Utilitarios de más de 100 CV

En esta interesante comparativa enfrentamos a cuatro utilitarios con motores Diesel entorno a los 100 CV. Sus tamaños, mayores que en anteriores generaciones, no sólo permiten desplazarse en ciudad, sino también realizar largos recorridos con confort y economía.
-
Utilitarios de más de 100 CV
Utilitarios de más de 100 CV

Antes de entrar en detalle en este apartado, los cuatro modelos parecían, a priori, bastante caros. Y no es que no lo sean pero, vista la oferta actual del mercado, el que esté buscando un utilitario Diesel de más de 100 CV, con un equipamiento completo, no le quedará más remedio que desembolsar más de 18.000 euros. Moviéndonos en estas cifras, nos encontramos modelos Diesel compactos por prácticamente el mismo precio. Por ejemplo, existe un Renault Megane 1.9 dCi de 130 CV por 18.500 euros con el descuento promocional incluido. Visto así, la verdad es que no parece fácil justificar la compra de uno de estos modelos, si por prácticamente la misma cantidad de dinero -o un poco más según el caso- se puede acceder a un coche de categoría superior.

En cualquier caso, la relación valor/ precio es similar en todos los modelos. No así la proporción precio/prestaciones, algo superior en el Ibiza. Hay que tener en cuenta que, excepto en el Clio, que existen dos acabados diferentes, en el resto de modelos sólo se puede elegir un nivel de acabado para los motores probados. Dentro de los apartados más positivos destaca la polivalencia y versatilidad, ya que permiten viajar con confort y relativo espacio con motores de bajo consumo. Desde ese punto de vista, sí pueden resultar interesantes, aunque volvemos a plantearnos, sin poder evitarlo, la opción de la compra de un compacto en lugar de uno de estos utilitarios.

Yo, personalmente, no elegiría a ninguno. Y no porque no sean buenos coches, sino porque por ese precio prefiero un compacto, si realmente necesito espacio, o un auténtico utilitario tipo Citroën C1, Toyota Aigo, Renault Twingo, o Smart Fortwo –por citar sólo alguno de ellos- si lo que busco es movilidad urbana. Pero tenemos que elegir uno. Con una valoración global muy similar a la del Peugeot 207, el Clio resulta elegido ganador por ser el más equilibrado de todos. Tiene puntos mejorables como el tacto de la dirección pero, por otro lado, también destacan sus puntos fuertes, como la economía de uso, el confort de marcha o el equipamiento. El Ibiza es el más deportivo, tal vez la elección ideal para el que valore esta cualidad sobre todas las demás. El Corsa, siendo un modelo de nuevo cuño, tiene a su favor un diseño muy actual, con las plazas traseras más amplias, pero el maletero más pequeño. Curiosamente, todos se mueven por el mismo nivel de precios, euro arriba o abajo, por lo que la decisión, desde el punto de vista económico, podría pasar a un segundo plano. Sí es verdad que el equipamiento no es exactamente el mismo en los cuatro, pero sí similar. Es criticable, en el apartado de la seguridad, que en todos haya que pagar aparte el control electrónico de estabilidad, y eso que son coches de más de 18.000 euros.

Antes de entrar en detalle en este apartado, los cuatro modelos parecían, a priori, bastante caros. Y no es que no lo sean pero, vista la oferta actual del mercado, el que esté buscando un utilitario Diesel de más de 100 CV, con un equipamiento completo, no le quedará más remedio que desembolsar más de 18.000 euros. Moviéndonos en estas cifras, nos encontramos modelos Diesel compactos por prácticamente el mismo precio. Por ejemplo, existe un Renault Megane 1.9 dCi de 130 CV por 18.500 euros con el descuento promocional incluido. Visto así, la verdad es que no parece fácil justificar la compra de uno de estos modelos, si por prácticamente la misma cantidad de dinero -o un poco más según el caso- se puede acceder a un coche de categoría superior.

En cualquier caso, la relación valor/ precio es similar en todos los modelos. No así la proporción precio/prestaciones, algo superior en el Ibiza. Hay que tener en cuenta que, excepto en el Clio, que existen dos acabados diferentes, en el resto de modelos sólo se puede elegir un nivel de acabado para los motores probados. Dentro de los apartados más positivos destaca la polivalencia y versatilidad, ya que permiten viajar con confort y relativo espacio con motores de bajo consumo. Desde ese punto de vista, sí pueden resultar interesantes, aunque volvemos a plantearnos, sin poder evitarlo, la opción de la compra de un compacto en lugar de uno de estos utilitarios.

