Citroën C-Elysée, Fiat Tipo y Skoda Rapid: buenos, baratos y...

El Citroën C-Elysée, el Fiat Tipo y el Skoda Rapid son tres coches de tipo sedán que ofrecen espacio y practicidad a buen precio. Así son en sus versiones Diesel de 1,6 litros.
Óscar Díaz.

-

Citroën C-Elysée, Fiat Tipo y Skoda Rapid: buenos, baratos y...
Citroën C-Elysée, Fiat Tipo y Skoda Rapid: buenos, baratos y...

Poco importa que los fabricantes centren sus esfuerzos en vehículos aspiracionales. Un coche económico, de gran maletero y bajo consumo tiene argumentos suficientes para llamar la atención de un buen puñado de personas; bien conductores de gustos clásicos o bien empresas que quieren equipar a sus empleados con automóviles de buena presencia y coste reducido.

Ese es, precisamente, el terreno en el que baten nuestros protagonistas: Citroën C-Elysée, Fiat Tipo y Skoda Rapid. Los tres son automóviles que aprovechan el hueco generado por el crecimiento de las berlinas del segmento D hasta los 4,8 m con sus carrocerías en el entorno de los 4,5 m y son capaces de ofrecer maleteros de más de 500 litros de capacidad. Resultan más económicos que aquellos ya que están desarrollados a partir de bases mecánicas menos sofisticadas, mezclando ingredientes de los compactos como de los utilitarios de cada marca. De ahí que ninguno de ellos cuente con sofisticaciones como un tren trasero multibrazo, aunque sí puedan tener un buen equipamiento de confort a bordo y convertirse en prácticos coches de familia.

Valoración online coche usadoCitroën C-Elysée, Fiat Tipo y Skoda Rapid: espacio con sentido

Más de 10 cm, una cifra a tener en cuenta si nuestras plazas de aparcamiento no son demasiado generosas, separan al Citroën C-Elysée —el más corto del trío— del más grande y  moderno de nuestra comparativa, el Fiat Tipo. Esto, sin embargo, no tiene una correlación directa con el espacio interior ya que sólo es ligeramente más generoso que el modelo francés, lo mismo que el maletero. Poco importa. Ambos sucumben ante el Skoda Rapid que a un maletero espectacular, 60 litros extra de capacidad, añade la funcionalidad de su portón. Éste evita problemas a la hora de cargar objetos rígidos, que no se verían afectados por las bisagras de cuello de cisne como en sus rivales, como por el aumento en capacidad máxima retirando la bandeja cubre-maletero. Es, pues, el más práctico y espacioso, lo que supone una ventaja para una categoría automovilística como esta. Como crítica, al menos para un sector de población, queda que pueda parecer demasiado cartesiano, poco emocional, pero eso son gustos personales.

El extremo opuesto viene dado por el moderno Fiat Tipo, más moderno y acogedor que sus rivales con sus líneas curvas, con la pantalla multifunción en posición más elevada y los mandos de confort a bordo bien diferenciados de la pantalla táctil.  Es moderno, discreto y con una sensación de calidad que para nada sugiere un utilitario.

Por su parte, en el Citroën C-Elysée se aprecia el paso del tiempo y llegan a percibirse muestras de ahorro extremo si nos fijamos en el sonido de las puertas al cerrarse, el blando mullido de los asientos, la pequeña pantalla central o la disposición de los cuatro elevalunas sobre la consola, que dan impresión de automóvil de bajo coste...que es lo que es, para lo bueno y para lo malo, como veremos al comparar los precios.

Citroën C-Elysée, Fiat Tipo y Skoda Rapid: confort y dinamismo

Pese a su precio y esa sensación de veteranía, el Citroën no es una mala elección. Ni mucho menos. Y es que su motor es el más económico de los tres. En carretera gasta tan poco como el Rapid (4,7 l/100 km ambos, por 5,0 del Fiat), pero destaca más especialmente en ciudad (sólo 5,1 l/100 km). Como contrapartida, es algo más lento en aceleración que sus rivales (tarda 32,4 segundos en pasar de 0 a 1.000 m por los 31,2 y 31,6 segundos de Punto y Rapid). Con todo, permite viajar a ritmos superiores a la media sin tener que recurrir al cambio para coronar las largas pendientes de autovía. Además, su suspensión es ciertamente confortable y a pesar de sus estrechos neumáticos es capaz de frenar en una distancia próxima al mejor de la categoría. Eso sí, la precisión de su eje delantero y el aislamiento respecto de la aerodinámica, sobre todo cuanto se aumenta la velocidad por encima de los límites legales resultan claramente mejorables.

