Toyota RAV4 2019: probamos el SUV híbrido más eficiente

A partir de este mismo mes, y desde 31.800 euros, puedes comprar el SUV con el mejor consumo de su categoría. Pero el nuevo Toyota RAV4 no sólo estrena carrocería, motor o sistema híbrido: también nuevas fórmulas de compra rompedoras.
Raúl Roncero – rroncero@mpib.es -
Toyota RAV4 2019: probamos el SUV híbrido más eficiente
Toyota RAV4 2019, probamos el SUV híbrido más eficiente

Nueve millones de coches vendidos en todo el mundo en sus anteriores generaciones, dos de ellos en Europa. Es indudable que el Toyota RAV4 es uno de los iconos del mercado en sus 25 años de vida, prácticamente el mismo tiempo que la marca lleva siendo la referencia en materia híbrida. Ahora, lo mejor de ambos mundos se dan la mano en esta 5ª generación del SUV, donde toda la experiencia de la marca en materia de crossover se liga a la nueva generación del sistema híbrido de Toyota, logrando un producto más eficaz, amplio, polivalente y sobre todo, eficiente que antes, con mínima competencia sin nos ceñimos a modelos que puedan desplegar una etiqueta Eco en su cristal delantero y puedan darnos tanto como él a igualdad de precio y tamaño. Si además, buscas también entre los que tienen tecnología híbrida, la rivalidad se queda en un único duelo con Honda y su también nueva generación de CR-V, cuyas impresiones te contamos aquí.

Publicidad

Toyota RAV4 2019: más amplio, versátil y cómodo

Aunque también hay un cambio radical en el diseño, lo más sustancial del nuevo Toyota RAV4 no está a la vista, porque también estrena la versátil plataforma TNGA en su versión K ampliada dimensionalmente respecto a la primera versión que estrenó el exitoso Toyota C-HR, pero con características comunes a ella: mayor libertad de diseño y ubicación de componentes en la posición lo más baja posible en beneficio de un centro de gravedad óptimo, pero también ligereza y seguridad.

Toyota RAV4 2019, probamos el SUV híbrido más eficiente

Toyota RAV4 2019

El nuevo Toyota RAV4 presume de tener una carrocería y estructura un 57 por ciento más rígida respecto a la generación saliente, aquella con un peso mínimo de 1.700 kilos en su versión híbrida 4x2, frente a los 1.590 kilos de la nueva, ahora mucho más equipada y funcional. Porque aunque el nuevo Toyota RAV4 tiene prácticamente la misma longitud que antes —4,60 metros justos, sólo 5 mm interior—, ahora ofrece más capacidad de maletero —79 litros más, hasta 580 litros en total— al poder reubicar el depósito de combustible en una posición menos intrusiva. El aumento de batalla hasta los 2,69 metros, 30 mm más que el anterior RAV4 también implica reducir los voladizos delantero y trasero en la misma dimensión, lo cuan también contribuye a conseguir que la zona frontal y trasera quede menos expuesta a la hora de circular por terreno agreste.

En concreto, esta nueva arquitectura limita en 15 mm la altura del centro de gravedad de la carrocería, algo extensible al nuevo puesto de conducción. También el capó está 15 mm más cerca del suelo que antes y adquiere una nueva inclinación para proporcionar mayor visibilidad, aspecto que también se ha trabajado al reubicar espejos exteriores —dejando triángulo de cristal sobre él, modificando el pilar posterior y diseño del segundo cristal lateral, o con gadget como el nuevo espejo interior con cámara panorámica de visión trasera a través de una segunda cámara interior ubicada en la zona superior del cristal posterior, muy útil en ciudad cuando viaja un tercer pasajero atrás con oculta el campo de visión.

Toyota RAV4 2019, probamos el SUV híbrido más eficiente

Toyota RAV4 2019: su maletero

La apertura del maletero puede ser automática con dos niveles de altura—, las puertas posteriores tienen un gran ángulo de apertura y el acceso es bastante amplio. Anchura generosa, suficiente cota de altura o piernas y espacio holgado para los que los pies de los pasajeros traseros quepan bajo los asientos delanteros, salidas de ventilación, doble toma USB en las plazas posteriores. El RAV4 sigue siendo un coche muy útil y práctico aún cuando el túnel de transmisión, con alrededor de 10 cm altura, no da total libertad de movimientos al pasajero central.

