Volkswagen Passat 1.9 TDI/130 CV

Se suele decir que la gran literatura está hecha de pequeños detalles. Hermut Warkuss, jefe de diseño de la marca está de acuerdo con esta afirmación. Al menos, así lo hizo ver durante la presentación internacional del modelo que pone techo, de momento, a la gama de Volkswagen.
-
Volkswagen Passat 1.9 TDI/130 CV
Volkswagen Passat 1.9 TDI/130 CV

Para su nueva andadura, los responsables del Passat han introducido retoques, "detalles", en el exterior. Destaca sobre todo el nuevo frontal, con una parrilla más grande y un morro muy inclinado hacia delante, lo que hace que el coche gane en empaque y aspecto dinámico. Después, lo más sobresaliente es la invasión de cromados que experimenta el modelo. "Creemos que es un buen momento para recuperar el cromo", asegura Warkuss. También indica que con este cambio tratan de acentuar la sensación de lujo del coche. Su principal aplicación se encuentra en las molduras que envuelven las ventanillas.

Las ópticas delanteras cambian y, además de poder optar por faros bixenón , se acercan a las del Bora, con un diseño más liso. Las traseras, en cambio, están más próximas a las del Skoda Fabia, aunque el piloto de marcha atrás parte en dos el grupo.

El Passat Variant es uno de esos coches inequívocamente pensados para la familia: espacioso hasta extremos realmente sorprendentes. Se puede asociar a cualquier combinación mecánica de la gama, pero su comportamiento dinámico es peor que el de la berlina. Más pesado, su paso por curva carece de la pasmosa estabilidad que tiene el Passat normal, al menos a coche descargado. No quiere esto decir que sea malo, sino que sus mayores inercias obligan a cuidar un poco más la conducción y no conviene ponerle en aprietos, pese a que el ESP ahuyenta rápidamente cualquier pérdida de trayectoria. En cuanto a sus ventajas, basta con echar un vistazo a su maletero para comprenderlas. Los 1.600 litros de capacidad dan una idea de sus posibilidades. Incluye una red portabultos de gran resistencia que se ancla al techo y un tapamaletero que se repliega como una persiana. También dispone de barras portaequipaje en color negro.

En el interior también hay pequeños detalles que modifican sensiblemente su apariencia. En el salpicadero hay que reseñar los aros cromados que circundan los relojes, y un pequeño marcador digital que informa de la ruta a seguir y del consumo del coche, entre otras cosas. Es novedad la reformada consola central, con un sofisticado sistema de navegación que estrena rastreador de emisoras de radio para elegir las mejores rutas en función del estado del tráfico. En cuanto a su habitabilidad, el Passat resulta un coche muy confortable. Sólo se le puede poner una pega: el voluminoso túnel de transmisión, necesario para las versiones con tracción total, que en la parte trasera incomoda mucho al pasajero de la plaza central.

El maletero es amplio: 400 litros de capacidad para la carrocería berlina que se transforman en 800 si se abaten los asientos traseros. Estas cifras pasan a ser 495 y 1.600 litros para la carrocería familiar, el Variant . En cuanto a los niveles de acabado ,hay que reseñar tres escalones por encima de la versión más básica: Comfortline, Trendline y Highline.

En la configuración mínima hay que señalar el aire acondicionado, los retrovisores exteriores con regulación eléctrica, elevalunas eléctricos delanteros, columna de dirección regulable vertical y axialmente, apertura remota del maletero y del depósito, dirección asistida, cristales antitérmicos y cierre centralizado con mando a distancia entre mucho más. A esto hay que añadir un reposabrazos central en la parte delantera, dos portavasos más, asientos aterciopelados y elevalunas eléctrico en la parte trasera para la modalidad Comfortline. También cuenta con alarma antirrobo, llantas de aleación de 16 pulgadas y molduras laterales cromadas. Para el Trendline se han introducido el volante de cuero de tres radios y los asientos deportivos con apoyo lumbar. El acabado más exclusivo, el Highline, lleva tapicería de piel/Alcántara, asientos delanteros con calefacción, molduras cromadas en los laterales, preinstalación de mecanismo Isofix para sillitas de niños, barras portaequipajes también cromadas y difusores lavaparabrisas calefactables.

Extras de alto nivel Como equipamiento opcional, nos encontramos con el ya comentado sistema de guía por radio que interactúa con las emisiones de radio que le informan del estado del tráfico que permite escuchar una emisora diferente a la que el sistema emplea para actualizar sus datos. Este elemento de navegación y radio puede completarse con un sintonizador de televisión y un cargador de CD. Los faros bixenón también son un extra que, además, contribuye a la reducción del consumo energético del vehículo. Lo mismo que el techo corredizo solar, que incorpora 28 paneles fotoeléctricos pensados para alimentar el ventilador interior cuando el coche está estacionado sin necesidad de utilizar las baterías. Su empleo permite reducir la temperatura del habitáculo hasta en 28ºC.

Para terminar, se puede contar con un sistema de aparcamiento asistido y un volante multifunción, además de acabados en maderas nobles y acondicionador automático de temperatura Climatronic. Para los amantes del "look racing" y un buen acoplamiento con el vehículo, se ofrecen asientos Recaro.

Claro que, tras un primer contacto visual en el que sólo se aprecian esos detalles, nos damos cuenta de que la nueva edición ha sido notablemente modificada y ampliada. La obra gana en envergadura, suma 2,8 centímetros más de longitud y, en general, tiene un cierto parecido con el Audi A6, un referente de la categoría inmediatamente superior.

Para su nueva andadura, los responsables del Passat han introducido retoques, "detalles", en el exterior. Destaca sobre todo el nuevo frontal, con una parrilla más grande y un morro muy inclinado hacia delante, lo que hace que el coche gane en empaque y aspecto dinámico. Después, lo más sobresaliente es la invasión de cromados que experimenta el modelo. "Creemos que es un buen momento para recuperar el cromo", asegura Warkuss. También indica que con este cambio tratan de acentuar la sensación de lujo del coche. Su principal aplicación se encuentra en las molduras que envuelven las ventanillas.

Las ópticas delanteras cambian y, además de poder optar por faros bixenón , se acercan a las del Bora, con un diseño más liso. Las traseras, en cambio, están más próximas a las del Skoda Fabia, aunque el piloto de marcha atrás parte en dos el grupo.

El Passat Variant es uno de esos coches inequívocamente pensados para la familia: espacioso hasta extremos realmente sorprendentes. Se puede asociar a cualquier combinación mecánica de la gama, pero su comportamiento dinámico es peor que el de la berlina. Más pesado, su paso por curva carece de la pasmosa estabilidad que tiene el Passat normal, al menos a coche descargado. No quiere esto decir que sea malo, sino que sus mayores inercias obligan a cuidar un poco más la conducción y no conviene ponerle en aprietos, pese a que el ESP ahuyenta rápidamente cualquier pérdida de trayectoria. En cuanto a sus ventajas, basta con echar un vistazo a su maletero para comprenderlas. Los 1.600 litros de capacidad dan una idea de sus posibilidades. Incluye una red portabultos de gran resistencia que se ancla al techo y un tapamaletero que se repliega como una persiana. También dispone de barras portaequipaje en color negro.

En el interior también hay pequeños detalles que modifican sensiblemente su apariencia. En el salpicadero hay que reseñar los aros cromados que circundan los relojes, y un pequeño marcador digital que informa de la ruta a seguir y del consumo del coche, entre otras cosas. Es novedad la reformada consola central, con un sofisticado sistema de navegación que estrena rastreador de emisoras de radio para elegir las mejores rutas en función del estado del tráfico. En cuanto a su habitabilidad, el Passat resulta un coche muy confortable. Sólo se le puede poner una pega: el voluminoso túnel de transmisión, necesario para las versiones con tracción total, que en la parte trasera incomoda mucho al pasajero de la plaza central.

El maletero es amplio: 400 litros de capacidad para la carrocería berlina que se transforman en 800 si se abaten los asientos traseros. Estas cifras pasan a ser 495 y 1.600 litros para la carrocería familiar, el Variant . En cuanto a los niveles de acabado ,hay que reseñar tres escalones por encima de la versión más básica: Comfortline, Trendline y Highline.

En la configuración mínima hay que señalar el aire acondicionado, los retrovisores exteriores con regulación eléctrica, elevalunas eléctricos delanteros, columna de dirección regulable vertical y axialmente, apertura remota del maletero y del depósito, dirección asistida, cristales antitérmicos y cierre centralizado con mando a distancia entre mucho más. A esto hay que añadir un reposabrazos central en la parte delantera, dos portavasos más, asientos aterciopelados y elevalunas eléctrico en la parte trasera para la modalidad Comfortline. También cuenta con alarma antirrobo, llantas de aleación de 16 pulgadas y molduras laterales cromadas. Para el Trendline se han introducido el volante de cuero de tres radios y los asientos deportivos con apoyo lumbar. El acabado más exclusivo, el Highline, lleva tapicería de piel/Alcántara, asientos delanteros con calefacción, molduras cromadas en los laterales, preinstalación de mecanismo Isofix para sillitas de niños, barras portaequipajes también cromadas y difusores lavaparabrisas calefactables.

