Audi Q3 Sportback: prueba, opiniones y fotos del nuevo SUV, más deportivo

Algo más de sal y pimienta, pero también un vino de categoría superior y una mesa con mejores vistas. La trasformación del Audi Q3 en Sportback aporta un estilo más dinámico y deportivo por 2.850 € de sobrecoste.
Raúl Roncero -
Audi Q3 Sportback: prueba, opiniones y fotos del nuevo SUV, más deportivo
Audi Q3 Sportback: prueba, opiniones y fotos del nuevo SUV, más deportivo

¿Podrías diferenciar por fuera un Audi Q3 normal de un Q3 Sportback? Seguro que sí, porque es un juego de niños, pero no te quedes sólo con la imagen en bruto de cada una de las carrocerías porque, además de las diferentes caídas de techo, que es hacia donde seguro van a irse tus ojos directamente, hay muchos otros más detalles que distinguen a uno y otro modelo. Y uno de ellos son las dimensiones: el nuevo Audi Q3 Sportback mide 4,50 m de largo, 1,84 de ancho y 1,56 de alto, con lo cual, es 16 mm más largo, 6 mm más estrecho y 29 mm más bajo, aunque en vivo, estas diferencias parecen todavía mayores.

Publicidad

En realidad, la diferente altura no sólo debe al nuevo diseño, sino también a un cambio mecánico de “menor” importancia: los Q3 Sportback vienen de serie con la suspensión deportiva que en el Q3 normal podrías también montar, algo que por sí sólo disminuye en alrededor de 10 mm la altura de la carrocería. Te aseguro que esta amortiguación de tarados claramente más dinámicos no es para nada incómoda, pero si lo deseas, el Audi Q3 Sportback también se puede equipar con la suspensión confortable sin sobrecostes alguno.

Las otras diferencias estéticas tendrás que buscarlas en el diferente diseño del portón posterior, en su difuso o molduras de la calandra y marco de cristal, acabadas en negro brillante en el caso del recién llegado modelo. La verdad es que, puesto uno al lado del otro, el diseño consigue que las diferencias parezcan aún mayores.

Audi Q3 Sportback: prueba, opiniones y fotos del nuevo SUV, más deportivo

Audi Q3 Sportback: así es su interior

Audi Q3 Sportback: por dentro, ¿sabrías distinguirlo de un Q3?

Detalles estéticos al margen, seguro que también los distinguirás. El conductor pierde algo de visibilidad posterior ya sea a través del espejo o en la vista en diagonal derecha. Y si te sientes en las plazas posteriores, apreciarás que la altura vertical es ligeramente inferior, aunque la pérdida no llega a resultar dramática. Además, Audi no ha sacrificado un ápice la funcionalidad de los Audi Q3 Sportback, manteniendo la banqueta trasera con asientos deslizante—cuenta con 13 centímetros de recorrido— o los respaldos traseros divididos en secciones 40:20:40 con siete posibles regulaciones en inclinación, así como la configuración para tres asientos con sus correspondientes cinturones. Eso sí, y aunque varía en función de la estatura, para acceder al habitáculo —ni por tamaño y por ángulo de apertura, los Q3 van bien servidos en este aspecto— hay que agacharse un poco más.

El maletero del Audi Q3 Sportback cuenta también con los mismos 530 litros de la versión de la que deriva, con una capacidad total de hasta 1.400 litros en el caso de abatir los asientos traseros, posibilidad de dividir el maleteo en dos alturas mediante una firme pero ligera bandeja, así como alojar fácilmente el cubremaletero en el piso. Opcionalmente, Audi ofrece el portón eléctrico con sistema de apertura por control gestual.

