Siete hechos intrigantes sobre las arañas de mar

Las arañas de mar son criaturas fascinantes que habitan en todos los océanos del mundo y sobre las que los científicos aún tienen mucho que aprender. Aquí hay siete de los datos más intrigantes sobre las arañas marinas.

Las arañas de mar son pequeños depredadores de invertebrados marinos.
Las arañas de mar son pequeños depredadores de invertebrados marinos.

Las arañas de mar son artrópodos marinos de patas largas que habitan en los océanos de todo el mundo, desde las gélidas aguas del Océano Antártico hasta las cálidas aguas del Caribe.

Hay más de 1.000 especies y su diversidad es extraordinaria, desde su sorprendente variedad de combinaciones de colores hasta sus grandes diferencias de tamaño. Aquí hay siete datos increíbles sobre estos animales.

1. Las arañas marinas no son verdaderas arañas

Las arañas de mar no tejen telarañas y no son arácnidos como las tarántulas o las arañas domésticas. Sin embargo, no son del todo ajenas. Al igual que las verdaderas, éstas son miembros del phylum Arthropoda y el subphylum Chelicerata. La diferencia está en el nivel de clase: las verdaderas arañas son arácnidos, mientras que las marinas son miembros de la clase Pycnogonida.

Las segundas están más cerca de las verdaderas arañas que de otros artrópodos como crustáceos e insectos

Eso significa que, en términos de clasificación, las segundas están más cerca de las verdaderas arañas que de otros artrópodos como crustáceos e insectos.

2. Las arañas de mar más pequeñas son casi invisibles

Algunas arañas de mar son tan pequeñas que sus músculos constan de una sola célula.
Algunas arañas de mar son tan pequeñas que sus músculos constan de una sola célula. Foto: IStock.

Es muy posible que hayas pasado por alto las arañas de mar en una poza de marea, especialmente si estabas en una laguna de aguas cálidas. Eso se debe a que las que viven en esos lugares pueden ser diminutas: solo un milímetro de ancho. Algunas son tan pequeñas que sus músculos constan de una sola célula. Estas criaturas casi invisibles son sorprendentemente comunes, por lo que es probable toparse con ellas sin saberlo.

3. Las arañas marinas gigantes viven en condiciones de frío extremo

Si bien la mayoría de las arañas de mar son extremadamente pequeñas, las que viven en las profundidades de los mares polares son relativamente enormes, con patas que miden más de 20 pulgadas.

Su gigantismo es una adaptación que les ayuda a vivir cómodamente en condiciones extremas

Su gigantismo es una adaptación que les ayuda a vivir cómodamente en condiciones extremas. Los animales más grandes tienen una menor relación superficie/volumen y, por lo tanto, irradian menos calor corporal, lo que les permite permanecer más calientes en agua muy fría.

4. Las arañas marinas macho llevan los huevos

Las arañas marinas tienen un par especial de patas que transportan huevos, que se llaman ovígeros. Después de que la hembra pone sus huevos, el macho los fertiliza y se los lleva hasta que eclosionan.

5. Usan sus sistemas digestivos para respirar

La peristalsis intestinal solo se ha observado en arañas marinas.
La peristalsis intestinal solo se ha observado en arañas marinas. Foto: IStock.

Las arañas de mar no tienen pulmones ni branquias, ni tienen sistema respiratorio. En cambio, el oxígeno que necesitan pasa a través de su exoesqueleto hacia sus tejidos. Éste circula a través de sus cuerpos cuando sus sistemas digestivos se contraen, lo que mueve la sangre a través de todo el sistema circulatorio de los animales. Este proceso único, llamado peristalsis intestinal, solo se ha observado en arañas marinas.

6. Las arañas marinas son increíblemente resistentes

Las arañas marinas han vivido en la Tierra durante casi 500 millones de años. Como muy pocos otros animales multicelulares, han sobrevivido a múltiples extinciones masivas, cambios extremos en el clima e incluso impactos de asteroides.

Los científicos creen que aún queda mucho por descubrir sobre la increíble supervivencia de la araña marina

Una posible explicación de su increíble resistencia es el hecho de que no dependen de exoesqueletos calcificados, pero los científicos creen que aún queda mucho por descubrir sobre la increíble supervivencia de la araña marina.

7. Sus tripas están en sus piernas

Los cuerpos de las arañas marinas consisten casi en su totalidad en patas largas (cuatro, cinco o seis pares) y una probóscide. Esto deja muy poco espacio para los órganos digestivos, pero eso no es un problema. Las arañas de mar guardan sus tripas en sus patas.

Las arañas marinas se caracterizan por patas largas.
Las arañas marinas se caracterizan por patas largas. Foto: IStock.

Los órganos consisten en "intestinos" en forma de tubo que reducen químicamente los alimentos a nutrientes y luego se contraen para enviarlos al resto de la araña. Las contracciones también ayudan en la circulación de oxígeno.

Fuente: TreeHugger.

Nuestros destacados