Extras de alto nivel Como equipamiento opcional, nos encontramos con el ya comentado sistema de guía por radio que interactúa con las emisiones de radio que le informan del estado del tráfico que permite escuchar una emisora diferente a la que el sistema emplea para actualizar sus datos. Este elemento de navegación y radio puede completarse con un sintonizador de televisión y un cargador de CD. Los faros bixenón también son un extra que, además, contribuye a la reducción del consumo energético del vehículo. Lo mismo que el techo corredizo solar, que incorpora 28 paneles fotoeléctricos pensados para alimentar el ventilador interior cuando el coche está estacionado sin necesidad de utilizar las baterías. Su empleo permite reducir la temperatura del habitáculo hasta en 28ºC.

Para terminar, se puede contar con un sistema de aparcamiento asistido y un volante multifunción, además de acabados en maderas nobles y acondicionador automático de temperatura Climatronic. Para los amantes del "look racing" y un buen acoplamiento con el vehículo, se ofrecen asientos Recaro.

Claro que, tras un primer contacto visual en el que sólo se aprecian esos detalles, nos damos cuenta de que la nueva edición ha sido notablemente modificada y ampliada. La obra gana en envergadura, suma 2,8 centímetros más de longitud y, en general, tiene un cierto parecido con el Audi A6, un referente de la categoría inmediatamente superior.

Para su nueva andadura, los responsables del Passat han introducido retoques, "detalles", en el exterior. Destaca sobre todo el nuevo frontal, con una parrilla más grande y un morro muy inclinado hacia delante, lo que hace que el coche gane en empaque y aspecto dinámico. Después, lo más sobresaliente es la invasión de cromados que experimenta el modelo. "Creemos que es un buen momento para recuperar el cromo", asegura Warkuss. También indica que con este cambio tratan de acentuar la sensación de lujo del coche. Su principal aplicación se encuentra en las molduras que envuelven las ventanillas.

Las ópticas delanteras cambian y, además de poder optar por faros bixenón , se acercan a las del Bora, con un diseño más liso. Las traseras, en cambio, están más próximas a las del Skoda Fabia, aunque el piloto de marcha atrás parte en dos el grupo.

El Passat Variant es uno de esos coches inequívocamente pensados para la familia: espacioso hasta extremos realmente sorprendentes. Se puede asociar a cualquier combinación mecánica de la gama, pero su comportamiento dinámico es peor que el de la berlina. Más pesado, su paso por curva carece de la pasmosa estabilidad que tiene el Passat normal, al menos a coche descargado. No quiere esto decir que sea malo, sino que sus mayores inercias obligan a cuidar un poco más la conducción y no conviene ponerle en aprietos, pese a que el ESP ahuyenta rápidamente cualquier pérdida de trayectoria. En cuanto a sus ventajas, basta con echar un vistazo a su maletero para comprenderlas. Los 1.600 litros de capacidad dan una idea de sus posibilidades. Incluye una red portabultos de gran resistencia que se ancla al techo y un tapamaletero que se repliega como una persiana. También dispone de barras portaequipaje en color negro.

En el interior también hay pequeños detalles que modifican sensiblemente su apariencia. En el salpicadero hay que reseñar los aros cromados que circundan los relojes, y un pequeño marcador digital que informa de la ruta a seguir y del consumo del coche, entre otras cosas. Es novedad la reformada consola central, con un sofisticado sistema de navegación que estrena rastreador de emisoras de radio para elegir las mejores rutas en función del estado del tráfico. En cuanto a su habitabilidad, el Passat resulta un coche muy confortable. Sólo se le puede poner una pega: el voluminoso túnel de transmisión, necesario para las versiones con tracción total, que en la parte trasera incomoda mucho al pasajero de la plaza central.

El maletero es amplio: 400 litros de capacidad para la carrocería berlina que se transforman en 800 si se abaten los asientos traseros. Estas cifras pasan a ser 495 y 1.600 litros para la carrocería familiar, el Variant . En cuanto a los niveles de acabado ,hay que reseñar tres escalones por encima de la versión más básica: Comfortline, Trendline y Highline.

En la configuración mínima hay que señalar el aire acondicionado, los retrovisores exteriores con regulación eléctrica, elevalunas eléctricos delanteros, columna de dirección regulable vertical y axialmente, apertura remota del maletero y del depósito, dirección asistida, cristales antitérmicos y cierre centralizado con mando a distancia entre mucho más. A esto hay que añadir un reposabrazos central en la parte delantera, dos portavasos más, asientos aterciopelados y elevalunas eléctrico en la parte trasera para la modalidad Comfortline. También cuenta con alarma antirrobo, llantas de aleación de 16 pulgadas y molduras laterales cromadas. Para el Trendline se han introducido el volante de cuero de tres radios y los asientos deportivos con apoyo lumbar. El acabado más exclusivo, el Highline, lleva tapicería de piel/Alcántara, asientos delanteros con calefacción, molduras cromadas en los laterales, preinstalación de mecanismo Isofix para sillitas de niños, barras portaequipajes también cromadas y difusores lavaparabrisas calefactables.

Extras de alto nivel Como equipamiento opcional, nos encontramos con el ya comentado sistema de guía por radio que interactúa con las emisiones de radio que le informan del estado del tráfico que permite escuchar una emisora diferente a la que el sistema emplea para actualizar sus datos. Este elemento de navegación y radio puede completarse con un sintonizador de televisión y un cargador de CD. Los faros bixenón también son un extra que, además, contribuye a la reducción del consumo energético del vehículo. Lo mismo que el techo corredizo solar, que incorpora 28 paneles fotoeléctricos pensados para alimentar el ventilador interior cuando el coche está estacionado sin necesidad de utilizar las baterías. Su empleo permite reducir la temperatura del habitáculo hasta en 28ºC.

Para terminar, se puede contar con un sistema de aparcamiento asistido y un volante multifunción, además de acabados en maderas nobles y acondicionador automático de temperatura Climatronic. Para los amantes del "look racing" y un buen acoplamiento con el vehículo, se ofrecen asientos Recaro.

Claro que, tras un primer contacto visual en el que sólo se aprecian esos detalles, nos damos cuenta de que la nueva edición ha sido notablemente modificada y ampliada. La obra gana en envergadura, suma 2,8 centímetros más de longitud y, en general, tiene un cierto parecido con el Audi A6, un referente de la categoría inmediatamente superior.

Para su nueva andadura, los responsables del Passat han introducido retoques, "detalles", en el exterior. Destaca sobre todo el nuevo frontal, con una parrilla más grande y un morro muy inclinado hacia delante, lo que hace que el coche gane en empaque y aspecto dinámico. Después, lo más sobresaliente es la invasión de cromados que experimenta el modelo. "Creemos que es un buen momento para recuperar el cromo", asegura Warkuss. También indica que con este cambio tratan de acentuar la sensación de lujo del coche. Su principal aplicación se encuentra en las molduras que envuelven las ventanillas.

Las ópticas delanteras cambian y, además de poder optar por faros bixenón , se acercan a las del Bora, con un diseño más liso. Las traseras, en cambio, están más próximas a las del Skoda Fabia, aunque el piloto de marcha atrás parte en dos el grupo.

El Passat Variant es uno de esos coches inequívocamente pensados para la familia: espacioso hasta extremos realmente sorprendentes. Se puede asociar a cualquier combinación mecánica de la gama, pero su comportamiento dinámico es peor que el de la berlina. Más pesado, su paso por curva carece de la pasmosa estabilidad que tiene el Passat normal, al menos a coche descargado. No quiere esto decir que sea malo, sino que sus mayores inercias obligan a cuidar un poco más la conducción y no conviene ponerle en aprietos, pese a que el ESP ahuyenta rápidamente cualquier pérdida de trayectoria. En cuanto a sus ventajas, basta con echar un vistazo a su maletero para comprenderlas. Los 1.600 litros de capacidad dan una idea de sus posibilidades. Incluye una red portabultos de gran resistencia que se ancla al techo y un tapamaletero que se repliega como una persiana. También dispone de barras portaequipaje en color negro.

En el interior también hay pequeños detalles que modifican sensiblemente su apariencia. En el salpicadero hay que reseñar los aros cromados que circundan los relojes, y un pequeño marcador digital que informa de la ruta a seguir y del consumo del coche, entre otras cosas. Es novedad la reformada consola central, con un sofisticado sistema de navegación que estrena rastreador de emisoras de radio para elegir las mejores rutas en función del estado del tráfico. En cuanto a su habitabilidad, el Passat resulta un coche muy confortable. Sólo se le puede poner una pega: el voluminoso túnel de transmisión, necesario para las versiones con tracción total, que en la parte trasera incomoda mucho al pasajero de la plaza central.

El maletero es amplio: 400 litros de capacidad para la carrocería berlina que se transforman en 800 si se abaten los asientos traseros. Estas cifras pasan a ser 495 y 1.600 litros para la carrocería familiar, el Variant . En cuanto a los niveles de acabado ,hay que reseñar tres escalones por encima de la versión más básica: Comfortline, Trendline y Highline.

En la configuración mínima hay que señalar el aire acondicionado, los retrovisores exteriores con regulación eléctrica, elevalunas eléctricos delanteros, columna de dirección regulable vertical y axialmente, apertura remota del maletero y del depósito, dirección asistida, cristales antitérmicos y cierre centralizado con mando a distancia entre mucho más. A esto hay que añadir un reposabrazos central en la parte delantera, dos portavasos más, asientos aterciopelados y elevalunas eléctrico en la parte trasera para la modalidad Comfortline. También cuenta con alarma antirrobo, llantas de aleación de 16 pulgadas y molduras laterales cromadas. Para el Trendline se han introducido el volante de cuero de tres radios y los asientos deportivos con apoyo lumbar. El acabado más exclusivo, el Highline, lleva tapicería de piel/Alcántara, asientos delanteros con calefacción, molduras cromadas en los laterales, preinstalación de mecanismo Isofix para sillitas de niños, barras portaequipajes también cromadas y difusores lavaparabrisas calefactables.

