Publicidad

El nuevo X5 3.0d frente al Q7 y Touareg

El segmento de los polifacéticos SUV y todo-terreno de lujo no deja de sorprendernos por la imponente prestancia general de todos sus componentes. La suma sigue y al exuberante Q7 y al renovado Touareg se les ha sumado esta segunda generación del X5, un icono del que a bote pronto se nos ocurre volver a decir “vaya súper máquina”.
-
El nuevo X5 3.0d frente al Q7 y Touareg
El nuevo X5 3.0d frente al Q7 y Touareg

Los habitáculos de estos tres contendientes reúnen las mejores cualidades de las mejores berlinas de lujo. Decir que el Touareg ofrece una calidad percibida (y tecnológica) en la línea de sus más afamados rivales. Las cotas de habitabilidad de los tres modelos son muy buenas, están muy bien rematados y equipados (de serie, relativamente) y los puestos de conducción son obras de arte de ergonomía. El BMW estrena una inédita palanca de cambios sobre la con-sola central que quizá exija un periodo de rodaje. Funciona con impulsos secuenciales, no con el habitual desplazamiento por un carril como en sus adversarios, por lo que a veces resulta más difícil adivinar de reojo en que marcha nos encontramos y el pequeño botón fiador resulta también más complicado de presionar

En los tres modelos encontramos excelentes asientos y disposición de mandos. Por cierto, los tres cambios automáticos disponen de modo manual secuencial y mientras el Q7 y Touareg suman marchas desplazando hacia delante la palanca y restan atrasándola, el BMW invierte el proceso, como en los coches de carreras, un orden que puede crear confusión a algunos conductores. El X5 ya cuenta con un freno de estacionamiento eléctrico mientras los otros dos conservan el mecánico con accionamiento por pedal. Hay un detalle del Q7 y del X5 que puede marcar diferencias vitales: su capacidad de hasta siete asientos. En cualquier caso, al X5 lo catalogaríamos como un 5+2 plazas, pues éstas dos últimas son muy incómodas de acceder y por tamaño están indicadas para tallas pequeñas y recorridos cortos.

Objetivamente somos los primeros en cuestionar que semejantes moles en movimiento partan de una base medianamente segura desde la perspectiva del comportamiento, pero ya hemos dejado claro que la sofisticación de sus elaborados bastidores obran el milagro. No obstante, sobre esa misma base, una berlina tradicional siempre será más eficaz y segura en movimiento… incluso tratándose del BMW. Pero comparativamente, sus resultados son excelentes y otra muestra son sus fantásticas capacidades de frenada, no sólo por distancia, también por comportamiento. Por otro lado, entre estos tres modelos, el BMW será el más eficaz, pero quizás también el más exigente. O dicho de otra manera, la mayor progresividad del Touareg puede que transmita una mayor sencillez de conducción a otra serie de conductores.

En todos los casos, el equipamiento de seguridad de estos tres modernos SUV toca prácticamente lo más evolucionado de la industria… aunque en muchos casos pasando por la cara taquilla de las opciones. Hay algún que otro detalle exclusivo, como los avisadores luminosos de los ángulos muertos disponibles en el Q7 y Touareg o el head-up display del BMW, que proyecta información del cuadro en el parabrisas sobre el campo de visión del conductor. No olvidemos la naturaleza 4x4 de estos tres vehículos como elemento de eficacia y seguridad en climas adversos.

VW TOUAREG
Obviando su “limitación” a cinco plazas, tan sólo vemos que el Touareg quizás no pueda cumplir con un compromiso: el del valor de la imagen, sólo por entender que un Volkswagen no se puede mover en el rango de un Audi o BMW. Pero este Touareg es todo un lujo para Volkswagen, por calidad y tecnología, y ofrece con rotundas sensaciones todo y más de lo que un SUV o todo-terreno de lujo debe ofrecer, y al mejor precio.

