BMW Serie 8 Coupé 2019: prueba y precios para España

Con el nuevo Serie 8, BMW recupera una denominación icónica en la marca para redefinir su coupé de gran tamaño con un modelo capaz de satisfacer tanto al conductor que demanda elevado lujo como al que busca una gran deportividad.
Miguel García-Vidal -
BMW Serie 8 Coupé 2019: prueba y precios para España
BMW Serie 8 Coupé 2019: prueba y precios para España

Corría 1999 cuando BMW descatalogó su Serie 8, un gran coupé de lujo capaz de representar el espíritu de los GT en su máxima expresión. Hoy, casi 20 años más tarde, se reedita la Serie 8, que se sitúa en el nivel de los coches más especiales de la firma bávara, junto al i8 y los próximos Serie 8 Cabrio con techo de lona (para el mes de abril) y el cuatro puertas** Gran Coupé** (octubre). Si bien, en realidad, este Serie 8 no es más que el sustituto natural del** Serie 6 Coupé**, frente al que pierde 5 cm de longitud y 3 de batalla al tiempo que suma 1 de anchura y pierde 2 en altura en una clara apuesta por rebajar peso y ganar deportividad.

Estilísticamente lo que más llama la atención en el BMW Serie 8 Coupé es la recortada altura de su carrocería —con un techo con doble abombamiento, que opcionalmente puede ser de fibra CFRP—, su largo capó, delgados faros de led —opcionalmente con tecnología láser, con un alcance de hasta 600 metros—, su musculosa cintura y estrecha superficie acristalada. Aerodinámicamente presenta un trabajo profundo, con todos los bajos carenados y sellados, persianas de la parrilla activas y cortina de aire para que su recorrido a través del coche ayude tanto a la carga como a reducir la resistencia aerodinámica. Aunque no arroja un buen Cx, que con 0,29 iguala al del primer Serie 8.

BMW Serie 8 Coupé, potenciador de los sentidos

BMW Serie 8 Coupé, potenciador de los sentidos
Publicidad

Por dentro, el BMW Serie 8 Coupé es cómodo, muy cómodo, con una ergonomía perfecta y la posibilidad de situar el asiento en un plano muy bajo. También lujoso, con capilla de la instrumentación y parte superior de puertas forradas en piel, o muy lujoso si acudimos a la llamada de sus interminables opciones. Con los mejores materiales disponibles en la marca, como las aplicaciones de vidrio o su suntuosa piel Merino. Su interior queda configurado como** 2+2**, con dos plazas traseras sólo aptas para niños o adultos muy menudos tanto por su escasa cota de altura como para las piernas; sin espacio bajo la banqueta para introducir los pies. Para su acceso y salida, en los confortables asientos delanteros se abate su respaldo y desplaza eléctricamente la banqueta con sólo tirar de una cinta de cuero. Su accionamiento es lento mientras el umbral que queda no es muy amplio. El maletero ofrece 420 litros de capacidad, con tapa de accionamiento eléctrico y la posibilidad de abatir los respaldos en dos secciones simétricas para ampliar la capacidad de carga o introducir objetos largos como esquís.

BMW Serie 8 Coupé, gasolina o Diesel

En su arranque comercial el BMW Serie 8 Coupé estará disponible con dos motores, uno de gasolina y otro Diesel. El primero con un 4.4 V8 biturbo de 530 CV para el M850i xDrive. Se trata de un propulsor que ya conocemos de otros BMW en configuración entre 449-462 CV pero revisado en profundidad. Estrena cigüeñal, revestimiento en las paredes de los cilindros para reducir pérdidas por fricción y pistones con tratamiento Grafal, además de segmentos, bielas, cojinetes y cadena de distribución optimizados. También, reduce su vibración torsional gracias a un amortiguador viscoso en el cigüeñal para ganar suavidad en su respuesta. Los inyectores han aumentado su presión máxima a 350 bares, se optimiza la refrigeración y, además, se han trabajado otros componentes para mejorar sonoridad y eficiencia. Continúan los dos turbos dentro de la V de los cilindros, el control de válvulas variables doble Valvetronic y la distribución variable Doble Vanos.

