Alfa Romeo Stelvio vs BMW X4: ¿qué SUV es mejor?

En esta comparativa, enfrentamos el Alfa Romeo Stelvio frente al BMW X4, dos SUV cuyo comportamiento y atractivo diseño son dos de sus principales bazas. ¿Cuál es mejor? Lo comprobamos.
Pablo Mallo / Fotos: Israel Gardyn -
Alfa Romeo Stelvio vs BMW X4: ¿qué SUV es mejor?
Alfa Romeo Stelvio vs BMW X4: ¿qué SUV es mejor?

El segmento SUV se ha diversificado tanto que ya hay modelos para casi todos los gustos. Lo que nació como un automóvil práctico y versátil, con buenas dotes para un uso familiar y para poder aventurarse fuera del asfalto con ciertas garantías, ahora ha derivado en un sinfín de propuestas, muchas de ellas puramente aspiracionales, que podrían llegar a convencer incluso a quienes no gustan de este tipo de vehículo. Es una moda que, por ahora, dicta las normas del mercado y rara es la marca que no haya sucumbido a la tentación de ofrecer algún SUV en su catálogo.

Alfa Romeo Stelvio vs BMW X4: ¿qué SUV es mejor?

Alfa Romeo Stelvio

Así, para diferenciarse del resto entre tantas opciones, han ido apareciendo modelos menos tradicionales, desde los cada vez más abundantes crossover, más bajos, hasta los que se decantan por una carrocería tipo “coupé”, como el BMW X4. Y tanto como lo ha hecho el diseño ha evolucionado el comportamiento, que poco o nada tiene que ver con el de los primeros SUV que salieron al mercado. Precisamente aquí es donde el Alfa Romeo Stelvio viene dispuesto a marcar referencias, autoproclamándose como el más deportivo de su categoría y siguiendo los pasos de la berlina Giulia, con la que comparte plataforma y tecnología.

PRESTACIONES Alfa Romeo Stelvio 2.0 280 CV Q4 Executive BMW X4 xDrive 30i 252 CV
Acel. 0-100 km/h 5,76 s 6,72 s
Acel. 0-1000 metros 26,14 s 27,42 s
Sonoridad 100 km/h 36,52 dBA 36,32 dBA
Sonoridad 120 km/h 54,07 dBA 52,27 dBA
Frenada desde 140 km/h 71,45 m 67,95 m
Peso en báscula 1.787 kg 1.892 kg
Publicidad

Alfa Romeo Stelvio vs BMW X4: comportamiento

No todos los SUV son iguales. Es cierto que de cara al dinamismo van en contra de toda lógica —tienen un centro de gravedad alto y son más pesados que un coche convencional—, pero hay algunas excepciones que parecen burlar las leyes de la física. La tracción total y el frenado selectivo de las ruedas, bien para ganar precisión en la trazada, hacer el inicio del giro más incisivo o emular diferenciales autoblocantes, hacen que la eficacia ante cualquier tipo de demanda por nuestra parte sea mucho mayor de la que en un principio cabría esperar. Eso sí, siempre queda la sensación de ir demasiado altos, pues las oscilaciones a las que es sometido el conductor, precisamente por ir sentado más arriba, son mayores, y esto repercute no sólo en el confort, sino también en la manera de percibir las reacciones del coche, que, también debido a las mayores inercias, nos llegan con menos inmediatez que en un auténtico deportivo. Los amortiguadores adaptativos que ofrecen nuestros dos protagonistas de manera opcional —equipados en el X4— mitigan en cierta medida este efecto, pero no lo eliminan completamente. Aun así, dentro del mundo SUV, tanto el Alfa como el BMW juegan muy buen papel. Balancean poco, aportan una gran precisión de guiado, el eje trasero coopera brindando agilidad y redondeando los giros en caso necesario, son muy estables incluso a alta velocidad, frenan con contundencia... No se les puede poner casi ninguna pega, y menos tratándose de todocaminos.

CONSUMOS Alfa Romeo Stelvio 2.0 280 CV Q4 Executive BMW X4 xDrive 30i 252 CV
Consumo en ciudad 10,1 l/100 km 10,5 l/100 km
Consumo en carretera 7,7 l/100 km 7,0 l/100 km
Consumo medio 8,7 l/100 km 8,4 l/100 km