Extras de alto nivel Como equipamiento opcional, nos encontramos con el ya comentado sistema de guía por radio que interactúa con las emisiones de radio que le informan del estado del tráfico que permite escuchar una emisora diferente a la que el sistema emplea para actualizar sus datos. Este elemento de navegación y radio puede completarse con un sintonizador de televisión y un cargador de CD. Los faros bixenón también son un extra que, además, contribuye a la reducción del consumo energético del vehículo. Lo mismo que el techo corredizo solar, que incorpora 28 paneles fotoeléctricos pensados para alimentar el ventilador interior cuando el coche está estacionado sin necesidad de utilizar las baterías. Su empleo permite reducir la temperatura del habitáculo hasta en 28ºC.

Para terminar, se puede contar con un sistema de aparcamiento asistido y un volante multifunción, además de acabados en maderas nobles y acondicionador automático de temperatura Climatronic. Para los amantes del "look racing" y un buen acoplamiento con el vehículo, se ofrecen asientos Recaro.

Claro que, tras un primer contacto visual en el que sólo se aprecian esos detalles, nos damos cuenta de que la nueva edición ha sido notablemente modificada y ampliada. La obra gana en envergadura, suma 2,8 centímetros más de longitud y, en general, tiene un cierto parecido con el Audi A6, un referente de la categoría inmediatamente superior.

Para su nueva andadura, los responsables del Passat han introducido retoques, "detalles", en el exterior. Destaca sobre todo el nuevo frontal, con una parrilla más grande y un morro muy inclinado hacia delante, lo que hace que el coche gane en empaque y aspecto dinámico. Después, lo más sobresaliente es la invasión de cromados que experimenta el modelo. "Creemos que es un buen momento para recuperar el cromo", asegura Warkuss. También indica que con este cambio tratan de acentuar la sensación de lujo del coche. Su principal aplicación se encuentra en las molduras que envuelven las ventanillas.

Las ópticas delanteras cambian y, además de poder optar por faros bixenón , se acercan a las del Bora, con un diseño más liso. Las traseras, en cambio, están más próximas a las del Skoda Fabia, aunque el piloto de marcha atrás parte en dos el grupo.

El Passat Variant es uno de esos coches inequívocamente pensados para la familia: espacioso hasta extremos realmente sorprendentes. Se puede asociar a cualquier combinación mecánica de la gama, pero su comportamiento dinámico es peor que el de la berlina. Más pesado, su paso por curva carece de la pasmosa estabilidad que tiene el Passat normal, al menos a coche descargado. No quiere esto decir que sea malo, sino que sus mayores inercias obligan a cuidar un poco más la conducción y no conviene ponerle en aprietos, pese a que el ESP ahuyenta rápidamente cualquier pérdida de trayectoria. En cuanto a sus ventajas, basta con echar un vistazo a su maletero para comprenderlas. Los 1.600 litros de capacidad dan una idea de sus posibilidades. Incluye una red portabultos de gran resistencia que se ancla al techo y un tapamaletero que se repliega como una persiana. También dispone de barras portaequipaje en color negro.

En el interior también hay pequeños detalles que modifican sensiblemente su apariencia. En el salpicadero hay que reseñar los aros cromados que circundan los relojes, y un pequeño marcador digital que informa de la ruta a seguir y del consumo del coche, entre otras cosas. Es novedad la reformada consola central, con un sofisticado sistema de navegación que estrena rastreador de emisoras de radio para elegir las mejores rutas en función del estado del tráfico. En cuanto a su habitabilidad, el Passat resulta un coche muy confortable. Sólo se le puede poner una pega: el voluminoso túnel de transmisión, necesario para las versiones con tracción total, que en la parte trasera incomoda mucho al pasajero de la plaza central.

El maletero es amplio: 400 litros de capacidad para la carrocería berlina que se transforman en 800 si se abaten los asientos traseros. Estas cifras pasan a ser 495 y 1.600 litros para la carrocería familiar, el Variant . En cuanto a los niveles de acabado ,hay que reseñar tres escalones por encima de la versión más básica: Comfortline, Trendline y Highline.

En la configuración mínima hay que señalar el aire acondicionado, los retrovisores exteriores con regulación eléctrica, elevalunas eléctricos delanteros, columna de dirección regulable vertical y axialmente, apertura remota del maletero y del depósito, dirección asistida, cristales antitérmicos y cierre centralizado con mando a distancia entre mucho más. A esto hay que añadir un reposabrazos central en la parte delantera, dos portavasos más, asientos aterciopelados y elevalunas eléctrico en la parte trasera para la modalidad Comfortline. También cuenta con alarma antirrobo, llantas de aleación de 16 pulgadas y molduras laterales cromadas. Para el Trendline se han introducido el volante de cuero de tres radios y los asientos deportivos con apoyo lumbar. El acabado más exclusivo, el Highline, lleva tapicería de piel/Alcántara, asientos delanteros con calefacción, molduras cromadas en los laterales, preinstalación de mecanismo Isofix para sillitas de niños, barras portaequipajes también cromadas y difusores lavaparabrisas calefactables.

Extras de alto nivel Como equipamiento opcional, nos encontramos con el ya comentado sistema de guía por radio que interactúa con las emisiones de radio que le informan del estado del tráfico que permite escuchar una emisora diferente a la que el sistema emplea para actualizar sus datos. Este elemento de navegación y radio puede completarse con un sintonizador de televisión y un cargador de CD. Los faros bixenón también son un extra que, además, contribuye a la reducción del consumo energético del vehículo. Lo mismo que el techo corredizo solar, que incorpora 28 paneles fotoeléctricos pensados para alimentar el ventilador interior cuando el coche está estacionado sin necesidad de utilizar las baterías. Su empleo permite reducir la temperatura del habitáculo hasta en 28ºC.

Para terminar, se puede contar con un sistema de aparcamiento asistido y un volante multifunción, además de acabados en maderas nobles y acondicionador automático de temperatura Climatronic. Para los amantes del "look racing" y un buen acoplamiento con el vehículo, se ofrecen asientos Recaro.

Claro que, tras un primer contacto visual en el que sólo se aprecian esos detalles, nos damos cuenta de que la nueva edición ha sido notablemente modificada y ampliada. La obra gana en envergadura, suma 2,8 centímetros más de longitud y, en general, tiene un cierto parecido con el Audi A6, un referente de la categoría inmediatamente superior.

Para su nueva andadura, los responsables del Passat han introducido retoques, "detalles", en el exterior. Destaca sobre todo el nuevo frontal, con una parrilla más grande y un morro muy inclinado hacia delante, lo que hace que el coche gane en empaque y aspecto dinámico. Después, lo más sobresaliente es la invasión de cromados que experimenta el modelo. "Creemos que es un buen momento para recuperar el cromo", asegura Warkuss. También indica que con este cambio tratan de acentuar la sensación de lujo del coche. Su principal aplicación se encuentra en las molduras que envuelven las ventanillas.

Las ópticas delanteras cambian y, además de poder optar por faros bixenón , se acercan a las del Bora, con un diseño más liso. Las traseras, en cambio, están más próximas a las del Skoda Fabia, aunque el piloto de marcha atrás parte en dos el grupo.

El Passat Variant es uno de esos coches inequívocamente pensados para la familia: espacioso hasta extremos realmente sorprendentes. Se puede asociar a cualquier combinación mecánica de la gama, pero su comportamiento dinámico es peor que el de la berlina. Más pesado, su paso por curva carece de la pasmosa estabilidad que tiene el Passat normal, al menos a coche descargado. No quiere esto decir que sea malo, sino que sus mayores inercias obligan a cuidar un poco más la conducción y no conviene ponerle en aprietos, pese a que el ESP ahuyenta rápidamente cualquier pérdida de trayectoria. En cuanto a sus ventajas, basta con echar un vistazo a su maletero para comprenderlas. Los 1.600 litros de capacidad dan una idea de sus posibilidades. Incluye una red portabultos de gran resistencia que se ancla al techo y un tapamaletero que se repliega como una persiana. También dispone de barras portaequipaje en color negro.

En el interior también hay pequeños detalles que modifican sensiblemente su apariencia. En el salpicadero hay que reseñar los aros cromados que circundan los relojes, y un pequeño marcador digital que informa de la ruta a seguir y del consumo del coche, entre otras cosas. Es novedad la reformada consola central, con un sofisticado sistema de navegación que estrena rastreador de emisoras de radio para elegir las mejores rutas en función del estado del tráfico. En cuanto a su habitabilidad, el Passat resulta un coche muy confortable. Sólo se le puede poner una pega: el voluminoso túnel de transmisión, necesario para las versiones con tracción total, que en la parte trasera incomoda mucho al pasajero de la plaza central.

El maletero es amplio: 400 litros de capacidad para la carrocería berlina que se transforman en 800 si se abaten los asientos traseros. Estas cifras pasan a ser 495 y 1.600 litros para la carrocería familiar, el Variant . En cuanto a los niveles de acabado ,hay que reseñar tres escalones por encima de la versión más básica: Comfortline, Trendline y Highline.

