Fiat Punto 1.3 JTD

Qué interesante es el nuevo Grande Punto. La apuesta de Fiat por más tamaño y mejores cualidades dinámicas ha revolucionado el segmento de los urbanos. No es de extrañar, porque el nuevo modelo supone un importante paso adelante. Lo probamos ahora con el motor Diesel básico, un voluntarioso 1.3 JTD de 90 CV que constituye un magnífico punto de partida
-
Fiat Punto 1.3 JTD

Con un precio parecido al del Grande Punto, el C3 es una alternativa poco recomendable. Más pequeño y peor acabado que nuestro protagonista, el coche de la marca francesa se queda especialmente corto cuando se compara el comportamiento dinámico de ambos coches. El Fiat resulta mucho más deportivo y atrevido que el Citroën.
Quizá la gran baza del Citroën sea su motor, el 1.6 HDi, que, con 92 CV, ofrece unas prestaciones un poco superiores. Esta máquina destaca por la suavidad de su funcionamiento y por su capacidad para la entrega.

Aunque es un poco más caro, el Fiesta incluye un equipamiento algo más completo que el Grande Punto, con lo que se compensa la diferencia. Donde no puede competir es en dimensiones interiores, pues se queda bastante corto. Destaca el maletero que es bastante más pequeño.
En cuanto a prestaciones, están bastante igualados, si bien el Fiesta es ligeramente más veloz. Su motor de 90 CV destaca, como el del Citroën C3, por su suavidad y su capacidad para empujar, con lo que no se echa en falta potencia.
En carretera, aunque el Fiesta también es muy ágil, el Grande Punto impone la brillantez de su nuevo chasis.

El Clio es otro de esos coches que ha pegado un "estirón" en su última configuración. Ahora, ronda las dimensiones del Grande Punto, con lo que neutraliza esta ventaja del coche italiano.
Lo que no puede neutralizar es el poderío de su motor, que supera al dCi de 85 CV en potencia y prestaciones. Rodando, el Clio va muy bien y resulta ágil y seguro, pero creemos que el Grande Punto aporta un poco más de deportividad.
Los acabados son equivalentes, si acaso con leve ventaja para los materiales del coche de Fiat. Por precio, casi a la par.

Aunque sale algo más caro, el Seat Ibiza 1.4 TDI con acabado Sport es una alternativa muy interesante, pues aporta un equipamiento más exclusivo y no se queda atrás en deportividad.
El motor 1.4 TDI, que se queda en 80 CV, ofrece menos vigor que el JTD, aunque la diferencia en prestaciones no es exagerada. A cambio, el chasis del Ibiza es casi tan aguerrido como el del Grande Punto.
En su última revisión, el Ibiza ha recibido una estética más moderna, si bien el interior apenas ha cambiado. El habitáculo acusa ya los años, aunque sigue presentando un aspecto desenfadado y un buen acabado. Los materiales, de más calidad en el Grande Punto.
Los que busquen más exclusividad, pueden recurrir al Volkswagen Polo con este motor, que propone un nivel más alto de acabados y mantiene las mismas características dinámicas.

Toyota, que fabrica coches de muy alta calidad, tiene en el Yaris un rival interesante para el Grande Punto. Más pequeño y con un interior más limitado, el vehículo de la marca japonesa ofrece en contrapartida un motor de impecable funcionamiento y prestaciones de buen nivel, equivalentes a las del Grande Punto.
Donde sale ganando el italiano es en el comportamiento dinámico: es mucho más audaz.
Sus acabados no son tan brillantes, pero no se quedan muy atrás, lo mismo que los materiales elegidos. Por precio, es más caro el Toyota, pero su nivel de equipamiento también es más alto.

Con un precio parecido al del Grande Punto, el C3 es una alternativa poco recomendable. Más pequeño y peor acabado que nuestro protagonista, el coche de la marca francesa se queda especialmente corto cuando se compara el comportamiento dinámico de ambos coches. El Fiat resulta mucho más deportivo y atrevido que el Citroën.
Quizá la gran baza del Citroën sea su motor, el 1.6 HDi, que, con 92 CV, ofrece unas prestaciones un poco superiores. Esta máquina destaca por la suavidad de su funcionamiento y por su capacidad para la entrega.

