Audi A3, BMW Serie 1 y Mercedes Clase A: en busca del mejor compacto diésel

Es la pelea habitual de los Audi A3, Serie 1 y Clase A, los comparamos y probamos con motores diésel de 150 CV, cambio automático y tracción delantera.

Audi A3, BMW Serie 1 y Mercedes Clase A con motores diésel
Audi A3, BMW Serie 1 y Mercedes Clase A con motores diésel

Lo más selecto de la categoría de los compactos se junta en esta comparativa. Los rivales generalistas cada vez ofrecen más y mejores coches y, además, por mucho menos, de ahí que tanto Mercedes como Audi o BMW se encuentren todavía más en la obligación de hacer un buen producto para poder justificar su precio más alto. El A3 acaba de renovarse por completo con generación nueva, el Serie 1 no lleva un año en el mercado y el Clase A es apenas dos años más veterano, por lo que no hay un gran salto temporal entre ellos. Compiten en este test en sus variantes diésel de 150 caballos con cambio automático.

CONSUMOS Audi A3 35 TDI 150 CV BMW 118d 150 CV Mercedes Clase A 200d 150 CV
Consumo en ciudad 5,5 l/100 km 6,0 l/100 km 5,4 l/100 km
Consumo en carretera 4,2 l/100 km 4,5 l/100 km 4,2 l/100 km
Consumo medio 4,7 l/100 km 5,1 l/100 km 4,7 l/100 km

 

En lo referente a espacio, comportamiento, prestaciones o consumos, la teoría dice que no merece la pena pagar de más por cualquiera de estos tres modelos. Sin embargo siguen existiendo muchas razones por las que elegir cualquiera de ellos antes que un generalista. Además del valor de la marca, quizá su punto más fuerte, y que luego también se agradece a la hora de deshacernos de ellos, está en las posibilidades de personalización, propias de segmentos superiores, y la calidad de los materiales empleados; siguen siendo interesantes.

El interior del Audi A3 35 TDI
El interior del Audi A3 35 TDI

AUDI A3, BMW SERIE 1 Y MERCEDES CLASE A, MISMA CONFIGURACIÓN

Ya no hay diferencias de disposición del motor o la tracción entre los tres. El disidente Serie 1 abandonó en la actual generación su personalidad al convertirse en un tracción delantera (o total) de motor transversal. Quería más maletero y mejoras plazas traseras, y lo consiguió, además de una configuración que le permitiese compartir tecnología con más modelos en la casa para ser más rentable. Ahora también, los tres tenores comparten la filosofía de motor Diesel de inyección directa, cuatro cilindros, turbo de geometría variable y dos litros de cilindrada, igualándose a 150 caballos. La diferencia se encuentra en las cajas de cambio, con tecnología de doble embrague para Audi y Mercedes, con siete y ocho velocidades respectivamente, y por convertidor de par en el BMW, también con ocho marchas. También es diferente el esquema de suspensiones, totalmente independiente en Audi y BMW, y con un semi independiente eje torsional en el tren trasero del Mercedes. Aquí hay un aspecto adicional, y es que los tres modelos pueden configurar distintas suspensiones, cosa que además han hecho para esta comparativa. Así el Audi viene con los opcionales amortiguadores de dureza variable, el BMW con la deportiva suspensión M y el Mercedes con la de serie. Veamos qué aporta cada uno en estas condiciones.

PRESTACIONES Audi A3 35 TDI 150 CV BMW 118d 150 CV Mercedes Clase A 200d 150 CV
Acel. 0-100 km/h 8,45 s 8,37 s 7,79 s
Acel. 0-400 metros 16,1 s 16,1 s 15,7 s
Acel. 0-1000 metros 29,7 s 29,7 s 29,1 s
Sonoridad 100 km/h 67,6 dBa 66,1 dBa 66,9 dBa
Sonoridad 120 km/h 68,4 dBa 69,9 dBa 70,1 dBa
Frenada desde 120 km/h 51,16 metros 55,81 metros 52,7 metros

 

