BMW 318i 4 p

La firma BMW ha registrado en los diez primeros meses del año uno de los incrementos más significativos en cuanto a ventas se refiere en el mercado europeo. En lo que va de año la marca bávara ha vendido 443.016 unidades, un 4 por ciento más que en las mismas fechas de 2000. Uno de los culpables de estas ventas positivas, teniendo en cuenta la actual situación de los mercados automovilísticos, es el BMW 318i, un vehículo equipado con un potente motor de gasolina, unos acabados excepcionales y una comodidad y unas prestaciones envidiables.

BMW 318i 4 p
BMW 318i 4 p

La firma BMW ha registrado en los diez primeros meses del año uno de los incrementos más significativos en cuanto a ventas se refiere en el mercado europeo. En lo que va de año la marca bávara ha vendido 443.016 unidades, un 4 por ciento más que en las mismas fechas de 2000. Uno de los culpables de estas ventas positivas, teniendo en cuenta la actual situación de los mercados automovilísticos, es el BMW 318i, un vehículo equipado con un potente motor de gasolina, unos acabados excepcionales y una comodidad y unas prestaciones envidiables.

A pesar de disponer de numerosos rivales , en ese segmento, el de las berlinas de cuatro puertas, el BMW 318i sale airoso de comparaciones en todos los aspectos, sobre todo en prestaciones y diseño. El BMW 318i ha evolucionado, como no podría ser de otra forma tratándose de un automóvil de la marca bávara, y ofrece mejores prestaciones que sus antecesores, pero conservando siempre la esencia propia. Bajo el capó de este modelo aguarda un potente propulsor de 2 litros de cilindrada, a pesar de que la denominación del coche (318i), nos hiciera suponer que se trataba de un 1,8 litros. El motor ofrece una potencia de algo menos de 140 CV a 6.250 rpm, pese a que BMW anuncia 143 CV. De todas formas, estos caballos arriba o abajo no entorpecen, en absoluto, las cifras de las aceleraciones puras que se sitúan en 31,52 segundos de 0 a 1.000 metros. Además, tarda 10,53 segundos en alcanzar los 100 kilómetros por hora partiendo de parado y los 160 kilómetros por hora, en 27,31 segundos. El nuevo propulsor, alcanza una velocidad máxima, según datos de BMW, de 218 kilómetros por hora. El par motor máximo es de 193 Nm y lo alcanza a 4.230 vueltas, aunque consigue cifras similares entre las 3.250 y las 5.250 rpm, algo que explica la apreciable cualidad de elasticidad de este motor. A bajas vueltas es donde más le cuesta defenderse; en trazados lentos de ciudad, donde también se acusa la sonoridad más molesta. Dispone de un cambio manual de 5 velocidades que resulta un tanto duro, pero preciso. Pero no sólo de prestaciones vive el automóvil, los consumos del propulsor también se han controlado gracias al sistema Valvetronic, que optimiza la combustión para reducir consumo y emisiones contaminantes. No obstante, las destacables cifras de 7,4 litros a los 100 kilómetros a una velocidad de 120 kilómetros por hora o los 6,44 litros a los 100 kilómetros con cruceros de entre 100 y 110 kilómetros por hora contrastan con los 10,23 litros a los 100 kilómetros que gasta en recorridos urbanos, donde, como ya hemos comentado no desarrolla todas sus capacidades. De todas formas, aunque los consumos parecen abultados, estamos hablando de una motorización de 2 litros de gasolina.. Algunos de sus rivales, como el Audi A4 elevan los consumos aproximadamente en un litro a los 100 kilómetros, las mismas cifras que antes de la Valvetronic consumían estos propulsores bávaros. El objetivo de reducción de consumo parece haberse cumplido y alcanza una autonomía media, según datos oficiales, de 875 kilómetros, ya que dispone de un depósito de combustible de 63 litros.