Audi A6 2.4 Multitronic

El cambio multitronic permite disponer de infinitas relaciones, mantener el régimen de potencia máxima al pisar a fondo el acelerador y un manejo manual secuencial. No hay nada mejor… en teoría.

Audi A6 2.4 multitronic
Audi A6 2.4 multitronic

En cuanto a nuestro caso particular, de este cambio con el motor 2.4, hay que decir que la combinación no es tan equilibrada como en el motor 2.8. La razón está en que el par y potencia disponible en el 2.8 es mucho mayor y no resulta necesario aprovechar tanto el motor como en el 2.4. En este último, tenemos que acelerar más, por lo que se circula más veces a regímenes del motor altos, proporcionando durante más tiempo esa sensación de resbalamiento, mayor ruido y un consumo superior. El consumo se muestra especialmente sensible a la forma de conducir, aunque nunca resulta demasiado contenido. En vía rápida, circulando a velocidades medias, rondando los 120-140 km/h de aguja, y con una conducción suave, sin grandes acelerones, el consumo supera por poco los 10 litros. Con ese mismo estilo, pero, subiendo el crucero hasta los 170 km/h, la cantidad de combustible que gastamos se eleva hasta unos 13,5 l/100 km/h. En estos dos casos, en la posición "D" de la caja de cambios, el desarrollo que elige la caja es de unos 50 km/h por cada 1.000 vueltas, un desarrollo muy largo. Si elevamos el ritmo hasta los 200 km/h, el consumo se dispara hasta rozar los 20 l/100 km. En este caso el régimen ya no es tan constante como en las circunstancias anteriores y oscila entre las 4.800 y las 5.500 vueltas en función de la orografía. Estos regímenes equivalen a unos desarrollos que varían aproximadamente entre 41 y 36 km/h por cada 1.000 vueltas. En posición manual, nos encontramos con seis posiciones prefijadas del variador, que simulan un funcionamiento de una caja automática con mando secuencial. Pero con una particularidad: cambia de una a otra relación de forma inmediata, mucho más rápida que la tiptronic, pero con una sensación similar. Aun en esta posición posee varios automatismos, como el paso a una marcha superior cuando se llega al corte, la reducción cuando se baja de 1.100 rpm, la función de "kick down" al pisar a fondo y la imposibilidad de ejecutar reducciones que supongan un sobrerrégimen. La referencia que tenemos con este motor con cambio manual es la de un A6 berlina, con lo que la comparación no es demasiado justa. Pero, aun así, respecto a éste, el multitronic consume más, en especial cuando se quiere ir deprisa, acelera peor (1,7 segundos más en el 0 a 100 km/h y 2,1 segundos en los 1.000 metros), aunque consigue mejores cifras de recuperación, gracias a las reducciones que efectúa al pisar a fondo. El multitronic consume más, en especial cuando se quiere ir deprisa, acelera peor, aunque consigue mejores cifras de recuperación, gracias a las reducciones que efectúa al pisar a fondo. En cuanto al resto del coche, se trata de un A6 con su agradable confort, su baja sonoridad general y el buen compromiso entre comportamiento y comodidad. Los neumáticos opcionales de medidas 215/55 R 16 en código ZR le confieren un excelente agarre y es difícil descomponer la trayectoria incluso sin la opción del ESP (que bien podría ser de serie). La dirección Servotronic opcional cuesta 52.000 pesetas y merece la pena. En cuanto al precio total, con respecto al manual, éste cuesta 470.000 pesetas más.