Citroën C8 2.0 HDi SX

Un trabajado diseño interior, con toques y soluciones rompedoras, un habitáculo espacioso y una gran modularidad interior lo convierten en un modelo muy versátil. Además, su peso y dimensiones no se notan en el asfalto. Eso sí, aunque se comporta igual que un turismo, el motor 2.0 HDi -el mismo que monta el Citroën Xsara o el Peugeot 807- le queda bastante corto.
-
Citroën C8 2.0 HDi SX

Es el rey del espacio. Con 4,80 metros de largo y 2 de ancho, el Voyager es el monovolumen más grande de los analizados. Además, este modelo incorpora uno de los turbodiésel más potentes del mercado, por lo que también gana la batalla mecánica frente al justito motor del C8.

Por su parte, el vehículo de Citroën es mucho más versátil. El Chrysler Voyager tiene una configuración 2+2+3: la segunda fila está compuesta por dos asientos individuales, mientras que la tercera consta de una banqueta corrida.

El Hyundai Trajet es el monovolumen más barato de todos los comparados, pero también el peor equipado. No lleva ni el básico ABS (sumarlo cuesta 860 euros). Además de por su competitivo precio, este modelo destaca por su amplio maletero (con 525 litros, tiene más capacidad de la del ya por sí generoso C8).

Además, el Trajet también monta un motor algo exiguo para el peso y características del modelo: este dos litros consigue peores marcas que las del C8 en aceleración y en recuperaciones y sólo le planta cara en cuanto a consumos se refiere.

Es una opción que debemos tener muy en cuenta. Cuesta cerca de 2.000 euros menos (332.772 de las antiguas pesetas) que el C8 y, además, es mucho más grande e incorpora una mecánica más potente (tiene 144 CV). Eso sí, su motor es más ruidoso y menos refinado.

En el apartado de equipamiento no hay notables diferencias entre ambos, pero el Kia presenta un diseño menos innovador que el de su rival.

El Espace es uno de los modelos que mejor puede rivalizar con el C8 en estética vanguardista. Su salpicadero también llama la atención (hay que indicar que tiene mejor presencia que el de su rival).

Es algo más corto, pero dispone de una habitabilidad similar. Sin embargo, ofrece 10 CV menos de potencia, lo que le hace un poco más lento. Por precio, Citroën lo marca más caro, pero es sabido que su política de descuentos resulta muy atractiva.

Al igual que el Citroën C8, el Peugeot 807, el Fiat Ulysse y el Lancia Phedra son el mismo modelo, el Volkswagen Sharan también tiene muchos "mellizos" en el mercado. Comparte plataforma, carrocería y motor con el Ford Galaxy y el Seat Alhambra.

El Sharan es un poco más caro y va peor equipado (no incluye control de estabilidad, elemento por el que hay que pagar otros 565 euros). Además, resulta más pequeño que el C8. Sin embargo, este monovolumen tiene un motor mucho más capaz que el de su rival y, para aquellos que quieran tracción total, existe la versión 4Motion.

Es el rey del espacio. Con 4,80 metros de largo y 2 de ancho, el Voyager es el monovolumen más grande de los analizados. Además, este modelo incorpora uno de los turbodiésel más potentes del mercado, por lo que también gana la batalla mecánica frente al justito motor del C8.

Por su parte, el vehículo de Citroën es mucho más versátil. El Chrysler Voyager tiene una configuración 2+2+3: la segunda fila está compuesta por dos asientos individuales, mientras que la tercera consta de una banqueta corrida.

El Hyundai Trajet es el monovolumen más barato de todos los comparados, pero también el peor equipado. No lleva ni el básico ABS (sumarlo cuesta 860 euros). Además de por su competitivo precio, este modelo destaca por su amplio maletero (con 525 litros, tiene más capacidad de la del ya por sí generoso C8).

Además, el Trajet también monta un motor algo exiguo para el peso y características del modelo: este dos litros consigue peores marcas que las del C8 en aceleración y en recuperaciones y sólo le planta cara en cuanto a consumos se refiere.

Es una opción que debemos tener muy en cuenta. Cuesta cerca de 2.000 euros menos (332.772 de las antiguas pesetas) que el C8 y, además, es mucho más grande e incorpora una mecánica más potente (tiene 144 CV). Eso sí, su motor es más ruidoso y menos refinado.

