Publicidad

Primera prueba: Opel Adam S, con motor de 150 CV

Esta nueva versión S del urbanita de la marca aprovecha la dinámica base de partida de todo Adam para convertirse en un verdadero deportivo.
Lorenzo Alcocer -
Primera prueba: Opel Adam S, con motor de 150 CV
Primera prueba: Opel Adam S, con motor de 150 CV

No es que un pequeño y especializado modelo urbano no pueda derivar en un deportivo, cuando de hecho es una fórmula muy común, pero me había llamado la atención el dinamismo que te transmitía hasta el Adam que, por motor, parecía destinado a moverse exclusivamente entre atascos. Quizá se justifica porque el Adam ha sido el modelo con el que Opel ha desarrollado su programa deportivo este último año. En concreto, un Adam R2 ha corrido diferentes campeonatos de rallies, entre ellos el nacional español.

Opel Adam SPor todo esto, el Adam S parece una versión consecuente con el espíritu del modelo. Cuenta con un motor de gasolina 1.4 Turbo con apertura y cierre variable de las fases de admisión y escape, que desarrolla 150 CV y 22,5 mkg, y trabaja con una caja de cambios manual de 6 velocidades con desarrollos bien ajustados a la deportividad pretendida. El chasis se ha adecuado a las prestaciones del motor, con muelles y amortiguadores específicos, obviamente con tarados más firmes.

El eje torsional trasero se ha recolocado para darle igualmente mayor resistencia a la torsión; se ha reprogramado el software de la dirección eléctrica (por cierto, ajuste que se llevará al resto de la gama) y finalmente se ha recurrido al equipo de frenos del anterior Corsa OPC de 192 CV (discos delanteros de 308 mm de Ø  y traseros de 264) para equilibrar el conjunto. Las llantas de 17 pulgadas con neumáticos de 215/45 puedes sustituirlas por conjuntos 235/35 R18. Y, finalmente, al S le puedes desconectar el control de estabilidad ESP para aprovechar en mayor medida las cualidades de su bastidor.

Una ojeada exterior te lleva a descubrir un nuevo spolier posterior a continuación del techo, un paragolpes rediseñado condicionado por la nueva salida del escape y, por delante, un labio más profundo en el faldón. Dispones de hasta 10 colores de carrocería y 5 de techo para combinar, con un inédito y exclusivo rojo para el techo. Por dentro, la personalización, como en todo Adam, es "infinita". Opcionalmente, aporta unos impactantes baquets firmados por Recaro y cuenta con toda la tecnología del momento, destacando su sistema multimedia con conexión a internet.

Atómico

Opel Adam SPor fuera ya te insinúa que no es un Adam cualquiera y con los fantásticos Recaro no te queda ninguna duda. El volante es muy grande y ancho de aro, algo que a mi particularmente me gusta. Empiezas a rodar y el Adam S te tramite una firmeza de pisada muy elevada. Lo sientes muy sólido y reactivo a tus indicaciones de dirección, freno y acelerador... vamos, como un Mini y ese espíritu "feeling go kart". El motor se siente lleno desde abajo del todo. No tiene un "momento turbo", sino que desde 1.000 hasta 6.500 rpm, donde corta, empuja con fuerza, pero muy linealmente, lejos de la explosividad de los OPC de la marca. Se deja llevar rápido con mucha facilidad, sin ningún estrés que pudiera venir de sus rápidas reacciones y corta batalla. Es muy ágil, pero no violento. Te sientes seguro e imbatible en carreteras como las que circulamos en Portugal, tramos en los que se corre el Mundial de Rallies. Toda una declaración de intenciones y de confianza por parte de Opel

El Adam S gira con poco volanteo, apoya muy rápido sin sensación de balanceo, tracciona limpiamente y acelera tanto, como para dejar el crono en 8,5 segundos en el paso de 0 a 100 km/h.  Los frenos tienen tacto y mordiente para clavar al Adam S justo ahí, y sospecho que garantizarán buena resistencia al trabajo duro y continuado. Al Adam S lo disfrutas exponencialmente en este tipo de trazados, donde todo está a punto para que sea un matagigantes. En tramos más abiertos de "línea recta" le sobra firmeza de suspensión cuando el asfalto está bacheado, pero no es un coche tan radical como es su otro rival, el Abarth 500. Este Adam S rezuma cierto aroma premium: es un coche que parece estar muy bien hecho y acabado. Llegará a España sobre marzo. Su precio, por ahora es una incógnita.

Galería relacionada

Opel Adam S, pequeño deportivo