¿Qué es la Ley D´Hondt?

El sistema electoral español no es nada sencillo. Muchas veces nos preguntamos por qué un partido está en mejores posiciones que otros o recibe más escaños con menos votos. La respuesta se encuentra en la aplicación y el funcionamiento de la Ley D’Hondt.

Meritxell Bernal

La Ley D´Hondt es un sistema de representación proporcional.
La Ley D´Hondt es un sistema de representación proporcional.

 

En España, los 350 escaños del Congreso se reparten de forma proporcional, aplicando la Ley D'Hondt. Cada una de las 50 provincias representa una circunscripción, que tiene asignados un mínimo de dos diputados. Ceuta y Melilla eligen uno cada una de ellas. Los 248 asientos restantes se fijan en proporción a la población de derecho. Así lo establece la Ley Orgánica de Régimen Electoral General conforme a lo marcado en la Constitución.

 

La Ley D´Hondt es un sistema electoral que asigna los escaños dividiendo el número de votos emitidos para cada partido entre el número de cargos con los que cuenta cada circunscripción.

Está demostrado que es uno de los sistemas más justos y eficaces para establecer la representación parlamentaria de forma proporcional a los votos emitidos

Fue ideado en 1878 por un matemático belga llamado Victor D´Hondt y, pese a las críticas que recibe, está demostrado que es uno de los sistemas más justos y eficaces para establecer la representación parlamentaria de forma proporcional a los votos emitidos.

Este sistema electoral no solo lo utilizamos en España. También en otros países, como Argentina, Austria, Bélgica, Brasil, Chile, Estonia, Finlandia, Israel, Japón, Luxemburgo, Países Bajos, Portugal, Turquía o Venezuela.

La Ley D´Hondt  asigna los escaños dividiendo el número de votos emitidos para cada partido entre el número de cargos con los que cuenta cada circunscripción.
La Ley D´Hondt asigna los escaños dividiendo el número de votos emitidos para cada partido entre el número de cargos con los que cuenta cada circunscripción. Foto: IStock.

La característica principal de la Ley D´Hondt es que es un sistema de representación proporcional, no mayoritario, que trata de asignar los escaños a las listas de manera proporcional al número de votos. Si no fuera así, en España, sin ir más lejos, las grandes provincias como Madrid, Barcelona, Bilbao, Sevilla, Valencia o Málaga se llevarían casi toda la representación, mientras que ciudades con menos población como Cuenca, Badajoz o Soria dejarían de estar representadas.

¿Por qué recibe tantas críticas?

La principal crítica que recibe la ley D´Hondt es que favorece a los grandes partidos. Esto es así porque para obtener un escaño, un partido político necesita obtener un mínimo de representación. En nuestro país, es del 3% de los votos. Si no lo consigue, no se le otorga escaño.

Cuando las froamciones políticas no logran el número de votos necesarios para sumar un escaño más, éstos se suman a las que están por encima en número de votos y les permiten obtener un nuevo escaño

Como consecuencia de esta norma, algunos partidos pequeños no llegan a conseguir los votos necesarios para obtener un escaño. ¿Y qué pasa con estos votos que, en teoría, no han servido para nada? Pues que se suman a los partidos que tienen más para poder dar lugar a más escaños. Esto también afecta a las formaciones más votadas. Cuando éstas no logran el número de votos necesarios para sumar un escaño más, sus votos se suman a las que están por encima en número de votos y les permiten obtener un nuevo escaño.

En definitiva, la Ley D´Hondt favorece a los partidos que ya tienen escaños, porque les permite sumar alguno más con los votos que sobran de los que no llegan al mínimo para conseguirlos.