Publicidad

Prueba a fondo: BMW M2, ¿mejor que un M3?

El BMW M2 no es tan rápido como los BMW M3 o M4, pero se queda muy cerca con mejor precio y millones de sensaciones. Te va a gustar.
Daniel Cuadrado .

Twitter: @DanielCuadradoT. Fotos: Félix Macías. -

Prueba a fondo: BMW M2, ¿mejor que un M3?
Prueba a fondo: BMW M2, ¿mejor que un M3?

El BMW M2 no es mejor que el actual M3, pero personalmente lo veo como el mejor M3 ¿Te he liado?... La evolución del BMW M3 ha sido tan estratosférica que creo que se ha perdido un poco la esencia de lo original. Mantiene el espíritu de matagigantes de la primera generación M3 E30, sí, pero es que los gigantes de hoy son mucho más rápidos que en la época E30, de ahí que el nivel de deportividad ahora sea tan elevado. De aquellos iniciales 200 CV, 4,3 metros y 1.200 kg, llega a 431 CV, con casi 4,7 m de largo y 1.654 kg. Con esto no quiero decir que el BMW M3 o M4 sea un mal coche o que tal crecimiento se haya convertido en un problema, todo lo contrario, puesto que es brutal el paso de 6,1 kg/CV a ¡3,83 kg/CV! Sin embargo considero que ya hace tiempo que sobrepasó el estatus de deportivo, a todos los niveles, para convertirse en el superdeportivo que ahora es y, personalmente, echaba de menos en BMW un M menos potente, menos caro, y de potencia más aprovechable que el M3, y es aquí donde el BMW M2 saca su mejor cara.

Me gusta que el M3/M4 sea uno de los coches más rápidos del mundo, pero reconozco que su nivel de exigencia en conducción deportiva de verdad, que es para lo que yo quiero un coche firmado por M, además del día a día, es muy superior a la media de los conductores. No haría ascos a uno y estaría encantado con él, pero difícilmente aprovecharía el cien por cien de su motor, algo que ahora sí puedo hacer con el que para mí es el fiel reflejo del BMW M3 E30 original: el nuevo BMW M2; créeme que no hace falta tanta potencia en una berlina para hacerte feliz, y más si tiene los atributos deportivos del M2.

BMW M2

BMW no ha innovado nada, simplemente ha tirado de lo mejor que  había en la casa y con eso le ha bastado para hacer un gran deportivo. El Serie 2 comparte esquema de suspensiones con la Serie 3 y ahora el M2 lo hace con el M4, con sus brazos, silentblocks,  geometrías y amortiguadores de dureza variable. Es más agresivo por fuera, que no por dentro, y va firmado con la M por todas partes. Añade un potente equipo de frenos, el diferencial autoblocante controlado electrónicamente y un motor de potencia considerable; equipa el 3 litros de seis cilindros en línea con solo turbo de doble entrada (motor N55, no confundir con el N54 de dos turbos el M4), doble Vanos y Valvetronic, evolución del 235i y futuro 240i, pero aquí con 370 caballos. Sí, siguen siendo muchos caballos pero, aunque exigentes, son más accesibles en precio y uso. Hay tres modos de conducción, que trabajan sobre la dirección, dureza y respuesta de la dirección, cambio (si es el DKG), diferencial y respuesta del motor, denominados Confort, Sport y Sport+. Además del habitual control de estabilidad desconectable y con modo deportivo que dispone, como el resto de los M modernos, de los programas Launch Control, SCC (Stability Cluch Control) y Smokey Burnout. El primero ayuda a no perder tracción y gestionar el par en las arrancadas, el segundo puede dejar al M2 con el embrague “pisado” en momentos puntuales para estabilizar la marcha y el tercero admite cierto derrapaje aun con el control de estabilidad conectado, para lucirte a costa de gastar rueda, sistema que probablemente uses una o ninguna vez.            

La prueba y prestaciones se han hecho con la versión DKG. En el paso por los 100 km/h desde parado el M2 con 4,30 s (4,76 s el manual) es 4 décimas más rápido que un Serie 1M Coupé que también era manual y al que en teoría sustituye. Este coche tenía el motor de dos turbos N54, pero sin la evolución del M4. También es 8 décimas más veloz que un M3 E46 SMG, 1,1 segundo más que un M3 E46 CSL y ¡3 centésimas! más rápido que el actual M4 DKG. Este último dato indica el punto fuerte del M2, su capacidad de tracción. Con respecto al M4 el M2 es ligeramente mejor en las distancias cortas debido a una mezcla entre motor más “dócil”, desarrollos más cortos y peso (64 kg menos), detalle que explica que en un tramo revirado pueda ser más rápido que su todopoderoso hermano mayor. En el paso de los 400 metros el M4 ya demuestra quién manda, aunque por unas, de nuevo insignificantes, 25 décimas de segundo, para ir incrementando la distancia paulatinamente; a los 160 km/h el M4 llega 1 segundo más rápido; el M2 es un coche muy rápido.

