 9 segundos en todos los casos (6,3 segundos en el 330i). En todos los casos se dispone de caja manual de seis relaciones que, opcionalmente puede ser sustituida por una automática Steptronic, también de seis marchas para todas las mecánicas.La Serie 3 no sólo ha mejorado en tamaño, también su equipamiento de serie y opcional es mucho más completo. Ahora, por ejemplo, se puede solicitar el sistema de funciones iDrive con pantalla y controller evolucionado, con el mismo software que utilizan los modelos de las Series 5 y 7. También está disponible en opción el sistema de dirección activa o el control de crucero activo para los modelos de seis cilindros, los faros bixenón y bixenón autoadaptativos, sistemas de ayuda al aparcamiento, navegación GPS, tres tipos de sistemas de control de velocidad de crucero, asientos deportivos, eléctricos, calefactables, etcétera.Para todas las versiones se ofrece un sistema de organización de maletero que permite distribuir la carga de forma ordenada en compartimentos y cajones. Hablando de este apartado conviene recordar que el maletero ha ganado 20 litros en capacidad respecto a la generación anterior, ya que ningún modelo de la Serie 3 nueva dispone de rueda de repuesto, pues ha sido dotado de neumáticos Run flat de serie, que permiten rodar sin presión hasta 250 km a una velocidad máxima de 80 km/h.Ahora todos los modelos disponen de sistema de arranque por botón que, con una sola pulsación, el sistema se encarga de poner el motor en marcha y se ha incluido un sistema de control de estabilidad, denominado DSC , que integra nuevas funcionalidades en las versiones de seis cilindros, como presión ligera de los frenos para secar los discos al conducir en lluvia fuerte o activación de la preparación de la operación de frenado juntando ligeramente las pinzas. Además, el sistema evita que el coche ruede hacia atrás al arrancar cuesta arriba y logra reducir el hundimiento del coche al frenar poco antes que se detenga del todo. También el sistema ofrece una función antifading o contra el desfallecimiento de los frenos, que aumenta la presión en el circuito cuando hay síntomas de desfallecimiento para igualar las prestaciones de los frenos respecto a las condiciones normales de funcionamiento.Impresionante. Más cómodo de suspensiones que la anterior generación, más progresivo (aunque sigue siendo bastante firme, claro) y súper eficaz. Da igual el tipo de trazado, el estado del firme, el bastidor lo admite todo. Durante la toma de contacto tuvimos la oportunidad de conducir un 330i con cambio manual y sistema de dirección activa. Espectacular, rápido, suave, progresivo, previsible, incansable... En autopista mantiene velocidades inconfesables con naturalidad y ausencia de ruido. Tan sólo a velocidades elevadas, la dirección activa (con asistencia y desmultiplicación variable) requiere bastante atención, pues se muestra más sensible de lo que promete el fabricante.En carreteras viradas es una auténtica delicia, rápido y eficaz, transmite una sensación de seguridad y confianza tal, que llegas a creerte que conduces mejor de lo que en realidad lo haces, pues la electrónica de seguridad, se encarga de corregir los posibles fallos cometidos (es desconectable en dos fases, parcial o total) de forma discreta. Las marchas se insertan con la velocidad y precisión que acostumbra la marca y la posición de mandos, pedales y volante contribuyen a facilitar la conducción deportiva y la dirección permite dibujar la trayectoria a seguir con una precisión milimétrica. Lo que si nos pareció que requiere un periodo de adaptación es el equipo de frenos, pues con el DSC actúan de forma instantánea y a veces se frena un poco más de la cuenta.No podemos decir que se trate de un modelo económico, pues la versión de acceso a la gama arranca en 31.300 euros y llega hasta casi 40.000 del 330i, sin incluir opciones, pero si tenemos en cuenta la mejora en equipamiento incluida, sí resulta más competitivo y cómodo que antes.No hay duda de que es todo un BMW con rasgos heredados de casi