Ford Fiesta ST vs VW Polo GTI: ¿cuál es el mejor deportivo?

El Ford Fiesta ST y el VW Polo GTI se enfrentan en un interesante duelo de pequeños deportivos. Los dos rinden 200 CV de potencia. ¿Cuál es el más completo de los dos?
Miguel García-Vidal / Fotos: I. Gardyn -
Ford Fiesta ST vs VW Polo GTI: ¿cuál es el mejor deportivo?
Ford Fiesta ST vs VW Polo GTI: ¿cuál es el mejor deportivo?

Los pequeños GTI del segmento B no sólo han escalado exponencialmente en cuanto a potencia máxima, también han aumentado sus dimensiones y equipamientos, para recoger el testigo de los primigenios GTI compactos de los ‘80 del pasado siglo, pero con unas posibilidades mucho mayores. Sólo hay que repasar los datos básicos de las primeras generaciones de nuestros protagonistas –el Ford Fiesta 1.5 EcoBoost 200 CV ST y el VW Polo 2.0 TSI 200 CV DSG GTI- para darnos cuenta de ello. No en vano, el primer Fiesta deportivo, el XR2, nació en 1980 con un 1.6 que desarrollaba 83 CV, con 3,65 m de longitud, para en 1989 alcanzar con un 1.6i los 116 CV. El Polo en su segunda generación, unos años más tarde, ponía en liza la versión GT con la misma longitud y 75 CV para posteriormente llegar a 116 con el G40 sobrealimentado. Hoy, casi cuatro décadas después, nuestros protagonistas alcanzan 200 CV con carrocerías que superan los 4 m y una tecnología inconcebible para sus ancestros.

Ford Fiesta ST vs VW Polo GTI: ¿cuál es el mejor deportivo?

Ford Fiesta ST vs VW Polo GTI: ¿cuál es el mejor deportivo?

Ya no se tratan de versiones más potentes con una somera preparación, como sucedía antaño. Ahora, el trabajo va más allá, con una carga técnica muy superior a la presente en los modelos de los que derivan. Especialmente en el Fiesta, que estrena innovadoras soluciones en motor y bastidor para configurarse como uno de los GTI pequeños de talante más deportivo, mientras el Polo hace honor a sus siglas GTI para alcanzar un tremendo equilibrio entre esa deportividad, quizá sin transmitir tantas sensaciones como su rival, y agrado de uso en la conducción del día a día.

Publicidad

Ford Fiesta ST y VW Polo GTI: interiores

A pesar de estar plagados de detalles deportivos y de color, sus interiores apenas se separan de sus hermanos de gama. Lo más llamativo son los asientos deportivos firmados por Recaro para el ST mientras el GTI se desmarca con su instrumentación digital configurable y la pantalla del sistema de información y entretenimiento, en ambos táctil y de 8”, con la posibilidad de reflejar datos racing; como relojes virtuales con fuerzas G, presión del turbo, potencia empleada...

La posición de conducción en ambos es correcta, pero no muy deportiva. Igual que en los utilitarios de los que derivan, con banquetas que no se pueden situar en un plano muy bajo. El único pero es lo baja que queda la palanca de cambios en el ST, pues por sus gruesos aros de volante —ligeramente más en el Fiesta— y centrado de pedales las sensaciones son buenas. La calidad de ejecución en ambos es semejante, con abundancia de plásticos duros si bien los blandos del Polo resultan más agradables al tacto.

ESPACIO Ford Fiesta 1.5 EcoBoost 200 CV ST VW Polo 2.0 TSI 200 CV DSG GTI
Anchura delantera 135 cm 139 cm
Anchura trasera 126 cm 132 cm
Altura delantera 94-99 cm 90-96 cm
Altura trasera 86 cm 94 cm
Espacio para piernas 66 cm 72 cm
Maletero 320 litros 250 litros
Publicidad

Ford Fiesta ST vs VW Polo GTI: sus motores

En los propulsores cada fabricante marca su línea. Ford lleva al extremo el concepto «downsizing» mientras Volkswagen, sin renunciar a tecnologías para maximizar eficiencia, casi proclama el «upsizing» con mayor cilindrada. Así, el Fiesta pasa de un 1.6 EcoBoost tetracilíndrico de 182 CV —200 en alguna versión— a un 1.5 capaz de funcionar con inyección directa e indirecta siendo el primer tricilíndrico con desconexión selectiva de un cilindro con baja carga. El Polo GTI recurre al 2.0 TSI tetracilíndrico del mismísimo Golf GTI, aunque con menor potencia, en lugar del anterior 1.8 TSi. Cuenta también con inyección directa e indirecta al tiempo que es capaz de combinar los ciclos Miller —máxima eficiencia— y Otto —favorece las prestaciones— según le convenga.