En la configuración mínima hay que señalar el aire acondicionado, los retrovisores exteriores con regulación eléctrica, elevalunas eléctricos delanteros, columna de dirección regulable vertical y axialmente, apertura remota del maletero y del depósito, dirección asistida, cristales antitérmicos y cierre centralizado con mando a distancia entre mucho más. A esto hay que añadir un reposabrazos central en la parte delantera, dos portavasos más, asientos aterciopelados y elevalunas eléctrico en la parte trasera para la modalidad Comfortline. También cuenta con alarma antirrobo, llantas de aleación de 16 pulgadas y molduras laterales cromadas. Para el Trendline se han introducido el volante de cuero de tres radios y los asientos deportivos con apoyo lumbar. El acabado más exclusivo, el Highline, lleva tapicería de piel/Alcántara, asientos delanteros con calefacción, molduras cromadas en los laterales, preinstalación de mecanismo Isofix para sillitas de niños, barras portaequipajes también cromadas y difusores lavaparabrisas calefactables.

Extras de alto nivel Como equipamiento opcional, nos encontramos con el ya comentado sistema de guía por radio que interactúa con las emisiones de radio que le informan del estado del tráfico que permite escuchar una emisora diferente a la que el sistema emplea para actualizar sus datos. Este elemento de navegación y radio puede completarse con un sintonizador de televisión y un cargador de CD. Los faros bixenón también son un extra que, además, contribuye a la reducción del consumo energético del vehículo. Lo mismo que el techo corredizo solar, que incorpora 28 paneles fotoeléctricos pensados para alimentar el ventilador interior cuando el coche está estacionado sin necesidad de utilizar las baterías. Su empleo permite reducir la temperatura del habitáculo hasta en 28ºC.

Para terminar, se puede contar con un sistema de aparcamiento asistido y un volante multifunción, además de acabados en maderas nobles y acondicionador automático de temperatura Climatronic. Para los amantes del "look racing" y un buen acoplamiento con el vehículo, se ofrecen asientos Recaro.

Claro que, tras un primer contacto visual en el que sólo se aprecian esos detalles, nos damos cuenta de que la nueva edición ha sido notablemente modificada y ampliada. La obra gana en envergadura, suma 2,8 centímetros más de longitud y, en general, tiene un cierto parecido con el Audi A6, un referente de la categoría inmediatamente superior.

Para su nueva andadura, los responsables del Passat han introducido retoques, "detalles", en el exterior. Destaca sobre todo el nuevo frontal, con una parrilla más grande y un morro muy inclinado hacia delante, lo que hace que el coche gane en empaque y aspecto dinámico. Después, lo más sobresaliente es la invasión de cromados que experimenta el modelo. "Creemos que es un buen momento para recuperar el cromo", asegura Warkuss. También indica que con este cambio tratan de acentuar la sensación de lujo del coche. Su principal aplicación se encuentra en las molduras que envuelven las ventanillas.

Las ópticas delanteras cambian y, además de poder optar por faros bixenón , se acercan a las del Bora, con un diseño más liso. Las traseras, en cambio, están más próximas a las del Skoda Fabia, aunque el piloto de marcha atrás parte en dos el grupo.

El Passat Variant es uno de esos coches inequívocamente pensados para la familia: espacioso hasta extremos realmente sorprendentes. Se puede asociar a cualquier combinación mecánica de la gama, pero su comportamiento dinámico es peor que el de la berlina. Más pesado, su paso por curva carece de la pasmosa estabilidad que tiene el Passat normal, al menos a coche descargado. No quiere esto decir que sea malo, sino que sus mayores inercias obligan a cuidar un poco más la conducción y no conviene ponerle en aprietos, pese a que el ESP ahuyenta rápidamente cualquier pérdida de trayectoria. En cuanto a sus ventajas, basta con echar un vistazo a su maletero para comprenderlas. Los 1.600 litros de capacidad dan una idea de sus posibilidades. Incluye una red portabultos de gran resistencia que se ancla al techo y un tapamaletero que se repliega como una persiana. También dispone de barras portaequipaje en color negro.

En el interior también hay pequeños detalles que modifican sensiblemente su apariencia. En el salpicadero hay que reseñar los aros cromados que circundan los relojes, y un pequeño marcador digital que informa de la ruta a seguir y del consumo del coche, entre otras cosas. Es novedad la reformada consola central, con un sofisticado sistema de navegación que estrena rastreador de emisoras de radio para elegir las mejores rutas en función del estado del tráfico. En cuanto a su habitabilidad, el Passat resulta un coche muy confortable. Sólo se le puede poner una pega: el voluminoso túnel de transmisión, necesario para las versiones con tracción total, que en la parte trasera incomoda mucho al pasajero de la plaza central.

El maletero es amplio: 400 litros de capacidad para la carrocería berlina que se transforman en 800 si se abaten los asientos traseros. Estas cifras pasan a ser 495 y 1.600 litros para la carrocería familiar, el Variant . En cuanto a los niveles de acabado ,hay que reseñar tres escalones por encima de la versión más básica: Comfortline, Trendline y Highline.

En la configuración mínima hay que señalar el aire acondicionado, los retrovisores exteriores con regulación eléctrica, elevalunas eléctricos delanteros, columna de dirección regulable vertical y axialmente, apertura remota del maletero y del depósito, dirección asistida, cristales antitérmicos y cierre centralizado con mando a distancia entre mucho más. A esto hay que añadir un reposabrazos central en la parte delantera, dos portavasos más, asientos aterciopelados y elevalunas eléctrico en la parte trasera para la modalidad Comfortline. También cuenta con alarma antirrobo, llantas de aleación de 16 pulgadas y molduras laterales cromadas. Para el Trendline se han introducido el volante de cuero de tres radios y los asientos deportivos con apoyo lumbar. El acabado más exclusivo, el Highline, lleva tapicería de piel/Alcántara, asientos delanteros con calefacción, molduras cromadas en los laterales, preinstalación de mecanismo Isofix para sillitas de niños, barras portaequipajes también cromadas y difusores lavaparabrisas calefactables.

Extras de alto nivel Como equipamiento opcional, nos encontramos con el ya comentado sistema de guía por radio que interactúa con las emisiones de radio que le informan del estado del tráfico que permite escuchar una emisora diferente a la que el sistema emplea para actualizar sus datos. Este elemento de navegación y radio puede completarse con un sintonizador de televisión y un cargador de CD. Los faros bixenón también son un extra que, además, contribuye a la reducción del consumo energético del vehículo. Lo mismo que el techo corredizo solar, que incorpora 28 paneles fotoeléctricos pensados para alimentar el ventilador interior cuando el coche está estacionado sin necesidad de utilizar las baterías. Su empleo permite reducir la temperatura del habitáculo hasta en 28ºC.

Para terminar, se puede contar con un sistema de aparcamiento asistido y un volante multifunción, además de acabados en maderas nobles y acondicionador automático de temperatura Climatronic. Para los amantes del "look racing" y un buen acoplamiento con el vehículo, se ofrecen asientos Recaro.

Claro que, tras un primer contacto visual en el que sólo se aprecian esos detalles, nos damos cuenta de que la nueva edición ha sido notablemente modificada y ampliada. La obra gana en envergadura, suma 2,8 centímetros más de longitud y, en general, tiene un cierto parecido con el Audi A6, un referente de la categoría inmediatamente superior.

Para su nueva andadura, los responsables del Passat han introducido retoques, "detalles", en el exterior. Destaca sobre todo el nuevo frontal, con una parrilla más grande y un morro muy inclinado hacia delante, lo que hace que el coche gane en empaque y aspecto dinámico. Después, lo más sobresaliente es la invasión de cromados que experimenta el modelo. "Creemos que es un buen momento para recuperar el cromo", asegura Warkuss. También indica que con este cambio tratan de acentuar la sensación de lujo del coche. Su principal aplicación se encuentra en las molduras que envuelven las ventanillas.

Las ópticas delanteras cambian y, además de poder optar por faros bixenón , se acercan a las del Bora, con un diseño más liso. Las traseras, en cambio, están más próximas a las del Skoda Fabia, aunque el piloto de marcha atrás parte en dos el grupo.

El Passat Variant es uno de esos coches inequívocamente pensados para la familia: espacioso hasta extremos realmente sorprendentes. Se puede asociar a cualquier combinación mecánica de la gama, pero su comportamiento dinámico es peor que el de la berlina. Más pesado, su paso por curva carece de la pasmosa estabilidad que tiene el Passat normal, al menos a coche descargado. No quiere esto decir que sea malo, sino que sus mayores inercias obligan a cuidar un poco más la conducción y no conviene ponerle en aprietos, pese a que el ESP ahuyenta rápidamente cualquier pérdida de trayectoria. En cuanto a sus ventajas, basta con echar un vistazo a su maletero para comprenderlas. Los 1.600 litros de capacidad dan una idea de sus posibilidades. Incluye una red portabultos de gran resistencia que se ancla al techo y un tapamaletero que se repliega como una persiana. También dispone de barras portaequipaje en color negro.

En el interior también hay pequeños detalles que modifican sensiblemente su apariencia. En el salpicadero hay que reseñar los aros cromados que circundan los relojes, y un pequeño marcador digital que informa de la ruta a seguir y del consumo del coche, entre otras cosas. Es novedad la reformada consola central, con un sofisticado sistema de navegación que estrena rastreador de emisoras de radio para elegir las mejores rutas en función del estado del tráfico. En cuanto a su habitabilidad, el Passat resulta un coche muy confortable. Sólo se le puede poner una pega: el voluminoso túnel de transmisión, necesario para las versiones con tracción total, que en la parte trasera incomoda mucho al pasajero de la plaza central.