Los habitáculos de estos tres contendientes reúnen las mejores cualidades de las mejores berlinas de lujo. Decir que el Touareg ofrece una calidad percibida (y tecnológica) en la línea de sus más afamados rivales. Las cotas de habitabilidad de los tres modelos son muy buenas, están muy bien rematados y equipados (de serie, relativamente) y los puestos de conducción son obras de arte de ergonomía. El BMW estrena una inédita palanca de cambios sobre la con-sola central que quizá exija un periodo de rodaje. Funciona con impulsos secuenciales, no con el habitual desplazamiento por un carril como en sus adversarios, por lo que a veces resulta más difícil adivinar de reojo en que marcha nos encontramos y el pequeño botón fiador resulta también más complicado de presionar

En los tres modelos encontramos excelentes asientos y disposición de mandos. Por cierto, los tres cambios automáticos disponen de modo manual secuencial y mientras el Q7 y Touareg suman marchas desplazando hacia delante la palanca y restan atrasándola, el BMW invierte el proceso, como en los coches de carreras, un orden que puede crear confusión a algunos conductores. El X5 ya cuenta con un freno de estacionamiento eléctrico mientras los otros dos conservan el mecánico con accionamiento por pedal. Hay un detalle del Q7 y del X5 que puede marcar diferencias vitales: su capacidad de hasta siete asientos. En cualquier caso, al X5 lo catalogaríamos como un 5+2 plazas, pues éstas dos últimas son muy incómodas de acceder y por tamaño están indicadas para tallas pequeñas y recorridos cortos.

Objetivamente somos los primeros en cuestionar que semejantes moles en movimiento partan de una base medianamente segura desde la perspectiva del comportamiento, pero ya hemos dejado claro que la sofisticación de sus elaborados bastidores obran el milagro. No obstante, sobre esa misma base, una berlina tradicional siempre será más eficaz y segura en movimiento… incluso tratándose del BMW. Pero comparativamente, sus resultados son excelentes y otra muestra son sus fantásticas capacidades de frenada, no sólo por distancia, también por comportamiento. Por otro lado, entre estos tres modelos, el BMW será el más eficaz, pero quizás también el más exigente. O dicho de otra manera, la mayor progresividad del Touareg puede que transmita una mayor sencillez de conducción a otra serie de conductores.

En todos los casos, el equipamiento de seguridad de estos tres modernos SUV toca prácticamente lo más evolucionado de la industria… aunque en muchos casos pasando por la cara taquilla de las opciones. Hay algún que otro detalle exclusivo, como los avisadores luminosos de los ángulos muertos disponibles en el Q7 y Touareg o el head-up display del BMW, que proyecta información del cuadro en el parabrisas sobre el campo de visión del conductor. No olvidemos la naturaleza 4x4 de estos tres vehículos como elemento de eficacia y seguridad en climas adversos.

VW TOUAREG
Obviando su “limitación” a cinco plazas, tan sólo vemos que el Touareg quizás no pueda cumplir con un compromiso: el del valor de la imagen, sólo por entender que un Volkswagen no se puede mover en el rango de un Audi o BMW. Pero este Touareg es todo un lujo para Volkswagen, por calidad y tecnología, y ofrece con rotundas sensaciones todo y más de lo que un SUV o todo-terreno de lujo debe ofrecer, y al mejor precio.

Los habitáculos de estos tres contendientes reúnen las mejores cualidades de las mejores berlinas de lujo. Decir que el Touareg ofrece una calidad percibida (y tecnológica) en la línea de sus más afamados rivales. Las cotas de habitabilidad de los tres modelos son muy buenas, están muy bien rematados y equipados (de serie, relativamente) y los puestos de conducción son obras de arte de ergonomía. El BMW estrena una inédita palanca de cambios sobre la con-sola central que quizá exija un periodo de rodaje. Funciona con impulsos secuenciales, no con el habitual desplazamiento por un carril como en sus adversarios, por lo que a veces resulta más difícil adivinar de reojo en que marcha nos encontramos y el pequeño botón fiador resulta también más complicado de presionar

En los tres modelos encontramos excelentes asientos y disposición de mandos. Por cierto, los tres cambios automáticos disponen de modo manual secuencial y mientras el Q7 y Touareg suman marchas desplazando hacia delante la palanca y restan atrasándola, el BMW invierte el proceso, como en los coches de carreras, un orden que puede crear confusión a algunos conductores. El X5 ya cuenta con un freno de estacionamiento eléctrico mientras los otros dos conservan el mecánico con accionamiento por pedal. Hay un detalle del Q7 y del X5 que puede marcar diferencias vitales: su capacidad de hasta siete asientos. En cualquier caso, al X5 lo catalogaríamos como un 5+2 plazas, pues éstas dos últimas son muy incómodas de acceder y por tamaño están indicadas para tallas pequeñas y recorridos cortos.