BMW M2Recupera desde bajas vueltas mejor que el anterior 1M Coupé, pero bastante mejor, con un paso de 80 a 120 km/h 7 décimas más rápido en versión manual y más de un segundo en el DKG; prueba superada. También gasta menos que el modelo al que sustituye, especialmente en ciudad, donde consume hasta 2 litros menos, misma diferencia de consumo que tiene con un BMW M4. Está claro que en línea recta corre más que su predecesor, que fue más una versión limitada que un modelo en sí. Comparado con sus rivales es ligeramente más lento que un Audi RS3 (4,0 s en el 0 a 100 km/ y 22,88 s en el paso por los 1.000 m) y ligeramente más rápido que un Mercedes A 45 AMG (4,45 s y 23,53 s respectivamente). Teniendo en cuenta que ellos llevan tracción total, ceder apenas 3 décimas en aceleraciones con el RS3 indica de nuevo su excelente capacidad de tracción; pesa 35 kg menos que el Audi y 5 kg menos que el Mercedes.

El BMW M2 tiene el aspecto poderoso de todo un M y lo veo mejor proporcionado que el anterior 1M Coupé, puesto que el Serie 1 del que deriva ya nació pensando en ser coupé. Por dentro, en cambio, parece más un Serie 2 con Pack M que un mini M4. Hay buenos asientos, el habitual volante M (para mí el mejor del mercado) y el logo por todas partes, pero personalmente me hubiese gustado algo más de personalización interior. Todo esto se te olvida en cuanto lo arrancas, puesto que conducirlo es una delicia con independencia de la velocidad a la que lo lleves. Al margen de los buenos datos obtenidos, la sensación principal es que el M2 corre mucho, a cualquier régimen de motor al que te muevas. Abajo no tiene la brutal sensación de patada del M4 pero si miras el velocímetro lo ves avanzar con rapidez y control de la situación. En ciudad es agradable. En el modo Comfort no es especialmente incómodo y suena bien, aunque por sonido querrás llevarlo en el modo Sport siempre; resulta una delicia deportiva escuchar los petardeos de escape cuando se levanta el pie del acelerador; consumirás más y no te importará. A pesar de su tamaño de rueda se maneja bien por la urbe y la visibilidad es buena. En carretera y autopistas a ritmo normal ofrece buena estabilidad, muy por encima del resto de los Serie 2 y con mucho menos nervio mecánico que el anterior Serie 1 M Coupé, que hacía trabajar más a las ayudas electrónicas en pequeñas aceleraciones.

BMW M2: su motorEn conducción deportiva ofrece un excelente tren delantero y un tren trasero que se descoloca a base de gas en cuanto se lo pides, con nobleza pero exigente si no llevas las ayudas conectadas. En modo Sport+ admite cierto derrapaje y te dejar ir muy rápido controlando la situación si la trasera se te desmadra, siempre y cuando no lleves una inercia excesiva, claro, que el control de tracción y estabilidad trabaja bien pero no hace milagros. En carretera se defiende bien con los frenos pero en circuito se sienten insuficientes; un poco más de mordiente no le habría venido mal. El cambio DKG es agradable en su utilización y mucho más rápido que el manual, sin embargo el M2 lo prefiero a la antigua usanza. Primero porque en circuito tienes más control de lo que haces y segundo porque en el modo Sport+ cambia tan brusco que descoloca la trasera, por lo que obliga a levantar el pie del acelerador antes de cambiar. En carretera es posible que te guste más el DKG, pero por filosofía de coche, y precio también, te recomiendo el manual, que si te gusta esto de conducir estarás más cerca de la felicidad absoluta, algo difícil hoy en día. A veces la vida te sorprende con coches como éste. Me ha gustado mucho y creo que se va a convertir en un objeto de culto. Frente a sus rivales demuestra que todavía se pueden hacer coches divertidos de propulsión; me da igual que sean más rápidos, yo me quedo con el BMW M2. Sin dudarlo lo prefiero con cambio manual, es más M3 E30/E36/E46 pero mucho más rápido y efectivo que ellos... y gasta menos.

También te puede interesar:

BMW M3 Coupé y BMW M4 Coupé, sus versiones más deportivas

BMW M3 30 Aniversario: sólo para 500 afortunados

BMW M3 y M4 con nuevo Paquete de Competición BMW M

30 años del BMW M3: cinco generaciones de un mito

Comparativa: BMW M3 DKG vs BMW i8

Galería relacionada

BMW M2 DKG