Hyundai Atos Prime 1.1 GLS

Al realizar una prueba del Hyundai Atos tenemos que tener en cuenta un dato muy importante: hay muy pocos coches a un precio menor. Con un precio de tarifa de 8.500 euros, al que hay que añadir descuentos ocasionales, el Atos queda como un auténtico coche de acceso para aquellas personas que necesiten un automóvil para desplazamientos cortos y quieran gastarse lo menos posible.
-
Hyundai Atos Prime 1.1 GLS

El pequeño utilitario galo tiene un precio de salida superior al del Atos, aunque los descuentos de Citroën igualan el coste final. Tiene una imagen más agresiva y fresca que la del modelo coreano, aunque eso no le hace ser más amplio, sobre todo en las plazas traseras. En esta zona ofrece peores cifras que el Atos, convirtiéndose casi en un 2+2 urbano. En cuanto al motor, nos encontramos con una mecánica de mayor cilindrada y potencia, que aporta algo más de desahogo a nuestra conducción.

El Matiz tiene un motor más “rumboso” que, unido a un peso más contenido que el Atos, le otorga unas prestaciones más destacadas, lo que revierte en un mayor placer (limitado) de conducción. En cuanto al equipamiento, debemos destacar el hecho de que de serie viene con ABS, uno de los puntos negros del Atos, y, por ejemplo, equipo de audio. Consumo y habitabilidad interior son similares al utilitario de Hyundai.

El Coche del Año en Europa 2003 tiene a au favor un acabado general bastante bueno, un comportamiento dinámico divertido y la posibilidad de realizar desplazamientos más largos que los meros recorridos por ciudad. Su prec0000o es muy similar al del Atos con el ABS incluido. Al igual que el pequeño coreano, tiene una gran cantidad de equipamiento opcional, lo que nos da la posibilidad de completarlo, y mucho, según nos lo permita nuestro capital.

El hermano mayor del Atos, el Getz, aporta mayor espacio interior que el pequeño de la gama Hyundai, aunque, sorprendentemente, es superado en el apartado del espacio del maletero. El motor es el mismo, aunque en el Getz rinde cuatro caballos más. El nivel de prestaciones es similar, ya que ese aumento de la potencia se contrarrestra con el menor peso del Atos, del orden de unos 70 kilos menos.

Es el más discreto del grupo en cuanto a prestaciones, ya que su motor, de apenas 973 cm3, es uno de los que ofrece menos par entre los modelos del segmento. Su aspecto más parecido al de un monovolumen le hace ganar capacidad de carga, aunque su altura le penaliza en el apartado del consumo y de la sonoridad a velocidades altas. Su equipamiento de serie es mínimo y hay que echar mano al paquete de opciones a poco que queramos dotarlo de ABS, aire acondicionado o radio CD.

El veterano modelo de Renault cuanto a su favor con la modularidad de sus plazas traseras, que se pueden desplazar longitudinalmente e incluso sacarse del vehículo, en función de las necesidades de cada uno. Las prestaciones son buenas en relación con sus rivales, al igual que su equipo de frenos. En cuanto al equipamiento y el precio, está en niveles parecidos a los de sus rivales, aunque se le nota el paso de los años, sobre todo en la ausencia de determinados elementos.

Junto al Lupo es uno de los rivales más caros del Atos, algo que se puede justificar por su mayor nivel prestacional. Oficialmente declara 60 Cv, aunque en la realidad, y según nuestro Centro Técnico, su potencia se dispara hasta casi los 70. Y lo que es más, con una curva de par muy buena para lo que se estila en su segmento. Hay que tener en cuenta que nos encontramos con un propulsor de mayor capacidad, 1,4 litros, y eso se nota.

El clon del Arosa mantiene el positivo nivel prestacional de su primo español. A esto se le une un acabado interior de lo mejorcito del segmento. En el punto donde más flaquea el Lupo es en los centímetros. Su habitabilidad es mejorable en las plazas traseras y su maletero es mínimo, lo que impide que lo carguemos demasiado.

