BMW 116i

El Serie 1 es el gran rival del A3 Sportback. En la versión probada, el 116i, el comportamiento deportivo, de primer orden, y la imagen de marca son sus armas, aunque hay un pero: el nivel prestacional que ofrece no es el que se espera de un BMW

BMW 116i
BMW 116i

A la hora de comprarse un coche hay que sopesar un gran número de variables: la utilidad del coche, el espacio que nos ofrece, la potencia con la que cuenta, el precio, etc. Existen, no obstante, algunos coches en los que lo importante no son estas características, sino que se prima la imagen, la buena realización y el prestigio de marca. Son automóviles con los que siempre nos hacemos la misma pregunta: ¿valen el precio que nos hacen pagar por ellos? Ese el caso de modelos como el A3, el Golf y, ahora, la Serie 1 de BMW. El Serie 1, desde fuera, tiene un diseño musculoso y fiero que hace que sea un digno representante de BMW. La parte frontal mantiene la señas de identidad de las últimas realizaciones de la marca, con una herencia innegable de la Serie 5 y del X3, mientras que el lateral cuenta con un atractivo “nervio" que recorre la carrocería y que resalta su dinamismo. La parte trasera está resuelta adecuadamente, con una mezcla de curvas y aristas y un diseño que nos ha gustado más en vivo que en las fotos que habíamos visto anteriormente. Gustará más o menos, pero es un hecho que, cuando lo conducíamos, casi todo el mundo se giraba al pasar.En el interior, la mano de BMW también queda patente, con un diseño no demasiado vistoso, aunque bien rematado, y con unos mandos colocados bastante a mano. La calidad de los materiales usados es superior en modelos de mayor tamaño de la casa germana, pero la presentación es buena y acorde a lo que se estila en automóviles de este segmento "premium". Nos metemos en el coche y las impresiones son típicamente BMW: posición muy baja y sensación de estar algo encajonado en el puesto de conducción, como si se tratara de un cockpit de cualquier coche de competición. Los asientos deportivos (opcionales por 595 euros) merecen un comentario más extenso, pues cuentan con muchísimas regulaciones, entre las que se encuentran las típicas de casi todos los automóviles (altura, distancia), además de apoyo lumbar, inclinación de la banqueta y la posibilidad de regular el recogimiento de las alas del asiento, tanto en el respaldo como en la butaca. Una vez colocados, introducimos la llave en el contacto y pulsamos el botón de arranque (otra de las novedades que incorpora esta Serie 1) y comenzamos a circular con él con unas sensaciones que son contradictorias. El sonido del motor tiene un regusto deportivo que se desvanece cuando las demandas de nuestro pie derecho sobre el acelerador no son satisfechas. Son 116 CV oficiales que nos han parecido pocos cuando nos hemos puesto al volante. Esta impresión ha sido corroborada por nuestro banco de rodillos que sólo ha extraído 106 CV de nuestra unidad de pruebas. No es que estemos ante un motor malo ni de escasa potencia, sino que las sensaciones se amortiguan por la presencia de un chasis de primer orden y por la elección de unos desarrollos algo más largos de lo que cabría esperar en un BMW. Los ingenieros de la marca han pretendido, en esta versión, aumentar la comodidad de marcha y reducir los consumos, quedando para 118d, 120i y 120d la misión de convertirse en las versiones más prestacionales, sobre todo en cuestión mecánica (rinden 120, 150 y 163 CV, respectivamente). Decimos mecánicamente pues para todas las versiones el bastidor es el mismo, y ¡qué bastidor! Tiene un reparto de pesos igualitario al 50 por ciento en los dos ejes, lo que le confiere un equilibrio destacado y una capacidad de tracción por encima de la media. Estamos ante un chasis que otorga al coche gran agilidad. Además, es el único automóvil del segmento que incorpora propulsión trasera, con lo que el sistema de transmisión no interfiere con la dirección y obtenemos una precisión de guiado absoluta.En su fabricación se han utilizado aceros de alta resistencia y aluminio que reducen el peso e incrementan la resistencia y se estrena un eje posterior de