Audi A3 2.0 TDI 140 CV

Se ha hecho esperar y desear, pero al fin lo tenemos en nuestras manos. El A3, el compacto de Audi que ha sido un auténtico éxito de ventas, sale de las manos de los diseñadores con modificaciones discretas pero decisivas. Ahora pasea un aire más aguerrido, más sólido y más deportivo. Probamos los primeros el novísimo motor 2.0 TDI de 140 CV para que veas cómo ha cambiado este coche y cómo van a tener que cambiar sus rivales para no quedarse atrás.
-
Audi A3 2.0 TDI 140 CV

Con todo, el conjunto de la suspensión resulta muy equilibrado, sobre todo en el acabado Ambition, que lleva un formato algo más deportivo de serie. Por un lado, se han endurecido un poco los tarados: lo suficiente como para eliminar aquellos criticados cabeceos del viejo A3. Por otro, una amortiguación mejor afinada proporciona un filtrado excelente. Ahora los baches ni se notan y el confort en el habitáculo no se pierde nunca. El coche resulta extraordinariamente cómodo en cualquier circunstancia y, pese a sus grandes cualidades deportivas, no es uno de esos modelos que trituran la espalda de los ocupantes a poco que se vaya rápido.

Otra mejora llamativa del bastidor es la dirección, que ahora es electromecánica. Esto significa que la asistencia sólo consume energía cuando se produce el giro, con lo que el sistema electrónico debe calcular constantemente el tipo de giro que se hace para determinar el grado de asistencia. Al contrario que en otros modelos que utilizan esta alternativa, en el A3 el tacto de la dirección es muy natural y la información que se recibe del suelo es veraz, sin falsos filtros ni intermediarios extraños.

En suma, estamos ante un bastidor de primera línea, muy por encima del anterior y al máximo nivel dentro de su segmento. El A3 es ahora un coche más aplomado, de mejor pisar. Entra en las curvas con decisión, sin ningún atisbo de duda y, lo que es mejor, las negocia con docilidad y nobleza. Sólo levantando el pie del acelerador en apoyos fuertes se aprecian vicios. En esas circunstancias (especialmente sin el ESP) la zaga muestra su talante vivo y cobra presencia en la conducción. Si uno gusta de ese tipo de reacciones, se divertirá de lo lindo dejando que la trasera se deslice redondeando las curvas. Si no, con levantar el pie (o con dar más gas) se habrá solucionado el problema.

Por lo demás, no caben más que elogios. La dirección contribuye de forma decisiva a este buen desempeño, pues guía al coche con firmeza y no consiente desmanes: lo que el conductor piensa es lo que las ruedas hacen. Las ruedas, unas 225/45 en llanta de 17”, ponen su aportación para mantener al A3 bien sujeto al suelo. En el "debe" del bastidor hay que hacer una anotación sobre los frenos, que son eficaces y resistentes, pero que tienen un tacto muy extraño, con un primer tramo muy flojo y luego otro más consistente.

Con un bastidor así, lo que hace falta es un motor poderoso que permita extraer todas las posibilidades dinámicas que ofrece. El 2.0 TDI es un propulsor nuevo en la gama Audi. Ofrece 140 CV nominales que, en el banco de rodillos, han llegado hasta casi los 150 CV. La verdad es que esperábamos más, porque el 130 llegó hasta los 147, pero no está mal, sobre todo por la gran presencia de par.
De antemano parece máquina suficiente, pero, en realidad, no está a la altura del chasis. Y no porque sea un motor malo o lento, sino porque el bastidor está llamado a metas muy altas.

Este 2.0 TDI tiene poco que ver con sus hermanos TDI de camadas anteriores. Ha modificado notablemente su forma de trabajar y el cambio es llamativo por lo que tiene de civilizador. Si los TDI anteriores, sobre todo el de 130 CV, eran bruscos y violentos en la entrega de la potencia, este nuevo 2.0 contrasta por la suavidad con que libera la fuerza y, sobre todo, por tener más par disponible en zonas del motor que antes estaban mucho más despobladas.
De paso, hay que señalar que el ruido que hace es algo más agradable y dulce, (aunque todavía ruidoso) y, desde luego, más refinado en su funcionamiento general, acercándose a los HDI de PSA y los JTD de Alfa.
Así, el primer tramo del cuentavueltas, por debajo de las 2.000 rpm, tiene mucho más que ofrecer. Por la parte alta, lo mismo: se estira hasta las 5.000 sin ningún problema.