todos los modelos de la marca. Y es que, en realidad, todos son nuevos: Serie1, Serie 5, Serie 7, X3, Z4... En esta nueva generación de la Serie 3 –y van cinco en treinta años-, los responsables de la marca bávara han sido menos conservadores con el diseño que en las anteriores ediciones del modelo.La apuesta es importante, ya que la Serie 3 constituye nada más y nada menos que el 43 por ciento del total de las ventas, es la imagen y el prestigio de la marca. Por ello, el nuevo modelo estrena una nueva planta de producción en Leipzig que, según la marca, es la más moderna, rentable y eficiente del sector del automóvil.En el apartado de diseño se ha mantenido el estilo de la Serie 3 de siempre, con dobles faros delanteros, parrilla central con forma de riñón y la nervadura característica sobre el capó delantero. Las dimensiones han crecido de forma significativa, con 6 milímetros en altura, 78 mm en anchura, 35 mm en distancia entre ejes y 50 mm de longitud total. Esta ganancia en las dimensiones exteriores ha permitido mejorar la habitabilidad en general y en especial en las plazas posteriores, donde la anterior generación se quedaba un poco por detrás de sus principales competidores.La nueva generación mantiene los precios del modelo anterior y ofrece un equipamiento de serie más completo en el que se incluyen llantas de aleación en toda la gama con neumáticos Run flat (en 16 ó 17 pulgadas), faros antiniebla, luces de freno de intensidad variable, asientos Isofix, salidas de aire en las plazas traseras, arranque por botón pulsador y cajas de cambio de seis velocidades.Inicialmente la gama estará compuesta por tres mecánicas de gasolina y una Diesel, de cuatro o seis cilindros. Éstos últimos (325i y 330i) son nuevos en su composición e incluyen bloque de aluminio con la parte exterior en magnesio, lo que ha permitido una reducción de peso de 10 kg respecto a los anteriores (también se ha utilizado culata y cárter en aluminio y tapa de culata en magnesio, árboles de levas huecos, etc). En el caso del 330i, la potencia asciende hasta 258 CV, 27 CV más que en la edición anterior y el par motor máximo, de 300 Nm, se mantiene constante entre 2.500 y 4.000 rpm. Por su parte, el 325i anuncia 218 CV a 6.500 rpm y un par de 250 Nm constante entre 2.750 y 4.250 rpm.Cuentan con funciones avanzadas, como Valvetronic de segunda generación, en el que las válvulas de admisión no se abren de forma paralela, sino diferenciada; sistema Vanos optimizado, que modifica la distribución, Sistema de colectores de admisión de longitud variable, Distribución por cadena, etc.Una característica destacable de las mecánicas BMW es su mantenimiento a la carta (en función del uso que se le de al coche, indicado por un display digital situado en el cuadro de instrumentos.En el 320i, de cuatro cilindros, se dispone de la misma tecnología, pero no está fabricado en magnesio. Este motor deriva del cuatro cilindros y dos litros del anterior 318i y anuncia una potencia máxima de 150 CV y un par de 200 Nm a 3.600 revoluciones.El 320d sigue siendo la referencia en motores de dos litros (de momento) con sistema de inyección directa por common rail de segunda generación, turbocompresor de geometría variable, etc. Promete una potencia de 163 CV a 4.000 rpm y un par de 340 Nm a 2.000 rpm.En todos los casos, las prestaciones anunciadas por el fabricante son espectaculares, con velocidades superiores a los 220 km/h en todas las versiones (limitada electrónicamente a 250 km/h en el caso del 330i) y aceleraciones de 0 a 100 km/h inferiores a los 9 segundos en todos los casos (6,3 segundos en el 330i). En todos los casos se dispone de caja manual de seis relaciones que, opcionalmente puede ser sustituida por una automática Steptronic, también de seis marchas para todas las mecánicas.La Serie 3 no sólo ha mejorado en tamaño, también su equipamiento de serie y opcional es mucho más completo. Ahora, por ejemplo, se puede solicitar el sistema de funciones iDrive con pantalla y controller evolucionado, con el mismo software que