El pequeño utilitario galo tiene un precio de salida superior al del Atos, aunque los descuentos de Citroën igualan el coste final. Tiene una imagen más agresiva y fresca que la del modelo coreano, aunque eso no le hace ser más amplio, sobre todo en las plazas traseras. En esta zona ofrece peores cifras que el Atos, convirtiéndose casi en un 2+2 urbano. En cuanto al motor, nos encontramos con una mecánica de mayor cilindrada y potencia, que aporta algo más de desahogo a nuestra conducción.

El Matiz tiene un motor más “rumboso” que, unido a un peso más contenido que el Atos, le otorga unas prestaciones más destacadas, lo que revierte en un mayor placer (limitado) de conducción. En cuanto al equipamiento, debemos destacar el hecho de que de serie viene con ABS, uno de los puntos negros del Atos, y, por ejemplo, equipo de audio. Consumo y habitabilidad interior son similares al utilitario de Hyundai.

El Coche del Año en Europa 2003 tiene a au favor un acabado general bastante bueno, un comportamiento dinámico divertido y la posibilidad de realizar desplazamientos más largos que los meros recorridos por ciudad. Su prec0000o es muy similar al del Atos con el ABS incluido. Al igual que el pequeño coreano, tiene una gran cantidad de equipamiento opcional, lo que nos da la posibilidad de completarlo, y mucho, según nos lo permita nuestro capital.

El hermano mayor del Atos, el Getz, aporta mayor espacio interior que el pequeño de la gama Hyundai, aunque, sorprendentemente, es superado en el apartado del espacio del maletero. El motor es el mismo, aunque en el Getz rinde cuatro caballos más. El nivel de prestaciones es similar, ya que ese aumento de la potencia se contrarrestra con el menor peso del Atos, del orden de unos 70 kilos menos.

Es el más discreto del grupo en cuanto a prestaciones, ya que su motor, de apenas 973 cm3, es uno de los que ofrece menos par entre los modelos del segmento. Su aspecto más parecido al de un monovolumen le hace ganar capacidad de carga, aunque su altura le penaliza en el apartado del consumo y de la sonoridad a velocidades altas. Su equipamiento de serie es mínimo y hay que echar mano al paquete de opciones a poco que queramos dotarlo de ABS, aire acondicionado o radio CD.

El veterano modelo de Renault cuanto a su favor con la modularidad de sus plazas traseras, que se pueden desplazar longitudinalmente e incluso sacarse del vehículo, en función de las necesidades de cada uno. Las prestaciones son buenas en relación con sus rivales, al igual que su equipo de frenos. En cuanto al equipamiento y el precio, está en niveles parecidos a los de sus rivales, aunque se le nota el paso de los años, sobre todo en la ausencia de determinados elementos.

Junto al Lupo es uno de los rivales más caros del Atos, algo que se puede justificar por su mayor nivel prestacional. Oficialmente declara 60 Cv, aunque en la realidad, y según nuestro Centro Técnico, su potencia se dispara hasta casi los 70. Y lo que es más, con una curva de par muy buena para lo que se estila en su segmento. Hay que tener en cuenta que nos encontramos con un propulsor de mayor capacidad, 1,4 litros, y eso se nota.

El clon del Arosa mantiene el positivo nivel prestacional de su primo español. A esto se le une un acabado interior de lo mejorcito del segmento. En el punto donde más flaquea el Lupo es en los centímetros. Su habitabilidad es mejorable en las plazas traseras y su maletero es mínimo, lo que impide que lo carguemos demasiado.

El pequeño utilitario galo tiene un precio de salida superior al del Atos, aunque los descuentos de Citroën igualan el coste final. Tiene una imagen más agresiva y fresca que la del modelo coreano, aunque eso no le hace ser más amplio, sobre todo en las plazas traseras. En esta zona ofrece peores cifras que el Atos, convirtiéndose casi en un 2+2 urbano. En cuanto al motor, nos encontramos con una mecánica de mayor cilindrada y potencia, que aporta algo más de desahogo a nuestra conducción.

