Opel Antara

El Opel Antara se presenta como un todocamino dirigido a un público europeo, con una dinámica de conducción que recuerda a algunos turismos y un interior modulable imitando a los monovolúmenes. Además, si uno no es demasiado exigente ni osado, sus capacidades off-road permiten divertirse en campo abierto.
-
Opel Antara
Opel Antara

Saturn Vue, Chevrolet Captiva, Holden Captiva MaXX y, ahora, Opel Antara son los vehículos de General Motors que han nacido de la plataforma Theta. Se trata de cuatro modelos de distintas marcas del grupo que han aprovechado la política de fabricación de vehículos globales que el macroconsorcio estadounidense ha establecido como prioritaria en su plan de reestructuración y saneamiento.

<

p> Así, cuatro años después del debut de la plataforma Theta en un vehículo de producción en serie, el Saturn Vue, le toca el turno al Antara, el retorno de Opel al segmento de los todo terreno, una categoría que había abandonado con la defunción del Frontera. A diferencia de su predecesor, el nuevo modelo de Opel se presenta como un todocamino, como un vehículo híbrido con características de berlina, de todo terreno e, incluso, de monovolumen. Así, mientras que el Frontera recurría a un bastidor de largueros, el Antara ha utilizado un monocasco autoportante de acero.

<

p> El resultado ha sido, según Opel, un SUV dinámico, confortable en marcha, versátil, y con una ingente dotación de serie sin desdeñar cualidades propias de los todo terreno, como la utilización campera y la robustez.

Opel confía en vender 40.000 unidades de un modelo fabricado en Corea y que, en España, comenzará a comercializarse en febrero de 2007 en tres versiones mecánicas: dos motores de gasolina (2.4 de 140 CV y 3.2 V6 de 227 CV) y un turbodiesel de 2 litros y 150 CV. Con la llegada de la primavera, la marca ha anunciado una nueva mecánica de gasóleo que se convertirá en la versión de acceso a las versiones Diesel. Se trata del mismo bloque de 2 litros, pero, en este caso, rinde 127 CV gracias a la modificación de la gestión electrónica del motor. Ambos motores incorporan de serie un filtro de partículas Diesel sin mantenimiento.

Aunque llegará algo después que el resto de la gama, Autopista.es te adelanta algunos de los datos técnicos del motor de 2.0 CDTI de 127 CV.

  • Cilindrada:1.991 cc
  • Potencia : 127 CV a 4.000 rpm
  • Par máximo: 29,5 mkg a 1.800 rpm
  • Velocidad máxima; 166 km/h
  • Aceleración de 0 a 100 km/h: 13,8 s.
  • Consumo medio a los 100 km: 7,6 litros.

    Las tres mecánicas con las que aparece el Antara son las mismas que monta el Chevrolet Captiva en su reciente lanzamiento. No obstante, desde Opel se apresuran a señalar que, aunque Captiva y Antara compartan plataforma y motores, son dos modelos totalmente distintos, con objetivos, imagen y cualidades dinámicas diferentes. Por ejemplo, mientras el Captiva ofrece la opción de montar una tercera fila de asientos a costa de sacrificar maletero, el Antara se queda con cinco y apuesta por mejorar la capacidad de carga con el innovador sistema FlexOrganizer, ya visto en las variantes familiares de las gamas Astra y Vectra, en el Zafira y en el Meriva. Dos raíles en los laterales del suelo de carga permiten enganchar paneles divisorios, ganchos y otro tipo de anclajes y, así, configurar el maletero en diferentes secciones según las necesidades. La ventaja fundamental de este sistema es que permite fijar la carga y evitar que vaya suelta en el maletero.

    El FlexOrganizer no es el único sistema de patente Opel que incorpora el Antara. El Flex-fix, inaugurado con el Corsa, es otro de los elementos prácticos de la firma que en el Antara cobra gran relevancia. Se trata de un dispositivo integrado en la carrocería del vehículo, bajo el paragolpes trasero, que, cuando las necesidades de carga así lo precisan, se extrae a modo de bandeja. Está especialmente indicado para cargar bicicletas y otros objetos voluminosos cuando el maletero está completo.

    Con ambos elementos (Flex-fix y FlexOrganizer) la capacidad para transportar equipaje es uno de sus puntos fuertes. A ello también contribuye la segunda fila de asientos, abatible hasta formar un piso de carga plano, permitiendo ampliar los 370 litros a 865 e, incluso, a los 1.420 cuando se supera el límite establecido por la bandeja cubreequipaje.