cinco brazos que permite un recorrido de la suspensión trasera mayor pero que no provoca una oscilación sensible de la carrocería. A la hora de comprarse un coche hay que sopesar un gran número de variables: la utilidad del coche, el espacio que nos ofrece, la potencia con la que cuenta, el precio, etc. Existen, no obstante, algunos coches en los que lo importante no son estas características, sino que se prima la imagen, la buena realización y el prestigio de marca. Son automóviles con los que siempre nos hacemos la misma pregunta: ¿valen el precio que nos hacen pagar por ellos? Ese el caso de modelos como el A3, el Golf y, ahora, la Serie 1 de BMW. El Serie 1, desde fuera, tiene un diseño musculoso y fiero que hace que sea un digno representante de BMW. La parte frontal mantiene la señas de identidad de las últimas realizaciones de la marca, con una herencia innegable de la Serie 5 y del X3, mientras que el lateral cuenta con un atractivo “nervio" que recorre la carrocería y que resalta su dinamismo. La parte trasera está resuelta adecuadamente, con una mezcla de curvas y aristas y un diseño que nos ha gustado más en vivo que en las fotos que habíamos visto anteriormente. Gustará más o menos, pero es un hecho que, cuando lo conducíamos, casi todo el mundo se giraba al pasar.En el interior, la mano de BMW también queda patente, con un diseño no demasiado vistoso, aunque bien rematado, y con unos mandos colocados bastante a mano. La calidad de los materiales usados es superior en modelos de mayor tamaño de la casa germana, pero la presentación es buena y acorde a lo que se estila en automóviles de este segmento "premium". Nos metemos en el coche y las impresiones son típicamente BMW: posición muy baja y sensación de estar algo encajonado en el puesto de conducción, como si se tratara de un cockpit de cualquier coche de competición. Los asientos deportivos (opcionales por 595 euros) merecen un comentario más extenso, pues cuentan con muchísimas regulaciones, entre las que se encuentran las típicas de casi todos los automóviles (altura, distancia), además de apoyo lumbar, inclinación de la banqueta y la posibilidad de regular el recogimiento de las alas del asiento, tanto en el respaldo como en la butaca. Una vez colocados, introducimos la llave en el contacto y pulsamos el botón de arranque (otra de las novedades que incorpora esta Serie 1) y comenzamos a circular con él con unas sensaciones que son contradictorias. El sonido del motor tiene un regusto deportivo que se desvanece cuando las demandas de nuestro pie derecho sobre el acelerador no son satisfechas. Son 116 CV oficiales que nos han parecido pocos cuando nos hemos puesto al volante. Esta impresión ha sido corroborada por nuestro banco de rodillos que sólo ha extraído 106 CV de nuestra unidad de pruebas. No es que estemos ante un motor malo ni de escasa potencia, sino que las sensaciones se amortiguan por la presencia de un chasis de primer orden y por la elección de unos desarrollos algo más largos de lo que cabría esperar en un BMW. Los ingenieros de la marca han pretendido, en esta versión, aumentar la comodidad de marcha y reducir los consumos, quedando para 118d, 120i y 120d la misión de convertirse en las versiones más prestacionales, sobre todo en cuestión mecánica (rinden 120, 150 y 163 CV, respectivamente). Decimos mecánicamente pues para todas las versiones el bastidor es el mismo, y ¡qué bastidor! Tiene un reparto de pesos igualitario al 50 por ciento en los dos ejes, lo que le confiere un equilibrio destacado y una capacidad de tracción por encima de la media. Estamos ante un chasis que otorga al coche gran agilidad. Además, es el único automóvil del segmento que incorpora propulsión trasera, con lo que el sistema de transmisión no interfiere con la dirección y obtenemos una precisión de guiado absoluta.En su fabricación se han utilizado aceros de alta resistencia y aluminio que reducen el peso e incrementan la resistencia y se estrena un eje posterior de cinco brazos que permite un recorrido de la suspensión trasera mayor pero que no provoca una oscilación sensible de la carrocería.

Los mejores vídeos