Audi A4 3.0 Quattro

El excelente comportamiento de este A4 permite que podamos mantener medias prohibitivas en autopistas, impresionantes velocidades de paso por curva y una seguridad inigualable a la hora de adelantar, lo que llevará a más de un conductor a desear que los viajes sean largos, pues el confort de conducción que se obtiene en este Audi es difícilmente superable.

Audi A4 3.0 Quattro
Audi A4 3.0 Quattro

El proverbial comportamiento y fiabilidad de las mecánicas alemanas llega a cotas muy altas en el A4 3.0, un vehículo pensado para todos aquellos a los que les gusta disfrutar de una conducción deportiva sin renunciar a la representación de una berlina de elegantes líneas.

Sin embargo, el aspecto formal de este Audi se olvida instantáneamente al poner en marcha el motor, un propulsor de 3 litros y seis cilindros en V capaz de desarrollar 220 CV a 6.300 revoluciones por minuto. Tal cantidad de potencia le permite tener fuerza en cualquier franja del cuenta revoluciones, por lo que resulta impresionante oír cómo el motor sube de vueltas, un sonido nada desagradable y que, para los amantes de la deportividad, sustituirá con ventaja a cualquier CD.

Los más de 1.500 kg de peso del A4 no impiden que, en autopista, el propulsor (con bloque de aluminio, nuevos pistones más ligeros y distribución variable en el árbol de levas del escape) permita alcanzar, sin que el conductor apenas lo advierta, los 150 km/h. Pero la fuerza del motor no acaba aquí: puede dar mucho más, ayudado por unos desarrollos del cambio -de seis marchas- bien conseguidos.