    <

    p> Huecos adicionales en los pasos de rueda traseros, una gaveta bajo el asiento del ocupante, redes en los respaldos de los asientos delanteros, compartimentos en los apoyabrazos y otros pequeños espacios amplían las posibilidades de llevar objetos en el Antara, situándolo en la senda de los vehículos familiares.

    <

    p> La calidad de los materiales utilizados en el habitáculo y la ergonomía son dos aspectos también que han sido muy cuidados. El modelo de Opel es sobrio pero efectivo. Es decir, sin caer en las estridencias, exuda un interior agradable, envolvente e, incluso, lujoso, dependiendo del acabado. En esta toma de contacto, nos ha parecido bien rematado y, al igual que en otros modelos de la gama, el acceso a los mandos es sensacional. A ello contribuye la posibilidad de regular el volante en altura y profundidad, completando los distintos reglajes del asiento del conductor (eléctricas en el acabado superior). La consola central cuenta con ciertos detalles estéticos que proporcionan al Antara una identidad propia sin perder un ápice de su origen Opel, como la triple salida de aire acondicionado en la parte superior de la consola central o el freno de mano en forma de asa.

    <

    p> Con esta multitud de detalles estéticos, con la calidad de los remates y con la excelente ergonomía obtenida, el Antara demuestra a las claras que el confort a bordo es uno de sus principales argumentos comerciales.

    Esa búsqueda del confort interno tiene su traslación a una calidad de rodadura propia de turismos. La altura de la carrocería es notable (20 centímetros) y sus dimensiones, voluminosas, pero en carretera se desenvuelve casi como una berlina. Los balanceos de la carrocería apenas se notan, en curvas amplias apenas hay inclinaciones y las suspensiones filtran notablemente las irregularidades del asfalto, sin que se transmitan al interior.

    <

    p> A ello contribuye la tracción integral inteligente de patente Opel que monta el Antara. Conocida bajo las siglas ITCC (Intelligent Torque Controlled Coupling), consta de un diferencial central de control electro-hidráulico que permite distribuir el par a los dos ejes de manera equitativa. Así, en condiciones normales todo el par se concentra en el eje delantero, pero en situaciones de perdida de tracción (no sólo en vías resbaladizas, también en pistas forestales o caminos de grava, por ejemplo) la unidad electrónica que rige la distribución de la fuerza la reparte hasta una proporción del 50/50. Esta centralita también se rige por la cuantificación de otros parámetros, como la posición del pedal del acelerador, el régimen de revoluciones del motor, la velocidad o el ángulo de giro.

    <

    p> Esta pretensión por presentar un todocamino dinámico merma un tanto sus cualidades off-road. Al no disponer de reductora, los paseos camperos se limitan a trazados sencillos y sin demasiadas complicaciones. Su ángulo ventral es de 18,2º, el de ataque 24º y el de salida 23º, cotas que reducen su capacidad de uso todo terreno. Comparándolo, por ejemplo, con la nueva generación del Freelander, uno de sus futuros competidores, el Antara muestra menos cualidades. Pese a ello, cumple con las exigencias del segmento de los todo caminos.

    Autopista.es ha tenido oportunidad de comprobar su respuesta off-road en un trazado que compaginaba tramos del Rally Acrópolis con pasajes forestales. Fuera de la carretera, sobre caminos de tierra permite una conducción ligera, aunque su peso, unos neumáticos, en la versión probada, de medidas 235/55 R18 y una dirección, a nuestro juicio, “demasiado asistida”, creaban cierta inquietud en forma de deriva y flotación en curva. En algunos puntos, hemos golpeado con los bajos, dado que la distancia libre al suelo es “sólo” de 200 mm. Como punto a favor, y para situaciones complicadas, cuenta con un sistema de Control de Descenso de Pendientes, que se activa pulsando un botón y que limita la velocidad máxima a 50 km/h y la Protección Activa Antivuelco. Ambos componentes vienen de siere. El Antara proporciona margen para la diversión siempre que no nos adentremos por terrenos escarpados y con grandes obstáculos.

    <

    p>Las suspensiones delantera McPherson y trasera, multibrazo, son otro elemento que denota la pretensión de Opel de lanzar un modelo dinámicamente parecido a una berlina.

