Audi e-tron vs Jaguar i-Pace: toda una lujuria de SUV’s eléctricos

El coche eléctrico no tiene por qué ser un económico utilitario, y buena prueba de ello está en las dos opciones que planteamos en esta comparativa de SUV’s entre el Audi e-tron y el Jaguar i-Pace.
Daniel Cuadrado
Audi e-tron vs Jaguar i-Pace: toda una lujuria de SUV’s eléctricos
Fotos: Juan Sanz

Según la RAE, lujuria: exceso o demasía en algunas cosas. La electro-lujuria ha llegado para quedarse. Los excesos siempre han existido y en el mundo del automóvil hasta pueden estar bien vistos si se miran con la pasión que merecen. Los dos eléctricos de nuestra comparativa –el Audi e-tron y el Jaguar i-Pace- tienen 400 caballos, rondan las dos toneladas y media de peso y los 90.000 euros, luego serían la definición de lujuria en su máxima expresión. Sin embargo, no es así. Son necesariamente potentes porque son grandes, son necesariamente pesados porque ofrecen autonomía y son necesariamente caros por todo lo anterior. Parece difícil de entender que cuanta más autonomía quieras dar, más peso necesitas mover y, por tanto, más potencia estás obligado a utilizar, con el mayor consumo que todo ello conlleva, pero es que el mundo eléctrico, de momento, es así. Otra cosa es si el comprador acepta esta lógica, que el tiempo nos lo dirá.

Publicidad

Tanto el e-tron como el i-Pace son dos cochazos desde el punto de vista de la utilización, el funcionamiento o la calidad. Otra cosa es la cuestión de los tiempos de carga y de los lugares para hacerlo fuera del cargador propio, pero eso ya es una cuestión del país en el que vivimos y no de la tecnología que ambos tienen. Lo cierto es que con las autonomías que ofrecen lo habitual es que haya que cargarlos hasta el cien por cien al menos una vez a la semana en entorno urbano. Claro que se puede viajar con ellos, pero hay que tener otra mentalidad y un planteamiento de viaje distinto en función de la distancia. Veamos cómo funcionan.

PRESTACIONES Audi e-tron 55 quattro Edition One (408 CV) Jaguar i-Pace EV400 HSE (400 CV)
Acel. 0-100 km/h 5,51 s 4,69 s
Acel. 0-1000 metros 25,78 s 24,95 s
Sonoridad 100 km/h 62,9 dBA 65 dBA
Sonoridad 120 km/h 65,9 dBA 67,4 dBA
Frenada desde 120 km/h 51,04 m 54,2 m
Peso en báscula 2.602 kg 2.239 kg

Audi e-tron y Jaguar i-Pace: diferentes

Los dos recurren a similares baterías de iones de litio, con capacidad de 90 kWh en el Jaguar y 95 kWh en el Audi. La gestión de carga es muy distinta en ambos, detalle que para algunos puede ser determinante. Para cargar en corriente alterna, es decir, la de casa, el e-tron lleva de serie un cargador de a bordo de 11 kW y de 22 kW en opción. El del Jaguar es de 7,2 kW. Esto implica que en las mejores condiciones de instalación eléctrica el primero tarde menos de cuatro horas en cargar su batería hasta el 80 por ciento y el segundo 10 horas. Es cierto que en corriente alterna (AC) a 11 o 22 kW tendría que ser una instalación trifásica, que no es muy habitual y la electricidad es más cara, pero ahí está. En carga continua (DC), es decir en los cargadores rápidos, el Audi carga hasta 150 kW y el Jaguar hasta 100 kW; lo que se traduce en 40 minutos en el e-tron y 43 minutos en el i-Pace, siempre hablando hasta el 80 por ciento, ya que hasta el cien por cien los tiempos son variables en función de la temperatura de la batería y no se pueden dar datos exactos. Y volvemos a lo mismo, ya que en España sólo hay un cargador a 150 kW (habrá 100 en 2020), pero se podría llegar a usar la red de Tesla que carga a 145 kW.