Yo, personalmente, no elegiría a ninguno. Y no porque no sean buenos coches, sino porque por ese precio prefiero un compacto, si realmente necesito espacio, o un auténtico utilitario tipo Citroën C1, Toyota Aigo, Renault Twingo, o Smart Fortwo –por citar sólo alguno de ellos- si lo que busco es movilidad urbana. Pero tenemos que elegir uno. Con una valoración global muy similar a la del Peugeot 207, el Clio resulta elegido ganador por ser el más equilibrado de todos. Tiene puntos mejorables como el tacto de la dirección pero, por otro lado, también destacan sus puntos fuertes, como la economía de uso, el confort de marcha o el equipamiento. El Ibiza es el más deportivo, tal vez la elección ideal para el que valore esta cualidad sobre todas las demás. El Corsa, siendo un modelo de nuevo cuño, tiene a su favor un diseño muy actual, con las plazas traseras más amplias, pero el maletero más pequeño. Curiosamente, todos se mueven por el mismo nivel de precios, euro arriba o abajo, por lo que la decisión, desde el punto de vista económico, podría pasar a un segundo plano. Sí es verdad que el equipamiento no es exactamente el mismo en los cuatro, pero sí similar. Es criticable, en el apartado de la seguridad, que en todos haya que pagar aparte el control electrónico de estabilidad, y eso que son coches de más de 18.000 euros.

Antes de entrar en detalle en este apartado, los cuatro modelos parecían, a priori, bastante caros. Y no es que no lo sean pero, vista la oferta actual del mercado, el que esté buscando un utilitario Diesel de más de 100 CV, con un equipamiento completo, no le quedará más remedio que desembolsar más de 18.000 euros. Moviéndonos en estas cifras, nos encontramos modelos Diesel compactos por prácticamente el mismo precio. Por ejemplo, existe un Renault Megane 1.9 dCi de 130 CV por 18.500 euros con el descuento promocional incluido. Visto así, la verdad es que no parece fácil justificar la compra de uno de estos modelos, si por prácticamente la misma cantidad de dinero -o un poco más según el caso- se puede acceder a un coche de categoría superior.

En cualquier caso, la relación valor/ precio es similar en todos los modelos. No así la proporción precio/prestaciones, algo superior en el Ibiza. Hay que tener en cuenta que, excepto en el Clio, que existen dos acabados diferentes, en el resto de modelos sólo se puede elegir un nivel de acabado para los motores probados. Dentro de los apartados más positivos destaca la polivalencia y versatilidad, ya que permiten viajar con confort y relativo espacio con motores de bajo consumo. Desde ese punto de vista, sí pueden resultar interesantes, aunque volvemos a plantearnos, sin poder evitarlo, la opción de la compra de un compacto en lugar de uno de estos utilitarios.

Yo, personalmente, no elegiría a ninguno. Y no porque no sean buenos coches, sino porque por ese precio prefiero un compacto, si realmente necesito espacio, o un auténtico utilitario tipo Citroën C1, Toyota Aigo, Renault Twingo, o Smart Fortwo –por citar sólo alguno de ellos- si lo que busco es movilidad urbana. Pero tenemos que elegir uno. Con una valoración global muy similar a la del Peugeot 207, el Clio resulta elegido ganador por ser el más equilibrado de todos. Tiene puntos mejorables como el tacto de la dirección pero, por otro lado, también destacan sus puntos fuertes, como la economía de uso, el confort de marcha o el equipamiento. El Ibiza es el más deportivo, tal vez la elección ideal para el que valore esta cualidad sobre todas las demás. El Corsa, siendo un modelo de nuevo cuño, tiene a su favor un diseño muy actual, con las plazas traseras más amplias, pero el maletero más pequeño. Curiosamente, todos se mueven por el mismo nivel de precios, euro arriba o abajo, por lo que la decisión, desde el punto de vista económico, podría pasar a un segundo plano. Sí es verdad que el equipamiento no es exactamente el mismo en los cuatro, pero sí similar. Es criticable, en el apartado de la seguridad, que en todos haya que pagar aparte el control electrónico de estabilidad, y eso que son coches de más de 18.000 euros.