Aunque es un poco más caro, el Fiesta incluye un equipamiento algo más completo que el Grande Punto, con lo que se compensa la diferencia. Donde no puede competir es en dimensiones interiores, pues se queda bastante corto. Destaca el maletero que es bastante más pequeño.
En cuanto a prestaciones, están bastante igualados, si bien el Fiesta es ligeramente más veloz. Su motor de 90 CV destaca, como el del Citroën C3, por su suavidad y su capacidad para empujar, con lo que no se echa en falta potencia.
En carretera, aunque el Fiesta también es muy ágil, el Grande Punto impone la brillantez de su nuevo chasis.

El Clio es otro de esos coches que ha pegado un "estirón" en su última configuración. Ahora, ronda las dimensiones del Grande Punto, con lo que neutraliza esta ventaja del coche italiano.
Lo que no puede neutralizar es el poderío de su motor, que supera al dCi de 85 CV en potencia y prestaciones. Rodando, el Clio va muy bien y resulta ágil y seguro, pero creemos que el Grande Punto aporta un poco más de deportividad.
Los acabados son equivalentes, si acaso con leve ventaja para los materiales del coche de Fiat. Por precio, casi a la par.

Aunque sale algo más caro, el Seat Ibiza 1.4 TDI con acabado Sport es una alternativa muy interesante, pues aporta un equipamiento más exclusivo y no se queda atrás en deportividad.
El motor 1.4 TDI, que se queda en 80 CV, ofrece menos vigor que el JTD, aunque la diferencia en prestaciones no es exagerada. A cambio, el chasis del Ibiza es casi tan aguerrido como el del Grande Punto.
En su última revisión, el Ibiza ha recibido una estética más moderna, si bien el interior apenas ha cambiado. El habitáculo acusa ya los años, aunque sigue presentando un aspecto desenfadado y un buen acabado. Los materiales, de más calidad en el Grande Punto.
Los que busquen más exclusividad, pueden recurrir al Volkswagen Polo con este motor, que propone un nivel más alto de acabados y mantiene las mismas características dinámicas.

Toyota, que fabrica coches de muy alta calidad, tiene en el Yaris un rival interesante para el Grande Punto. Más pequeño y con un interior más limitado, el vehículo de la marca japonesa ofrece en contrapartida un motor de impecable funcionamiento y prestaciones de buen nivel, equivalentes a las del Grande Punto.
Donde sale ganando el italiano es en el comportamiento dinámico: es mucho más audaz.
Sus acabados no son tan brillantes, pero no se quedan muy atrás, lo mismo que los materiales elegidos. Por precio, es más caro el Toyota, pero su nivel de equipamiento también es más alto.

Con un precio parecido al del Grande Punto, el C3 es una alternativa poco recomendable. Más pequeño y peor acabado que nuestro protagonista, el coche de la marca francesa se queda especialmente corto cuando se compara el comportamiento dinámico de ambos coches. El Fiat resulta mucho más deportivo y atrevido que el Citroën.
Quizá la gran baza del Citroën sea su motor, el 1.6 HDi, que, con 92 CV, ofrece unas prestaciones un poco superiores. Esta máquina destaca por la suavidad de su funcionamiento y por su capacidad para la entrega.

Aunque es un poco más caro, el Fiesta incluye un equipamiento algo más completo que el Grande Punto, con lo que se compensa la diferencia. Donde no puede competir es en dimensiones interiores, pues se queda bastante corto. Destaca el maletero que es bastante más pequeño.
En cuanto a prestaciones, están bastante igualados, si bien el Fiesta es ligeramente más veloz. Su motor de 90 CV destaca, como el del Citroën C3, por su suavidad y su capacidad para empujar, con lo que no se echa en falta potencia.
En carretera, aunque el Fiesta también es muy ágil, el Grande Punto impone la brillantez de su nuevo chasis.

El Clio es otro de esos coches que ha pegado un "estirón" en su última configuración. Ahora, ronda las dimensiones del Grande Punto, con lo que neutraliza esta ventaja del coche italiano.
Lo que no puede neutralizar es el poderío de su motor, que supera al dCi de 85 CV en potencia y prestaciones. Rodando, el Clio va muy bien y resulta ágil y seguro, pero creemos que el Grande Punto aporta un poco más de deportividad.
Los acabados son equivalentes, si acaso con leve ventaja para los materiales del coche de Fiat. Por precio, casi a la par.