CONSUMOS Audi e-tron 55 quattro Edition One (408 CV) Jaguar i-Pace EV400 HSE (400 CV)
Consumo medio 21,9 kWh 20,2 kWh
Autonomía media 433,8 km 445,5 km

Estos SUV’s tienen dos motores, uno por eje, con los que reparten el par según las necesidades. Funcionan mejor que un sistema de tracción total convencional, puesto que el reparto es más preciso entre ruedas y trenes, sin necesidad de un diferencial central. La diferencia radica en que el Audi recurre a distinta potencia en sus motores (el trasero, que es el que más utiliza, es más potente) y la tecnología empleada. El e-tron lleva motores de inducción, sin imanes, y el Jaguar i-pace los monta síncronos, con imanes. Los del inglés son teóricamente más eficientes a bajas velocidades de giro y los del alemán en altas. Al volante la respuesta es idéntica y cuesta decidir cuál sería mejor, más allá de los datos teóricos sobre si es mejor una tecnología u otra. Lo cierto es que los dos corren mucho, especialmente el I-Pace que tiene aceleraciones insultantemente deportivas. El Jaguar puede llegar a consumir menos, principalmente por los 363 kg que pesa de menos con respecto a su rival; es mucha diferencia. Con la batería cargada a tope y teniendo en cuenta el consumo medio que hemos medido, en el Audi se podrían llegar a recorrer unos 430 km y en el Jaguar unos 445 km, que no está nada mal. Eso sí, siendo tremendamente cautos al acelerar y muy tranquilos en la conducción. Si se llevan sin pensar en la eficiencia, lo normal, en utilización urbana y extraurbana, es realizar entre 300 y 350 km, dependiendo de la fogosidad de cada conductor.

ESPACIO Audi e-tron 55 quattro Edition One (408 CV) Jaguar i-Pace EV400 HSE (400 CV)
Anchura delantera 148 cm 146 cm
Anchura trasera 140 cm 138 cm
Altura delantera 91-99 cm 94-101 cm
Altura trasera 98 cm 92 cm
Espacio para piernas 77 cm 78 cm
Maletero 434 litros 440 litros

Cada uno gestiona la recuperación de la energía de forma diferente. El Audi ofrece más modos de retención, pudiendo dejar el coche “a vela” o con hasta tres niveles de recuperación de la energía cinética, y por tanto freno motor, que se gestionan con las levas del volante. El Jaguar para esto mismo sólo cuenta con dos modos, que se cambian a través de pantalla central tras buscarlo entre los distintos menús. En este caso la eficiencia se busca con la posición del acelerador y tampoco es mal recurso. ¿Qué es mejor? Si eres un “friki” de tocarlo todo, el Audi te da más posibilidades de ahorrar, si no, el Jaguar cumple de sobra y logra consumos ligeramente más bajos sin necesidad de ir a buscarlos.

En carretera los dos se comportan bien, mucho mejor de lo que su peso puede anticipar. Al límite al que probablemente no quieras llegar, subviran, pero siempre se defienden con seguridad y aplomo. El Jaguar es más duro, quizá demasiado, y tiene un tacto general más deportivo, mientras que el Audi es más refinado y agradable gracias a la suspensión más confortable, mandos más suaves y mejor insonorización. Se pueden usar por campo y no lo hacen nada mal, pero de serie traen neumáticos de calle que no son recomendables para fuera del asfalto. Los puedes tratar como un coche normal sin problemas de reacciones, funcionalidad o velocidad. Solo hay que tener en cuenta su menor autonomía y la necesidad de tener cerca un punto de recarga. Con planificación se puede viajar en ellos, como también se puede hacer en bici, patinete o carro de polos; todo es posible en función del interés e implicación y habrá quien lo disfrute, pero de momento en España no lo recomiendo. Obviamente son caros, el Audi más, pero es que también hablamos de dos coches de lujo.

Publicidad
También te puede interesar

Endesa X instalará próximamente 14 nuevos cargadores rápidos y semirápidos para coches eléctricos en las estaciones de servicio de Petromiralles. Os contamos dónde estarán.

Las matriculaciones de vehículos cien por cien eléctricos no dejan de crecer en España, pero siguen representando una cuota de mercado bajísima tras siete meses de año 2019.