El plan del gobierno de Tanzania para desalojar al pueblo masai de sus tierras

Observadores de derechos humanos y abogados del pueblo masai están presionando al gobierno de Tanzania para que detenga los planes de desalojar por la fuerza a decenas de miles de indígenas de su tierra ancestral en el extremo este del Parque Nacional Serengeti.

Lourdes Fernández

El desalojo del pueblo masai en Tanzania podría desplazar hasta 70.000 indígenas.
El desalojo del pueblo masai en Tanzania podría desplazar hasta 70.000 indígenas.

La semana pasada, estalló un violento enfrentamiento después de que los topógrafos del gobierno y las fuerzas de seguridad comenzaran a demarcar 1.500 kilómetros cuadrados de tierra que, según informes, Tanzania entregaría a una empresa con sede en los Emiratos Árabes Unidos para que la administre como reserva para la caza comercial. El área abarca rutas migratorias para ñus, cebras y otros animales salvajes.

El enfrentamiento tuvo lugar en Loliondo, parte del Área de Conservación de Ngorongoro, donde imágenes de vídeo sugieren que al menos decenas de masais se habían reunido para protestar por el nuevo límite. Las fuerzas de seguridad de Tanzania utilizaron gases lacrimógenos y balas reales para dispersar a los participantes, quienes, como pastores, suelen llevar lanzas, arcos y flechas.

El gobierno de Tanzania dijo que un oficial de policía fue asesinado. Al menos 31 masais, 18 hombres y 13 mujeres, fueron tratados por heridas de bala en el Hospital de referencia del condado de Narok, al otro lado de la frontera en Kenia, según declaró la doctora Catherine Nyambura.

Acordonar el área para una reserva de caza “implicaría el desalojo de las aldeas de Ololosokwan, Oloirien, Kirtalo y Arash, lo que podría desplazar hasta 70.000 indígenas masais”

La oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos advirtió que la demarcación podría traer más violencia. Acordonar el área para una reserva de caza “implicaría el desalojo de las aldeas de Ololosokwan, Oloirien, Kirtalo y Arash, lo que podría desplazar hasta 70.000 indígenas masais”, dijo en un comunicado de prensa tras el enfrentamiento.

Y agregó que sus expertos en derechos estaban "profundamente alarmados" por el uso de munición real y tienen "graves preocupaciones sobre la invasión continua de las tierras y viviendas tradicionales de los masais, acompañada de una falta de transparencia y consulta con los pueblos indígenas”.

Manifestación de apoyo al pueblo masai.
Manifestación de apoyo al pueblo masai.

La cuenta de la ONU señaló que las acciones del gobierno siguieron a una reunión a puerta cerrada, en la que el Comisionado Regional de Arusha anunció su plan para imponer el nuevo límite.

La confrontación también se produce cuando se espera que la Corte de Justicia de África Oriental emita su fallo final el 22 de junio sobre los esfuerzos de décadas del gobierno de Tanzania para trasladar a los masais. En 2018, el tribunal regional dictó una orden judicial contra el desalojo.

Se tiene como objetivo dar paso a Otterlo Business Corp., la empresa con sede en los Emiratos Árabes Unidos, que ofrecerá caza de trofeos y turismo de safari

Onesmo Olengurumwa, jefe de la Coalición de Defensores de los Derechos Humanos de Tanzania, advirtió que se tiene como objetivo dar paso a Otterlo Business Corp., la empresa con sede en los Emiratos Árabes Unidos, que ofrecerá caza de trofeos y turismo de safari.

El gobierno defiende acciones

Por su parte, el gobierno de Tanzania dice que el área está superpoblada con humanos y ganado, lo que genera estrés en la vida silvestre que sirve como imán para el turismo. En 2019, antes de la pandemia de Covid-19, el turismo era la mayor fuente de divisas del país, el segundo mayor contribuyente al producto interno bruto y una importante fuente de empleo, según el Banco Mundial.

Resistencia masai

Martin Ole Kamwaro, abogado principal de los masai, asegura que el equipo legal estaba considerando presentar un caso contra Tanzania ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

Un manifestante es arrestado durante una protesta en Nairobi.
Un manifestante es arrestado durante una protesta en Nairobi.

“Ciertamente, siguiendo las instrucciones de nuestro líder, actuaremos para presentar e iniciar acciones legales contra el régimen de Tanzania por violación de los derechos humanos”, señaló. “No toleraremos ese tipo de abuso”, concluyó.

Amnistía Internacional emitió un comunicado esta semana denunciando lo que llamó un “desalojo forzoso e ilegal” que es “impactante tanto en su escala como en su brutalidad”

Múltiples grupos de derechos, incluidos los Derechos de los Pueblos Indígenas Internacional y Survival International, han condenado el plan de desalojo del gobierno de Tanzania y han pedido que se detenga de inmediato. Amnistía Internacional emitió un comunicado esta semana denunciando lo que llamó un “desalojo forzoso e ilegal” que es “impactante tanto en su escala como en su brutalidad”.

Fuente. VOA.