Este mayor rango de utilización permite que el motor sea más suave y aprovechable y, además, produce un efecto muy curioso. Acostumbrados al clásico empujón de los TDI del grupo VAG a partir de las 2.500 vueltas, nos sorprendemos en este A3 esperando esa “patada” que no llega y, sin darnos cuenta, nos colocamos a velocidades inconfesables. A 2.500 giros, este coche va tan rápido o más que cualquiera de sus parientes y rivales cercanos y, encima, lo hace sin darse importancia, casi sin querer. Un par de 36,4 mkg es el culpable de esta capacidad para correr, mientras que la suspensión se encarga de que no percibamos la pelea de las ruedas con la carretera para mantener ese ritmo.

Este 2.0 TDI nace del viejo 1.9 y es el primer 2 litros turbodiésel que utiliza Audi. Para confeccionarlo, se ha aumentado el taladro de los cuatro cilindros, con lo que llegan a los dos litros de desplazamiento. Además, se ha trabajado mucho sobre la culata, que, por primera vez, cuenta con cuatro válvulas por cilindro. Volkswagen sigue apostando por la tecnología de bomba inyector y no se adentra en el terreno del common rail. En esta ocasión utilizan una bomba rediseñada gracias a la cual logran una altísima presión de inyección, sobre los 2.050 bares, pero, a cambio, obtienen un motor más ruidoso. Con el 2.0 el ruido se deja sentir sobre todo al acelerar y, con respecto al 130 CV, es más sonoro en casi todas las mediciones.

<

p> Este propulsor estrena también un mecanismo de arranque rápido Diesel que mejora el contacto en condiciones de frío. Otro componente, en este caso ya conocido, es el turbo de geometría variable.
El motor es realmente bueno. Con él, el A3 contamina menos que otros motores anteriores y cumple de largo con las especificaciones de la norma EU-IV.

<

p> Además, acelera mucho (un 0-100km/h de 9,4 segundos), es rápido (207 km/h de velocidad punta) y gasta poco. Es verdad que, pensando en sus antecendentes "familiares", podía dar más de sí, sobre todo más potencia, pero lo que da de sí no es desdeñable. No es tan rápido como los 147 o su antecesor de 130 CV, pero las diferencias son mínimas y quizá atribuibles a un mayor peso del recién llegado y a sus largos desarrollos.

<

p>

Modelo
0-100 km/h
De 80 a 120 en 4ª
Consumo medio
Audi A3. 2.0 TDI 140
9,4 segundos
7,22 segundos
6,6 litros.
Audi A3. 1.9 TDI 130
8,3 segundos
7,15 segundos
6,4 litros.
Alfa 147 1.9 JTD 140
9,0 segundos
6,6 segundos
6,6 litros.











Fuente: Datos de nuestro Centro Técnico.

Untitled Document

En el buen rendimiento del motor también tiene mucho que decir la caja de cambios de seis relaciones (de serie), que funciona muy bien y se maneja con precisión y rapidez. La última marcha es muy larga y se apaga un poco si la carretera se levanta, pero facilita mucho las cosas en autopista y deja los consumos en unos máximos de 5,8 litros en este tipo de vías (6,6 de media ponderada). Por debajo, la cuarta y la quinta se solapan un poco y, en carretera fácil, da casi igual ir en una que en otra. Con ellas, las recuperaciones son pan comido en cualquier carretera abierta, aunque son algo peores que las del Alfa 147 y las del A3 de 130 CV.

<

p> Las marchas más bajas son más apropiadas para las zonas reviradas, ahí donde el bastidor nos permite divertirnos conduciendo. Para este tipo de trabajo da la impresión de que hay un desfase entre la segunda y la tercera. La una se acaba enseguida y la otra se antoja algo larga: tarda en tirar y, cuando empieza a hacerlo bien, ya tenemos que reducir para encarar otra curva. Ese desajuste contribuye a que este motor se nos quede un poco corto cuando lo ponemos al lado del bastidor.

<

p> Pese a este mínimo problema, haciendo balance, estamos otra vez ante el nacimiento de un rival intratable. Es verdad que el cambio estético ha sido más bien tímido, pero también es verdad que las mejoras dinámicas son espectaculares. Si no convence por una cosa, convencerá por otra, porque argumentos le sobran.

Galería relacionada

Audi A3 2.0 TDI

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...