PRESTACIONES Ford Fiesta 1.5 EcoBoost 200 CV ST VW Polo 2.0 TSI 200 CV DSG GTI
Acel. 0-100 km/h 6,47 s 6,40 s
Acel. 0-1000 metros 26,74 s 26,72 s
Sonoridad al ralentí 49 dB 48,9 dB
Sonoridad a 100 km/h 69,4 dB 67,8 dB
Frenada desde 140 km/h 72 m 74 m
Peso en báscula 1.231 kg 1.350 kg

Las cifras conseguidas por el motor 1.5 EcoBoost del Fiesta son impresionantes, con mediciones en aceleración casi calcadas a las del Polo, que en el banco de potencia sólo ha rendido 5 CV y 2,4 mkg más. Además, se sitúa como el más eficiente de su categoría por consumos, incluso en conducción deportiva; donde se mueve en 16-18 l/100 km frente a los 19-21 de su rival, que pese a su mayor cilindrada tanto en carretera —con función de navegación a vela— como en ciudad se sitúa entre los que menos gastan. Pero en estos modelos lo que importa es qué transmiten, su tacto, y aquí el 2.0 TSI está por delante. Se siente más poderoso, sobre todo a bajo y medio régimen. Su potencia máxima la consigue 900 rpm antes, aunque llega hasta 6.000; 250 rpm más en el ST. Ambos se sienten muy elásticos. El Fiesta pese a su condición de tricilíndrico no transmite vibraciones desagradables, aporta buen refinamiento y un sonido más atractivo; especialmente en los modos Deportivo y Circuito en los que abre una válvula de mariposa en su escape, además de activar un dispositivo a través del equipo de audio.

CONSUMOS Ford Fiesta 1.5 EcoBoost 200 CV ST VW Polo 2.0 TSI 200 CV DSG GTI
Consumo en ciudad 7,4 l/100 km 8,0 l/100 km
Consumo en carretera 5,7 l/100 km 5,9 l/100 km
Consumo medio 6,4 l/100 km 6,8 l/100 km
Publicidad

El Fiesta ST tiene cambio manual de 6 velocidades, de delicioso tacto y rapidez, lástima de la palanca emplazada tan baja, mientras el Polo GTI sólo se asocia al doble embrague pilotado en húmedo DSG con 6 velocidades. Una delicia por su rapidez y el confort que aporta, mucho mayor que el anterior DSG de 7 en seco, pero en conducción muy deportiva o circuito no tan satisfactorio como el manual.

Ford Fiesta ST vs VW Polo GTI: comportamiento

Coinciden en el detallado trabajo efectuado en sus bastidores. Ambos con arquitectura McPherson en el tren delantero y eje torsional en el trasero. El ST trata de desmarcarse con una amortiguación Tenneco con paso de aceite variable y muelles traseros de espiral no uniforme, para limitar la desalineación de las ruedas en fuertes apoyos; y el GTI con una adaptativa en su equipo de serie. Ambos son cómodos, al tiempo que controlan a la perfección balanceos y cabeceos en conducción deportiva.

Ford Fiesta ST vs VW Polo GTI: ¿cuál es el mejor deportivo?

Ford Fiesta ST

El ST desde los primeros compases se siente más deportivo, con una dirección rapidísima —sólo tiene 2 vueltas entre topes— y superior agilidad. Algo que valorarán positivamente los conductores más experimentados, pero que a otros puede desconcertar. Al límite, en curva, su amortiguación sorprende por la facilidad con la que levanta la rueda trasera interior, que produce la sensación de un recorrido de la misma muy corto, mientras se coloca en la trazada con facilidad pero sin finura, con una zaga que ayuda a cerrar los virajes. El GTI no se siente tan ágil, si bien aporta mayor aplomo y precisión. Resulta más fácil para un espectro de público mayor. Con un tren trasero receptivo, aunque no tanto. Eso sí, cuando se sobrepasa el límite de adherencia transversalmente y se produce el sobreviraje sus reacciones son más rápidas, mientras el Fiesta otorga más tiempo a su conductor para decidir cómo actuar para recuperar la trayectoria.

Ford Fiesta ST vs VW Polo GTI: ¿cuál es el mejor deportivo?

VW Polo GTI

En conducción muy deportiva o circuito tiene vital importancia la capacidad de transmitir la potencia al suelo. Aquí el ST gana por goleada gracias a su opcional diferencial mecánico Quaife que permite acelerar incluso antes del vértice de la curva y con mayor presión sobre el pedal. Aunque también «tire» más sobre la dirección al aplicar gas. En el GTI esto se encomienda al sistema electrónico XDS, que emula este trabajo frenando muy sutilmente la rueda delantera del interior de la curva. Funciona muy bien, dado que sólo se nota su acción por la luz parpadeante del ESP o al desconectarlo, donde las pérdidas de tracción son notables. En ambos están tan bien puestos a punto sus ESP que no merece la pena desconectarlos, casi ni en circuito. También convencen el tacto y poder de detención de sus frenos, con trayectorias más rectilíneas en el ST, que invitan a apurar con confianza las frenadas.

Publicidad
También te puede interesar

Ford lanzará hasta 7 grandes novedades entre finales de año y todo 2019. A los nuevos Edge, Mondeo y Kuga, se unirá su primer vehículo 100% eléctrico de una nueva era: un SUV coupé.

En 2019, las cartas ganadoras de Volkswagen se basarán en el Golf, Passat, T-Cross e I.D., cuatro modelos llamados a ser la referencia entre sus competidores. Aquí tienes todos los detalles.