    Ya hemos comentado que el Antara se empezará a vender en España hacia frebero de 2007 en tres versiones mecánicas: los gasolina 2.4 y 3.2 y el turbodiesel 2.0 CDTI. Tanto el propulsor menos potente de gasolina como el de gasóleo llevan asociados una caja de cambios manual de cinco velocidades, mientras que el motor de 227 CV con seis cilindros en V montará únicamente caja de cambios automática, también de cinco velocidades. Esta transmisión estará disponible como opción para el 2.0 CDTI.

    <

    p> En tierras griegas hemos comprobado el funcionamiento de los dos motores más potentes con sus cajas de cambio respectivas. La decisión de dejar sólo cinco velocidades en ambas transmisiones nos parece algo discutible, especialmente, en la automática. Unos desarrollos bastante largos reducen la capacidad de subir de vueltas en el motor de gasolina de 227 CV, algo que se revela con crudeza a ritmos cruceros en carretera y autopistas. Hay que reducir una velocidad o esperar a que llegue a 3.000 vueltas para que muestre toda la fuerza que se le supone a este propulsor.

    <

    p> En la caja de cambios manual las relaciones del cambio están más próximas las unas a las otras, lo cual, unido a un cifra de par máximo de 32 mkg que se obtiene a 2.000 vueltas (por los 29 mkg a 3.200 vueltas del propulsor de gasolina) capacita al Antara a desenvolverse con más fuerza cuando lo necesitamos. El tacto de la palanca de cambios es notable y la inserción, rápida y precisa. Distinta opinión tenemos de la caja automática, donde preferimos recurrir a la opción secuencial para cambiar a nuestro antojo de velocidad. A ritmos cruceros, la sonoridad es baja lo cual redunda en el confort de marcha

    El sucesor del Frontera no puede negar la nueva impronta que Opel ha decidido imponer a sus modelos, mostrando una identidad de marca que, exteriormente, lo diferencia notablemente del Captiva. Los grupos ópticos traseros y delanteros responden a la imagen Opel, con una ubicación sin complicaciones, buscando más la funcionalidad que la estética llamativa.

    <

    p> Las rectas del lateral, los prominentes pasos de rueda y los distintivos faldones denotan robustez y fortaleza, mientras que la alargada línea del techo y las distintivas tomas de aire laterales aportan la dosis necesaria de dinamismo.

    <

    p> La identidad de marca es más acusada en la parte delantera donde la parrilla, con la distintiva moldura cromada y el logotipo de Opel inscrito.

    Opel aún no ha proporcionado los precios del modelo aunque ya ha informado sobre los acabados. En principio, habrá tres: uno básico, otro intermedio (Enjoy) y un tercero superior (Cosmo). No obstante, en el mercado español sólo se comercializarán las dos últimas terminaciones. Considerada la Enjoy, entonces, como la versión de partida en nuestro país, el Antara lleva de serie un ingente conjunto de elementos de seguridad activa y pasiva que incluyen control de tracción –asociado al sistema de tracción total inteligente- ESP con control de frenado en curva, el ya comentado sistema de control de descensos, el ARP, el sistema de Protección Activa Antivuelco, airbags frontales y laterales para conductor y pasajeros delanteros, airbags de cortina delante y detrás, anclajes ISOFIX, cinturones de seguridad de tres puntos de anclaje y reposacabezas en los cinco asientos.

    Las variantes Diesel, como ya ha sido mencionado, llevarán filtro de partículas y también un sistema de calefacción auxiliar Quickheat, que consta de un calentador eléctrico auxiliar para evitar que se empañe el parabrisas. Se activa automáticamente al seleccionar la posición de “máxima calefacción”.

    <

    p> De serie está calzado con neumáticos 235/60 R17 y llantas de aleación de 17 pulgadas. Para las versiones Cosmo, Opel reserva las medidas 235/55 para las gomas en llantas de aleación de 18 pulgadas.