En el apartado de equipamiento no hay notables diferencias entre ambos, pero el Kia presenta un diseño menos innovador que el de su rival.

El Espace es uno de los modelos que mejor puede rivalizar con el C8 en estética vanguardista. Su salpicadero también llama la atención (hay que indicar que tiene mejor presencia que el de su rival).

Es algo más corto, pero dispone de una habitabilidad similar. Sin embargo, ofrece 10 CV menos de potencia, lo que le hace un poco más lento. Por precio, Citroën lo marca más caro, pero es sabido que su política de descuentos resulta muy atractiva.

Al igual que el Citroën C8, el Peugeot 807, el Fiat Ulysse y el Lancia Phedra son el mismo modelo, el Volkswagen Sharan también tiene muchos "mellizos" en el mercado. Comparte plataforma, carrocería y motor con el Ford Galaxy y el Seat Alhambra.

El Sharan es un poco más caro y va peor equipado (no incluye control de estabilidad, elemento por el que hay que pagar otros 565 euros). Además, resulta más pequeño que el C8. Sin embargo, este monovolumen tiene un motor mucho más capaz que el de su rival y, para aquellos que quieran tracción total, existe la versión 4Motion.

Es el rey del espacio. Con 4,80 metros de largo y 2 de ancho, el Voyager es el monovolumen más grande de los analizados. Además, este modelo incorpora uno de los turbodiésel más potentes del mercado, por lo que también gana la batalla mecánica frente al justito motor del C8.

Por su parte, el vehículo de Citroën es mucho más versátil. El Chrysler Voyager tiene una configuración 2+2+3: la segunda fila está compuesta por dos asientos individuales, mientras que la tercera consta de una banqueta corrida.

El Hyundai Trajet es el monovolumen más barato de todos los comparados, pero también el peor equipado. No lleva ni el básico ABS (sumarlo cuesta 860 euros). Además de por su competitivo precio, este modelo destaca por su amplio maletero (con 525 litros, tiene más capacidad de la del ya por sí generoso C8).

Además, el Trajet también monta un motor algo exiguo para el peso y características del modelo: este dos litros consigue peores marcas que las del C8 en aceleración y en recuperaciones y sólo le planta cara en cuanto a consumos se refiere.

Es una opción que debemos tener muy en cuenta. Cuesta cerca de 2.000 euros menos (332.772 de las antiguas pesetas) que el C8 y, además, es mucho más grande e incorpora una mecánica más potente (tiene 144 CV). Eso sí, su motor es más ruidoso y menos refinado.

En el apartado de equipamiento no hay notables diferencias entre ambos, pero el Kia presenta un diseño menos innovador que el de su rival.

El Espace es uno de los modelos que mejor puede rivalizar con el C8 en estética vanguardista. Su salpicadero también llama la atención (hay que indicar que tiene mejor presencia que el de su rival).

Es algo más corto, pero dispone de una habitabilidad similar. Sin embargo, ofrece 10 CV menos de potencia, lo que le hace un poco más lento. Por precio, Citroën lo marca más caro, pero es sabido que su política de descuentos resulta muy atractiva.

Al igual que el Citroën C8, el Peugeot 807, el Fiat Ulysse y el Lancia Phedra son el mismo modelo, el Volkswagen Sharan también tiene muchos "mellizos" en el mercado. Comparte plataforma, carrocería y motor con el Ford Galaxy y el Seat Alhambra.

El Sharan es un poco más caro y va peor equipado (no incluye control de estabilidad, elemento por el que hay que pagar otros 565 euros). Además, resulta más pequeño que el C8. Sin embargo, este monovolumen tiene un motor mucho más capaz que el de su rival y, para aquellos que quieran tracción total, existe la versión 4Motion.

Es el rey del espacio. Con 4,80 metros de largo y 2 de ancho, el Voyager es el monovolumen más grande de los analizados. Además, este modelo incorpora uno de los turbodiésel más potentes del mercado, por lo que también gana la batalla mecánica frente al justito motor del C8.

Por su parte, el vehículo de Citroën es mucho más versátil. El Chrysler Voyager tiene una configuración 2+2+3: la segunda fila está compuesta por dos asientos individuales, mientras que la tercera consta de una banqueta corrida.

El Hyundai Trajet es el monovolumen más barato de todos los comparados, pero también el peor equipado. No lleva ni el básico ABS (sumarlo cuesta 860 euros). Además de por su competitivo precio, este modelo destaca por su amplio maletero (con 525 litros, tiene más capacidad de la del ya por sí generoso C8).