Objetivamente somos los primeros en cuestionar que semejantes moles en movimiento partan de una base medianamente segura desde la perspectiva del comportamiento, pero ya hemos dejado claro que la sofisticación de sus elaborados bastidores obran el milagro. No obstante, sobre esa misma base, una berlina tradicional siempre será más eficaz y segura en movimiento… incluso tratándose del BMW. Pero comparativamente, sus resultados son excelentes y otra muestra son sus fantásticas capacidades de frenada, no sólo por distancia, también por comportamiento. Por otro lado, entre estos tres modelos, el BMW será el más eficaz, pero quizás también el más exigente. O dicho de otra manera, la mayor progresividad del Touareg puede que transmita una mayor sencillez de conducción a otra serie de conductores.

En todos los casos, el equipamiento de seguridad de estos tres modernos SUV toca prácticamente lo más evolucionado de la industria… aunque en muchos casos pasando por la cara taquilla de las opciones. Hay algún que otro detalle exclusivo, como los avisadores luminosos de los ángulos muertos disponibles en el Q7 y Touareg o el head-up display del BMW, que proyecta información del cuadro en el parabrisas sobre el campo de visión del conductor. No olvidemos la naturaleza 4x4 de estos tres vehículos como elemento de eficacia y seguridad en climas adversos.

VW TOUAREG
Obviando su “limitación” a cinco plazas, tan sólo vemos que el Touareg quizás no pueda cumplir con un compromiso: el del valor de la imagen, sólo por entender que un Volkswagen no se puede mover en el rango de un Audi o BMW. Pero este Touareg es todo un lujo para Volkswagen, por calidad y tecnología, y ofrece con rotundas sensaciones todo y más de lo que un SUV o todo-terreno de lujo debe ofrecer, y al mejor precio.

Los habitáculos de estos tres contendientes reúnen las mejores cualidades de las mejores berlinas de lujo. Decir que el Touareg ofrece una calidad percibida (y tecnológica) en la línea de sus más afamados rivales. Las cotas de habitabilidad de los tres modelos son muy buenas, están muy bien rematados y equipados (de serie, relativamente) y los puestos de conducción son obras de arte de ergonomía. El BMW estrena una inédita palanca de cambios sobre la con-sola central que quizá exija un periodo de rodaje. Funciona con impulsos secuenciales, no con el habitual desplazamiento por un carril como en sus adversarios, por lo que a veces resulta más difícil adivinar de reojo en que marcha nos encontramos y el pequeño botón fiador resulta también más complicado de presionar

En los tres modelos encontramos excelentes asientos y disposición de mandos. Por cierto, los tres cambios automáticos disponen de modo manual secuencial y mientras el Q7 y Touareg suman marchas desplazando hacia delante la palanca y restan atrasándola, el BMW invierte el proceso, como en los coches de carreras, un orden que puede crear confusión a algunos conductores. El X5 ya cuenta con un freno de estacionamiento eléctrico mientras los otros dos conservan el mecánico con accionamiento por pedal. Hay un detalle del Q7 y del X5 que puede marcar diferencias vitales: su capacidad de hasta siete asientos. En cualquier caso, al X5 lo catalogaríamos como un 5+2 plazas, pues éstas dos últimas son muy incómodas de acceder y por tamaño están indicadas para tallas pequeñas y recorridos cortos.

