Hyundai i30 Diesel 1.6 CRDi de 136 CV: prueba de 50.000 km

Compacto y Diesel, te contamos todas nuestras conclusiones y nuestros datos recopilados en nuestra prueba de 50.000 km a bordo del Hyundai i30 1.6 CRDi de 136 CV.
Luis M. Vitoria / Fotos: Israel Gardyn -
Hyundai i30 Diesel 1.6 CRDi de 136 CV: prueba de 50.000 km
Hyundai i30 Diesel 1.6 CRDi de 136 CV: prueba de 50.000 km

Un vistazo a los registros permiten reducir a asépticos números los 270 días transcurridos desde que, con 9.000 kilómetros en su marcador, recogiéramos en las instalaciones de Hyundai este i30 con motor Diesel y cambio automático de doble embrague: 50.000 kilómetros realizados por 31 conductores —170 utilizaciones en total-. El viaje de mayor enjundia, 4.115 km en 9 días.

Publicidad

Durante ese tiempo, el Hyundai i30 1.6 CRDi 7DCT se ha movido, sobre todo, en carreteras españolas; pero también ha visitado Portugal, Francia, Alemania...

Hyundai i30 1.6 CRDi 136 CV DCT: nuestro objetivo

El objetivo era llevar a cabo una prueba de larga duración para comprobar, no sólo la evolución de su comportamiento o prestaciones a lo largo del tiempo, también para averiguar cuánto hay de durabilidad en el salto de calidad que se percibe cuando se accede a bordo de los últimos lanzamientos de Hyundai. Y, más aún, cuando el objeto de nuestras averiguaciones es el segundo coche más vendido de la marca en España, sólo superado por el Tucson, y que contribuyó en 2017 a que las ventas de Hyundai creciesen, al término del año, un 8,48 por ciento.

Hyundai i30 1.6 CRDi 136 CVDurante esos 9 meses que hemos vivido con el i30, sólo una vez ha sido necesario acudir al concesionario: la que establecía alcanzar los 30.000 km y, por tanto, realizar la primera revisión oficial. Con 29.403 km en el marcador, en octubre, pedíamos cita a Rocal Automoción, concesionario de Hyundai en Rivas-Vaciamadrid (Madrid), calle de la Fundición, 5; para realizar el mantenimiento correspondiente: cambio de aceite (Helix Ultra Pro AM-L 5W30 C3) y su filtro, líquido de frenos, filtro de polen y relleno del depósito de limpiaparabrisas. La operación supuso un coste de 213,70 euros. Como atención comercial se actualizaron navegador y cartografía.

CONSUMOS Hyundai i30 1.6 CRDi 136 CV DCT 7
Consumo en ciudad 5,9 l/100 km
Consumo en carretera 4,7 l/100 km
Consumo medio 5,1-5,2 l/100 km

El otro paso por el taller, el Euromaster de la calle Covarrubias, lo realizamos ya superados los 52.000 kilómetros —43.000 en nuestras manos—. Allí reemplazamos, por precaución, las ruedas de origen, una Michelin Primacy 3, por unas Michelin CrossClimate+ con las mismas dimensiones: 225/45 R17. A las primeras les quedaban unos cuantos de cientos, incluso algunos miles de kilómetros por delante; pero un invierno tan lluvioso recomendaba precauciones; mientras que las segundas aún tuvieron tiempo por delante para demostrar su valía como ruedas todo tiempo.

Publicidad

Hyundai i30 1.6 CRDi 136 CVAsí las cosas, el Hyundai i30 de nuestra prueba de larga duración no ha requerido, ni siquiera, atención para solucionar pequeños golpes. Y es que durante el test únicamente hemos tenido un mínimo roce en la zona frontal —durante una maniobra de marcha atrás, en nuestro propio parking—, que en nada a impedido seguir utilizando el coche con normalidad. Incluso pasaba muy desapercibido en las imágenes tomadas de él. Otro tanto ha ocurrido con algunas de las llantas que, si bien han recibido algún impacto contra bordillos, han sido mínimos.

