BMW 318i 4

La firma BMW ha registrado en los diez primeros meses del año uno de los incrementos más significativos en cuanto a ventas se refiere en el mercado europeo. En lo que va de año la marca bávara ha vendido 443.016 unidades, un 4 por ciento más que en las mismas fechas de 2000. Uno de los culpables de estas ventas positivas, teniendo en cuenta la actual situación de los mercados automovilísticos, es el BMW 318i, un vehículo equipado con un potente motor de gasolina, unos acabados excepcionales y una comodidad y unas prestaciones envidiables.

BMW 318i 4 p
BMW 318i 4 p

Lo más destacable de este BMW en el diseño exterior es el cambio de parrilla que se ha introducido en este mismo año en toda la serie 3 y que acaba de incorporar, por ejemplo, la serie 7. Las formas exteriores se han redondeado respecto a los modelos precedentes y siguiendo las tendencias europeas que ya se plasman en modelos de marcas como Audi o Volkswagen. Donde no ha sufrido grandes cambios ha sido en el interior. Se conserva el cuidado interior y los acabados precisos, aunque un tanto sobrios. Tampoco se trata de un vehículo destinado a un público juvenil, pero no vendrían mal unos toques un tanto más alegres, sin perder de vista la elegancia de la que está dotado el salpicadero y la tapicería. La funcionalidad va por delante en el interior del 318i. Los relojes son de lectura muy clara y los diferentes dispositivos se encuentran al alcance de la mano. De izquierda a derecha, encontramos el preciso marcador del depósito de gasolina, el cuentarrevoluciones, el velocímetro y el termómetro del agua y, debajo del segundo, un display que se maneja desde el mando del intermitente que nos ofrece el cuentakilómetros parcial, el total, el consumo medio y la velocidad media desde el comienzo de la marcha. Basta con presionar levemente dicho mando para poner a cero el ítem que deseemos controlar. En la consola central encontramos el sistema de climatización y el equipo de audio, ambos con pantallas tan claras y funcionales como era de esperar. Además, dispone de dos huecos con tapa que se abren presionando levemente sobre ellas para guardar, por ejemplo, las llaves o el móvil, lo que hace que dichos huecos sean de lo más apropiado. La guantera es amplia, pero hay una cierta dificultad para acceder a ella desde el puesto de conductor, por su ubicación que es un tanto baja. La habitabilidad es buena tanto para las posiciones del conductor y copiloto como para las plazas traseras. Las cinco plazas disponen de amplio espacio para las piernas. La distancia entre vías (1,481 metros, delante y 1,493 metros, detrás) dota al modelo de sensación y efectiva amplitud interior. Los asientos delanteros sujetan de manera correcta, su regulación es eléctrica e intuitiva, ello, unido a la regulación de los cinturones de seguridad, dan como resultado una muy cómoda postura de conducción. Los asientos traseros disponen de dos cinturones con tres puntos de anclaje y uno con dos puntos de anclaje para la plaza trasera del medio, que tampoco dispone de reposacabezas. La impresión es que, pese a que está homologado para cinco plazas, lo ideal es que sea ocupado por cuatro personas, aunque espacio para cinco haya. Los elevalunas eléctricos están situados junto al freno de mano y al lado de otros dos útiles huecos para guardar más objetos. El cierre centralizado está en la puerta del conductor a la altura de las luces que se accionan, como en otros tantos vehículos de origen germano, mediante una rueda para las luces de posición y para la luz corta. Las luces largas, de xenon como equipamiento opcional, se accionan desde el mando izquierdo hacia dentro, para fijar, y hacia fuera, para las ráfagas. Al lado de la rueda de las luces se encuentran los botones para las luces antiniebla, la regulación en altura de los faros y el contraste de luz del panel de indicadores. La regulación de los espejos retrovisores exteriores también se opera eléctricamente desde la puerta del conductor. El maletero, de 440 litros de capacidad, es bastante amplio y permite acomodar numerosos bultos para un viaje más o menos largo. Además, el hueco que hay en la parte derecha se puede utilizar para guardar, por ejemplo, la carpeta de la documentación del vehículo, una guía de viaje o incluso unas botellas que no queremos que se muevan. El BMW 318i sale por 4.575.615 pesetas con equipamiento de serie que incluye cuatro airbags (conductor, acompañante, laterales y de cabeza delanteros), sistema antibloqueo de frenos, regulación en altura del asiento del conductor, cierre centralizado con mando a distancia, climatizador, control de estabilidad y de tracción, dirección asistida, elevalunas eléctricos delanteros, volante regulable en altura y profundidad y faros regulables automáticamente. A ello hay que sumarle los elementos opcionales , que encarecen el modelo todo lo que deseemos, hasta uno o dos millones más… es cuestión de gustos. En definitiva, como diría la marca bávara… “Nos gusta conducir, pero, ¿qué modelo?" Pues este 318i, por ejemplo, es uno de los candidatos.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.