El maletero es amplio: 400 litros de capacidad para la carrocería berlina que se transforman en 800 si se abaten los asientos traseros. Estas cifras pasan a ser 495 y 1.600 litros para la carrocería familiar, el Variant . En cuanto a los niveles de acabado ,hay que reseñar tres escalones por encima de la versión más básica: Comfortline, Trendline y Highline.

En la configuración mínima hay que señalar el aire acondicionado, los retrovisores exteriores con regulación eléctrica, elevalunas eléctricos delanteros, columna de dirección regulable vertical y axialmente, apertura remota del maletero y del depósito, dirección asistida, cristales antitérmicos y cierre centralizado con mando a distancia entre mucho más. A esto hay que añadir un reposabrazos central en la parte delantera, dos portavasos más, asientos aterciopelados y elevalunas eléctrico en la parte trasera para la modalidad Comfortline. También cuenta con alarma antirrobo, llantas de aleación de 16 pulgadas y molduras laterales cromadas. Para el Trendline se han introducido el volante de cuero de tres radios y los asientos deportivos con apoyo lumbar. El acabado más exclusivo, el Highline, lleva tapicería de piel/Alcántara, asientos delanteros con calefacción, molduras cromadas en los laterales, preinstalación de mecanismo Isofix para sillitas de niños, barras portaequipajes también cromadas y difusores lavaparabrisas calefactables.

Extras de alto nivel Como equipamiento opcional, nos encontramos con el ya comentado sistema de guía por radio que interactúa con las emisiones de radio que le informan del estado del tráfico que permite escuchar una emisora diferente a la que el sistema emplea para actualizar sus datos. Este elemento de navegación y radio puede completarse con un sintonizador de televisión y un cargador de CD. Los faros bixenón también son un extra que, además, contribuye a la reducción del consumo energético del vehículo. Lo mismo que el techo corredizo solar, que incorpora 28 paneles fotoeléctricos pensados para alimentar el ventilador interior cuando el coche está estacionado sin necesidad de utilizar las baterías. Su empleo permite reducir la temperatura del habitáculo hasta en 28ºC.

Para terminar, se puede contar con un sistema de aparcamiento asistido y un volante multifunción, además de acabados en maderas nobles y acondicionador automático de temperatura Climatronic. Para los amantes del "look racing" y un buen acoplamiento con el vehículo, se ofrecen asientos Recaro.

Claro que, tras un primer contacto visual en el que sólo se aprecian esos detalles, nos damos cuenta de que la nueva edición ha sido notablemente modificada y ampliada. La obra gana en envergadura, suma 2,8 centímetros más de longitud y, en general, tiene un cierto parecido con el Audi A6, un referente de la categoría inmediatamente superior.

Para su nueva andadura, los responsables del Passat han introducido retoques, "detalles", en el exterior. Destaca sobre todo el nuevo frontal, con una parrilla más grande y un morro muy inclinado hacia delante, lo que hace que el coche gane en empaque y aspecto dinámico. Después, lo más sobresaliente es la invasión de cromados que experimenta el modelo. "Creemos que es un buen momento para recuperar el cromo", asegura Warkuss. También indica que con este cambio tratan de acentuar la sensación de lujo del coche. Su principal aplicación se encuentra en las molduras que envuelven las ventanillas.

Las ópticas delanteras cambian y, además de poder optar por faros bixenón , se acercan a las del Bora, con un diseño más liso. Las traseras, en cambio, están más próximas a las del Skoda Fabia, aunque el piloto de marcha atrás parte en dos el grupo.

El Passat Variant es uno de esos coches inequívocamente pensados para la familia: espacioso hasta extremos realmente sorprendentes. Se puede asociar a cualquier combinación mecánica de la gama, pero su comportamiento dinámico es peor que el de la berlina. Más pesado, su paso por curva carece de la pasmosa estabilidad que tiene el Passat normal, al menos a coche descargado. No quiere esto decir que sea malo, sino que sus mayores inercias obligan a cuidar un poco más la conducción y no conviene ponerle en aprietos, pese a que el ESP ahuyenta rápidamente cualquier pérdida de trayectoria. En cuanto a sus ventajas, basta con echar un vistazo a su maletero para comprenderlas. Los 1.600 litros de capacidad dan una idea de sus posibilidades. Incluye una red portabultos de gran resistencia que se ancla al techo y un tapamaletero que se repliega como una persiana. También dispone de barras portaequipaje en color negro.

En el interior también hay pequeños detalles que modifican sensiblemente su apariencia. En el salpicadero hay que reseñar los aros cromados que circundan los relojes, y un pequeño marcador digital que informa de la ruta a seguir y del consumo del coche, entre otras cosas. Es novedad la reformada consola central, con un sofisticado sistema de navegación que estrena rastreador de emisoras de radio para elegir las mejores rutas en función del estado del tráfico. En cuanto a su habitabilidad, el Passat resulta un coche muy confortable. Sólo se le puede poner una pega: el voluminoso túnel de transmisión, necesario para las versiones con tracción total, que en la parte trasera incomoda mucho al pasajero de la plaza central.

El maletero es amplio: 400 litros de capacidad para la carrocería berlina que se transforman en 800 si se abaten los asientos traseros. Estas cifras pasan a ser 495 y 1.600 litros para la carrocería familiar, el Variant . En cuanto a los niveles de acabado ,hay que reseñar tres escalones por encima de la versión más básica: Comfortline, Trendline y Highline.

En la configuración mínima hay que señalar el aire acondicionado, los retrovisores exteriores con regulación eléctrica, elevalunas eléctricos delanteros, columna de dirección regulable vertical y axialmente, apertura remota del maletero y del depósito, dirección asistida, cristales antitérmicos y cierre centralizado con mando a distancia entre mucho más. A esto hay que añadir un reposabrazos central en la parte delantera, dos portavasos más, asientos aterciopelados y elevalunas eléctrico en la parte trasera para la modalidad Comfortline. También cuenta con alarma antirrobo, llantas de aleación de 16 pulgadas y molduras laterales cromadas. Para el Trendline se han introducido el volante de cuero de tres radios y los asientos deportivos con apoyo lumbar. El acabado más exclusivo, el Highline, lleva tapicería de piel/Alcántara, asientos delanteros con calefacción, molduras cromadas en los laterales, preinstalación de mecanismo Isofix para sillitas de niños, barras portaequipajes también cromadas y difusores lavaparabrisas calefactables.

Extras de alto nivel Como equipamiento opcional, nos encontramos con el ya comentado sistema de guía por radio que interactúa con las emisiones de radio que le informan del estado del tráfico que permite escuchar una emisora diferente a la que el sistema emplea para actualizar sus datos. Este elemento de navegación y radio puede completarse con un sintonizador de televisión y un cargador de CD. Los faros bixenón también son un extra que, además, contribuye a la reducción del consumo energético del vehículo. Lo mismo que el techo corredizo solar, que incorpora 28 paneles fotoeléctricos pensados para alimentar el ventilador interior cuando el coche está estacionado sin necesidad de utilizar las baterías. Su empleo permite reducir la temperatura del habitáculo hasta en 28ºC.

Para terminar, se puede contar con un sistema de aparcamiento asistido y un volante multifunción, además de acabados en maderas nobles y acondicionador automático de temperatura Climatronic. Para los amantes del "look racing" y un buen acoplamiento con el vehículo, se ofrecen asientos Recaro.

Claro que, tras un primer contacto visual en el que sólo se aprecian esos detalles, nos damos cuenta de que la nueva edición ha sido notablemente modificada y ampliada. La obra gana en envergadura, suma 2,8 centímetros más de longitud y, en general, tiene un cierto parecido con el Audi A6, un referente de la categoría inmediatamente superior.

Para su nueva andadura, los responsables del Passat han introducido retoques, "detalles", en el exterior. Destaca sobre todo el nuevo frontal, con una parrilla más grande y un morro muy inclinado hacia delante, lo que hace que el coche gane en empaque y aspecto dinámico. Después, lo más sobresaliente es la invasión de cromados que experimenta el modelo. "Creemos que es un buen momento para recuperar el cromo", asegura Warkuss. También indica que con este cambio tratan de acentuar la sensación de lujo del coche. Su principal aplicación se encuentra en las molduras que envuelven las ventanillas.

Las ópticas delanteras cambian y, además de poder optar por faros bixenón , se acercan a las del Bora, con un diseño más liso. Las traseras, en cambio, están más próximas a las del Skoda Fabia, aunque el piloto de marcha atrás parte en dos el grupo.

El Passat Variant es uno de esos coches inequívocamente pensados para la familia: espacioso hasta extremos realmente sorprendentes. Se puede asociar a cualquier combinación mecánica de la gama, pero su comportamiento dinámico es peor que el de la berlina. Más pesado, su paso por curva carece de la pasmosa estabilidad que tiene el Passat normal, al menos a coche descargado. No quiere esto decir que sea malo, sino que sus mayores inercias obligan a cuidar un poco más la conducción y no conviene ponerle en aprietos, pese a que el ESP ahuyenta rápidamente cualquier pérdida de trayectoria. En cuanto a sus ventajas, basta con echar un vistazo a su maletero para comprenderlas. Los 1.600 litros de capacidad dan una idea de sus posibilidades. Incluye una red portabultos de gran resistencia que se ancla al techo y un tapamaletero que se repliega como una persiana. También dispone de barras portaequipaje en color negro.