Objetivamente somos los primeros en cuestionar que semejantes moles en movimiento partan de una base medianamente segura desde la perspectiva del comportamiento, pero ya hemos dejado claro que la sofisticación de sus elaborados bastidores obran el milagro. No obstante, sobre esa misma base, una berlina tradicional siempre será más eficaz y segura en movimiento… incluso tratándose del BMW. Pero comparativamente, sus resultados son excelentes y otra muestra son sus fantásticas capacidades de frenada, no sólo por distancia, también por comportamiento. Por otro lado, entre estos tres modelos, el BMW será el más eficaz, pero quizás también el más exigente. O dicho de otra manera, la mayor progresividad del Touareg puede que transmita una mayor sencillez de conducción a otra serie de conductores.

En todos los casos, el equipamiento de seguridad de estos tres modernos SUV toca prácticamente lo más evolucionado de la industria… aunque en muchos casos pasando por la cara taquilla de las opciones. Hay algún que otro detalle exclusivo, como los avisadores luminosos de los ángulos muertos disponibles en el Q7 y Touareg o el head-up display del BMW, que proyecta información del cuadro en el parabrisas sobre el campo de visión del conductor. No olvidemos la naturaleza 4x4 de estos tres vehículos como elemento de eficacia y seguridad en climas adversos.

VW TOUAREG
Obviando su “limitación” a cinco plazas, tan sólo vemos que el Touareg quizás no pueda cumplir con un compromiso: el del valor de la imagen, sólo por entender que un Volkswagen no se puede mover en el rango de un Audi o BMW. Pero este Touareg es todo un lujo para Volkswagen, por calidad y tecnología, y ofrece con rotundas sensaciones todo y más de lo que un SUV o todo-terreno de lujo debe ofrecer, y al mejor precio.

Los habitáculos de estos tres contendientes reúnen las mejores cualidades de las mejores berlinas de lujo. Decir que el Touareg ofrece una calidad percibida (y tecnológica) en la línea de sus más afamados rivales. Las cotas de habitabilidad de los tres modelos son muy buenas, están muy bien rematados y equipados (de serie, relativamente) y los puestos de conducción son obras de arte de ergonomía. El BMW estrena una inédita palanca de cambios sobre la con-sola central que quizá exija un periodo de rodaje. Funciona con impulsos secuenciales, no con el habitual desplazamiento por un carril como en sus adversarios, por lo que a veces resulta más difícil adivinar de reojo en que marcha nos encontramos y el pequeño botón fiador resulta también más complicado de presionar

En los tres modelos encontramos excelentes asientos y disposición de mandos. Por cierto, los tres cambios automáticos disponen de modo manual secuencial y mientras el Q7 y Touareg suman marchas desplazando hacia delante la palanca y restan atrasándola, el BMW invierte el proceso, como en los coches de carreras, un orden que puede crear confusión a algunos conductores. El X5 ya cuenta con un freno de estacionamiento eléctrico mientras los otros dos conservan el mecánico con accionamiento por pedal. Hay un detalle del Q7 y del X5 que puede marcar diferencias vitales: su capacidad de hasta siete asientos. En cualquier caso, al X5 lo catalogaríamos como un 5+2 plazas, pues éstas dos últimas son muy incómodas de acceder y por tamaño están indicadas para tallas pequeñas y recorridos cortos.

Objetivamente somos los primeros en cuestionar que semejantes moles en movimiento partan de una base medianamente segura desde la perspectiva del comportamiento, pero ya hemos dejado claro que la sofisticación de sus elaborados bastidores obran el milagro. No obstante, sobre esa misma base, una berlina tradicional siempre será más eficaz y segura en movimiento… incluso tratándose del BMW. Pero comparativamente, sus resultados son excelentes y otra muestra son sus fantásticas capacidades de frenada, no sólo por distancia, también por comportamiento. Por otro lado, entre estos tres modelos, el BMW será el más eficaz, pero quizás también el más exigente. O dicho de otra manera, la mayor progresividad del Touareg puede que transmita una mayor sencillez de conducción a otra serie de conductores.

En todos los casos, el equipamiento de seguridad de estos tres modernos SUV toca prácticamente lo más evolucionado de la industria… aunque en muchos casos pasando por la cara taquilla de las opciones. Hay algún que otro detalle exclusivo, como los avisadores luminosos de los ángulos muertos disponibles en el Q7 y Touareg o el head-up display del BMW, que proyecta información del cuadro en el parabrisas sobre el campo de visión del conductor. No olvidemos la naturaleza 4x4 de estos tres vehículos como elemento de eficacia y seguridad en climas adversos.