Aunque sale algo más caro, el Seat Ibiza 1.4 TDI con acabado Sport es una alternativa muy interesante, pues aporta un equipamiento más exclusivo y no se queda atrás en deportividad.
El motor 1.4 TDI, que se queda en 80 CV, ofrece menos vigor que el JTD, aunque la diferencia en prestaciones no es exagerada. A cambio, el chasis del Ibiza es casi tan aguerrido como el del Grande Punto.
En su última revisión, el Ibiza ha recibido una estética más moderna, si bien el interior apenas ha cambiado. El habitáculo acusa ya los años, aunque sigue presentando un aspecto desenfadado y un buen acabado. Los materiales, de más calidad en el Grande Punto.
Los que busquen más exclusividad, pueden recurrir al Volkswagen Polo con este motor, que propone un nivel más alto de acabados y mantiene las mismas características dinámicas.

Toyota, que fabrica coches de muy alta calidad, tiene en el Yaris un rival interesante para el Grande Punto. Más pequeño y con un interior más limitado, el vehículo de la marca japonesa ofrece en contrapartida un motor de impecable funcionamiento y prestaciones de buen nivel, equivalentes a las del Grande Punto.
Donde sale ganando el italiano es en el comportamiento dinámico: es mucho más audaz.
Sus acabados no son tan brillantes, pero no se quedan muy atrás, lo mismo que los materiales elegidos. Por precio, es más caro el Toyota, pero su nivel de equipamiento también es más alto.

Con un precio parecido al del Grande Punto, el C3 es una alternativa poco recomendable. Más pequeño y peor acabado que nuestro protagonista, el coche de la marca francesa se queda especialmente corto cuando se compara el comportamiento dinámico de ambos coches. El Fiat resulta mucho más deportivo y atrevido que el Citroën.
Quizá la gran baza del Citroën sea su motor, el 1.6 HDi, que, con 92 CV, ofrece unas prestaciones un poco superiores. Esta máquina destaca por la suavidad de su funcionamiento y por su capacidad para la entrega.

Aunque es un poco más caro, el Fiesta incluye un equipamiento algo más completo que el Grande Punto, con lo que se compensa la diferencia. Donde no puede competir es en dimensiones interiores, pues se queda bastante corto. Destaca el maletero que es bastante más pequeño.
En cuanto a prestaciones, están bastante igualados, si bien el Fiesta es ligeramente más veloz. Su motor de 90 CV destaca, como el del Citroën C3, por su suavidad y su capacidad para empujar, con lo que no se echa en falta potencia.
En carretera, aunque el Fiesta también es muy ágil, el Grande Punto impone la brillantez de su nuevo chasis.

El Clio es otro de esos coches que ha pegado un "estirón" en su última configuración. Ahora, ronda las dimensiones del Grande Punto, con lo que neutraliza esta ventaja del coche italiano.
Lo que no puede neutralizar es el poderío de su motor, que supera al dCi de 85 CV en potencia y prestaciones. Rodando, el Clio va muy bien y resulta ágil y seguro, pero creemos que el Grande Punto aporta un poco más de deportividad.
Los acabados son equivalentes, si acaso con leve ventaja para los materiales del coche de Fiat. Por precio, casi a la par.

Aunque sale algo más caro, el Seat Ibiza 1.4 TDI con acabado Sport es una alternativa muy interesante, pues aporta un equipamiento más exclusivo y no se queda atrás en deportividad.
El motor 1.4 TDI, que se queda en 80 CV, ofrece menos vigor que el JTD, aunque la diferencia en prestaciones no es exagerada. A cambio, el chasis del Ibiza es casi tan aguerrido como el del Grande Punto.
En su última revisión, el Ibiza ha recibido una estética más moderna, si bien el interior apenas ha cambiado. El habitáculo acusa ya los años, aunque sigue presentando un aspecto desenfadado y un buen acabado. Los materiales, de más calidad en el Grande Punto.
Los que busquen más exclusividad, pueden recurrir al Volkswagen Polo con este motor, que propone un nivel más alto de acabados y mantiene las mismas características dinámicas.