utilizan los modelos de las Series 5 y 7. También está disponible en opción el sistema de dirección activa o el control de crucero activo para los modelos de seis cilindros, los faros bixenón y bixenón autoadaptativos, sistemas de ayuda al aparcamiento, navegación GPS, tres tipos de sistemas de control de velocidad de crucero, asientos deportivos, eléctricos, calefactables, etcétera.Para todas las versiones se ofrece un sistema de organización de maletero que permite distribuir la carga de forma ordenada en compartimentos y cajones. Hablando de este apartado conviene recordar que el maletero ha ganado 20 litros en capacidad respecto a la generación anterior, ya que ningún modelo de la Serie 3 nueva dispone de rueda de repuesto, pues ha sido dotado de neumáticos Run flat de serie, que permiten rodar sin presión hasta 250 km a una velocidad máxima de 80 km/h.Ahora todos los modelos disponen de sistema de arranque por botón que, con una sola pulsación, el sistema se encarga de poner el motor en marcha y se ha incluido un sistema de control de estabilidad, denominado DSC , que integra nuevas funcionalidades en las versiones de seis cilindros, como presión ligera de los frenos para secar los discos al conducir en lluvia fuerte o activación de la preparación de la operación de frenado juntando ligeramente las pinzas. Además, el sistema evita que el coche ruede hacia atrás al arrancar cuesta arriba y logra reducir el hundimiento del coche al frenar poco antes que se detenga del todo. También el sistema ofrece una función antifading o contra el desfallecimiento de los frenos, que aumenta la presión en el circuito cuando hay síntomas de desfallecimiento para igualar las prestaciones de los frenos respecto a las condiciones normales de funcionamiento.Impresionante. Más cómodo de suspensiones que la anterior generación, más progresivo (aunque sigue siendo bastante firme, claro) y súper eficaz. Da igual el tipo de trazado, el estado del firme, el bastidor lo admite todo. Durante la toma de contacto tuvimos la oportunidad de conducir un 330i con cambio manual y sistema de dirección activa. Espectacular, rápido, suave, progresivo, previsible, incansable... En autopista mantiene velocidades inconfesables con naturalidad y ausencia de ruido. Tan sólo a velocidades elevadas, la dirección activa (con asistencia y desmultiplicación variable) requiere bastante atención, pues se muestra más sensible de lo que promete el fabricante.En carreteras viradas es una auténtica delicia, rápido y eficaz, transmite una sensación de seguridad y confianza tal, que llegas a creerte que conduces mejor de lo que en realidad lo haces, pues la electrónica de seguridad, se encarga de corregir los posibles fallos cometidos (es desconectable en dos fases, parcial o total) de forma discreta. Las marchas se insertan con la velocidad y precisión que acostumbra la marca y la posición de mandos, pedales y volante contribuyen a facilitar la conducción deportiva y la dirección permite dibujar la trayectoria a seguir con una precisión milimétrica. Lo que si nos pareció que requiere un periodo de adaptación es el equipo de frenos, pues con el DSC actúan de forma instantánea y a veces se frena un poco más de la cuenta.No podemos decir que se trate de un modelo económico, pues la versión de acceso a la gama arranca en 31.300 euros y llega hasta casi 40.000 del 330i, sin incluir opciones, pero si tenemos en cuenta la mejora en equipamiento incluida, sí resulta más competitivo y cómodo que antes.No hay duda de que es todo un BMW con rasgos heredados de casi todos los modelos de la marca. Y es que, en realidad, todos son nuevos: Serie1, Serie 5, Serie 7, X3, Z4... En esta nueva generación de la Serie 3 –y van cinco en treinta años-, los responsables de la marca bávara han sido menos conservadores con el diseño que en las anteriores ediciones del modelo.La apuesta es importante, ya que la Serie 3 constituye nada más y nada menos que el 43 por ciento del total de las ventas, es la imagen y el prestigio de la marca. Por ello, el nuevo modelo