Hyundai Tucson y VW Tiguan: el aspirante y el mejor SUV, frente a frente

Busca nuevos enemigos el VW Tiguan, ahora dirigiendo su ofensiva hacia los SUV de mayor prestigio, pero no debe descuidar la retaguardia: al acecho, un muy elaborado Hyundai Tucson.
Raúl Roncero.

Twitter: @Rron0_autopista - Fotos: Israel Gardyn -

Hyundai Tucson y VW Tiguan: el aspirante y el mejor SUV, frente a frente
Hyundai Tucson y VW Tiguan: el aspirante y el mejor SUV, frente a frente

Ha cogido la senda buena Hyundai y los frutos saltan a la vistas: gran nivel de ventas para el Tucson entre particulares... aún con, también, elevados precios. Tan altos, que el VW Tiguan, esa delgada línea roja que separa a segmentos generalistas y premium, está a apenas mil y pico euros de distancia si comparas versiones con motor y equipamiento lo más semejante posible. Debe ser el premio a un proyecto muy ambicioso, venido a más a todos los niveles, coche cuya imponente línea, gran calidad y excelente tacto genera un regusto especial incluso entre quienes, a lo largo del año, nos sentamos en más de dos centenas de coches. Referente en nada en concreto, porque para eso ha vuelto a nacer esta generación de VW Tiguan, pero producto redondo allí donde pongas el ojo. Si en el equilibrio está la virtud, Hyundai ha convertido a su iX35 en el malabarista Tucson... Aunque también VW encara la ofensiva con un SUV matrícula de honor. Que acertarás con cualquiera de ellos es absolutamente seguro, pero entremos a lo que te importa, al detalle.

Comparativa Hyundai Tucson vs VW TiguanHyundai Tucson vs VW Tiguan: los analizamos desde dentro

Como imaginas, el Hyundai Tucson está aquí, con los mejores de su especie. Tal vez toca preguntarse cuánto más confort quieres y necesitas, cuánta más calidad y cuánto mejor comportamiento: muy bueno, o superior. Pero a mi me impresiona hoy más ver el nivel que ha conseguido la marca coreana que el trabajo que ha hecho VW con su Tiguan. Sí, te lo reconozco desde ya, el alemán no esconde ese punto extra de mayor calidad aunque sí tendrás que descubrir ese superior comportamiento, porque ahora la diferencia está más al matiz: una dirección con un punto extra de precisión, una amortiguación que puede ser de ajuste variable y trabaja de forma más homogénea... Pero es realmente exquisito el tacto que percibes y sientes en el Tucson, un SUV no muy ligero o, si lo quieres ver de otra forma, tan pesado como su rival, pero puro equilibrio.

Tributo a la familia, al conductor que se mueve con familia. Riguroso SUV por postura de conducción, pero su habitáculo debe esconder mucho trabajo de laboratorio porque me he sentido infatigable en largas tiradas. Asientos, ergonomía, relación y suavidad de mandos, visibilidad; ahí, tan bueno como un Tiguan que, eso sí, vuelve a  recurrir a ingeniosas soluciones para noquear a la competencia; no queda otra. Y es que, a las magníficas cotas interiores del Hyundai Tucson, al que no le falta un centímetro para viajar a lo grande, el VW Tiguan aporta plazas traseras con reglaje longitudinal para que distribuyas el habitáculo según las diferentes necesidades. También en capacidad de maletero arrasa el alemán.

De vuelta a las sensaciones, que también valen su peso en oro. Frente a un gran coche alto, el Hyundai Tucson aporta precisamente ser lo que parece ser, más SUV como concepto de coche. Tal vez tenga algo que ver que, pese  a no haber una diferencia en kilos, el Hyundai Tucson parece ir lastrado con esos kilos de más que aportan mucha calidad en la rodadura a un coche, por la consistencia en la pisada ofrece. Para mi, aún queda por eliminar ese exceso de asistencia en la dirección habitual en la marca, algo que no llega a corregir del todo los posibles ajustes de la dirección —Normal y Sport—, del mismo modo que la electrónica, no siendo más intrusiva que la del rival, parece hacer más acto de presencia para corregir su tendencia al subviraje si has impuesto algo más que alegría en la conducción. Pero no renunciarás a trazadas finas, a gran calidad de amortiguación, ni tampoco a excelentes registros de frenada, entre los de su especie por dimensiones y peso, de los mejores. Vale, único punto donde, dinámicamente, supera en cifras a su hoy rival, un VW Tiguan que no es que entre apoyo y apoyo mueva más ágilmente su cintura, pero que sí acaba pareciendo un puntito más sólido, otro puntito mas preciso, otro más refinado, otro mejor aislado... Y otro tecnológicamente más avanzado: cuadro digital, excelente cambio automático de doble embrague que, con idéntica tecnología, sólo tiene réplica en Tucson montado en un 1.7 CRDi exclusivamente de tracción delantera. Que esconde VW la mejor tracción total del mercado, no me cabe duda, pero te aseguro que en el 95 por ciento de las situaciones sólo te servirá para llegar más lejos por una mera cuestión de fricciones, arrastre y consumo, es decir, de eficiencia: ese habitual freno mecánico de una tracción a las cuatro ruedas resulta algo más evidente en el coche coreano que en el alemán.