    <

    p> El climatizador electrónico, los asientos delanteros calefactados y el sistema de encendido automático de los faros vienen de serie para toda la gama. Los elementos de confort pueden ser ampliados con la adquisición de la terminación Cosmo, dado que cuenta con volante y pomo de la palanca de cambios forrados en piel, tapicería mixta de cuero y tela en los asientos, sistema de ayuda al aparcamiento, sensor de lluvia, control de velocidad de crucero, ordenador de a bordo y asiento del conductor regulable eléctricamente. Opcionalmente, el comprador podrá ampliar su equipamiento a una dimensión superior con paquetes opcionales Enjoy y Cosmo. El primero sitúa al acabado Enjoy en la senda de la terminación Cosmo al incluir ordenador de a bordo, sistema de ayuda al aparcamiento delantero y trasero, control de velocidad crucero, preinstalación de teléfono móvil con conexión Bluetooth y control por voz.

    <

    p> El paquete Cosmo amplía el lujo interno gracias a los asientos tapizados en piel, los faros de xenón con lavafaros y el sistema de control de presión de los neumáticos y espejos retrovisores plegables eléctricamente.

    <

    p> Para quienes estén dispuestos a equipar aún más su Antara, Opel les reserva la posibilidad de incorporar sistema de navegación, techo solar practicable eléctricamente y equipo de audio compatible con MP3.

    El Diesel 150 CV es sin duda alguna la versión más lógica del Antara, de ahí que buena parte de las pretensiones de venta de Opel, radicadas en 40.000 unidades, pasen por el éxito comercial de la versión. Argumentos tiene y muchos, pero competidores que aportan cosas diferentes también. No obstante, en la marca confían que la tendencia alcista de la categoría de los todocaminos les permita gozar de un suculento trozo del pastel.

    <

    p> Auguramos una buena respuesta, dado que Opel parece haber sabido satisfacer las exigencias fundamentales del cliente prototípico de este sector, que busca un vehículo de utilización de diaria, cómodo y que, en ocasiones, le permita tener una aventura. A ello, suma un elenco de soluciones prácticas que ya han tenido éxito en otros modelos de la gama, fundamentalmente, elementos que amplían la versatilidad y funcionalidad del modelo, y una ingente dotación de serie.

    <

    p> No sabemos el precio final, pero creemos que no será de los más económicos del segmento y ello en una categoría dominada por las realizaciones coreanas puede ser un hándicap. Su buena acogida comercial dependerá, a nuestro juicio, de cómo sepa Opel vender ese nivel superior que, dicen en Opel, representa el Antara con su refinamiento de marcha y su completa dotación.

    Saturn Vue, Chevrolet Captiva, Holden Captiva MaXX y, ahora, Opel Antara son los vehículos de General Motors que han nacido de la plataforma Theta. Se trata de cuatro modelos de distintas marcas del grupo que han aprovechado la política de fabricación de vehículos globales que el macroconsorcio estadounidense ha establecido como prioritaria en su plan de reestructuración y saneamiento.

    <

    p> Así, cuatro años después del debut de la plataforma Theta en un vehículo de producción en serie, el Saturn Vue, le toca el turno al Antara, el retorno de Opel al segmento de los todo terreno, una categoría que había abandonado con la defunción del Frontera. A diferencia de su predecesor, el nuevo modelo de Opel se presenta como un todocamino, como un vehículo híbrido con características de berlina, de todo terreno e, incluso, de monovolumen. Así, mientras que el Frontera recurría a un bastidor de largueros, el Antara ha utilizado un monocasco autoportante de acero.

    <

    p> El resultado ha sido, según Opel, un SUV dinámico, confortable en marcha, versátil, y con una ingente dotación de serie sin desdeñar cualidades propias de los todo terreno, como la utilización campera y la robustez.

    Opel confía en vender 40.000 unidades de un modelo fabricado en Corea y que, en España, comenzará a comercializarse en febrero de 2007 en tres versiones mecánicas: dos motores de gasolina (2.4 de 140 CV y 3.2 V6 de 227 CV) y un turbodiesel de 2 litros y 150 CV. Con la llegada de la primavera, la marca ha anunciado una nueva mecánica de gasóleo que se convertirá en la versión de acceso a las versiones Diesel. Se trata del mismo bloque de 2 litros, pero, en este caso, rinde 127 CV gracias a la modificación de la gestión electrónica del motor. Ambos motores incorporan de serie un filtro de partículas Diesel sin mantenimiento.

    Aunque llegará algo después que el resto de la gama, Autopista.es te adelanta algunos de los datos técnicos del motor de 2.0 CDTI de 127 CV.

