Audi A8 L 6.0 quattro

Con el A8 6.0 quattro, Audi entra en el selecto grupo de las berlinas de representación con motor de 12 cilindros. Y lo hace en una posición privilegiada, gracias a su carrocería de aluminio y a su motor 6.0 W12 de 420 CV asociado a un sistema de tracción integral.

audia8quattrog.jpg
audia8quattrog.jpg

El mercado de las grandes berlinas de doce cilindros es muy selecto. En la actualidad, apenas se venden 8.000 unidades anuales en todo el mundo, de las cuales, unas 6.000 se comercializan con batalla larga. Durante mucho tiempo este mercado ha estado acaparado por Jaguar, pero hoy han tomado el relevo BMW y Mercedes, que destinan la mayor parte a Alemania, Asia y EE.UU. Audi ha optado por potenciar aún más su A8, caracterizado por los elevados valores tecnológicos que otorgan el empleo de una carrocería de aluminio, del sistema quattro y del refinado habitáculo. El frontal presenta una rejilla específica realizada en acero pulido, al igual que los biseles de los relojes del cuadro y las salidas de los escapes. Las llantas de 18 pulgadas y el emblema W12 marcan el resto de diferencias estéticas. El apartado mecánico presenta interesantes novedades. La más importante de todas es, por supuesto, el motor de 12 cilindros en configuración en W, generado a partir de dos VR6 de origen VW que, con 6 litros, desarrolla 420 CV y se convierte en la berlina de serie más potente del mundo. Pero, posiblemente, lo más destacable de este motor no sea su potencia —70 CV por litro— sino su par: 56,1 mkg CEE entre 3.500 y 4.750 rpm. Al ralentí, a un régimen de sólo 550 rpm, ya anuncia el 80 por ciento del par máximo, es decir, 45,9 mkg. Lógicamente, algunos aspectos mecánicos han sido convenientemente adaptados, como los frenos —los delanteros de 360 mm y los traseros del S8— y la transmisión quattro está asociada a una caja automática tiptronic de cinco velocidades con programa deportivo "sport" y mandos en el volante.