Antes de entrar en detalle en este apartado, los cuatro modelos parecían, a priori, bastante caros. Y no es que no lo sean pero, vista la oferta actual del mercado, el que esté buscando un utilitario Diesel de más de 100 CV, con un equipamiento completo, no le quedará más remedio que desembolsar más de 18.000 euros. Moviéndonos en estas cifras, nos encontramos modelos Diesel compactos por prácticamente el mismo precio. Por ejemplo, existe un Renault Megane 1.9 dCi de 130 CV por 18.500 euros con el descuento promocional incluido. Visto así, la verdad es que no parece fácil justificar la compra de uno de estos modelos, si por prácticamente la misma cantidad de dinero -o un poco más según el caso- se puede acceder a un coche de categoría superior.

En cualquier caso, la relación valor/ precio es similar en todos los modelos. No así la proporción precio/prestaciones, algo superior en el Ibiza. Hay que tener en cuenta que, excepto en el Clio, que existen dos acabados diferentes, en el resto de modelos sólo se puede elegir un nivel de acabado para los motores probados. Dentro de los apartados más positivos destaca la polivalencia y versatilidad, ya que permiten viajar con confort y relativo espacio con motores de bajo consumo. Desde ese punto de vista, sí pueden resultar interesantes, aunque volvemos a plantearnos, sin poder evitarlo, la opción de la compra de un compacto en lugar de uno de estos utilitarios.

Yo, personalmente, no elegiría a ninguno. Y no porque no sean buenos coches, sino porque por ese precio prefiero un compacto, si realmente necesito espacio, o un auténtico utilitario tipo Citroën C1, Toyota Aigo, Renault Twingo, o Smart Fortwo –por citar sólo alguno de ellos- si lo que busco es movilidad urbana. Pero tenemos que elegir uno. Con una valoración global muy similar a la del Peugeot 207, el Clio resulta elegido ganador por ser el más equilibrado de todos. Tiene puntos mejorables como el tacto de la dirección pero, por otro lado, también destacan sus puntos fuertes, como la economía de uso, el confort de marcha o el equipamiento. El Ibiza es el más deportivo, tal vez la elección ideal para el que valore esta cualidad sobre todas las demás. El Corsa, siendo un modelo de nuevo cuño, tiene a su favor un diseño muy actual, con las plazas traseras más amplias, pero el maletero más pequeño. Curiosamente, todos se mueven por el mismo nivel de precios, euro arriba o abajo, por lo que la decisión, desde el punto de vista económico, podría pasar a un segundo plano. Sí es verdad que el equipamiento no es exactamente el mismo en los cuatro, pero sí similar. Es criticable, en el apartado de la seguridad, que en todos haya que pagar aparte el control electrónico de estabilidad, y eso que son coches de más de 18.000 euros.

Antes de entrar en detalle en este apartado, los cuatro modelos parecían, a priori, bastante caros. Y no es que no lo sean pero, vista la oferta actual del mercado, el que esté buscando un utilitario Diesel de más de 100 CV, con un equipamiento completo, no le quedará más remedio que desembolsar más de 18.000 euros. Moviéndonos en estas cifras, nos encontramos modelos Diesel compactos por prácticamente el mismo precio. Por ejemplo, existe un Renault Megane 1.9 dCi de 130 CV por 18.500 euros con el descuento promocional incluido. Visto así, la verdad es que no parece fácil justificar la compra de uno de estos modelos, si por prácticamente la misma cantidad de dinero -o un poco más según el caso- se puede acceder a un coche de categoría superior.

En cualquier caso, la relación valor/ precio es similar en todos los modelos. No así la proporción precio/prestaciones, algo superior en el Ibiza. Hay que tener en cuenta que, excepto en el Clio, que existen dos acabados diferentes, en el resto de modelos sólo se puede elegir un nivel de acabado para los motores probados. Dentro de los apartados más positivos destaca la polivalencia y versatilidad, ya que permiten viajar con confort y relativo espacio con motores de bajo consumo. Desde ese punto de vista, sí pueden resultar interesantes, aunque volvemos a plantearnos, sin poder evitarlo, la opción de la compra de un compacto en lugar de uno de estos utilitarios.

Yo, personalmente, no elegiría a ninguno. Y no porque no sean buenos coches, sino porque por ese precio prefiero un compacto, si realmente necesito espacio, o un auténtico utilitario tipo Citroën C1, Toyota Aigo, Renault Twingo, o Smart Fortwo –por citar sólo alguno de ellos- si lo que busco es movilidad urbana. Pero tenemos que elegir uno. Con una valoración global muy similar a la del Peugeot 207, el Clio resulta elegido ganador por ser el más equilibrado de todos. Tiene puntos mejorables como el tacto de la dirección pero, por otro lado, también destacan sus puntos fuertes, como la economía de uso, el confort de marcha o el equipamiento. El Ibiza es el más deportivo, tal vez la elección ideal para el que valore esta cualidad sobre todas las demás. El Corsa, siendo un modelo de nuevo cuño, tiene a su favor un diseño muy actual, con las plazas traseras más amplias, pero el maletero más pequeño. Curiosamente, todos se mueven por el mismo nivel de precios, euro arriba o abajo, por lo que la decisión, desde el punto de vista económico, podría pasar a un segundo plano. Sí es verdad que el equipamiento no es exactamente el mismo en los cuatro, pero sí similar. Es criticable, en el apartado de la seguridad, que en todos haya que pagar aparte el control electrónico de estabilidad, y eso que son coches de más de 18.000 euros.