Comparativa Hyundai Tucson vs VW TiguanEsa puede ser una de las razones que pueden explicar ese pequeño mayor gasto de combustible en carretera del Hyundai Tucson frente al VW Tiguan, mientras que en ciudad, también hay tecnología que marca diferencias, porque con sistema 4x4, el 2.0 CRDi prescinde de Stop&Start: ahí, la cosa es más seria, hasta un litro de diferencia para un motor 2.0 TDi que, hoy, parece "otro". Será ese efecto que las nuevas normativas van imponiendo, pero ya no es ese motor desbordante, sólido y consistente de arriba a abajo. Tal vez no lo llegues ni a notar, pero si le haces remangarse, te encontrarás con su carencia: su fuerza se diluye cerca de las 4.000 rpm, aunque para eso está el cambio automático, para aprovechar su buenos bajos y mejores medios. Porque el concepto elasticidad se entiende mucho mejor a bordo del 2.0 CRDi, menos potente, pero pura seda y untosidad desde su régimen de ralentí; calca las aceleraciones del rival y sus cifras de adelantamiento verifican, también, muy buena agilidad mecánica.

Toca balance. Es cierto que no hay intercambio de posiciones porque VW parece haberle vuelto a dar al Tiguan poder absoluto, pero Hyundai ha materializado una gran ofensiva y es, por derecho propio, una gran alternativa a la hegemonía que desde hace años vienen imponiendo el SUV alemán.

En pocas palabras

Aceleración: Esperaba algo más de estos nuevos Tiguan cuyos casi 15 CV extra no se han transformado en más velocidad. Razonablemente rápidos, la gran noticia es la diferente respuesta de estos motores cerca de su máximo régimen de giro: el CRDi aguanta hasta más arriba su pegada.  Para el Tucson y Tiguan, respectivamente, estas son sus principales aceleraciones. De 0a 100 km/h en 10,42 y 10,45 s. Los 1.000 m los cubren en 32,3 y 32,14 s

Frenada: Tucson, a zancadas. Cuánto y cómo ha mejorado Hyundai este apartado, tanto como para ser de los mejores entre los que miden y pesan como él. Aquí, sí parece aprovechar esa mayor huella sobre el asfalto, aunque el trabajo en equipo es fundamental. Frena desde 140 a 0 km/h en 72,5 m, frente a los también buenos 75,4 m del VW Tiguan

Sonoridad: Tiguan, referente. Curiosamente, penalizado a 50 km/h por alguna resonancia que amplifica el nivel de ruido, pero nuevamente, rotundo en cualquier apartado relacionado con el confort y la calidad de vida. A elevada velocidad, hay hasta 3db de diferencia a favor del modelo de VW

Adelantamientos: Manual frente a automático. Pero relevante las cifras que consigue el Tucson en cuarta marcha para pasar de 80 a 120 km/h —8,34 s— y el Tiguan en D —8,53 s—: hay mucho motor en el Tucson, y la prueba es lo bien que sigue moviendo el CRDi a ese SUV en sus marchas más largas.

Consumos. La ciudad marca el paso. Pesados ambos, sus motores dos litros rinden muy bien en carretera para imprimir tiradas kilométricas, mientras que en ciudad el de Hyundai aún no está técnicamente al día; razonables cifras para el coreano—con una media de 6,7 l/100 km—, sobresalientes registros para el rival —6,3 l/100 km de media—.

Habitabilidad. ¿Cuánto espacio extra necesitas?. No sólo bueno, sino muy bueno el habitáculo del Tucson, con puertas de gran amplitud —casi 90 grados— y excelente volumen de carga con 475 litros. Sobre ello, VW aporta plazas con asientos tipo monovolumen y un maletero mayor y, además, variable: entre 555 y 690 litros.

También te puede interesar:

Seat Ateca 2.0 TDi 4Drive, prueba a fondo

Skoda Kodiaq, ya lo hemos probado

Compara hasta tres coches a la vez

¿Quieres un coche nuevo? Antes, valora tu coche gratis

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...