El Matiz tiene un motor más “rumboso” que, unido a un peso más contenido que el Atos, le otorga unas prestaciones más destacadas, lo que revierte en un mayor placer (limitado) de conducción. En cuanto al equipamiento, debemos destacar el hecho de que de serie viene con ABS, uno de los puntos negros del Atos, y, por ejemplo, equipo de audio. Consumo y habitabilidad interior son similares al utilitario de Hyundai.

El Coche del Año en Europa 2003 tiene a au favor un acabado general bastante bueno, un comportamiento dinámico divertido y la posibilidad de realizar desplazamientos más largos que los meros recorridos por ciudad. Su prec0000o es muy similar al del Atos con el ABS incluido. Al igual que el pequeño coreano, tiene una gran cantidad de equipamiento opcional, lo que nos da la posibilidad de completarlo, y mucho, según nos lo permita nuestro capital.

El hermano mayor del Atos, el Getz, aporta mayor espacio interior que el pequeño de la gama Hyundai, aunque, sorprendentemente, es superado en el apartado del espacio del maletero. El motor es el mismo, aunque en el Getz rinde cuatro caballos más. El nivel de prestaciones es similar, ya que ese aumento de la potencia se contrarrestra con el menor peso del Atos, del orden de unos 70 kilos menos.

Es el más discreto del grupo en cuanto a prestaciones, ya que su motor, de apenas 973 cm3, es uno de los que ofrece menos par entre los modelos del segmento. Su aspecto más parecido al de un monovolumen le hace ganar capacidad de carga, aunque su altura le penaliza en el apartado del consumo y de la sonoridad a velocidades altas. Su equipamiento de serie es mínimo y hay que echar mano al paquete de opciones a poco que queramos dotarlo de ABS, aire acondicionado o radio CD.

El veterano modelo de Renault cuanto a su favor con la modularidad de sus plazas traseras, que se pueden desplazar longitudinalmente e incluso sacarse del vehículo, en función de las necesidades de cada uno. Las prestaciones son buenas en relación con sus rivales, al igual que su equipo de frenos. En cuanto al equipamiento y el precio, está en niveles parecidos a los de sus rivales, aunque se le nota el paso de los años, sobre todo en la ausencia de determinados elementos.

Junto al Lupo es uno de los rivales más caros del Atos, algo que se puede justificar por su mayor nivel prestacional. Oficialmente declara 60 Cv, aunque en la realidad, y según nuestro Centro Técnico, su potencia se dispara hasta casi los 70. Y lo que es más, con una curva de par muy buena para lo que se estila en su segmento. Hay que tener en cuenta que nos encontramos con un propulsor de mayor capacidad, 1,4 litros, y eso se nota.

El clon del Arosa mantiene el positivo nivel prestacional de su primo español. A esto se le une un acabado interior de lo mejorcito del segmento. En el punto donde más flaquea el Lupo es en los centímetros. Su habitabilidad es mejorable en las plazas traseras y su maletero es mínimo, lo que impide que lo carguemos demasiado.

El pequeño utilitario galo tiene un precio de salida superior al del Atos, aunque los descuentos de Citroën igualan el coste final. Tiene una imagen más agresiva y fresca que la del modelo coreano, aunque eso no le hace ser más amplio, sobre todo en las plazas traseras. En esta zona ofrece peores cifras que el Atos, convirtiéndose casi en un 2+2 urbano. En cuanto al motor, nos encontramos con una mecánica de mayor cilindrada y potencia, que aporta algo más de desahogo a nuestra conducción.

El Matiz tiene un motor más “rumboso” que, unido a un peso más contenido que el Atos, le otorga unas prestaciones más destacadas, lo que revierte en un mayor placer (limitado) de conducción. En cuanto al equipamiento, debemos destacar el hecho de que de serie viene con ABS, uno de los puntos negros del Atos, y, por ejemplo, equipo de audio. Consumo y habitabilidad interior son similares al utilitario de Hyundai.

El Coche del Año en Europa 2003 tiene a au favor un acabado general bastante bueno, un comportamiento dinámico divertido y la posibilidad de realizar desplazamientos más largos que los meros recorridos por ciudad. Su prec0000o es muy similar al del Atos con el ABS incluido. Al igual que el pequeño coreano, tiene una gran cantidad de equipamiento opcional, lo que nos da la posibilidad de completarlo, y mucho, según nos lo permita nuestro capital.