VW TOUAREG
Obviando su “limitación” a cinco plazas, tan sólo vemos que el Touareg quizás no pueda cumplir con un compromiso: el del valor de la imagen, sólo por entender que un Volkswagen no se puede mover en el rango de un Audi o BMW. Pero este Touareg es todo un lujo para Volkswagen, por calidad y tecnología, y ofrece con rotundas sensaciones todo y más de lo que un SUV o todo-terreno de lujo debe ofrecer, y al mejor precio.

Los habitáculos de estos tres contendientes reúnen las mejores cualidades de las mejores berlinas de lujo. Decir que el Touareg ofrece una calidad percibida (y tecnológica) en la línea de sus más afamados rivales. Las cotas de habitabilidad de los tres modelos son muy buenas, están muy bien rematados y equipados (de serie, relativamente) y los puestos de conducción son obras de arte de ergonomía. El BMW estrena una inédita palanca de cambios sobre la con-sola central que quizá exija un periodo de rodaje. Funciona con impulsos secuenciales, no con el habitual desplazamiento por un carril como en sus adversarios, por lo que a veces resulta más difícil adivinar de reojo en que marcha nos encontramos y el pequeño botón fiador resulta también más complicado de presionar

En los tres modelos encontramos excelentes asientos y disposición de mandos. Por cierto, los tres cambios automáticos disponen de modo manual secuencial y mientras el Q7 y Touareg suman marchas desplazando hacia delante la palanca y restan atrasándola, el BMW invierte el proceso, como en los coches de carreras, un orden que puede crear confusión a algunos conductores. El X5 ya cuenta con un freno de estacionamiento eléctrico mientras los otros dos conservan el mecánico con accionamiento por pedal. Hay un detalle del Q7 y del X5 que puede marcar diferencias vitales: su capacidad de hasta siete asientos. En cualquier caso, al X5 lo catalogaríamos como un 5+2 plazas, pues éstas dos últimas son muy incómodas de acceder y por tamaño están indicadas para tallas pequeñas y recorridos cortos.

Objetivamente somos los primeros en cuestionar que semejantes moles en movimiento partan de una base medianamente segura desde la perspectiva del comportamiento, pero ya hemos dejado claro que la sofisticación de sus elaborados bastidores obran el milagro. No obstante, sobre esa misma base, una berlina tradicional siempre será más eficaz y segura en movimiento… incluso tratándose del BMW. Pero comparativamente, sus resultados son excelentes y otra muestra son sus fantásticas capacidades de frenada, no sólo por distancia, también por comportamiento. Por otro lado, entre estos tres modelos, el BMW será el más eficaz, pero quizás también el más exigente. O dicho de otra manera, la mayor progresividad del Touareg puede que transmita una mayor sencillez de conducción a otra serie de conductores.

En todos los casos, el equipamiento de seguridad de estos tres modernos SUV toca prácticamente lo más evolucionado de la industria… aunque en muchos casos pasando por la cara taquilla de las opciones. Hay algún que otro detalle exclusivo, como los avisadores luminosos de los ángulos muertos disponibles en el Q7 y Touareg o el head-up display del BMW, que proyecta información del cuadro en el parabrisas sobre el campo de visión del conductor. No olvidemos la naturaleza 4x4 de estos tres vehículos como elemento de eficacia y seguridad en climas adversos.

VW TOUAREG
Obviando su “limitación” a cinco plazas, tan sólo vemos que el Touareg quizás no pueda cumplir con un compromiso: el del valor de la imagen, sólo por entender que un Volkswagen no se puede mover en el rango de un Audi o BMW. Pero este Touareg es todo un lujo para Volkswagen, por calidad y tecnología, y ofrece con rotundas sensaciones todo y más de lo que un SUV o todo-terreno de lujo debe ofrecer, y al mejor precio.

Galería relacionada

compa3SUV_ab_ext