  • Cilindrada:1.991 cc
  • Potencia : 127 CV a 4.000 rpm
  • Par máximo: 29,5 mkg a 1.800 rpm
  • Velocidad máxima; 166 km/h
  • Aceleración de 0 a 100 km/h: 13,8 s.
  • Consumo medio a los 100 km: 7,6 litros.

    Las tres mecánicas con las que aparece el Antara son las mismas que monta el Chevrolet Captiva en su reciente lanzamiento. No obstante, desde Opel se apresuran a señalar que, aunque Captiva y Antara compartan plataforma y motores, son dos modelos totalmente distintos, con objetivos, imagen y cualidades dinámicas diferentes. Por ejemplo, mientras el Captiva ofrece la opción de montar una tercera fila de asientos a costa de sacrificar maletero, el Antara se queda con cinco y apuesta por mejorar la capacidad de carga con el innovador sistema FlexOrganizer, ya visto en las variantes familiares de las gamas Astra y Vectra, en el Zafira y en el Meriva. Dos raíles en los laterales del suelo de carga permiten enganchar paneles divisorios, ganchos y otro tipo de anclajes y, así, configurar el maletero en diferentes secciones según las necesidades. La ventaja fundamental de este sistema es que permite fijar la carga y evitar que vaya suelta en el maletero.

    El FlexOrganizer no es el único sistema de patente Opel que incorpora el Antara. El Flex-fix, inaugurado con el Corsa, es otro de los elementos prácticos de la firma que en el Antara cobra gran relevancia. Se trata de un dispositivo integrado en la carrocería del vehículo, bajo el paragolpes trasero, que, cuando las necesidades de carga así lo precisan, se extrae a modo de bandeja. Está especialmente indicado para cargar bicicletas y otros objetos voluminosos cuando el maletero está completo.

    Con ambos elementos (Flex-fix y FlexOrganizer) la capacidad para transportar equipaje es uno de sus puntos fuertes. A ello también contribuye la segunda fila de asientos, abatible hasta formar un piso de carga plano, permitiendo ampliar los 370 litros a 865 e, incluso, a los 1.420 cuando se supera el límite establecido por la bandeja cubreequipaje.

    <

    p> Huecos adicionales en los pasos de rueda traseros, una gaveta bajo el asiento del ocupante, redes en los respaldos de los asientos delanteros, compartimentos en los apoyabrazos y otros pequeños espacios amplían las posibilidades de llevar objetos en el Antara, situándolo en la senda de los vehículos familiares.

    <

    p> La calidad de los materiales utilizados en el habitáculo y la ergonomía son dos aspectos también que han sido muy cuidados. El modelo de Opel es sobrio pero efectivo. Es decir, sin caer en las estridencias, exuda un interior agradable, envolvente e, incluso, lujoso, dependiendo del acabado. En esta toma de contacto, nos ha parecido bien rematado y, al igual que en otros modelos de la gama, el acceso a los mandos es sensacional. A ello contribuye la posibilidad de regular el volante en altura y profundidad, completando los distintos reglajes del asiento del conductor (eléctricas en el acabado superior). La consola central cuenta con ciertos detalles estéticos que proporcionan al Antara una identidad propia sin perder un ápice de su origen Opel, como la triple salida de aire acondicionado en la parte superior de la consola central o el freno de mano en forma de asa.

    <

    p> Con esta multitud de detalles estéticos, con la calidad de los remates y con la excelente ergonomía obtenida, el Antara demuestra a las claras que el confort a bordo es uno de sus principales argumentos comerciales.

    Esa búsqueda del confort interno tiene su traslación a una calidad de rodadura propia de turismos. La altura de la carrocería es notable (20 centímetros) y sus dimensiones, voluminosas, pero en carretera se desenvuelve casi como una berlina. Los balanceos de la carrocería apenas se notan, en curvas amplias apenas hay inclinaciones y las suspensiones filtran notablemente las irregularidades del asfalto, sin que se transmitan al interior.

    <

    p> A ello contribuye la tracción integral inteligente de patente Opel que monta el Antara. Conocida bajo las siglas ITCC (Intelligent Torque Controlled Coupling), consta de un diferencial central de control electro-hidráulico que permite distribuir el par a los dos ejes de manera equitativa. Así, en condiciones normales todo el par se concentra en el eje delantero, pero en situaciones de perdida de tracción (no sólo en vías resbaladizas, también en pistas forestales o caminos de grava, por ejemplo) la unidad electrónica que rige la distribución de la fuerza la reparte hasta una proporción del 50/50. Esta centralita también se rige por la cuantificación de otros parámetros, como la posición del pedal del acelerador, el régimen de revoluciones del motor, la velocidad o el ángulo de giro.