El hermano mayor del Atos, el Getz, aporta mayor espacio interior que el pequeño de la gama Hyundai, aunque, sorprendentemente, es superado en el apartado del espacio del maletero. El motor es el mismo, aunque en el Getz rinde cuatro caballos más. El nivel de prestaciones es similar, ya que ese aumento de la potencia se contrarrestra con el menor peso del Atos, del orden de unos 70 kilos menos.

Es el más discreto del grupo en cuanto a prestaciones, ya que su motor, de apenas 973 cm3, es uno de los que ofrece menos par entre los modelos del segmento. Su aspecto más parecido al de un monovolumen le hace ganar capacidad de carga, aunque su altura le penaliza en el apartado del consumo y de la sonoridad a velocidades altas. Su equipamiento de serie es mínimo y hay que echar mano al paquete de opciones a poco que queramos dotarlo de ABS, aire acondicionado o radio CD.

El veterano modelo de Renault cuanto a su favor con la modularidad de sus plazas traseras, que se pueden desplazar longitudinalmente e incluso sacarse del vehículo, en función de las necesidades de cada uno. Las prestaciones son buenas en relación con sus rivales, al igual que su equipo de frenos. En cuanto al equipamiento y el precio, está en niveles parecidos a los de sus rivales, aunque se le nota el paso de los años, sobre todo en la ausencia de determinados elementos.

Junto al Lupo es uno de los rivales más caros del Atos, algo que se puede justificar por su mayor nivel prestacional. Oficialmente declara 60 Cv, aunque en la realidad, y según nuestro Centro Técnico, su potencia se dispara hasta casi los 70. Y lo que es más, con una curva de par muy buena para lo que se estila en su segmento. Hay que tener en cuenta que nos encontramos con un propulsor de mayor capacidad, 1,4 litros, y eso se nota.

El clon del Arosa mantiene el positivo nivel prestacional de su primo español. A esto se le une un acabado interior de lo mejorcito del segmento. En el punto donde más flaquea el Lupo es en los centímetros. Su habitabilidad es mejorable en las plazas traseras y su maletero es mínimo, lo que impide que lo carguemos demasiado.

El pequeño utilitario galo tiene un precio de salida superior al del Atos, aunque los descuentos de Citroën igualan el coste final. Tiene una imagen más agresiva y fresca que la del modelo coreano, aunque eso no le hace ser más amplio, sobre todo en las plazas traseras. En esta zona ofrece peores cifras que el Atos, convirtiéndose casi en un 2+2 urbano. En cuanto al motor, nos encontramos con una mecánica de mayor cilindrada y potencia, que aporta algo más de desahogo a nuestra conducción.

El Matiz tiene un motor más “rumboso” que, unido a un peso más contenido que el Atos, le otorga unas prestaciones más destacadas, lo que revierte en un mayor placer (limitado) de conducción. En cuanto al equipamiento, debemos destacar el hecho de que de serie viene con ABS, uno de los puntos negros del Atos, y, por ejemplo, equipo de audio. Consumo y habitabilidad interior son similares al utilitario de Hyundai.

El Coche del Año en Europa 2003 tiene a au favor un acabado general bastante bueno, un comportamiento dinámico divertido y la posibilidad de realizar desplazamientos más largos que los meros recorridos por ciudad. Su prec0000o es muy similar al del Atos con el ABS incluido. Al igual que el pequeño coreano, tiene una gran cantidad de equipamiento opcional, lo que nos da la posibilidad de completarlo, y mucho, según nos lo permita nuestro capital.

El hermano mayor del Atos, el Getz, aporta mayor espacio interior que el pequeño de la gama Hyundai, aunque, sorprendentemente, es superado en el apartado del espacio del maletero. El motor es el mismo, aunque en el Getz rinde cuatro caballos más. El nivel de prestaciones es similar, ya que ese aumento de la potencia se contrarrestra con el menor peso del Atos, del orden de unos 70 kilos menos.