El Fiat, por su parte, se desmarca de sus rivales por el poderío de su motor, con más de 30 mkg desde las 1.250 hasta las 3.000 rpm, y ser el único del trío con cambio de seis velocidades. Esto le permite ser el más rápido tanto en aceleración pura como al encarar un adelantamiento, lo que puede hacerse con total seguridad sin tener que reducir marchas: un elemento de valor en sí mismo. Ofrece un tacto cómodo, placentero en el movimiento del cambio y los pedales, en el mullido de los asientos y  en el sonido de las puertas al cerrarse, que no hace pensar en el Tipo como un vehículo próximo al low cost. Sin embargo, su consumo —especialmente en ciudad, con 6,4 l/100 km, 0,2 l/100 km más que el Rapid—, sin ser elevado, no es tan bueno como el de sus rivales, lo que unido a un depósito más pequeño obligará a repostar más a menudo que con ellos. Flaquea también en cuanto a unas distancias de frenado mejorables —posiblemente debido a unas pastillas poco rodadas en su momento—, y cargar mucho peso sobre el eje delantero, lo que provoca un mayor subviraje que en sus rivales y, si el suelo estuviera mojado, obligaría a tomarse con algo de tranquilidad situaciones como una rotonda.

El Skoda representa el extremo opuesto. Es el más dinámico, preciso de chasis y el que mejor frena, aspectos ambos en los que una amortiguación bastante enérgica tiene mucho que ver. Prestacionalmente, en cambio, a pesar de su extra de potencia se conforma con un empate técnico con el Citroën, excepto al adelantar en las marchas más cortas ¿La razón? los más de 140 kg a favor del modelo francés. Aun así, pocas pegas hay que hacer a su comportamiento en viaje ya que iguala en el mínimo consumo del C-Elysée y sus deportivos asientos no son tan firmes como para parecer incómodos, aunque tampoco recomiendan tiradas demasiado largas sin parar a estirar las piernas.

Citroën C-Elysée, Fiat Tipo y Skoda RapidCitroën C-Elysée, Fiat Tipo y Skoda Rapid: cosas de costes

Algo más de 4.000 euros diferencian a nuestros protagonistas en las versiones comerciales probadas. Es una cantidad lo suficientemente importante como para marcar la elección a favor del Citroë C-Elysée, aunque esté en inferioridad mecánica y su equipamiento no sea tan sofisticado como el de sus rivales. De hecho, no puede equipar navegador; se conforma con un aire acondicionado convencional y no ofrece la posibilidad de incorporar la apertura y arranque sin llave. Sí tiene sensor de parking trasero, elevalunas eléctricos traseros, radio CD y llantas de aleación; elementos a los que estamos tan acostumbrados que resultan hoy día casi básicos.

La horquilla de precios del Fiat Tipo va de los 16.680 a los 18.760 euros de nuestra unidad de pruebas. Es el acabado Opening Edition Plus, que monta de serie el navegador, el sensor de aparcamiento o la cámara de visión trasera, que en Lounge (1.160 euros más barato) y en el Easy (otros 1.000 euros más barato que el Lounge) pueden montarse pagando un sobreprecio. Además, el equipamiento opcional es uno de sus puntos fuertes, que permitiría completarlo con el sensor de lluvia y luces, el climatizador y hasta los asientos delanteros calefactados. De este modo, quien pensara en el Fiat Tipo como su próximo coche podría o bien ahorrarse un dinero muy interesante e igualar en precio al Citroën C-Elysée o bien conseguir un vehículo de lo más confortable y  bien equipado.

Completa el trío el Skoda Rapid. En el acabado Style llega a coquetear con los 20.000 euros. Cierto es que hay un Rapid con el mismo motor por 3.400 euros menos, no está especialmente bien dotado, aunque incluye como opcionales los retrovisores calefactados  regulables eléctricamente, el Bluetooth y el ordenador de viaje que sí son de serie en los más caros acabados superiores.

Citroën C-Elysée, Fiat Tipo y Skoda Rapid: el ganador es...

Siendo tan diferentes, elegir un vencedor no resulta fácil ya que tiene que ver mucho con los gustos y necesidades personales. De hecho, incluso el menos refinado de los tres, el Citroën, cuenta con argumentos convincentes que tienen que ver con la economía de compra y uso. El Tipo es el más veloz y se permite ningunear a sus dos rivales en términos de dinamismo, además de montar un equipamiento bastante cuidado, especialmente si hablamos de la versión Opening Edition. Por su parte, el Skoda es el más práctico y que mejores sensaciones de conducción aporta, máxime si hablamos de la versión Style probada que, en cambio, se descuelga en cuanto a precio de sus rivales. Yo tengo clara mi decisión. ¿Y tú?

También te puede interesar

- A prueba el Fiat Tipo más barato

- Mazda 3 Sedán vs Skoda Rapid: ¿Cuál es mejor?

- Seat Toledo vs Citroën C-Elysée, frente a frente

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...