Dudas: ¿por qué el aceite de mi coche huele a gasolina?

"Desde hace tiempo, el aceite del motor de de mi coche huele mucho a gasolina. Ni gasta más que antes ni parece funcionar mal pero, al abrir el tapón del aceite, detecto ese olor claramente."
Luis Miguel Vitoria.

Twitter: @luismivitoria -

Dudas: ¿por qué el aceite de mi coche huele a gasolina?
Dudas: ¿por qué el aceite de mi coche huele a gasolina?

"Estoy preocupado por este tema, porque creo que puede derivar en una posible avería futura que sospecho puede ser grave. ¿A qué puede deberse?"

Respuesta de nuestro experto técnico Luis Miguel Vitoria

Si el aceite te huele claramente a gasolina es porque se habrá mezclado con el lubricante una cantidad significativa, bien ese combustible, bien de gases de escape.

Una razón podría estar en que el sistema de alimentación de tu coche esté funcionando mal. Por ejemplo, porque un inyector se quede abierto. Esto es posible si hay muchas impurezas en la cámara de combustión y alguna lo alcanza. Con él abierto, incluso cuando no estás acelerando, el motor recibe gasolina y algo de ella termina en el cárter. Era algo que ocurría, con más frecuencia que en los coches de inyección, en lo de carburador. El indicio de ese mal funcionamiento de un inyector sería un ralentí inestable. Si tu coche no lo tiene, la razón de ese olor estará en otro punto.

Otra causa podría estar en las bujías. Si están lejos de su mejor estado de forma, de manera que no toda la mezcla se queme, una pequeña parte del combustible podría acabar en el aceite, pero la mayor parte debería acabar barrida en dirección al escape. Un indicio de esta situación puede ser un humo negruzco en el mismo; pero también te ayudará una comprobación del estado de las bujías, pues el electrodo estaría negro. En cualquier caso, el rendimiento del motor debería decaer y notarse.

Si tu coche ya tiene muchos kilómetros a sus espaldas, puede ocurrir que los segmentos de los pistones tengan un grado de desgaste que haga pasar algo del combustible pulverizado hacia el cárter.

Si el problema es de los segmentos, como es lógico es más fácil que esto ocurra cuando el motor está muy frío, de modo que los pistones aún no se han dilatado lo suficiente y quedan «huecos» con las paredes de la cámara.

En pequeñas cantidades, que se produzca esa mezcla entre gasolina y aceite no es un problema. Sin embargo, es importante averiguar cómo se produce. Con todo, lo es más detectar si es una mezcla excesiva —algo a lo que también puede ayudarte el control del consumo con el ordenador del coche o haciendo tus propias comprobaciones al repostar—. De serlo, el problema iría más allá de un olor o gasto de gasolina excesivo, pues lo que se podría poner en jaque es la propia lubricación y refrigeración del motor, ya que el aceite perdería eficacia. De modo que podría acabar con un motor gripado. Conviene, por tanto, que acudas lo antes posible a un mecánico para solucionar una avería que podría ir a mayores.

También te puede interesar

- Cómo cambiar tú mismo el aceite del coche

- Preguntas y dudas de los conductores

- Filtro de partículas Diesel: todas las preguntas y dudas

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...