Es el más discreto del grupo en cuanto a prestaciones, ya que su motor, de apenas 973 cm3, es uno de los que ofrece menos par entre los modelos del segmento. Su aspecto más parecido al de un monovolumen le hace ganar capacidad de carga, aunque su altura le penaliza en el apartado del consumo y de la sonoridad a velocidades altas. Su equipamiento de serie es mínimo y hay que echar mano al paquete de opciones a poco que queramos dotarlo de ABS, aire acondicionado o radio CD.

El veterano modelo de Renault cuanto a su favor con la modularidad de sus plazas traseras, que se pueden desplazar longitudinalmente e incluso sacarse del vehículo, en función de las necesidades de cada uno. Las prestaciones son buenas en relación con sus rivales, al igual que su equipo de frenos. En cuanto al equipamiento y el precio, está en niveles parecidos a los de sus rivales, aunque se le nota el paso de los años, sobre todo en la ausencia de determinados elementos.

Junto al Lupo es uno de los rivales más caros del Atos, algo que se puede justificar por su mayor nivel prestacional. Oficialmente declara 60 Cv, aunque en la realidad, y según nuestro Centro Técnico, su potencia se dispara hasta casi los 70. Y lo que es más, con una curva de par muy buena para lo que se estila en su segmento. Hay que tener en cuenta que nos encontramos con un propulsor de mayor capacidad, 1,4 litros, y eso se nota.

El clon del Arosa mantiene el positivo nivel prestacional de su primo español. A esto se le une un acabado interior de lo mejorcito del segmento. En el punto donde más flaquea el Lupo es en los centímetros. Su habitabilidad es mejorable en las plazas traseras y su maletero es mínimo, lo que impide que lo carguemos demasiado.

El pequeño utilitario galo tiene un precio de salida superior al del Atos, aunque los descuentos de Citroën igualan el coste final. Tiene una imagen más agresiva y fresca que la del modelo coreano, aunque eso no le hace ser más amplio, sobre todo en las plazas traseras. En esta zona ofrece peores cifras que el Atos, convirtiéndose casi en un 2+2 urbano. En cuanto al motor, nos encontramos con una mecánica de mayor cilindrada y potencia, que aporta algo más de desahogo a nuestra conducción.

El Matiz tiene un motor más “rumboso” que, unido a un peso más contenido que el Atos, le otorga unas prestaciones más destacadas, lo que revierte en un mayor placer (limitado) de conducción. En cuanto al equipamiento, debemos destacar el hecho de que de serie viene con ABS, uno de los puntos negros del Atos, y, por ejemplo, equipo de audio. Consumo y habitabilidad interior son similares al utilitario de Hyundai.

El Coche del Año en Europa 2003 tiene a au favor un acabado general bastante bueno, un comportamiento dinámico divertido y la posibilidad de realizar desplazamientos más largos que los meros recorridos por ciudad. Su prec0000o es muy similar al del Atos con el ABS incluido. Al igual que el pequeño coreano, tiene una gran cantidad de equipamiento opcional, lo que nos da la posibilidad de completarlo, y mucho, según nos lo permita nuestro capital.

El hermano mayor del Atos, el Getz, aporta mayor espacio interior que el pequeño de la gama Hyundai, aunque, sorprendentemente, es superado en el apartado del espacio del maletero. El motor es el mismo, aunque en el Getz rinde cuatro caballos más. El nivel de prestaciones es similar, ya que ese aumento de la potencia se contrarrestra con el menor peso del Atos, del orden de unos 70 kilos menos.

Es el más discreto del grupo en cuanto a prestaciones, ya que su motor, de apenas 973 cm3, es uno de los que ofrece menos par entre los modelos del segmento. Su aspecto más parecido al de un monovolumen le hace ganar capacidad de carga, aunque su altura le penaliza en el apartado del consumo y de la sonoridad a velocidades altas. Su equipamiento de serie es mínimo y hay que echar mano al paquete de opciones a poco que queramos dotarlo de ABS, aire acondicionado o radio CD.