En el interior también hay pequeños detalles que modifican sensiblemente su apariencia. En el salpicadero hay que reseñar los aros cromados que circundan los relojes, y un pequeño marcador digital que informa de la ruta a seguir y del consumo del coche, entre otras cosas. Es novedad la reformada consola central, con un sofisticado sistema de navegación que estrena rastreador de emisoras de radio para elegir las mejores rutas en función del estado del tráfico. En cuanto a su habitabilidad, el Passat resulta un coche muy confortable. Sólo se le puede poner una pega: el voluminoso túnel de transmisión, necesario para las versiones con tracción total, que en la parte trasera incomoda mucho al pasajero de la plaza central.

El maletero es amplio: 400 litros de capacidad para la carrocería berlina que se transforman en 800 si se abaten los asientos traseros. Estas cifras pasan a ser 495 y 1.600 litros para la carrocería familiar, el Variant . En cuanto a los niveles de acabado ,hay que reseñar tres escalones por encima de la versión más básica: Comfortline, Trendline y Highline.

En la configuración mínima hay que señalar el aire acondicionado, los retrovisores exteriores con regulación eléctrica, elevalunas eléctricos delanteros, columna de dirección regulable vertical y axialmente, apertura remota del maletero y del depósito, dirección asistida, cristales antitérmicos y cierre centralizado con mando a distancia entre mucho más. A esto hay que añadir un reposabrazos central en la parte delantera, dos portavasos más, asientos aterciopelados y elevalunas eléctrico en la parte trasera para la modalidad Comfortline. También cuenta con alarma antirrobo, llantas de aleación de 16 pulgadas y molduras laterales cromadas. Para el Trendline se han introducido el volante de cuero de tres radios y los asientos deportivos con apoyo lumbar. El acabado más exclusivo, el Highline, lleva tapicería de piel/Alcántara, asientos delanteros con calefacción, molduras cromadas en los laterales, preinstalación de mecanismo Isofix para sillitas de niños, barras portaequipajes también cromadas y difusores lavaparabrisas calefactables.

Extras de alto nivel Como equipamiento opcional, nos encontramos con el ya comentado sistema de guía por radio que interactúa con las emisiones de radio que le informan del estado del tráfico que permite escuchar una emisora diferente a la que el sistema emplea para actualizar sus datos. Este elemento de navegación y radio puede completarse con un sintonizador de televisión y un cargador de CD. Los faros bixenón también son un extra que, además, contribuye a la reducción del consumo energético del vehículo. Lo mismo que el techo corredizo solar, que incorpora 28 paneles fotoeléctricos pensados para alimentar el ventilador interior cuando el coche está estacionado sin necesidad de utilizar las baterías. Su empleo permite reducir la temperatura del habitáculo hasta en 28ºC.

Para terminar, se puede contar con un sistema de aparcamiento asistido y un volante multifunción, además de acabados en maderas nobles y acondicionador automático de temperatura Climatronic. Para los amantes del "look racing" y un buen acoplamiento con el vehículo, se ofrecen asientos Recaro.

Claro que, tras un primer contacto visual en el que sólo se aprecian esos detalles, nos damos cuenta de que la nueva edición ha sido notablemente modificada y ampliada. La obra gana en envergadura, suma 2,8 centímetros más de longitud y, en general, tiene un cierto parecido con el Audi A6, un referente de la categoría inmediatamente superior.

Para su nueva andadura, los responsables del Passat han introducido retoques, "detalles", en el exterior. Destaca sobre todo el nuevo frontal, con una parrilla más grande y un morro muy inclinado hacia delante, lo que hace que el coche gane en empaque y aspecto dinámico. Después, lo más sobresaliente es la invasión de cromados que experimenta el modelo. "Creemos que es un buen momento para recuperar el cromo", asegura Warkuss. También indica que con este cambio tratan de acentuar la sensación de lujo del coche. Su principal aplicación se encuentra en las molduras que envuelven las ventanillas.

Las ópticas delanteras cambian y, además de poder optar por faros bixenón , se acercan a las del Bora, con un diseño más liso. Las traseras, en cambio, están más próximas a las del Skoda Fabia, aunque el piloto de marcha atrás parte en dos el grupo.

El Passat Variant es uno de esos coches inequívocamente pensados para la familia: espacioso hasta extremos realmente sorprendentes. Se puede asociar a cualquier combinación mecánica de la gama, pero su comportamiento dinámico es peor que el de la berlina. Más pesado, su paso por curva carece de la pasmosa estabilidad que tiene el Passat normal, al menos a coche descargado. No quiere esto decir que sea malo, sino que sus mayores inercias obligan a cuidar un poco más la conducción y no conviene ponerle en aprietos, pese a que el ESP ahuyenta rápidamente cualquier pérdida de trayectoria. En cuanto a sus ventajas, basta con echar un vistazo a su maletero para comprenderlas. Los 1.600 litros de capacidad dan una idea de sus posibilidades. Incluye una red portabultos de gran resistencia que se ancla al techo y un tapamaletero que se repliega como una persiana. También dispone de barras portaequipaje en color negro.

En el interior también hay pequeños detalles que modifican sensiblemente su apariencia. En el salpicadero hay que reseñar los aros cromados que circundan los relojes, y un pequeño marcador digital que informa de la ruta a seguir y del consumo del coche, entre otras cosas. Es novedad la reformada consola central, con un sofisticado sistema de navegación que estrena rastreador de emisoras de radio para elegir las mejores rutas en función del estado del tráfico. En cuanto a su habitabilidad, el Passat resulta un coche muy confortable. Sólo se le puede poner una pega: el voluminoso túnel de transmisión, necesario para las versiones con tracción total, que en la parte trasera incomoda mucho al pasajero de la plaza central.

El maletero es amplio: 400 litros de capacidad para la carrocería berlina que se transforman en 800 si se abaten los asientos traseros. Estas cifras pasan a ser 495 y 1.600 litros para la carrocería familiar, el Variant . En cuanto a los niveles de acabado ,hay que reseñar tres escalones por encima de la versión más básica: Comfortline, Trendline y Highline.

En la configuración mínima hay que señalar el aire acondicionado, los retrovisores exteriores con regulación eléctrica, elevalunas eléctricos delanteros, columna de dirección regulable vertical y axialmente, apertura remota del maletero y del depósito, dirección asistida, cristales antitérmicos y cierre centralizado con mando a distancia entre mucho más. A esto hay que añadir un reposabrazos central en la parte delantera, dos portavasos más, asientos aterciopelados y elevalunas eléctrico en la parte trasera para la modalidad Comfortline. También cuenta con alarma antirrobo, llantas de aleación de 16 pulgadas y molduras laterales cromadas. Para el Trendline se han introducido el volante de cuero de tres radios y los asientos deportivos con apoyo lumbar. El acabado más exclusivo, el Highline, lleva tapicería de piel/Alcántara, asientos delanteros con calefacción, molduras cromadas en los laterales, preinstalación de mecanismo Isofix para sillitas de niños, barras portaequipajes también cromadas y difusores lavaparabrisas calefactables.

Extras de alto nivel Como equipamiento opcional, nos encontramos con el ya comentado sistema de guía por radio que interactúa con las emisiones de radio que le informan del estado del tráfico que permite escuchar una emisora diferente a la que el sistema emplea para actualizar sus datos. Este elemento de navegación y radio puede completarse con un sintonizador de televisión y un cargador de CD. Los faros bixenón también son un extra que, además, contribuye a la reducción del consumo energético del vehículo. Lo mismo que el techo corredizo solar, que incorpora 28 paneles fotoeléctricos pensados para alimentar el ventilador interior cuando el coche está estacionado sin necesidad de utilizar las baterías. Su empleo permite reducir la temperatura del habitáculo hasta en 28ºC.

Para terminar, se puede contar con un sistema de aparcamiento asistido y un volante multifunción, además de acabados en maderas nobles y acondicionador automático de temperatura Climatronic. Para los amantes del "look racing" y un buen acoplamiento con el vehículo, se ofrecen asientos Recaro.

Claro que, tras un primer contacto visual en el que sólo se aprecian esos detalles, nos damos cuenta de que la nueva edición ha sido notablemente modificada y ampliada. La obra gana en envergadura, suma 2,8 centímetros más de longitud y, en general, tiene un cierto parecido con el Audi A6, un referente de la categoría inmediatamente superior.

Para su nueva andadura, los responsables del Passat han introducido retoques, "detalles", en el exterior. Destaca sobre todo el nuevo frontal, con una parrilla más grande y un morro muy inclinado hacia delante, lo que hace que el coche gane en empaque y aspecto dinámico. Después, lo más sobresaliente es la invasión de cromados que experimenta el modelo. "Creemos que es un buen momento para recuperar el cromo", asegura Warkuss. También indica que con este cambio tratan de acentuar la sensación de lujo del coche. Su principal aplicación se encuentra en las molduras que envuelven las ventanillas.

Las ópticas delanteras cambian y, además de poder optar por faros bixenón , se acercan a las del Bora, con un diseño más liso. Las traseras, en cambio, están más próximas a las del Skoda Fabia, aunque el piloto de marcha atrás parte en dos el grupo.

