Una vivienda que cuida la salud y el bienestar de sus propietarios

La firma Nacho García-Milla Real Estate, especializada en la captación de nuevas tendencias inmobiliarias, acaba de presentar un exclusivo e innovador proyecto, realizado con el estudio de arquitectura de Lorena del Pozo y la doctora en medicina Esther de la Paz, de arquitectura biosaludable, una villa que cuida la salud y el bienestar de sus inquilinos.

Fachada oeste de la vivienda biosaludable.
Fachada oeste de la vivienda biosaludable.

¿Puede una casa curarnos? Desde hace varios años, la búsqueda de la salud y el equilibro personal está propiciando la definición y desarrollo de espacios que minimizan su impacto negativo sobre la salud, provocado por el estilo de vida de las grandes urbes, donde la contaminación (sea del tipo que sea), el estrés y las innumerables radiaciones que nos rodean, se ha demostrado que es cada día más relevante.

 Tampoco se puede obviar que la calidad constructiva de algunas edificaciones contribuye a generar lo que se conoce como el “Síndrome del edificio enfermo”, es decir, que los materiales empleados o el mobiliario escogido son factores que alteran la calidad de vida y el bienestar de sus ocupantes.

Las evidencias científicas respaldan que los edificios influyen en la salud de las personas que los habitan

Las evidencias científicas respaldan que los edificios influyen en la salud de las personas que los habitan. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una persona pasa el 90% del tiempo en un espacio cerrado y, en el último año, este espacio se reduce a uno: nuestra casa, que se ha convertido en oficina, hogar, gimnasio y espacio de ocio.  Desde hace algún tiempo, asistimos al auge de la arquitectura saludable, un sistema que diseña espacios que contribuyen al bienestar de las personas y que generan una sensación de bienestar físico y emocional en sus habitantes.

Frontal de la vivienda donde se sitúa la piscina.
Frontal de la vivienda donde se sitúa la piscina.

“Tras el impacto de la pandemia en la sociedad, la salud -sin necesidad de estar enfermos- ha ocupado una posición primordial en nuestras vidas. Hemos entendido y asumido de forma drástica y vertiginosa cómo actúa la prevención sanitaria, confinándonos en nuestras casas durante meses. Si a esta realidad le sumamos la posibilidad de nuevas pandemias globales, parece inevitable asumir que habrá un cambio radical en los hogares, y no del futuro, sino de hoy”, afirma Nacho García-Milla. Es ahí donde interviene de forma específica la arquitectura biosaludable.

Concepción de la vivienda

La concepción de esta vivienda biosaludable, que se desarrollará en una parcela de más de 5.000 metros cuadrados de la urbanización La Finca, se asienta sobre una arquitectura purista de líneas elegantes y materiales nobles inspirada en los elementos de la naturaleza.

Fachada norte de la vivienda.
Fachada norte de la vivienda.
La vivienda funcional está diseñada en planta baja y está inspirada en las montañas, los ríos y los bosques. La pieza de mayor altura es la cumbre, las cubiertas, donde inicia su ciclo el agua, que desciende por los muros erosionados del patio cascada, llegando a la base de la vivienda y discurriendo por arroyos y estanques con circuitos en pendiente.

Este ciclo del agua finaliza su trayecto en la piscina de invierno, situada en el extremo opuesto a la cumbre. Alrededor de este hábitat se generan las especies vegetales que conforman este proyecto de vida y refugio, una vivienda saludable.

Se ha realizado un estudio detallado de elementos internos y externos que podrían afectar directamente a la salud de los habitantes de una vivienda

Según sus promotores, se ha realizado un estudio detallado de elementos internos y externos que podrían afectar directamente a la salud de los habitantes de una vivienda y, para su diseño, se han tenido en cuenta elementos como la contaminación electromagnética, del aire, del agua y de la tierra, acústica y los materiales de construcción.

Para Nacho García-Milla, su principal objetivo es que sus clientes encuentren el hogar de sus sueños, la casa donde ser felices y, precisamente por eso uno de sus objetivos a la hora de avanzar en su modelo de negocio era poner el foco en la arquitectura biosaludable, porque une los conceptos de la medicina integrativa con la arquitectura, para dar como resultado viviendas que contribuyan a mejorar y mantener la salud de sus inquilinos.

Perfiles implicados en el proyecto

Nacho García-Milla es un profesional del Real Estate con una trayectoria de más de 20 años en el sector inmobiliario que decidió dar un giro a su carrera para enfocarse a la plena especialización en el asesoramiento, gestión y acompañamiento de los clientes en busca de una nueva casa, para conseguir dar con la vivienda de sus sueños, sin poner ningún tipo de barrera geográfica.

Imagen de la bodega de esta casa biosaludable
Imagen de la bodega de esta casa biosaludable.

Por su parte, Lorena del Pozo, arquitecta, ingeniera y diseñadora, fundó en 2014 su propio estudio con un claro propósito, revolucionar el sector de la arquitectura para dotarla de un significado más elevado y contribuir desde su especialización a mejorar la calidad de vida de las personas. Desde entonces, trabaja con un equipo de arquitectos, ingenieros, interioristas, médicos y científicos; que hacen de los proyectos una verdadera experiencia para sus clientes, tratando cada caso desde la excelencia en la transformación de la luz, el espacio, las ingenierías y el detalle.

Esther de la Paz es licenciada en medicina y cirugía por la UCM, trabaja como directora de Ropaz.org, centro especializado en medicina integrativa, aportando todo el trabajo en materia de salud de singularidad, comprendiendo al inquilino como un todo y evaluando el bienestar físico, mental y socio-ambiental del cliente y el entorno de sus proyectos.