ESPACIO Hyundai i30 1.6 CRDi 136 CV DCT 7
Anchura delantera 142 cm
Anchura trasera 138 cm
Altura delantera 95/101 cm
Altura trasera 94 cm
Espacio para piernas 69 cm
Maletero 390 litros

Hyundai i30 1.6 CRDi 136 CV: cero problemas

La sensación de solidez y durabilidad nos ha acompañado a lo largo de esos meses permanentemente. Hoy, tras haber pasado por tantas manos y en situaciones tan dispares como las que se dan durante casi 300 días, incluso cuesta percibir detalles de desgaste en carrocería o interior. No se dan, desde luego, en los elementos con los que el conductor o sus acompañantes tienen contacto con el coche si exceptuamos una zona concreta del aro de volante, revestido en cuero; o algún mínimo arañazo en los laterales del respaldo del conductor, antes provocado por descuido que por falta de calidad del tapizado. Ocurre que, incluso en los asientos, no hemos sido capaces de encontrar síntomas de desgaste o deformación del relleno ni en banqueta ni respaldo, que siguen ofreciendo una acogida formidable a sus ocupantes.

Publicidad

En estos meses, el i30 Diesel ha acudido a nuestro Circuito del INTA para, someterse a una batería de pruebas que nos permitiese, en un primer momento, conocer su estado «de salud»; y seguir su evolución.

PRESTACIONES Hyundai i30 1.6 CRDi 136 CV DCT 7
Acel. 0-100 km/h 9-9,33 s
Acel. 0-1000 m 30,6-31,05 s
Sonoridad 100 km/h 67,3-68,2 dBA
Sonoridad 120 km/h 71,2-71,4 dBA
Frenada desde 120 km/h 54,5-55,5 m

Para medir el efecto de los kilómetros sobre el chasis nos ayudamos de ejercicios como los eslalon, test del alce o frenadas. Sin embargo, el estado de los neumáticos o, en su caso, el reemplazo de unos por otros, más allá de la distintas temperaturas ambientales o del asfalto —hemos hecho, por ejemplo, prueba con éste a 29-32ºC en junio y 7ºC en marzo—, aportan variaciones a considerar para no formar opiniones infundadas. A la vista de lo anterior, cabe concluir que el comportamiento del i30 se ha mantenido inalterado en el tiempo, más allá de la sensación de persistente buen estado que dan los amortiguadores aún hoy, con una calidad de bacheo digna de lo mejor de su clase. Prueba de lo anterior son la velocidad de entrada al test del alce realizada a 74,5, 69,6 y 73,4 km/h, de la primera a la tercera toma de datos; el eslalon finalizado en 8,38, 8,50 y 8,55 segundos; o la frenada, desde 140 km/h, acabada en la mejor de las tres mediciones intermedias —ya desechadas la mejor y la peor— en 72,1 (Primacy 3 nuevos); 76,0 (a media vida) y 70,4 m (7.000 km en CrossClimate +).

Publicidad

Hyundai i30 DieselEn lo que concierne al motor, apenas ha habido cambios paso tras paso por el banco de potencia: una señal inequívoca de que el kilometraje alcanzado es para él un aperitivo. De hecho, las prestaciones se han mantenido en registros muy semejantes kilómetro tras kilómetro y otro tanto ha ocurrido con los consumos. En este sentido, cabe señalar que el uso del coche —incluyendo aquí los desplazamientos por vías rápidas, cargados y a buen ritmo que corresponden a fines de semana y hasta periodos vacacionales—, alcanzamos una media durante los 50.000 km de 6,4 l/100 km en el ordenador de viaje. Sin embargo, este dato requiere una matización, pues la comprobación del desfase del mismo con la realidad por parte de nuestro Centro Técnico arrojó que ese valor se correspondía con 5,9 l/100 km (en los recorridos habituales de nuestro Centro Técnico, el consumo medio bajó a los 5,2 l/100 km). Marca, por tanto, en demasía aunque, como si de compensar se tratase, su pantalla da una enorme cantidad de información, incluso de sistemas como luces o limpias, señalando su posición de funcionamiento. Otro aspecto susceptible de mejora en el Hyundai atañe a la iluminación de sus faros, algo pobre. En el sentido contrario, y al margen de su calidad de rodadura, destacaríamos el buen funcionamiento del sistema que nos mantiene en el carril y que, combinado con el control de velocidad de crucero, da pie a una precisa conducción casi autónoma por algunos instantes.

También te puede interesar

Hyundai i20 2019: el nuevo utilitario que llegará en verano

Hyundai Santa Fe y Honda CR-V: el nuevo gran duelo SUV de 7 plazas

 

 

 

Publicidad