Antes de entrar en detalle en este apartado, los cuatro modelos parecían, a priori, bastante caros. Y no es que no lo sean pero, vista la oferta actual del mercado, el que esté buscando un utilitario Diesel de más de 100 CV, con un equipamiento completo, no le quedará más remedio que desembolsar más de 18.000 euros. Moviéndonos en estas cifras, nos encontramos modelos Diesel compactos por prácticamente el mismo precio. Por ejemplo, existe un Renault Megane 1.9 dCi de 130 CV por 18.500 euros con el descuento promocional incluido. Visto así, la verdad es que no parece fácil justificar la compra de uno de estos modelos, si por prácticamente la misma cantidad de dinero -o un poco más según el caso- se puede acceder a un coche de categoría superior.

En cualquier caso, la relación valor/ precio es similar en todos los modelos. No así la proporción precio/prestaciones, algo superior en el Ibiza. Hay que tener en cuenta que, excepto en el Clio, que existen dos acabados diferentes, en el resto de modelos sólo se puede elegir un nivel de acabado para los motores probados. Dentro de los apartados más positivos destaca la polivalencia y versatilidad, ya que permiten viajar con confort y relativo espacio con motores de bajo consumo. Desde ese punto de vista, sí pueden resultar interesantes, aunque volvemos a plantearnos, sin poder evitarlo, la opción de la compra de un compacto en lugar de uno de estos utilitarios.

Yo, personalmente, no elegiría a ninguno. Y no porque no sean buenos coches, sino porque por ese precio prefiero un compacto, si realmente necesito espacio, o un auténtico utilitario tipo Citroën C1, Toyota Aigo, Renault Twingo, o Smart Fortwo –por citar sólo alguno de ellos- si lo que busco es movilidad urbana. Pero tenemos que elegir uno. Con una valoración global muy similar a la del Peugeot 207, el Clio resulta elegido ganador por ser el más equilibrado de todos. Tiene puntos mejorables como el tacto de la dirección pero, por otro lado, también destacan sus puntos fuertes, como la economía de uso, el confort de marcha o el equipamiento. El Ibiza es el más deportivo, tal vez la elección ideal para el que valore esta cualidad sobre todas las demás. El Corsa, siendo un modelo de nuevo cuño, tiene a su favor un diseño muy actual, con las plazas traseras más amplias, pero el maletero más pequeño. Curiosamente, todos se mueven por el mismo nivel de precios, euro arriba o abajo, por lo que la decisión, desde el punto de vista económico, podría pasar a un segundo plano. Sí es verdad que el equipamiento no es exactamente el mismo en los cuatro, pero sí similar. Es criticable, en el apartado de la seguridad, que en todos haya que pagar aparte el control electrónico de estabilidad, y eso que son coches de más de 18.000 euros.

Antes de entrar en detalle en este apartado, los cuatro modelos parecían, a priori, bastante caros. Y no es que no lo sean pero, vista la oferta actual del mercado, el que esté buscando un utilitario Diesel de más de 100 CV, con un equipamiento completo, no le quedará más remedio que desembolsar más de 18.000 euros. Moviéndonos en estas cifras, nos encontramos modelos Diesel compactos por prácticamente el mismo precio. Por ejemplo, existe un Renault Megane 1.9 dCi de 130 CV por 18.500 euros con el descuento promocional incluido. Visto así, la verdad es que no parece fácil justificar la compra de uno de estos modelos, si por prácticamente la misma cantidad de dinero -o un poco más según el caso- se puede acceder a un coche de categoría superior.

En cualquier caso, la relación valor/ precio es similar en todos los modelos. No así la proporción precio/prestaciones, algo superior en el Ibiza. Hay que tener en cuenta que, excepto en el Clio, que existen dos acabados diferentes, en el resto de modelos sólo se puede elegir un nivel de acabado para los motores probados. Dentro de los apartados más positivos destaca la polivalencia y versatilidad, ya que permiten viajar con confort y relativo espacio con motores de bajo consumo. Desde ese punto de vista, sí pueden resultar interesantes, aunque volvemos a plantearnos, sin poder evitarlo, la opción de la compra de un compacto en lugar de uno de estos utilitarios.