Son tres coches de calidad, con interiores que convencen. Gustará uno más que otro, pero no se pude negar que son modernos, atractivos y funcionales, con grandes dosis de tecnología aplicada tanto a la seguridad como a hacer la vida a bordo más fácil. El Audi busca la sencillez sin grandes dosis de color o florituras, el Mercedes exagera con grandes pantallas y mucho colorido y quizá el BMW se encuentre en un término medio, pero esto es estética pura. Cuando analizamos el funcionamiento, no hay diferencia. Personalmente me encuentro más a gusto con el Serie 1 a la hora de manejar menús en su pantalla central pero veo más acertada la disposición de la información, su diseño y personalización en el cuadro de los otros dos. Ahora bien, tanto en la información que dan como en su gestión no hay diferencia. Por suerte, los tres dejan fuera de las pantallas el manejo sistema de climatización, algo que ayuda a distraerse menos de la conducción, defecto muy generalizado en los coches modernos. En cuestión de espacio no hay diferencias. Sí la hay en el acceso a las plazas traseras, más justo en el BMW, un poco mejor en el Mercedes y bastante más holgado en el Audi. Tampoco es abismal la diferencia de capacidad del maletero, si bien en el A3 se aprovecha mejor el espacio cuando buscamos la máxima capacidad al manipular el fondo del mismo.

ESPACIO Audi A3 35 TDI 150 CV BMW 118d 150 CV Mercedes Clase A 200d 150 CV
Anchura delantera 138 cm 140 cm 140 cm
Anchura trasera 135 cm 135 cm 136 cm
Altura delantera 94/104 cm 91/98 cm 91/98 cm
Altura trasera 92 cm 91 cm 93 cm
Espacio para piernas 72 cm 70 cm 71 cm
Maletero 380 litros 345 litros 350 litros

 

El nivel prestacional es bueno, por no decir muy bueno, en los tres y no hay diferencias significativas. Quizá el Mercedes sea un poco más rápido, pero la velocidad es tan poca que no se nota. Tampoco es abismal la variación en el consumo y es asumible, pero sí es cierto que el BMW gasta un poco más, especialmente en ciudad, y es que su cambio por convertidor de par no puede con los eficientes y ligeros doble embrague de sus rivales. Por el contrario, se defiende con un superior confort de uso, especialmente en maniobras de aparcamiento, donde su suavidad compensa con creces el casi medio litro que gasta de más con respecto a los otros dos. En marcha las tres cajas de cambios son suficientemente confortables y rápidas cuando se les exige, además de ofrecer el modo conducción a vela de serie y permitir los cambios de modo manual con las levas del volante.

El interior del BMW 118d
El interior del BMW 118d

Con la configuración de suspensión elegida en cada modelo, tenemos tres coches diferentes. El Mercedes es mucho más confortable que los otros dos, y transmite sensaciones de rodadura de coche de nivel superior, en cambio el BMW se siente firme y deportivo, con el Audi en un término medio. Así es cuando practicamos una conducción normal, y habrá quien valore la firmeza de las suspensiones M o el confort de todo un Mercedes. Ahora bien, a la hora de buscar diferencias en el resultado, el Audi le saca los colores a los otros dos. En nuestro circuito del INTA fue dos segundos más rápido que el Mercedes y tres más que el BMW con su deportiva suspensión. La explicación está en el tren delantero, mucho más preciso y efectivo, con menor tendencia al subviraje. En carretera abierta esto también se aprecia, mucho menos, pero se nota. El Mercedes tiene un tren delantero preciso y agradable, pero su carrocería tiende a balancear en exceso, aunque luego no tracciona mal. El BMW es considerablemente más subvirador que los otros dos. No es un detalle como para no comprarse el coche ni provoca falta de seguridad, pero en comparación y yendo rápido es menos efectivo que sus rivales. El A3 no es tan cómodo como el Clase A ni tan duro como el "M" y, sin embargo, resulta más preciso en todas las maniobras. Curiosamente en esta comparativa los tres iban equipados con la misma marca y modelo de neumático.

El interior del Mercedes Clase A 200d
El interior del Mercedes Clase A 200d

Los tres frenan bien en situaciones críticas y sus ayudas a la conducción intervienen con calidad y seguridad; eran buenos, pero han mejorado mucho en este aspecto. También disponen de una ingente cantidad de sistemas que pueden intervenir en el manejo, desde mantenimiento de carril a controles de velocidad activos, ayudas al aparcamiento o, como en el caso del BMW, que es capaz de deshacer una maniobra de entrada en un sitio complicado. Y lo bueno es que todo esto se puede desconectar en los tres si se busca más intervención humana. Sobre los generalistas aportan calidad que se ve, pero también que se siente aunque, eso sí, hay que pagarlo y no son baratos precisamente, además de que al menos el 10 por ciento se irá en opciones, que todas apetecen.

Audi A3 35 TDI

Galería relacionada

Comparativa de compactos diésel: Audi A3, BMW Serie 1 y Mercedes Clase A

Audi A3 30 g tron 2020, el nuevo compacto de gas

Relacionado

Audi A3 Sportback 30 g-tron 2020: el compacto estrena versión de gas