Audi Q3 Sportback: prueba, opiniones y fotos del nuevo SUV, más deportivo

Audi Q3 Sportback

Desing Selection y S-Line son las dos posibles líneas de acabado interior. Aunque siempre digitales, hay dos posibles cuadros para la instrumentación, uno de 10,25 pulgadas de diámetro y el más completo Virtual Cockpit Plus, ya con los gráficos del velocímetros en su versión más moderna y tres posibles vistas sobre las que customizar el resto de información. Por su parte, el sistema MMi Tocuh cuenta con otros dos posibles soportes físicos, siempre integrados en un salpicadero que adquiere 10 grados de inclinación respecto al plano horizontal y embutido dentro de un marco negro que se integra perfectamente en el salpicadero; mientras que la de serie tiene un tamaño de 10,1 pulgadas, el más completo MMi Plus cuenta con la pantalla de 12,3 pulgadas y todas las nuevas funcionales ya vistas en el recién renovado Audi A4 o modelos superiores de la marca.

Publicidad

Audi Q3 Sportback: puesta a punto más deportiva

Mecánicamente, no sólo la suspensión de serie es diferente. También la dirección es otro elemento diferenciador —y, como en el caso anterior, también salvable— ya que todas las versiones del Audi Q3 Sportback cuentan de serie con la dirección progresiva de radio variable —de una relación de 14,8:1 en su posición neutral alcanza 11,4:1 a con el volante girado al extremo—, algo que repercute muy directamente en el comportamiento del coche, aunque también puede tener algún efecto negativo para cierto tipo de conductores.

Y es que, que tendrás que adaptarte a ella hasta que sus reacciones dejen de resultarte algo extrañas en determinado trazados —por ejemplo, los primeros kilómetros por vías muy reviradas después de haber abandonado carreteras más de trazado más rápido y abierto-. A cambio, y junto con la citada suspensión deportiva —también puede montar en opción la de tipo adaptativo—, el Q3 Sportback es un SUV muy ágil y bastante reactivo. Poco balanceo y buen control en el intercambio de masas para que tampoco existan cabeceos garantizan un dinamismo de primera, pero sin sacrificar calidad de rodadura y confort general porque su amortiguación está muy lejos de resultar seca o incómoda.

Audi Q3 Sportback: prueba, opiniones y fotos del nuevo SUV, más deportivo

Audi Q3 Sportback: maletero

En el caso de versiones comparables, la diferencia de peso entre un Audi Q3 normal y un Q3 Sportback es insignificante, de apenas 10 kilos de diferencia a favor del primero, inapreciable en comportamiento dinámico. Desde mi punto de vista, apostaría que entre un BMW X2 y un X1 hay todavía diferencias mayores en cuanto a diferenciación de chasis y puesta a punto, pero creo que el toque que le ha dado Audi a su nuevo Q3 Sportback es muy acertado por su equilibrio entre comportamiento, dinamismo, agilidad y confort general.

Audi Q3 Sportback: nuevo motor con sistema Mild Hybrid

La gama motores será equivalente en un futuro entre las dos carrocerías Q3, pero si en el momento del lanzamiento, en octubre de este año, el Q3 Sportback contará con una gama más limitada, durante este año también tendrá un motor con especificaciones diferentes y más ventajoso que su hermano de gama. Se trata de una segunda versión del 35 TFSi, un motor que utiliza el mismo bloque 1.5 TFSi con desconexión de cilindros y 150 CV de la versión manual, pero cuya versión S-Tronic estrena sistema de hibridación de 48 voltios… Pero con nuevas funcionalidades que hacen mucho más aliciente el empleo de esta tecnología en la marca.

Y es que, Audi ya anuncia para este sistema no sólo capacidad de recuperación de energía, como cualquier otro Audi Mild Hybrid, sino también aporte eléctrico en el momento de arrancar. La parte técnica es equivalente a otros sistemas de 48 voltios usados por la marca en otros modelos. Los elementos principales son el alternador reversible BAS y una batería de 9,5 Ah ubicada debajo del asiento del conductor, la cual se carga por efecto de las constante deceleraciones y frenadas. Pero en este caso, el alternador reversible, conectado al cigüeñal mediante una correa dentada, puede sumar 50 Nm de fuera y hasta 9 kW de potencia el momento del arranque, y durante diez segundos gracias a la nueva función boost.