El veterano modelo de Renault cuanto a su favor con la modularidad de sus plazas traseras, que se pueden desplazar longitudinalmente e incluso sacarse del vehículo, en función de las necesidades de cada uno. Las prestaciones son buenas en relación con sus rivales, al igual que su equipo de frenos. En cuanto al equipamiento y el precio, está en niveles parecidos a los de sus rivales, aunque se le nota el paso de los años, sobre todo en la ausencia de determinados elementos.

Junto al Lupo es uno de los rivales más caros del Atos, algo que se puede justificar por su mayor nivel prestacional. Oficialmente declara 60 Cv, aunque en la realidad, y según nuestro Centro Técnico, su potencia se dispara hasta casi los 70. Y lo que es más, con una curva de par muy buena para lo que se estila en su segmento. Hay que tener en cuenta que nos encontramos con un propulsor de mayor capacidad, 1,4 litros, y eso se nota.

El clon del Arosa mantiene el positivo nivel prestacional de su primo español. A esto se le une un acabado interior de lo mejorcito del segmento. En el punto donde más flaquea el Lupo es en los centímetros. Su habitabilidad es mejorable en las plazas traseras y su maletero es mínimo, lo que impide que lo carguemos demasiado.

El pequeño utilitario galo tiene un precio de salida superior al del Atos, aunque los descuentos de Citroën igualan el coste final. Tiene una imagen más agresiva y fresca que la del modelo coreano, aunque eso no le hace ser más amplio, sobre todo en las plazas traseras. En esta zona ofrece peores cifras que el Atos, convirtiéndose casi en un 2+2 urbano. En cuanto al motor, nos encontramos con una mecánica de mayor cilindrada y potencia, que aporta algo más de desahogo a nuestra conducción.

El Matiz tiene un motor más “rumboso” que, unido a un peso más contenido que el Atos, le otorga unas prestaciones más destacadas, lo que revierte en un mayor placer (limitado) de conducción. En cuanto al equipamiento, debemos destacar el hecho de que de serie viene con ABS, uno de los puntos negros del Atos, y, por ejemplo, equipo de audio. Consumo y habitabilidad interior son similares al utilitario de Hyundai.

El Coche del Año en Europa 2003 tiene a au favor un acabado general bastante bueno, un comportamiento dinámico divertido y la posibilidad de realizar desplazamientos más largos que los meros recorridos por ciudad. Su prec0000o es muy similar al del Atos con el ABS incluido. Al igual que el pequeño coreano, tiene una gran cantidad de equipamiento opcional, lo que nos da la posibilidad de completarlo, y mucho, según nos lo permita nuestro capital.

El hermano mayor del Atos, el Getz, aporta mayor espacio interior que el pequeño de la gama Hyundai, aunque, sorprendentemente, es superado en el apartado del espacio del maletero. El motor es el mismo, aunque en el Getz rinde cuatro caballos más. El nivel de prestaciones es similar, ya que ese aumento de la potencia se contrarrestra con el menor peso del Atos, del orden de unos 70 kilos menos.

Es el más discreto del grupo en cuanto a prestaciones, ya que su motor, de apenas 973 cm3, es uno de los que ofrece menos par entre los modelos del segmento. Su aspecto más parecido al de un monovolumen le hace ganar capacidad de carga, aunque su altura le penaliza en el apartado del consumo y de la sonoridad a velocidades altas. Su equipamiento de serie es mínimo y hay que echar mano al paquete de opciones a poco que queramos dotarlo de ABS, aire acondicionado o radio CD.

El veterano modelo de Renault cuanto a su favor con la modularidad de sus plazas traseras, que se pueden desplazar longitudinalmente e incluso sacarse del vehículo, en función de las necesidades de cada uno. Las prestaciones son buenas en relación con sus rivales, al igual que su equipo de frenos. En cuanto al equipamiento y el precio, está en niveles parecidos a los de sus rivales, aunque se le nota el paso de los años, sobre todo en la ausencia de determinados elementos.

Junto al Lupo es uno de los rivales más caros del Atos, algo que se puede justificar por su mayor nivel prestacional. Oficialmente declara 60 Cv, aunque en la realidad, y según nuestro Centro Técnico, su potencia se dispara hasta casi los 70. Y lo que es más, con una curva de par muy buena para lo que se estila en su segmento. Hay que tener en cuenta que nos encontramos con un propulsor de mayor capacidad, 1,4 litros, y eso se nota.

