Renault Clio 1.3 TCe 130: superprueba con todos los datos del nuevo utilitario de gasolina

Nueva y quinta generación del Renault Clio apostando sobre seguro a líneas que evolucionan. En nuestro banco de pruebas entra la versión de gasolina 1.3 TCe de 130 CV.
Raúl Roncero / Fotos: AMS -
Renault Clio 1.3 TCe 130: superprueba con todos los datos del nuevo utilitario de gasolina
Renault Clio 1.3 TCe 130: superprueba con todos los datos del nuevo utilitario de gasolina

Si en sus cuatro anteriores generaciones el Renault Clio siempre ha sido un valor seguro para el cliente, esta nueva, la quinta después de 30 años de existencia, te aseguro que no va a ser la excepción. Y es que, dentro de su nutrido y competitivo segmento, donde pronto llegarán también nuevos productos, al Clio no le faltan argumentos de conquista para todo tipo de públicos y, salvando la variedad de carrocería existentes en otras gamas, tampoco para todo tipo de necesidades. Renault ha armado su nueva fortaleza desde la base, usando una inédita arquitectura que, si bien no cambia significativamente su área de sustentación sobre el suelo, sí logra que a bordo del Clio tengas una sensación de estar conduciendo un coche de categoría superior, percepción que llega no sólo gracias a un conjunto muy importante de mejoras, sino, sobre todo, a la excepcional integración de todas esas evoluciones.

Publicidad

Nuevo Renault Clio, refinado

Todo ello proporciona unos estándares de refinamiento jamás vistos en este "pequeño Mégane", pero vayamos por partes. Un nuevo film fonoabsorbente en el cristal delantero —según incida el sol, puede aparecer un pequeño velo—, bajos con un carrozado de diseño más eficiente, menor resistencia aerodinámica, materiales de mayor calidad en el habitáculo o suspensiones mejor diseñadas y ajustadas han permitido elevar enormemente el confort de marcha de este nuevo Clio sin sacrificar ninguna otra aptitud, de entre las que destacan su comportamiento dinámico y calidad de reacciones.

PRESTACIONES Renault Clio 1.3 TCe 130 CV EDC RS Line
Acel. 0-100 km/h 8,89 s
Acel. 0-1000 m 29,8 s
Frenada desde 140 km/h 71,18 m
Peso en báscula 1.245 kg

Y es que, una de las principales cualidades que ofrece este nuevo Clio es que transmite muchísima seguridad al volante; lo hace incluso cuando, lamentablemente, el testigo del control de estabilidad se activa con excesiva —y hasta aleatoria, diría yo— frecuencia, sugiriendo intervenciones que, a todas luces, parecen innecesarias, verdaderamente lejos, no ya de una posible pérdida de trayectoria, sino ni tan siquiera de una insinuación de pérdida de agarre. Pero obviada esa dichosa luz, ya que incluso la actuación del ESP cuando realmente tiene que intervenir son tan sutiles que prácticamente ni se advierten, el Clio es una verdadera fuente de satisfacciones. Lo es por su dinamismo, principalmente por sus fieles y, sobre todo, rápidos y ágiles cambios de trayectoria, guiados ahora por una dirección más rápida, directa y con un retorno mucho más fiel y natural a su punto central que la de la generación saliente. Y también porque todos sus movimientos de carrocería son muy homogéneos y están muy bien controlados. La suspensión es lo suficientemente rígida como para que el chasis tenga ciertas connotaciones deportivas —y puedan, además, asimilar sin problemas la carga de trabajo de este prestacional motor—, pero en absoluto resultan firmes ni mucho menos secas, consiguiendo también muy buena capacidad de absorción a pesar de que los movimientos verticales son bastante limitados, sobre todo en compresión. Si antes podrías encontrarte con situaciones en la que la carrocería adquiría ciertos movimientos parásitos, ahora este Clio los ataja en una única fase. El límite de adherencia del tren delantero es, también, claramente superior, mientras que el fiel tren posterior contribuye a que el chasis del Clio se sienta íntegro, siempre con reacciones "limpias" y muy naturales incluso en situaciones en las que, para otros coches, supone hacer malabarismos, como frenadas críticas con la dirección levemente giradas o cambios bruscos de dirección y apoyo. Enhorabuena.