Además, el Trajet también monta un motor algo exiguo para el peso y características del modelo: este dos litros consigue peores marcas que las del C8 en aceleración y en recuperaciones y sólo le planta cara en cuanto a consumos se refiere.

Es una opción que debemos tener muy en cuenta. Cuesta cerca de 2.000 euros menos (332.772 de las antiguas pesetas) que el C8 y, además, es mucho más grande e incorpora una mecánica más potente (tiene 144 CV). Eso sí, su motor es más ruidoso y menos refinado.

En el apartado de equipamiento no hay notables diferencias entre ambos, pero el Kia presenta un diseño menos innovador que el de su rival.

El Espace es uno de los modelos que mejor puede rivalizar con el C8 en estética vanguardista. Su salpicadero también llama la atención (hay que indicar que tiene mejor presencia que el de su rival).

Es algo más corto, pero dispone de una habitabilidad similar. Sin embargo, ofrece 10 CV menos de potencia, lo que le hace un poco más lento. Por precio, Citroën lo marca más caro, pero es sabido que su política de descuentos resulta muy atractiva.

Al igual que el Citroën C8, el Peugeot 807, el Fiat Ulysse y el Lancia Phedra son el mismo modelo, el Volkswagen Sharan también tiene muchos "mellizos" en el mercado. Comparte plataforma, carrocería y motor con el Ford Galaxy y el Seat Alhambra.

El Sharan es un poco más caro y va peor equipado (no incluye control de estabilidad, elemento por el que hay que pagar otros 565 euros). Además, resulta más pequeño que el C8. Sin embargo, este monovolumen tiene un motor mucho más capaz que el de su rival y, para aquellos que quieran tracción total, existe la versión 4Motion.

Es el rey del espacio. Con 4,80 metros de largo y 2 de ancho, el Voyager es el monovolumen más grande de los analizados. Además, este modelo incorpora uno de los turbodiésel más potentes del mercado, por lo que también gana la batalla mecánica frente al justito motor del C8.

Por su parte, el vehículo de Citroën es mucho más versátil. El Chrysler Voyager tiene una configuración 2+2+3: la segunda fila está compuesta por dos asientos individuales, mientras que la tercera consta de una banqueta corrida.

El Hyundai Trajet es el monovolumen más barato de todos los comparados, pero también el peor equipado. No lleva ni el básico ABS (sumarlo cuesta 860 euros). Además de por su competitivo precio, este modelo destaca por su amplio maletero (con 525 litros, tiene más capacidad de la del ya por sí generoso C8).

Además, el Trajet también monta un motor algo exiguo para el peso y características del modelo: este dos litros consigue peores marcas que las del C8 en aceleración y en recuperaciones y sólo le planta cara en cuanto a consumos se refiere.

Es una opción que debemos tener muy en cuenta. Cuesta cerca de 2.000 euros menos (332.772 de las antiguas pesetas) que el C8 y, además, es mucho más grande e incorpora una mecánica más potente (tiene 144 CV). Eso sí, su motor es más ruidoso y menos refinado.

En el apartado de equipamiento no hay notables diferencias entre ambos, pero el Kia presenta un diseño menos innovador que el de su rival.

El Espace es uno de los modelos que mejor puede rivalizar con el C8 en estética vanguardista. Su salpicadero también llama la atención (hay que indicar que tiene mejor presencia que el de su rival).

Es algo más corto, pero dispone de una habitabilidad similar. Sin embargo, ofrece 10 CV menos de potencia, lo que le hace un poco más lento. Por precio, Citroën lo marca más caro, pero es sabido que su política de descuentos resulta muy atractiva.

Al igual que el Citroën C8, el Peugeot 807, el Fiat Ulysse y el Lancia Phedra son el mismo modelo, el Volkswagen Sharan también tiene muchos "mellizos" en el mercado. Comparte plataforma, carrocería y motor con el Ford Galaxy y el Seat Alhambra.

El Sharan es un poco más caro y va peor equipado (no incluye control de estabilidad, elemento por el que hay que pagar otros 565 euros). Además, resulta más pequeño que el C8. Sin embargo, este monovolumen tiene un motor mucho más capaz que el de su rival y, para aquellos que quieran tracción total, existe la versión 4Motion.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...