Y si nos centramos en lo rápido que pueden ir de un punto a otro, el Stelvio va un paso más allá. No sólo es más potente y ligero que su rival, también tiene una puesta a punto más eficaz, como si en Alfa Romeo quisieran hacernos olvidar la falta de un Giulia Sportwagon en la gama. Salvo porque añade un botón para activar el control de descensos, la postura al volante, el puesto de conducción y la instrumentación son los mismos que en la berlina. Su sistema de información y entretenimiento no es tan avanzado como el de su rival, pero cumple su cometido, y, la verdad, cuando ves cómo responde cuando conduces “al ataque”, relativizas cualquier carencia en el resto de apartados. La dirección es el elemento protagonista, rapidísima, informativa y muy precisa, unida a un tren delantero con una capacidad de guiado soberbia, en el que apenas surge el más mínimo atisbo de subviraje cuando afrontamos curvas a ritmos muy elevados, por lo que brinda una gran confianza. Tanta, que invita a ahuecar en fuertes apoyos para romper la adherencia del tren trasero y que, en el acto y con muy poco balanceo de la carrocería, comience a redondear el giro de manera muy progresiva, asequible y dosificable a base de gas, pues la mayor parte de la potencia se envía a las ruedas traseras. Todo lo hace con gran precisión, de manera noble y previsible, y a pesar del alto agarre de los neumáticos no tiene reacciones violentas, pues las ayudas electrónicas, permisivas pero no desconectables, impiden cualquier exceso. El motor, unido a unos desarrollos del cambio más cortos que los del BMW, ofrece una respuesta brillante y con carácter, muy acorde con el logrado bastidor, haciendo del Stelvio un coche rapidísimo y muy ágil.

Publicidad

Alfa Romeo Stelvio vs BMW X4: gran carga tecnológica

La respuesta mecánica del BMW es menos explosiva y prestacional, pero su propulsor resulta más sedoso y refinado. También el cambio automático, pese a emplear la misma caja ZF que el Alfa, es algo más suave en determinadas situaciones. Por otro lado, la mejor insonorización, junto con unas suspensiones algo menos firmes y una menor altura de carrocería, hacen que el confort sea ligeramente superior. Pero donde de verdad despunta es en su interior, más lujoso, mejor acabado y con un aspecto muy vanguardista. A base de extras se puede configurar a la última, y no faltan elementos como Head-Up Display, cuadro de mandos digital, cámaras periféricas con elaborados efectos gráficos, uno de los mejores navegadores del mercado ni una mayor conectividad. A nivel de asistentes de seguridad también está armado hasta los dientes: desde alerta de presencia de peatones y aviso de colisión con frenada automática —también al aparcar—, hasta advertencia de no prioridad cuando nos aproximamos demasiado rápido a un ceda el paso o un stop, pasando por intervención automática sobre la dirección en caso de abandono involuntario de carril o de riesgo de colisión lateral. Adicionalmente, el cuadro de mandos cuenta con una función de eficiencia que indica a cuánta distancia está el próximo límite de velocidad, para que el conductor pueda adaptar la marcha con tiempo dejando de acelerar con más antelación.

ESPACIO Alfa Romeo Stelvio 2.0 280 CV Q4 Executive BMW X4 xDrive 30i 252 CV
Anchura delantera 147 cm 146 cm
Anchura trasera 140 cm 142 cm
Altura delantera 96/102 cm 91/98 cm
Altura trasera 95 cm 92 cm
Espacio para piernas 76 cm 75 cm
Maletero 440 litros 490 litros

Alfa Romeo Stelvio vs BMW X4: ¿qué SUV es mejor?

BMW X4

Aunque también tiene un comportamiento notable para el tipo de coche que es, al volante el BMW X4 no entusiasma como el Alfa. Te aísla más de la carretera y sus límites llegan antes, además la electrónica se deja notar más frecuentemente cuando trabaja para incrementar la precisión, anticipándose a la deriva de los neumáticos y evitando que pueda ir a más. A ritmos vivos notas cómo frena la rueda trasera interior para inscribirse en los giros o cuando incrementas el ángulo de la dirección bruscamente en una curva que se cierra, y una vez apoyado va tutelando la trazada actuando selectivamente sobre los frenos. Sin dejar de ser un modelo muy neutro y equilibrado, esto le resta pureza de conducción en comparación con el Stelvio. También es cierto que, si quieres un auténtico deportivo, no te compras un SUV.

COMPARA AQUÍ TODOS LOS PRECIOS DEL ALFA STELVIO Y EL BMW X4

Publicidad
También te puede interesar

Sigue teniendo el ADN del BMW X3, pero sus nuevas dimensiones y especificaciones de chasis o motores distinguen más que nunca al BMW X4 2018 de su hermano mellizo.

Las gamas 2018 de los Alfa Romeo Stelvio y Giulia reciben como gran novedad el nuevo nivel de equipamiento Executive, una versión que potencia el confort y la conectividad de ambos modelos.