BMW Serie 8 Coupé, potenciador de los sentidos

BMW Serie 8 Coupé, potenciador de los sentidos

Para la variante Diesel, el 840d xDrive recurre al archiconocido 3.0 de seis cilindros en línea, con 320 en lugar de los habituales 313 CV que se asocia a un sistema de escape capaz de producir un bonito, aunque también discreto, sonido deportivo. Cuenta con inyección directa por conducto común, inyectores piezoeléctricos y una presión máxima de 2.500 bares. Para el control de emisiones recurre a la tecnología BluePerformance, que engloba filtro de partículas, catalizador de oxidación, de NOX y un SCR con inyección de AdBlue. Los dos motores se asocian al cambio automático de 8 velocidades por convertidor de par de ZF, con una lógica de cambio aún más rápida, capaz de pasar de una marcha a otra en sólo 200 milisegundos. Tiene un nuevo controlador, la relación de transmisión aumentada de 7,07 a 8,59, se ha reducido su peso y se ha optimizado su control hidráulico. En colaboración con el sistema de navegación optimiza los cambios de marcha, el uso del freno motor, la navegación a vela y el sistema Stop&Start para reducir el consumo. Una vuelta de tuerca más para el que seguimos considerando como mejor cambio automático por convertidor de par, tan rápido como un doble embrague y mucho más suave en su respuesta. Más adelante la gama se completará con un 840i, con un seis en línea de gasolina con 340 CV, y el M8, con el motor del M5 y una potencia máxima comprendida entre 625 y 650 CV que llegará hacia final de 2019.

Publicidad

BMW Serie 8 Coupé, gran trabajo en el chasis

Pero quizá sea el bastidor donde encontramos un mayor número de cambios. Sobre todo en cuanto a los trenes rodantes, siempre con la tracción total xDrive, a través de un embrague multidisco controlado electrónicamente, y las ruedas traseras directrices en su equipo de serie. Giran hasta 2,5º en sentido contrario a las delanteras hasta 72 km/h —88 km/h en los modos Sport y Sport+— para aumentar la agilidad del coche. Por otra parte, ofrece mayor seguridad y estabilidad al cambiar bruscamente de carril a alta velocidad al lograr un virtual alargamiento de la batalla cuando giran en la misma dirección. Siempre con ese tacto de gran rapidez a su volante que transmite todo BMW. En maniobras de aparcamiento su radio de giro es sorprendente mientras en carretera aporta tremenda agilidad, pero sin sensaciones artificiales que empañen su respuesta. La electrónica se ha sofisticado en un alto grado, con la transferencia de datos a alta velocidad FlexRay que engloba todos los sistemas dinámicos del coche con control electrónico. Un ejemplo son los sutiles golpes que se envían a la dirección ante un subviraje o sobreviraje para que el conductor lo corrija fácilmente.

BMW Serie 8 Coupé, potenciador de los sentidos

BMW Serie 8 Coupé, potenciador de los sentidos

Además, opcionalmente en el 840d y de serie en el M850i, puede contar con bloqueo de diferencial trasero electrónico y el gasolina en opción las estabilizadoras activas. En ambos es de serie la amortiguación adaptativa, que con muelles de tarado firme consigue mínimos balanceos de carrocería pero también un buen grado de confort en los modos EcoPro y Confort. Se siente firme en cualquier circunstancia, pero con una excelsa capacidad de absorción. Para los frenos se ofrecen dos equipos: el M Sport, con discos de 374 mm, y el M Technic Sport, con 395 mm asociados a las llantas de 20”, en ambos con pinzas fijas de cuatro pistones delante y uno flotante atrás.

Publicidad

El nivel de asistencias electrónicas a la conducción también puede ser altísimo, con: control de crucero adaptativo con Stop&Go, de dirección y control de carril, de ayuda en evasión, de información de distancia de seguridad, de prioridad, de tráfico cruzado, de dirección prohibida, visión nocturna… Incluso cuenta con un enorme Head Up Display, con una superficie ampliada en un 16%, con gráficos de alta calidad que en su menú más completo, para mi gusto, resulta excesivamente intrusivo, aunque permita múltiples regulaciones. La pantalla del sistema de información y entrenimiento es de 10,25” mientras la de la instrumentación es de 12,3” y como en el nuevo X5 también permite a través de la tecnología Near Field tanto abrir como arrancar el coche con el smartphone.

BMW Serie 8 Coupé 2019: precios para España

Los precios oficiales para España del nuevo BMW Serie 8 Coupé son los siguientes: 112.600 euros para la versión Diesel 840d xDrive y 140.400 euros para la versión de gasolina M850i xDrive.

Publicidad
También te puede interesar

La séptima generación del BMW Serie 3 pretende retomar el trono de la deportividad hasta en sus versiones más básicas. Ha apostado por una nueva tecnología en sus amortiguadores, mayor calidad interior y motores más rápidos y limpios.

El nuevo BMW Z4, que llegará a España la próxima primavera, ya tiene precios. La versión más asequible es la sDrive20i de 197 CV, que arranca en 48.900 euros.

El BMW Serie 8 Cabrio 2019 hace su puesta en escena con un diseño espectacular y una carga tecnológica propia del segmento al que pertenece, el de los automóviles de gran lujo.