    <

    p> Esta pretensión por presentar un todocamino dinámico merma un tanto sus cualidades off-road. Al no disponer de reductora, los paseos camperos se limitan a trazados sencillos y sin demasiadas complicaciones. Su ángulo ventral es de 18,2º, el de ataque 24º y el de salida 23º, cotas que reducen su capacidad de uso todo terreno. Comparándolo, por ejemplo, con la nueva generación del Freelander, uno de sus futuros competidores, el Antara muestra menos cualidades. Pese a ello, cumple con las exigencias del segmento de los todo caminos.

    Autopista.es ha tenido oportunidad de comprobar su respuesta off-road en un trazado que compaginaba tramos del Rally Acrópolis con pasajes forestales. Fuera de la carretera, sobre caminos de tierra permite una conducción ligera, aunque su peso, unos neumáticos, en la versión probada, de medidas 235/55 R18 y una dirección, a nuestro juicio, “demasiado asistida”, creaban cierta inquietud en forma de deriva y flotación en curva. En algunos puntos, hemos golpeado con los bajos, dado que la distancia libre al suelo es “sólo” de 200 mm. Como punto a favor, y para situaciones complicadas, cuenta con un sistema de Control de Descenso de Pendientes, que se activa pulsando un botón y que limita la velocidad máxima a 50 km/h y la Protección Activa Antivuelco. Ambos componentes vienen de siere. El Antara proporciona margen para la diversión siempre que no nos adentremos por terrenos escarpados y con grandes obstáculos.

    <

    p>Las suspensiones delantera McPherson y trasera, multibrazo, son otro elemento que denota la pretensión de Opel de lanzar un modelo dinámicamente parecido a una berlina.

    Ya hemos comentado que el Antara se empezará a vender en España hacia frebero de 2007 en tres versiones mecánicas: los gasolina 2.4 y 3.2 y el turbodiesel 2.0 CDTI. Tanto el propulsor menos potente de gasolina como el de gasóleo llevan asociados una caja de cambios manual de cinco velocidades, mientras que el motor de 227 CV con seis cilindros en V montará únicamente caja de cambios automática, también de cinco velocidades. Esta transmisión estará disponible como opción para el 2.0 CDTI.

    <

    p> En tierras griegas hemos comprobado el funcionamiento de los dos motores más potentes con sus cajas de cambio respectivas. La decisión de dejar sólo cinco velocidades en ambas transmisiones nos parece algo discutible, especialmente, en la automática. Unos desarrollos bastante largos reducen la capacidad de subir de vueltas en el motor de gasolina de 227 CV, algo que se revela con crudeza a ritmos cruceros en carretera y autopistas. Hay que reducir una velocidad o esperar a que llegue a 3.000 vueltas para que muestre toda la fuerza que se le supone a este propulsor.

    <

    p> En la caja de cambios manual las relaciones del cambio están más próximas las unas a las otras, lo cual, unido a un cifra de par máximo de 32 mkg que se obtiene a 2.000 vueltas (por los 29 mkg a 3.200 vueltas del propulsor de gasolina) capacita al Antara a desenvolverse con más fuerza cuando lo necesitamos. El tacto de la palanca de cambios es notable y la inserción, rápida y precisa. Distinta opinión tenemos de la caja automática, donde preferimos recurrir a la opción secuencial para cambiar a nuestro antojo de velocidad. A ritmos cruceros, la sonoridad es baja lo cual redunda en el confort de marcha

    El sucesor del Frontera no puede negar la nueva impronta que Opel ha decidido imponer a sus modelos, mostrando una identidad de marca que, exteriormente, lo diferencia notablemente del Captiva. Los grupos ópticos traseros y delanteros responden a la imagen Opel, con una ubicación sin complicaciones, buscando más la funcionalidad que la estética llamativa.

    <

    p> Las rectas del lateral, los prominentes pasos de rueda y los distintivos faldones denotan robustez y fortaleza, mientras que la alargada línea del techo y las distintivas tomas de aire laterales aportan la dosis necesaria de dinamismo.

    <

    p> La identidad de marca es más acusada en la parte delantera donde la parrilla, con la distintiva moldura cromada y el logotipo de Opel inscrito.