estrena una nueva planta de producción en Leipzig que, según la marca, es la más moderna, rentable y eficiente del sector del automóvil.En el apartado de diseño se ha mantenido el estilo de la Serie 3 de siempre, con dobles faros delanteros, parrilla central con forma de riñón y la nervadura característica sobre el capó delantero. Las dimensiones han crecido de forma significativa, con 6 milímetros en altura, 78 mm en anchura, 35 mm en distancia entre ejes y 50 mm de longitud total. Esta ganancia en las dimensiones exteriores ha permitido mejorar la habitabilidad en general y en especial en las plazas posteriores, donde la anterior generación se quedaba un poco por detrás de sus principales competidores.La nueva generación mantiene los precios del modelo anterior y ofrece un equipamiento de serie más completo en el que se incluyen llantas de aleación en toda la gama con neumáticos Run flat (en 16 ó 17 pulgadas), faros antiniebla, luces de freno de intensidad variable, asientos Isofix, salidas de aire en las plazas traseras, arranque por botón pulsador y cajas de cambio de seis velocidades.Inicialmente la gama estará compuesta por tres mecánicas de gasolina y una Diesel, de cuatro o seis cilindros. Éstos últimos (325i y 330i) son nuevos en su composición e incluyen bloque de aluminio con la parte exterior en magnesio, lo que ha permitido una reducción de peso de 10 kg respecto a los anteriores (también se ha utilizado culata y cárter en aluminio y tapa de culata en magnesio, árboles de levas huecos, etc). En el caso del 330i, la potencia asciende hasta 258 CV, 27 CV más que en la edición anterior y el par motor máximo, de 300 Nm, se mantiene constante entre 2.500 y 4.000 rpm. Por su parte, el 325i anuncia 218 CV a 6.500 rpm y un par de 250 Nm constante entre 2.750 y 4.250 rpm.Cuentan con funciones avanzadas, como Valvetronic de segunda generación, en el que las válvulas de admisión no se abren de forma paralela, sino diferenciada; sistema Vanos optimizado, que modifica la distribución, Sistema de colectores de admisión de longitud variable, Distribución por cadena, etc.Una característica destacable de las mecánicas BMW es su mantenimiento a la carta (en función del uso que se le de al coche, indicado por un display digital situado en el cuadro de instrumentos.En el 320i, de cuatro cilindros, se dispone de la misma tecnología, pero no está fabricado en magnesio. Este motor deriva del cuatro cilindros y dos litros del anterior 318i y anuncia una potencia máxima de 150 CV y un par de 200 Nm a 3.600 revoluciones.El 320d sigue siendo la referencia en motores de dos litros (de momento) con sistema de inyección directa por common rail de segunda generación, turbocompresor de geometría variable, etc. Promete una potencia de 163 CV a 4.000 rpm y un par de 340 Nm a 2.000 rpm.En todos los casos, las prestaciones anunciadas por el fabricante son espectaculares, con velocidades superiores a los 220 km/h en todas las versiones (limitada electrónicamente a 250 km/h en el caso del 330i) y aceleraciones de 0 a 100 km/h inferiores a los 9 segundos en todos los casos (6,3 segundos en el 330i). En todos los casos se dispone de caja manual de seis relaciones que, opcionalmente puede ser sustituida por una automática Steptronic, también de seis marchas para todas las mecánicas.La Serie 3 no sólo ha mejorado en tamaño, también su equipamiento de serie y opcional es mucho más completo. Ahora, por ejemplo, se puede solicitar el sistema de funciones iDrive con pantalla y controller evolucionado, con el mismo software que utilizan los modelos de las Series 5 y 7. También está disponible en opción el sistema de dirección activa o el control de crucero activo para los modelos de seis cilindros, los faros bixenón y bixenón autoadaptativos, sistemas de ayuda al aparcamiento, navegación GPS, tres tipos de sistemas de control de velocidad de crucero, asientos deportivos, eléctricos, calefactables, etcétera.Para todas las versiones se ofrece un sistema de organización de maletero que permite distribuir la carga