Publicidad

Esta tecnología promete rebajar en 0,4 l/100 km el consumo medio del 35 TFSi sin sistema Mild Hybrid, su stop&Start puede parar el motor a velocidades inferiores a 22 km/h y ofrecer un modo de avance por inercia —según las condiciones de circulación, en punto muerto o con el motor apagado— entre 40 y 160 km/h. Al volante de esta versión habría que ser tan sutil para advertir un pequeño cambio en la respuesta cuando el BAS deja de proporcionar su pequeña aportación eléctrica como , igualmente, para sentir que inicia la marcha con más suavidad y alegría; creo que la diferente transmisión que usa una u otra versión establece en este sentido más diferencias.

Eso sí, los Audi Q3 Sportback 35 TFSi S-Tronic cuentan con una ventaja incuentificable para un determinado tipo de usuarios, ya que esta versión cuenta con el distintivo ECO. Estas dos versiones 35 TFSi llegarán al mercado semanas después del lanzamiento; la más sencilla, es decir, el Q3 Sportback 35 TFSi con cambio manual costará 39.220 euros y será el modelo menos costoso de la gama.

Audi Q3 Sportback: prueba, opiniones y fotos del nuevo SUV, más deportivo

Así es el nuevo Audi Q3 Sportback

Los tres motores que sí se venderán desde el mismo instante, dos de ellos Diesel y un gasolina son los siguientes. De un lado, el 45 TFSi de 230 CV, siempre asociado a la tracción total quattro y el cambio S-Tronic de siete relaciones. Buenas prestaciones, tacto deportivo, elevada eficiencia gracias a su sistema de inyección dual, gran elasticidad por sus 350 Nm desde my bajo régimen. Un motor redondo si buscas cierto temperamento deportivo. Anuncia un consumo medio de 8,6 l/1000 km en ciclo WLTP, una aceleración de 0 a 100 km/h en 6,5 segundos y costará 50.660 euros.

El Q3 35 TDi será el motor de acceso en el momento del lanzamiento, y en esta primera versión llegará sólo ligado al cambio S-Tronic de 7 relaciones. Ya conoces este motor, es el 2.0 litros “de siempre” con sus constantes evoluciones en materia de inyección, limpieza de gases, etc. Rinde 150 CV, 340 Nm de par, consume 5,9 l/100 km, anuncia unas emisiones de 153 g/km —ambas cifras, ya en ciclo WLTP— y anuncia una velocidad máxima de 205 km/h. Esta versión saldrá al mercado por 40.690 euros.

Publicidad

Por su parte, el 40 TDi Quattro S-Tronic será el Diésel más potente… durante los primeros meses, ya que habrá una versión más deportiva y potente pendiente de confirmar. Este 40 TDi, con dinámicos caballos y 400 Nm de par, ofrece en carretera tanta sensación de empuje como el 45 TFSi pero con consumos claramente menores: la marca anuncia 7 l/100 km y 145 g/km de CO” —WLTP—, cifras que, según hemos podido comprobar, son bastante realistas en conducción real. El precio de esta versión es de 45.350 euros en su acabado base y de hasta 50.240 euros con el equipamiento deportivo S-Line.

Publicidad
También te puede interesar

El concepto SUV, en formato pequeño, cada vez me gusta más. El SQ2 me ha enamorado desde el primer momento con unas cualidades dinámicas casi insuperables, potenciadas por una inigualable agilidad.

La cuarta generación del Audi A3 ultima su puesta a punto antes de su estreno oficial este próximo otoño. Aquí tienes nuevos datos e imágenes espía que nos ha enviado un fiel lector de la revista AUTOPISTA.