    Opel aún no ha proporcionado los precios del modelo aunque ya ha informado sobre los acabados. En principio, habrá tres: uno básico, otro intermedio (Enjoy) y un tercero superior (Cosmo). No obstante, en el mercado español sólo se comercializarán las dos últimas terminaciones. Considerada la Enjoy, entonces, como la versión de partida en nuestro país, el Antara lleva de serie un ingente conjunto de elementos de seguridad activa y pasiva que incluyen control de tracción –asociado al sistema de tracción total inteligente- ESP con control de frenado en curva, el ya comentado sistema de control de descensos, el ARP, el sistema de Protección Activa Antivuelco, airbags frontales y laterales para conductor y pasajeros delanteros, airbags de cortina delante y detrás, anclajes ISOFIX, cinturones de seguridad de tres puntos de anclaje y reposacabezas en los cinco asientos.

    Las variantes Diesel, como ya ha sido mencionado, llevarán filtro de partículas y también un sistema de calefacción auxiliar Quickheat, que consta de un calentador eléctrico auxiliar para evitar que se empañe el parabrisas. Se activa automáticamente al seleccionar la posición de “máxima calefacción”.

    <

    p> De serie está calzado con neumáticos 235/60 R17 y llantas de aleación de 17 pulgadas. Para las versiones Cosmo, Opel reserva las medidas 235/55 para las gomas en llantas de aleación de 18 pulgadas.

    <

    p> El climatizador electrónico, los asientos delanteros calefactados y el sistema de encendido automático de los faros vienen de serie para toda la gama. Los elementos de confort pueden ser ampliados con la adquisición de la terminación Cosmo, dado que cuenta con volante y pomo de la palanca de cambios forrados en piel, tapicería mixta de cuero y tela en los asientos, sistema de ayuda al aparcamiento, sensor de lluvia, control de velocidad de crucero, ordenador de a bordo y asiento del conductor regulable eléctricamente. Opcionalmente, el comprador podrá ampliar su equipamiento a una dimensión superior con paquetes opcionales Enjoy y Cosmo. El primero sitúa al acabado Enjoy en la senda de la terminación Cosmo al incluir ordenador de a bordo, sistema de ayuda al aparcamiento delantero y trasero, control de velocidad crucero, preinstalación de teléfono móvil con conexión Bluetooth y control por voz.

    <

    p> El paquete Cosmo amplía el lujo interno gracias a los asientos tapizados en piel, los faros de xenón con lavafaros y el sistema de control de presión de los neumáticos y espejos retrovisores plegables eléctricamente.

    <

    p> Para quienes estén dispuestos a equipar aún más su Antara, Opel les reserva la posibilidad de incorporar sistema de navegación, techo solar practicable eléctricamente y equipo de audio compatible con MP3.

    El Diesel 150 CV es sin duda alguna la versión más lógica del Antara, de ahí que buena parte de las pretensiones de venta de Opel, radicadas en 40.000 unidades, pasen por el éxito comercial de la versión. Argumentos tiene y muchos, pero competidores que aportan cosas diferentes también. No obstante, en la marca confían que la tendencia alcista de la categoría de los todocaminos les permita gozar de un suculento trozo del pastel.

    <

    p> Auguramos una buena respuesta, dado que Opel parece haber sabido satisfacer las exigencias fundamentales del cliente prototípico de este sector, que busca un vehículo de utilización de diaria, cómodo y que, en ocasiones, le permita tener una aventura. A ello, suma un elenco de soluciones prácticas que ya han tenido éxito en otros modelos de la gama, fundamentalmente, elementos que amplían la versatilidad y funcionalidad del modelo, y una ingente dotación de serie.

    <

    p> No sabemos el precio final, pero creemos que no será de los más económicos del segmento y ello en una categoría dominada por las realizaciones coreanas puede ser un hándicap. Su buena acogida comercial dependerá, a nuestro juicio, de cómo sepa Opel vender ese nivel superior que, dicen en Opel, representa el Antara con su refinamiento de marcha y su completa dotación.

    Galería relacionada

    Opel_antara_img

  • Te recomendamos

    Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

    Un SUV a la última en tecnología y adaptado a los tiempos modernos. El MINI Countryma...

    Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

    Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

    El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...

    El Mitsubishi Eclipse Cross llegó rompiendo moldes entre los SUV compactos del mercad...