El Passat Variant es uno de esos coches inequívocamente pensados para la familia: espacioso hasta extremos realmente sorprendentes. Se puede asociar a cualquier combinación mecánica de la gama, pero su comportamiento dinámico es peor que el de la berlina. Más pesado, su paso por curva carece de la pasmosa estabilidad que tiene el Passat normal, al menos a coche descargado. No quiere esto decir que sea malo, sino que sus mayores inercias obligan a cuidar un poco más la conducción y no conviene ponerle en aprietos, pese a que el ESP ahuyenta rápidamente cualquier pérdida de trayectoria. En cuanto a sus ventajas, basta con echar un vistazo a su maletero para comprenderlas. Los 1.600 litros de capacidad dan una idea de sus posibilidades. Incluye una red portabultos de gran resistencia que se ancla al techo y un tapamaletero que se repliega como una persiana. También dispone de barras portaequipaje en color negro.

En el interior también hay pequeños detalles que modifican sensiblemente su apariencia. En el salpicadero hay que reseñar los aros cromados que circundan los relojes, y un pequeño marcador digital que informa de la ruta a seguir y del consumo del coche, entre otras cosas. Es novedad la reformada consola central, con un sofisticado sistema de navegación que estrena rastreador de emisoras de radio para elegir las mejores rutas en función del estado del tráfico. En cuanto a su habitabilidad, el Passat resulta un coche muy confortable. Sólo se le puede poner una pega: el voluminoso túnel de transmisión, necesario para las versiones con tracción total, que en la parte trasera incomoda mucho al pasajero de la plaza central.

El maletero es amplio: 400 litros de capacidad para la carrocería berlina que se transforman en 800 si se abaten los asientos traseros. Estas cifras pasan a ser 495 y 1.600 litros para la carrocería familiar, el Variant . En cuanto a los niveles de acabado ,hay que reseñar tres escalones por encima de la versión más básica: Comfortline, Trendline y Highline.

En la configuración mínima hay que señalar el aire acondicionado, los retrovisores exteriores con regulación eléctrica, elevalunas eléctricos delanteros, columna de dirección regulable vertical y axialmente, apertura remota del maletero y del depósito, dirección asistida, cristales antitérmicos y cierre centralizado con mando a distancia entre mucho más. A esto hay que añadir un reposabrazos central en la parte delantera, dos portavasos más, asientos aterciopelados y elevalunas eléctrico en la parte trasera para la modalidad Comfortline. También cuenta con alarma antirrobo, llantas de aleación de 16 pulgadas y molduras laterales cromadas. Para el Trendline se han introducido el volante de cuero de tres radios y los asientos deportivos con apoyo lumbar. El acabado más exclusivo, el Highline, lleva tapicería de piel/Alcántara, asientos delanteros con calefacción, molduras cromadas en los laterales, preinstalación de mecanismo Isofix para sillitas de niños, barras portaequipajes también cromadas y difusores lavaparabrisas calefactables.

Extras de alto nivel Como equipamiento opcional, nos encontramos con el ya comentado sistema de guía por radio que interactúa con las emisiones de radio que le informan del estado del tráfico que permite escuchar una emisora diferente a la que el sistema emplea para actualizar sus datos. Este elemento de navegación y radio puede completarse con un sintonizador de televisión y un cargador de CD. Los faros bixenón también son un extra que, además, contribuye a la reducción del consumo energético del vehículo. Lo mismo que el techo corredizo solar, que incorpora 28 paneles fotoeléctricos pensados para alimentar el ventilador interior cuando el coche está estacionado sin necesidad de utilizar las baterías. Su empleo permite reducir la temperatura del habitáculo hasta en 28ºC.

Para terminar, se puede contar con un sistema de aparcamiento asistido y un volante multifunción, además de acabados en maderas nobles y acondicionador automático de temperatura Climatronic. Para los amantes del "look racing" y un buen acoplamiento con el vehículo, se ofrecen asientos Recaro.

Claro que, tras un primer contacto visual en el que sólo se aprecian esos detalles, nos damos cuenta de que la nueva edición ha sido notablemente modificada y ampliada. La obra gana en envergadura, suma 2,8 centímetros más de longitud y, en general, tiene un cierto parecido con el Audi A6, un referente de la categoría inmediatamente superior.

Para su nueva andadura, los responsables del Passat han introducido retoques, "detalles", en el exterior. Destaca sobre todo el nuevo frontal, con una parrilla más grande y un morro muy inclinado hacia delante, lo que hace que el coche gane en empaque y aspecto dinámico. Después, lo más sobresaliente es la invasión de cromados que experimenta el modelo. "Creemos que es un buen momento para recuperar el cromo", asegura Warkuss. También indica que con este cambio tratan de acentuar la sensación de lujo del coche. Su principal aplicación se encuentra en las molduras que envuelven las ventanillas.

Las ópticas delanteras cambian y, además de poder optar por faros bixenón , se acercan a las del Bora, con un diseño más liso. Las traseras, en cambio, están más próximas a las del Skoda Fabia, aunque el piloto de marcha atrás parte en dos el grupo.

El Passat Variant es uno de esos coches inequívocamente pensados para la familia: espacioso hasta extremos realmente sorprendentes. Se puede asociar a cualquier combinación mecánica de la gama, pero su comportamiento dinámico es peor que el de la berlina. Más pesado, su paso por curva carece de la pasmosa estabilidad que tiene el Passat normal, al menos a coche descargado. No quiere esto decir que sea malo, sino que sus mayores inercias obligan a cuidar un poco más la conducción y no conviene ponerle en aprietos, pese a que el ESP ahuyenta rápidamente cualquier pérdida de trayectoria. En cuanto a sus ventajas, basta con echar un vistazo a su maletero para comprenderlas. Los 1.600 litros de capacidad dan una idea de sus posibilidades. Incluye una red portabultos de gran resistencia que se ancla al techo y un tapamaletero que se repliega como una persiana. También dispone de barras portaequipaje en color negro.

En el interior también hay pequeños detalles que modifican sensiblemente su apariencia. En el salpicadero hay que reseñar los aros cromados que circundan los relojes, y un pequeño marcador digital que informa de la ruta a seguir y del consumo del coche, entre otras cosas. Es novedad la reformada consola central, con un sofisticado sistema de navegación que estrena rastreador de emisoras de radio para elegir las mejores rutas en función del estado del tráfico. En cuanto a su habitabilidad, el Passat resulta un coche muy confortable. Sólo se le puede poner una pega: el voluminoso túnel de transmisión, necesario para las versiones con tracción total, que en la parte trasera incomoda mucho al pasajero de la plaza central.

El maletero es amplio: 400 litros de capacidad para la carrocería berlina que se transforman en 800 si se abaten los asientos traseros. Estas cifras pasan a ser 495 y 1.600 litros para la carrocería familiar, el Variant . En cuanto a los niveles de acabado ,hay que reseñar tres escalones por encima de la versión más básica: Comfortline, Trendline y Highline.

En la configuración mínima hay que señalar el aire acondicionado, los retrovisores exteriores con regulación eléctrica, elevalunas eléctricos delanteros, columna de dirección regulable vertical y axialmente, apertura remota del maletero y del depósito, dirección asistida, cristales antitérmicos y cierre centralizado con mando a distancia entre mucho más. A esto hay que añadir un reposabrazos central en la parte delantera, dos portavasos más, asientos aterciopelados y elevalunas eléctrico en la parte trasera para la modalidad Comfortline. También cuenta con alarma antirrobo, llantas de aleación de 16 pulgadas y molduras laterales cromadas. Para el Trendline se han introducido el volante de cuero de tres radios y los asientos deportivos con apoyo lumbar. El acabado más exclusivo, el Highline, lleva tapicería de piel/Alcántara, asientos delanteros con calefacción, molduras cromadas en los laterales, preinstalación de mecanismo Isofix para sillitas de niños, barras portaequipajes también cromadas y difusores lavaparabrisas calefactables.

Extras de alto nivel Como equipamiento opcional, nos encontramos con el ya comentado sistema de guía por radio que interactúa con las emisiones de radio que le informan del estado del tráfico que permite escuchar una emisora diferente a la que el sistema emplea para actualizar sus datos. Este elemento de navegación y radio puede completarse con un sintonizador de televisión y un cargador de CD. Los faros bixenón también son un extra que, además, contribuye a la reducción del consumo energético del vehículo. Lo mismo que el techo corredizo solar, que incorpora 28 paneles fotoeléctricos pensados para alimentar el ventilador interior cuando el coche está estacionado sin necesidad de utilizar las baterías. Su empleo permite reducir la temperatura del habitáculo hasta en 28ºC.

Para terminar, se puede contar con un sistema de aparcamiento asistido y un volante multifunción, además de acabados en maderas nobles y acondicionador automático de temperatura Climatronic. Para los amantes del "look racing" y un buen acoplamiento con el vehículo, se ofrecen asientos Recaro.

Claro que, tras un primer contacto visual en el que sólo se aprecian esos detalles, nos damos cuenta de que la nueva edición ha sido notablemente modificada y ampliada. La obra gana en envergadura, suma 2,8 centímetros más de longitud y, en general, tiene un cierto parecido con el Audi A6, un referente de la categoría inmediatamente superior.

Para su nueva andadura, los responsables del Passat han introducido retoques, "detalles", en el exterior. Destaca sobre todo el nuevo frontal, con una parrilla más grande y un morro muy inclinado hacia delante, lo que hace que el coche gane en empaque y aspecto dinámico. Después, lo más sobresaliente es la invasión de cromados que experimenta el modelo. "Creemos que es un buen momento para recuperar el cromo", asegura Warkuss. También indica que con este cambio tratan de acentuar la sensación de lujo del coche. Su principal aplicación se encuentra en las molduras que envuelven las ventanillas.