de forma ordenada en compartimentos y cajones. Hablando de este apartado conviene recordar que el maletero ha ganado 20 litros en capacidad respecto a la generación anterior, ya que ningún modelo de la Serie 3 nueva dispone de rueda de repuesto, pues ha sido dotado de neumáticos Run flat de serie, que permiten rodar sin presión hasta 250 km a una velocidad máxima de 80 km/h.Ahora todos los modelos disponen de sistema de arranque por botón que, con una sola pulsación, el sistema se encarga de poner el motor en marcha y se ha incluido un sistema de control de estabilidad, denominado DSC , que integra nuevas funcionalidades en las versiones de seis cilindros, como presión ligera de los frenos para secar los discos al conducir en lluvia fuerte o activación de la preparación de la operación de frenado juntando ligeramente las pinzas. Además, el sistema evita que el coche ruede hacia atrás al arrancar cuesta arriba y logra reducir el hundimiento del coche al frenar poco antes que se detenga del todo. También el sistema ofrece una función antifading o contra el desfallecimiento de los frenos, que aumenta la presión en el circuito cuando hay síntomas de desfallecimiento para igualar las prestaciones de los frenos respecto a las condiciones normales de funcionamiento.Impresionante. Más cómodo de suspensiones que la anterior generación, más progresivo (aunque sigue siendo bastante firme, claro) y súper eficaz. Da igual el tipo de trazado, el estado del firme, el bastidor lo admite todo. Durante la toma de contacto tuvimos la oportunidad de conducir un 330i con cambio manual y sistema de dirección activa. Espectacular, rápido, suave, progresivo, previsible, incansable... En autopista mantiene velocidades inconfesables con naturalidad y ausencia de ruido. Tan sólo a velocidades elevadas, la dirección activa (con asistencia y desmultiplicación variable) requiere bastante atención, pues se muestra más sensible de lo que promete el fabricante.En carreteras viradas es una auténtica delicia, rápido y eficaz, transmite una sensación de seguridad y confianza tal, que llegas a creerte que conduces mejor de lo que en realidad lo haces, pues la electrónica de seguridad, se encarga de corregir los posibles fallos cometidos (es desconectable en dos fases, parcial o total) de forma discreta. Las marchas se insertan con la velocidad y precisión que acostumbra la marca y la posición de mandos, pedales y volante contribuyen a facilitar la conducción deportiva y la dirección permite dibujar la trayectoria a seguir con una precisión milimétrica. Lo que si nos pareció que requiere un periodo de adaptación es el equipo de frenos, pues con el DSC actúan de forma instantánea y a veces se frena un poco más de la cuenta.No podemos decir que se trate de un modelo económico, pues la versión de acceso a la gama arranca en 31.300 euros y llega hasta casi 40.000 del 330i, sin incluir opciones, pero si tenemos en cuenta la mejora en equipamiento incluida, sí resulta más competitivo y cómodo que antes.No hay duda de que es todo un BMW con rasgos heredados de casi todos los modelos de la marca. Y es que, en realidad, todos son nuevos: Serie1, Serie 5, Serie 7, X3, Z4... En esta nueva generación de la Serie 3 –y van cinco en treinta años-, los responsables de la marca bávara han sido menos conservadores con el diseño que en las anteriores ediciones del modelo.La apuesta es importante, ya que la Serie 3 constituye nada más y nada menos que el 43 por ciento del total de las ventas, es la imagen y el prestigio de la marca. Por ello, el nuevo modelo estrena una nueva planta de producción en Leipzig que, según la marca, es la más moderna, rentable y eficiente del sector del automóvil.En el apartado de diseño se ha mantenido el estilo de la Serie 3 de siempre, con dobles faros delanteros, parrilla central con forma de riñón y la nervadura característica sobre el capó delantero. Las dimensiones han crecido de forma significativa, con 6 milímetros en altura, 78 mm en anchura, 35 mm en distancia entre ejes y 50 mm de longitud total.