La postura de conducción creo que será óptima para cualquier talla, aunque no tanto la del acompañante ya que ese asiento está claramente más elevado y no cuenta con posible regulación. Desde el acabado Advance —por debajo, hay un Business destinado a flota—, todas las versiones cuentan pantalla TFT de 7 pulgadas entre las esferas del cuadro de relojes. La presencia en bastante buena en términos generales aunque hay muchos botones que tienen diferente tacto, algunos de ellos muy toscos y demasiados ruidosos, como las levas del volante, del mismo modo que la pantalla del sistema de infoentretenimiento no tiene la mejor resolución del mercado. A bordo, uno de los aspectos que más ha evolucionado y más me ha gustado es la calidad de rodadura fruto de la nueva suspensión; de los que menos, la sonoridad producida por el roce del viento contra la carrocería. Su coeficiente aerodinámico tiene un valor de 0,32.

Publicidad

Toyota Rav4 2019. ¿El híbrido más eficiente del mercado?

Toyota anuncia valores de 102 g/km de CO2 —en ciclo NEDC correlacionado— para el RAV4 de tracción delantera, equivalente a 4,5 l/100 km de consumo medio para las versiones equipadas con llanta de 17 pulgadas, e incluso 2 gramos menos —sus 4,4 l/100 km de consumo medio aún pendiente de homologar— para la versión 4x4, beneficiada por un mayor aporte eléctrico. Esto supone una reducción de 0,4 l/100 km de consumo medio respecto al RAV4 Hybrid 4x2 de la generación anterior. Tal evolución ha sido posible, al 90 por ciento, gracias un sistema híbrido de nueva generación, replanteado, eso sí, sobre el mismo principio de siempre. Su motor térmico es ahora un 2.5 litros Dynamic Force de generación totalmente nueva, con ciclo Atkinson, inyección mixta directa/indirecta, más carrera y compresión que antes, distribución variable eléctrica para admisión e hidráulica en escape y con una eficiencia térmica que alcanza nuevos hitos: un 41 por ciento.

Toyota RAV4 2019, probamos el SUV híbrido más eficiente

Toyota RAV4 2019: su conjunto mecánico

Un nuevo motor eléctrico de 88 KW y 202 Nm de par completan el sistema híbrido de las versiones estándar de tracción delantera, mientras que otro trasero sobre el eje posterior de 40 kW y 121 CV complementan las versiones con tracción total inteligente AWD-i. Más compacidad, ligereza y nueva gestión de software permiten lograr un mayor rendimiento global que antes, en concreto, 218 y 222 CV para los 4x2 y 4x4, respectivamente. El sistema conserva el cambio por engranajes planetario así como las baterías de niquel metal hidruro con una capacidad total de alrededor de 1,4 kWh, aunque a día de hoy es uno de los secretos mejor guardados de la marca. Su experiencia con esta formulación química y la red global de suministradores que ha ido adquiriendo Toyota con los años son las principales bases para seguir confiando en esta tecnología de baterías, cuya gestión también se ha visto modificada evitando ciclos de recarga completa o total descarga de la misma.

Por su parte, el sistema de tracción total eléctrico también se ha visto optimizado, admite un reparto entre ejes variable entre 100:0 y 20:80 y se ha incrementado el par que puede aportar el tren trasero en un 30 por ciento: desde la rueda sobre el asfalto, esto significa que el nuevo modelo puede aplicar hasta 1.300 Nm, en lugar de los 953 del anterior sistema. Éstos también cuentan con un modo de conducción adicional denominado Trail para condiciones de baja adherencia, emulando un eficaz bloqueo de diferencial, mientras que todos los RAV4 ofrecen cuatro posibles modos de conducción para carretera: EV, para desplazamiento eléctrico en caso de que la batería esté suficientemente cargada, Normal, Eco y Sport, de respuesta más espontánea o dirección más firme.

Este mayor rendimiento, combinado con la mayor ligereza del RAV4, proporcionan una capacidad prestacional claramente mayor. También, según las sensaciones que tengo del Honda CR-V, creo que su respuesta al acelerador y capacidad de aceleración real es también superior. Toyota ha trabajado enormemente en el que es uno de sus puntos “calientes”, la transmisión, especialmente por el tacto que procura en conducción en sus transiciones y cambios de ritmos, aspecto donde se han logrado bastante avances aunque no una naturalidad de conducción total. También la parte eléctrica es mucha más proactiva que antes, tanto en la participación de sus baterías a velocidades de entre 60 y 80 km/h, como en par eléctrico en cooperación con el motor de gasolina.

Toyota RAV4 2019, probamos el SUV híbrido más eficiente

Toyota RAV4 2019: así es su interior

En el caso de las baterías, Toyota es consciente de que su conservación está ligada a los ciclos de recarga y tal vez por ellos la rapidez de recarga sea ahora menos que antes. También a la temperatura de funcionamiento, optimizada ahora en el nuevo emplazamiento de mayor capacidad y doble ventilación. En ciudad, por tanto, la eficiencia del RAV4 dependerá muy mucho de la carga sus baterías ya que hasta no salir a carretera no lograrás contar con la suficiente reserva como para que el RAV4 pueda circular en modo exclusivamente eléctrico, algo que pudimos comprobar abandonado el centro de Barcelona, poniéndonos en carretera tras, más o menos, 20 minutos de conducción, con alrededor de 10 l/100 km de media de consumo tras iniciar la marcha con el motor en frío para un consumo final, después de 140 km por carretera de montaña y autopista a un ritmo medio alto de 7,2 l/100 km.