Las ópticas delanteras cambian y, además de poder optar por faros bixenón , se acercan a las del Bora, con un diseño más liso. Las traseras, en cambio, están más próximas a las del Skoda Fabia, aunque el piloto de marcha atrás parte en dos el grupo.

El Passat Variant es uno de esos coches inequívocamente pensados para la familia: espacioso hasta extremos realmente sorprendentes. Se puede asociar a cualquier combinación mecánica de la gama, pero su comportamiento dinámico es peor que el de la berlina. Más pesado, su paso por curva carece de la pasmosa estabilidad que tiene el Passat normal, al menos a coche descargado. No quiere esto decir que sea malo, sino que sus mayores inercias obligan a cuidar un poco más la conducción y no conviene ponerle en aprietos, pese a que el ESP ahuyenta rápidamente cualquier pérdida de trayectoria. En cuanto a sus ventajas, basta con echar un vistazo a su maletero para comprenderlas. Los 1.600 litros de capacidad dan una idea de sus posibilidades. Incluye una red portabultos de gran resistencia que se ancla al techo y un tapamaletero que se repliega como una persiana. También dispone de barras portaequipaje en color negro.

En el interior también hay pequeños detalles que modifican sensiblemente su apariencia. En el salpicadero hay que reseñar los aros cromados que circundan los relojes, y un pequeño marcador digital que informa de la ruta a seguir y del consumo del coche, entre otras cosas. Es novedad la reformada consola central, con un sofisticado sistema de navegación que estrena rastreador de emisoras de radio para elegir las mejores rutas en función del estado del tráfico. En cuanto a su habitabilidad, el Passat resulta un coche muy confortable. Sólo se le puede poner una pega: el voluminoso túnel de transmisión, necesario para las versiones con tracción total, que en la parte trasera incomoda mucho al pasajero de la plaza central.

El maletero es amplio: 400 litros de capacidad para la carrocería berlina que se transforman en 800 si se abaten los asientos traseros. Estas cifras pasan a ser 495 y 1.600 litros para la carrocería familiar, el Variant . En cuanto a los niveles de acabado ,hay que reseñar tres escalones por encima de la versión más básica: Comfortline, Trendline y Highline.

En la configuración mínima hay que señalar el aire acondicionado, los retrovisores exteriores con regulación eléctrica, elevalunas eléctricos delanteros, columna de dirección regulable vertical y axialmente, apertura remota del maletero y del depósito, dirección asistida, cristales antitérmicos y cierre centralizado con mando a distancia entre mucho más. A esto hay que añadir un reposabrazos central en la parte delantera, dos portavasos más, asientos aterciopelados y elevalunas eléctrico en la parte trasera para la modalidad Comfortline. También cuenta con alarma antirrobo, llantas de aleación de 16 pulgadas y molduras laterales cromadas. Para el Trendline se han introducido el volante de cuero de tres radios y los asientos deportivos con apoyo lumbar. El acabado más exclusivo, el Highline, lleva tapicería de piel/Alcántara, asientos delanteros con calefacción, molduras cromadas en los laterales, preinstalación de mecanismo Isofix para sillitas de niños, barras portaequipajes también cromadas y difusores lavaparabrisas calefactables.

Extras de alto nivel Como equipamiento opcional, nos encontramos con el ya comentado sistema de guía por radio que interactúa con las emisiones de radio que le informan del estado del tráfico que permite escuchar una emisora diferente a la que el sistema emplea para actualizar sus datos. Este elemento de navegación y radio puede completarse con un sintonizador de televisión y un cargador de CD. Los faros bixenón también son un extra que, además, contribuye a la reducción del consumo energético del vehículo. Lo mismo que el techo corredizo solar, que incorpora 28 paneles fotoeléctricos pensados para alimentar el ventilador interior cuando el coche está estacionado sin necesidad de utilizar las baterías. Su empleo permite reducir la temperatura del habitáculo hasta en 28ºC.

Para terminar, se puede contar con un sistema de aparcamiento asistido y un volante multifunción, además de acabados en maderas nobles y acondicionador automático de temperatura Climatronic. Para los amantes del "look racing" y un buen acoplamiento con el vehículo, se ofrecen asientos Recaro.

Claro que, tras un primer contacto visual en el que sólo se aprecian esos detalles, nos damos cuenta de que la nueva edición ha sido notablemente modificada y ampliada. La obra gana en envergadura, suma 2,8 centímetros más de longitud y, en general, tiene un cierto parecido con el Audi A6, un referente de la categoría inmediatamente superior.

Para su nueva andadura, los responsables del Passat han introducido retoques, "detalles", en el exterior. Destaca sobre todo el nuevo frontal, con una parrilla más grande y un morro muy inclinado hacia delante, lo que hace que el coche gane en empaque y aspecto dinámico. Después, lo más sobresaliente es la invasión de cromados que experimenta el modelo. "Creemos que es un buen momento para recuperar el cromo", asegura Warkuss. También indica que con este cambio tratan de acentuar la sensación de lujo del coche. Su principal aplicación se encuentra en las molduras que envuelven las ventanillas.

Las ópticas delanteras cambian y, además de poder optar por faros bixenón , se acercan a las del Bora, con un diseño más liso. Las traseras, en cambio, están más próximas a las del Skoda Fabia, aunque el piloto de marcha atrás parte en dos el grupo.

El Passat Variant es uno de esos coches inequívocamente pensados para la familia: espacioso hasta extremos realmente sorprendentes. Se puede asociar a cualquier combinación mecánica de la gama, pero su comportamiento dinámico es peor que el de la berlina. Más pesado, su paso por curva carece de la pasmosa estabilidad que tiene el Passat normal, al menos a coche descargado. No quiere esto decir que sea malo, sino que sus mayores inercias obligan a cuidar un poco más la conducción y no conviene ponerle en aprietos, pese a que el ESP ahuyenta rápidamente cualquier pérdida de trayectoria. En cuanto a sus ventajas, basta con echar un vistazo a su maletero para comprenderlas. Los 1.600 litros de capacidad dan una idea de sus posibilidades. Incluye una red portabultos de gran resistencia que se ancla al techo y un tapamaletero que se repliega como una persiana. También dispone de barras portaequipaje en color negro.

En el interior también hay pequeños detalles que modifican sensiblemente su apariencia. En el salpicadero hay que reseñar los aros cromados que circundan los relojes, y un pequeño marcador digital que informa de la ruta a seguir y del consumo del coche, entre otras cosas. Es novedad la reformada consola central, con un sofisticado sistema de navegación que estrena rastreador de emisoras de radio para elegir las mejores rutas en función del estado del tráfico. En cuanto a su habitabilidad, el Passat resulta un coche muy confortable. Sólo se le puede poner una pega: el voluminoso túnel de transmisión, necesario para las versiones con tracción total, que en la parte trasera incomoda mucho al pasajero de la plaza central.

El maletero es amplio: 400 litros de capacidad para la carrocería berlina que se transforman en 800 si se abaten los asientos traseros. Estas cifras pasan a ser 495 y 1.600 litros para la carrocería familiar, el Variant . En cuanto a los niveles de acabado ,hay que reseñar tres escalones por encima de la versión más básica: Comfortline, Trendline y Highline.

En la configuración mínima hay que señalar el aire acondicionado, los retrovisores exteriores con regulación eléctrica, elevalunas eléctricos delanteros, columna de dirección regulable vertical y axialmente, apertura remota del maletero y del depósito, dirección asistida, cristales antitérmicos y cierre centralizado con mando a distancia entre mucho más. A esto hay que añadir un reposabrazos central en la parte delantera, dos portavasos más, asientos aterciopelados y elevalunas eléctrico en la parte trasera para la modalidad Comfortline. También cuenta con alarma antirrobo, llantas de aleación de 16 pulgadas y molduras laterales cromadas. Para el Trendline se han introducido el volante de cuero de tres radios y los asientos deportivos con apoyo lumbar. El acabado más exclusivo, el Highline, lleva tapicería de piel/Alcántara, asientos delanteros con calefacción, molduras cromadas en los laterales, preinstalación de mecanismo Isofix para sillitas de niños, barras portaequipajes también cromadas y difusores lavaparabrisas calefactables.

Extras de alto nivel Como equipamiento opcional, nos encontramos con el ya comentado sistema de guía por radio que interactúa con las emisiones de radio que le informan del estado del tráfico que permite escuchar una emisora diferente a la que el sistema emplea para actualizar sus datos. Este elemento de navegación y radio puede completarse con un sintonizador de televisión y un cargador de CD. Los faros bixenón también son un extra que, además, contribuye a la reducción del consumo energético del vehículo. Lo mismo que el techo corredizo solar, que incorpora 28 paneles fotoeléctricos pensados para alimentar el ventilador interior cuando el coche está estacionado sin necesidad de utilizar las baterías. Su empleo permite reducir la temperatura del habitáculo hasta en 28ºC.

Para terminar, se puede contar con un sistema de aparcamiento asistido y un volante multifunción, además de acabados en maderas nobles y acondicionador automático de temperatura Climatronic. Para los amantes del "look racing" y un buen acoplamiento con el vehículo, se ofrecen asientos Recaro.

Claro que, tras un primer contacto visual en el que sólo se aprecian esos detalles, nos damos cuenta de que la nueva edición ha sido notablemente modificada y ampliada. La obra gana en envergadura, suma 2,8 centímetros más de longitud y, en general, tiene un cierto parecido con el Audi A6, un referente de la categoría inmediatamente superior.

Galería relacionada

Volkswagen Passat 1.9 TDI 130 CV

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...