Toyota, que fabrica coches de muy alta calidad, tiene en el Yaris un rival interesante para el Grande Punto. Más pequeño y con un interior más limitado, el vehículo de la marca japonesa ofrece en contrapartida un motor de impecable funcionamiento y prestaciones de buen nivel, equivalentes a las del Grande Punto.
Donde sale ganando el italiano es en el comportamiento dinámico: es mucho más audaz.
Sus acabados no son tan brillantes, pero no se quedan muy atrás, lo mismo que los materiales elegidos. Por precio, es más caro el Toyota, pero su nivel de equipamiento también es más alto.

Con un precio parecido al del Grande Punto, el C3 es una alternativa poco recomendable. Más pequeño y peor acabado que nuestro protagonista, el coche de la marca francesa se queda especialmente corto cuando se compara el comportamiento dinámico de ambos coches. El Fiat resulta mucho más deportivo y atrevido que el Citroën.
Quizá la gran baza del Citroën sea su motor, el 1.6 HDi, que, con 92 CV, ofrece unas prestaciones un poco superiores. Esta máquina destaca por la suavidad de su funcionamiento y por su capacidad para la entrega.

Aunque es un poco más caro, el Fiesta incluye un equipamiento algo más completo que el Grande Punto, con lo que se compensa la diferencia. Donde no puede competir es en dimensiones interiores, pues se queda bastante corto. Destaca el maletero que es bastante más pequeño.
En cuanto a prestaciones, están bastante igualados, si bien el Fiesta es ligeramente más veloz. Su motor de 90 CV destaca, como el del Citroën C3, por su suavidad y su capacidad para empujar, con lo que no se echa en falta potencia.
En carretera, aunque el Fiesta también es muy ágil, el Grande Punto impone la brillantez de su nuevo chasis.

El Clio es otro de esos coches que ha pegado un "estirón" en su última configuración. Ahora, ronda las dimensiones del Grande Punto, con lo que neutraliza esta ventaja del coche italiano.
Lo que no puede neutralizar es el poderío de su motor, que supera al dCi de 85 CV en potencia y prestaciones. Rodando, el Clio va muy bien y resulta ágil y seguro, pero creemos que el Grande Punto aporta un poco más de deportividad.
Los acabados son equivalentes, si acaso con leve ventaja para los materiales del coche de Fiat. Por precio, casi a la par.

Aunque sale algo más caro, el Seat Ibiza 1.4 TDI con acabado Sport es una alternativa muy interesante, pues aporta un equipamiento más exclusivo y no se queda atrás en deportividad.
El motor 1.4 TDI, que se queda en 80 CV, ofrece menos vigor que el JTD, aunque la diferencia en prestaciones no es exagerada. A cambio, el chasis del Ibiza es casi tan aguerrido como el del Grande Punto.
En su última revisión, el Ibiza ha recibido una estética más moderna, si bien el interior apenas ha cambiado. El habitáculo acusa ya los años, aunque sigue presentando un aspecto desenfadado y un buen acabado. Los materiales, de más calidad en el Grande Punto.
Los que busquen más exclusividad, pueden recurrir al Volkswagen Polo con este motor, que propone un nivel más alto de acabados y mantiene las mismas características dinámicas.

Toyota, que fabrica coches de muy alta calidad, tiene en el Yaris un rival interesante para el Grande Punto. Más pequeño y con un interior más limitado, el vehículo de la marca japonesa ofrece en contrapartida un motor de impecable funcionamiento y prestaciones de buen nivel, equivalentes a las del Grande Punto.
Donde sale ganando el italiano es en el comportamiento dinámico: es mucho más audaz.
Sus acabados no son tan brillantes, pero no se quedan muy atrás, lo mismo que los materiales elegidos. Por precio, es más caro el Toyota, pero su nivel de equipamiento también es más alto.

Galería relacionada

Fiat Punto 1.3 JTD

Te recomendamos

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...

El Mitsubishi Eclipse Cross llegó rompiendo moldes entre los SUV compactos del mercad...