CONSUMOS Renault Clio 1.3 TCe 130 CV EDC RS Line
Consumo en ciudad 6,1 l/100 km
Consumo en carretera 5,1 l/100 km
Consumo medio 5,5 l/100 km

Nuevo Renault Clio: seguridad y muchos detalles

También el Clio evoluciona enormemente en dispositivos de seguridad, y aunque lo mejor está por llegar —un sistema de conducción semiautónoma de Nivel 2—, ya se pueden advertir claras evoluciones en el funcionamiento del sistema de alerta y mantenimiento de carril, elementos que en parte derivan del Propilot de Nissan, aunque Renault ha aportado ajustes propios. Cuenta con dos niveles de funcionamiento —sólo advertencia de salida de carril y corrección de dirección— y sus intervenciones son siempre certeras. Hay que sumar también un eficaz asistente de frenada de emergencia en ciudad mucho mejor afinado que la gran mayoría de coches —de categoría superior incluso—, cámaras periféricas, control de cambio de luces cortas a largas —por cierto, de led de serie—, asistente de aparcamiento y un largo etcétera de asistentes o ayudas que el Clio monta de serie o puede montar democratizando tecnología a precios francamente interesantes.

Renault Clio 1.3 TCe 130: superprueba con todos los datos del nuevo utilitario de gasolina

Renault Clio 1.3 TCe 130: superprueba con todos los datos del nuevo utilitario de gasolina

Siguiendo la tendencia de otros fabricantes, el puesto de conducción tiene ahora nombre y apellido: Smart Cockpit es como lo ha bautizado Renault y, afortunadamente, guarda una relación y disposición de elementos de lo más clásico —sí se ha elevado la consola de la palanca de cambios — aunque, eso sí, la revolución llega en materia digital. Dos posibles cuadros de relojes con pantalla TFT de elevado contraste, otros dos posibles soportes físicos para el sistema de información y entretenimiento Easy Link —con incuestionable evolución en velocidad de procesado, resolución y nuevas aplicaciones, entre ellas, actualización gratis desde la nube con suscripción gratuita a internet los tres primeros años, tráfico a tiempo real, etc—, Multisense con tres posibles perfiles de conducción —My Sense, ECO y Sport—. Un Clio tan innovador que echa un buen puñado de años a cuesta a todo un Talisman.

Renault Clio 1.3 TCe 130: superprueba con todos los datos del nuevo utilitario de gasolina

Renault Clio 1.3 TCe 130: superprueba con todos los datos del nuevo utilitario de gasolina

El Renault Clio tampoco pierde su faceta familiar, aunque ahora impone mayores límites: aunque las plazas traseras tienen una correcta altura o espacio de piernas, han perdido anchura y los revestimientos del techo quedan demasiado cerca de la cabeza. El maletero pierde 10 litros, aunque sigue ofreciendo más capacidad que la media. Por su parte, las plazas delanteras son excepcionales.

Nuevo Renault Clio: agradable deportivo

Si por chasis el nuevo Clio es capaz de dejar huella a todos aquellos que disfrutan conduciendo, el motor supera también todas las expectativas. Probado ya en Mégane o Kadjar con otros niveles de potencia, en el más ligero Clio vuelve a demostrar ser un motor redondo, muy eficiente —gasta poco bajo cualquier tipo de utilización—, sumamente agradable —destacan sus bajos y medios— y también muy prestacional. Independientemente del acabado —ZEN o R.S. Line—, el TCE 130 CV viene siempre ligado al cambio automático EDC, un doble embrague con siete relaciones que, si bien no es el mejor de la categoría, suma mucho más de lo que resta.

ESPACIO Renault Clio 1.3 TCe 130 CV EDC RS Line
Anchura delantera 134 cm
Anchura trasera 120 cm
Altura delantera 91/101 cm
Altura trasera 90 cm
Espacio para piernas 69 cm
Maletero 320 litros

Su modo automático no deja pasar al motor de 5.500 rpm —a través de las levas, y en modo manual puedes llegar a apurar el motor hasta casi las 6.000—, pero el 1.3 TCE es un propulsor de rendimiento y respuesta pletórica en su zona intermedia del cuentarrevoluciones, donde cualquier demanda de potencia se convierte en una instantánea reacción con una elevada capacidad de aceleración. Un motor, en resumidas cuentas, que repite el patrón de todo cuanto esconde el Clio: equilibrio y homogeneidad. Habrá que ver la afinación de los nuevos Peugeot 208 y Opel Corsa, pero este nuevo Clio está llamado a ser nuevamente un utilitario de referencia.

Publicidad
Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...

Cuéntanos tu experiencia con la marca de tu coche actual y participa ya en el sorteo ...

No llueve sobre mojado. La sociedad evoluciona imparable y, con ella, las ciudades y ...

Si eres propietario de un vehículo clásico, y quieres pasar un día de ruta inolvidabl...

El Lexus UX 250h apuesta por un diseño exterior distintivo, una brillante puesta en e...