En carretera, la aceleración de cualquiera de las versiones puede ser mucho más gradual, pero también más consistente y explosiva que antes. En este sentido, creo que el conjunto de Toyota ofrece más pegada que el del Honda CR-V, pero no tanto una mayor naturalidad de conducción ante una conducción muy “al ataque”, donde sigue enclavando un régimen de giro estático a medida que el RAV4 gana velocidad, aunque bien es cierto que en este sentido ha avanzado a pasos agigantados.

Publicidad

La mayor potencia de los 4x4 no es decisiva en cuanto a prestación y tampoco implica un consumo mayor en condiciones reales, pero éstos si tienen una ventaja decisiva más allá de las mayores posibilidades que te pueda ofrecer la tracción total para abandonar el asfalto o circular sobre agua o nieve: su comportamiento dinámico es claramente superior.

Toyota RAV4 2019: Más eficaz, pero mucho más cómodo que antes

Unas de los elementos que más me ha gustado del nuevo Toyota RAV4 ha sido su amortiguación: es muy buena en prácticamente cualquier escenario, sin ser muy blanda absorbe muy bien las irregularidades del asfalto y gracias a su ajuste, la carrocería balancea y cabecera muy poco y los cambios de apoyo son muy precisos. Lo que menos, los límites del tren delantero de las versiones 4x2 en curva lenta: en este tipo de trazado, el eje delantero pierde adherencia con bastante facilidad y a partir de ese momento, el conductor carece de sensibilidad en la dirección. Creo que la causa puede ser debida bien al agarre de las Bridgestnoe Alenza que equipaban todas las unidades probadas, bien porque el envite de par eléctrico que recibe el tren delantero ponga sobre las cuerdas al control de tracción. Es algo que, aunque no desaparece al completo, sí mitigan enormemente las versiones de tracción total.

Aunque lo cierto y verdad es que, en trazados menos rigurosos y más abiertos, el nuevo RAV4 ofrece una comportamiento sobresaliente y una elevada sensación de seguridad al volante, siempre con un aplomo brutal. Probados también los límites de la versión 4x4 en una zona offroad, de momento hemos podido verificar que el sistema tracciona muy bien en zonas embarradas. En resumidas cuentas, el producto ha avanzado exponencialmente en calidad de rodadura y sensaciones de conducción.

Toyota RAV4 2019, probamos el SUV híbrido más eficiente

Nuevo Toyota RAV4 2019

Toyota RAV4 2019: sus precios

Toyota quiere romper el mercado y no sólo con buen producto, también con condiciones de compra que permite acceder y usar más fácilmente su RAV4, proponiendo fórmulas flexibles y variables a través de su programa Pay per Drive complementado ahora con nuevos pack integrados en Toyota Complet, mediante el cual, también puedes adquirir otros servicios a cuotas. Por ejemplo, contar con un año de mantenimiento y garantía adicional —4 en total—, equipar el sistema de navegación, junto a un año de seguro a todo riesgo con franquicia de 150 euros costaría 12 euros adicionales a sobre la cuota Pay per Drive que hayamos elegido —según versión y condiciones, entre 285 y 370 euros al mes—. También el coste de la tracción total, 3.000 euros en todas las versiones, se puede integrar en los programas Pay per Drive ampliando la cuota en 20 euros al mes. Toyota se ha marcado un objetivo de 11.000 unidades al año. Sus precios, estos:

Publicidad
  • Toyota RAV 4 Hybrid Advance 4x2: 31.800 euros

  • Toyota RAV4 Hybrid Advance Plus 4x2: 33.600 euros

  • Toyota RAV4 Hybrid Feel 4x2: 35.100 euros

  • Toyota RAV4 Hybrid Luxury 4x2: 37.800 euros

Para toda las versiones: Tracción total AWD-i: 3.000 euros adicionales.

Publicidad
También te puede interesar

Medimos y enfrentamos a los 8 mejores SUV generalistas de 7 plazas del momento: Honda CR-V, Hyundai Santa Fe, Kia Sorento, Nissan X-Trail, Peugeot 5008, Seat Tarraco, Skoda Kodiaq y VW Tiguan Allspace, frente a frente. ¿Cuál es el mejor?

Te recomendamos

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...