El clon del Arosa mantiene el positivo nivel prestacional de su primo español. A esto se le une un acabado interior de lo mejorcito del segmento. En el punto donde más flaquea el Lupo es en los centímetros. Su habitabilidad es mejorable en las plazas traseras y su maletero es mínimo, lo que impide que lo carguemos demasiado.

El pequeño utilitario galo tiene un precio de salida superior al del Atos, aunque los descuentos de Citroën igualan el coste final. Tiene una imagen más agresiva y fresca que la del modelo coreano, aunque eso no le hace ser más amplio, sobre todo en las plazas traseras. En esta zona ofrece peores cifras que el Atos, convirtiéndose casi en un 2+2 urbano. En cuanto al motor, nos encontramos con una mecánica de mayor cilindrada y potencia, que aporta algo más de desahogo a nuestra conducción.

El Matiz tiene un motor más “rumboso” que, unido a un peso más contenido que el Atos, le otorga unas prestaciones más destacadas, lo que revierte en un mayor placer (limitado) de conducción. En cuanto al equipamiento, debemos destacar el hecho de que de serie viene con ABS, uno de los puntos negros del Atos, y, por ejemplo, equipo de audio. Consumo y habitabilidad interior son similares al utilitario de Hyundai.

El Coche del Año en Europa 2003 tiene a au favor un acabado general bastante bueno, un comportamiento dinámico divertido y la posibilidad de realizar desplazamientos más largos que los meros recorridos por ciudad. Su prec0000o es muy similar al del Atos con el ABS incluido. Al igual que el pequeño coreano, tiene una gran cantidad de equipamiento opcional, lo que nos da la posibilidad de completarlo, y mucho, según nos lo permita nuestro capital.

El hermano mayor del Atos, el Getz, aporta mayor espacio interior que el pequeño de la gama Hyundai, aunque, sorprendentemente, es superado en el apartado del espacio del maletero. El motor es el mismo, aunque en el Getz rinde cuatro caballos más. El nivel de prestaciones es similar, ya que ese aumento de la potencia se contrarrestra con el menor peso del Atos, del orden de unos 70 kilos menos.

Es el más discreto del grupo en cuanto a prestaciones, ya que su motor, de apenas 973 cm3, es uno de los que ofrece menos par entre los modelos del segmento. Su aspecto más parecido al de un monovolumen le hace ganar capacidad de carga, aunque su altura le penaliza en el apartado del consumo y de la sonoridad a velocidades altas. Su equipamiento de serie es mínimo y hay que echar mano al paquete de opciones a poco que queramos dotarlo de ABS, aire acondicionado o radio CD.

El veterano modelo de Renault cuanto a su favor con la modularidad de sus plazas traseras, que se pueden desplazar longitudinalmente e incluso sacarse del vehículo, en función de las necesidades de cada uno. Las prestaciones son buenas en relación con sus rivales, al igual que su equipo de frenos. En cuanto al equipamiento y el precio, está en niveles parecidos a los de sus rivales, aunque se le nota el paso de los años, sobre todo en la ausencia de determinados elementos.

Junto al Lupo es uno de los rivales más caros del Atos, algo que se puede justificar por su mayor nivel prestacional. Oficialmente declara 60 Cv, aunque en la realidad, y según nuestro Centro Técnico, su potencia se dispara hasta casi los 70. Y lo que es más, con una curva de par muy buena para lo que se estila en su segmento. Hay que tener en cuenta que nos encontramos con un propulsor de mayor capacidad, 1,4 litros, y eso se nota.

El clon del Arosa mantiene el positivo nivel prestacional de su primo español. A esto se le une un acabado interior de lo mejorcito del segmento. En el punto donde más flaquea el Lupo es en los centímetros. Su habitabilidad es mejorable en las plazas traseras y su maletero es mínimo, lo que impide que lo carguemos demasiado.

Galería relacionada

Hyundai Atos Prime

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...