Yo, personalmente, no elegiría a ninguno. Y no porque no sean buenos coches, sino porque por ese precio prefiero un compacto, si realmente necesito espacio, o un auténtico utilitario tipo Citroën C1, Toyota Aigo, Renault Twingo, o Smart Fortwo –por citar sólo alguno de ellos- si lo que busco es movilidad urbana. Pero tenemos que elegir uno. Con una valoración global muy similar a la del Peugeot 207, el Clio resulta elegido ganador por ser el más equilibrado de todos. Tiene puntos mejorables como el tacto de la dirección pero, por otro lado, también destacan sus puntos fuertes, como la economía de uso, el confort de marcha o el equipamiento. El Ibiza es el más deportivo, tal vez la elección ideal para el que valore esta cualidad sobre todas las demás. El Corsa, siendo un modelo de nuevo cuño, tiene a su favor un diseño muy actual, con las plazas traseras más amplias, pero el maletero más pequeño. Curiosamente, todos se mueven por el mismo nivel de precios, euro arriba o abajo, por lo que la decisión, desde el punto de vista económico, podría pasar a un segundo plano. Sí es verdad que el equipamiento no es exactamente el mismo en los cuatro, pero sí similar. Es criticable, en el apartado de la seguridad, que en todos haya que pagar aparte el control electrónico de estabilidad, y eso que son coches de más de 18.000 euros.

Antes de entrar en detalle en este apartado, los cuatro modelos parecían, a priori, bastante caros. Y no es que no lo sean pero, vista la oferta actual del mercado, el que esté buscando un utilitario Diesel de más de 100 CV, con un equipamiento completo, no le quedará más remedio que desembolsar más de 18.000 euros. Moviéndonos en estas cifras, nos encontramos modelos Diesel compactos por prácticamente el mismo precio. Por ejemplo, existe un Renault Megane 1.9 dCi de 130 CV por 18.500 euros con el descuento promocional incluido. Visto así, la verdad es que no parece fácil justificar la compra de uno de estos modelos, si por prácticamente la misma cantidad de dinero -o un poco más según el caso- se puede acceder a un coche de categoría superior.

En cualquier caso, la relación valor/ precio es similar en todos los modelos. No así la proporción precio/prestaciones, algo superior en el Ibiza. Hay que tener en cuenta que, excepto en el Clio, que existen dos acabados diferentes, en el resto de modelos sólo se puede elegir un nivel de acabado para los motores probados. Dentro de los apartados más positivos destaca la polivalencia y versatilidad, ya que permiten viajar con confort y relativo espacio con motores de bajo consumo. Desde ese punto de vista, sí pueden resultar interesantes, aunque volvemos a plantearnos, sin poder evitarlo, la opción de la compra de un compacto en lugar de uno de estos utilitarios.

Yo, personalmente, no elegiría a ninguno. Y no porque no sean buenos coches, sino porque por ese precio prefiero un compacto, si realmente necesito espacio, o un auténtico utilitario tipo Citroën C1, Toyota Aigo, Renault Twingo, o Smart Fortwo –por citar sólo alguno de ellos- si lo que busco es movilidad urbana. Pero tenemos que elegir uno. Con una valoración global muy similar a la del Peugeot 207, el Clio resulta elegido ganador por ser el más equilibrado de todos. Tiene puntos mejorables como el tacto de la dirección pero, por otro lado, también destacan sus puntos fuertes, como la economía de uso, el confort de marcha o el equipamiento. El Ibiza es el más deportivo, tal vez la elección ideal para el que valore esta cualidad sobre todas las demás. El Corsa, siendo un modelo de nuevo cuño, tiene a su favor un diseño muy actual, con las plazas traseras más amplias, pero el maletero más pequeño. Curiosamente, todos se mueven por el mismo nivel de precios, euro arriba o abajo, por lo que la decisión, desde el punto de vista económico, podría pasar a un segundo plano. Sí es verdad que el equipamiento no es exactamente el mismo en los cuatro, pero sí similar. Es criticable, en el apartado de la seguridad, que en todos haya que pagar aparte el control electrónico de estabilidad, y eso que son coches de más de 18.000 euros.

Galería relacionada

Compa4Utilitarios_ext

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...