La minería de litio puede estar poniendo en riesgo a los flamencos en Chile

Según una reciente investigación, dos especies de flamenco únicas en la meseta de los Andes están en peligro, como consecuencia de la extracción de litio y el cambio climático.

Los flamencos andinos (Phoenicopterus andinus) se alimentan en el Salar de Atacama, Chile. Esta es una de las dos especies de flamencos amenazadas por la minería de litio en la región.
Los flamencos andinos (Phoenicopterus andinus) se alimentan en el Salar de Atacama, Chile. Esta es una de las dos especies de flamencos amenazadas por la minería de litio en la región.

La minería de litio parece ser una gran amenaza para las icónicas aves rosadas que dependen de las salinas ecológicamente frágiles que bordean las altas montañas de los Andes. La extracción del metal y el cambio climático juntos están causando la disminución de dos especies de flamencos que se encuentran solo en las mesetas andinas, según informan un equipo de investigadores en las Actas de la Royal Society B.

Se espera que el litio, utilizado en baterías ligeras y recargables para automóviles eléctricos, teléfonos inteligentes y otros artículos, desempeñe un papel importante para ayudar a combatir el cambio climático. Dentro de la próxima década más o menos, se estima que la demanda mundial del metal se cuadruplicará.

La búsqueda de litio no está exenta de inconvenientes, existiendo un creciente cuerpo de investigación que revela los impactos adversos de su minería en los ecosistemas

Sin embargo, la búsqueda de litio no está exenta de inconvenientes, existiendo un creciente cuerpo de investigación que revela los impactos adversos de su minería en los ecosistemas.

Uno de los depósitos más ricos de este material en el mundo abarca partes de Chile, Bolivia y Argentina, un área a veces conocida como el "triángulo del litio". La región también alberga la meseta del desierto de Atacama, uno de los lugares más secos de la Tierra, que incluye una serie de ecosistemas de lagos salares poco profundos que dependen del suministro limitado de agua.

Estos "salares" ecológicamente sensibles nutren cianobacterias y algas diatomeas, que a su vez son consumidas por tres tipos de flamencos, la mitad de las especies de flamencos del mundo.

Salar de Uyuni en Atacama
El impresionante Salar de Uyuni, en el desierto de Atacama. Foto: Stock.

Este frágil ecosistema está ahora en un conflicto existencial, porque los estanques de refinamiento de litio y otros procesos mineros industriales utilizan una cantidad masiva de agua, que se estima en 400,000 litros por tonelada de litio, asegura Nathan Senner, ecologista de la Universidad de Carolina del Sur en Columbia.

Y no hay tanta agua para todos. "Este es literalmente el desierto más seco del mundo", señala Senner. "Gran parte de esa agua (minera) tiene que provenir de las aguas subterráneas".

Más de 30 años de estudios de flamencos

Nathan Senner, con el ecologista Jorge Gutiérrez, de la Universidad de Extremadura en España, y el ecólogo de aves Juan Navedo, de la Universidad Austral de Chile en Valdivia y otros, reunió más de 30 años de estudios de flamencos. Los investigadores también examinaron imágenes satelitales que rastrean los cambios en el área de la superficie del agua en cinco salares en la parte chilena del triángulo del litio. Y el equipo rastreó los niveles de cianobacterias, junto con factores climáticos que podrían influir en los niveles de agua de las salinas, como la precipitación y la temperatura.

Los cinco salares se han reducido cada uno en al menos un 30 por ciento en la superficie

Senner y sus colegas encontraron que desde 1984, los cinco salares se han reducido cada uno en al menos un 30 por ciento en la superficie, en parte debido al aumento de la evaporación, que está influenciada por factores climáticos, como el viento, la humedad y la temperatura.

El equipo también descubrió que hay una gran variabilidad en el nivel del agua entre años. Y esas fluctuaciones parecen dictar fuertemente el número de flamencos en un año.

Mina de litio
Mina de litio en un salar del desierto andino.

Los recuentos de flamencos "pueden cambiar literalmente en miles de individuos en solo un par de años", apunta Senner.

La tendencia de sequía a largo plazo del cambio climático, que puede reducir la disponibilidad general de alimentos para los flamencos, se está exacerbando por la minería de litio siempre sedienta, advierte el equipo. Y está dejando una marca en dos de las especies de flamencos: el flamenco andino (Phoenicoparrus andinus) y el jamesiano (P. jamesi), cuyas poblaciones disminuyeron un 12 por ciento y un 10 por ciento en 11 años, respectivamente, en el Salar de Atacama de Chile. Ésta es una pérdida de cientos de aves.

Disminución de flamencos y minería de litio

El equipo vincula esta disminución directamente con la minería de litio. A medida que los estanques mineros crecieron en el Salar, las poblaciones cercanas de james y flamencos andinos disminuyeron en estrecha correlación. La pérdida de agua de la nueva actividad minera puede ser un gran culpable. Entre 1986 y 2018, el bombeo de agua subterránea para la producción de este material aumentó de cero a 1,8 metros cúbicos por segundo. Simultáneamente, el Salar perdió alrededor de cinco campos de fútbol de superficie cada año.

El calentamiento y la minería muy probablemente causarán la pérdida de ecosistemas salados enteros en el interior en algunos lugares

Aunque las disminuciones no ocurrieron en toda la región, los hallazgos son especialmente preocupantes para estas dos especies, porque no viven en ningún otro lugar del mundo.

La disminución de los flamencos y el secado de salares también podrían tener efectos reverberantes en las personas, ya que el popular ecoturismo basado en estas aves en la región probablemente sufriría, subraya el equipo.

El número de flamencos ha disminuido considerablemente en esta zona.
El número de flamencos ha disminuido considerablemente en esta zona. Foto: IStock.

"Las pautas de gestión de la conservación basadas en la ciencia aún podrían permitir la preservación futura de algunos sistemas hipersalinos clave en la región", declara Mattia Saccò, ecólogo de la Universidad de Curtin en Perth, Australia, que no participó en la investigación. Pero, agrega Saccò, el calentamiento y la minería muy probablemente causarán la pérdida de ecosistemas salados enteros en el interior en algunos lugares.

A medida que aumenta la necesidad de litio para su uso en tecnologías como los vehículos eléctricos, la amenaza para los flamencos solo puede aumentar.

Las tecnologías que podrían ayudar a la humanidad a combatir el cambio climático pueden tener su propio conjunto de efectos ecológicos negativos

Y es que las tecnologías que podrían ayudar a la humanidad a combatir el cambio climático pueden tener su propio conjunto de efectos ecológicos negativos. Ser consciente de esas consecuencias va a ser crucial para sopesar los costos y beneficios de tales soluciones, manifiesta Senner.

Encontrar cómo reducir esos costos ecológicos podría ser una forma útil de avanzar, dice, particularmente haciendo que la minería de litio sea más eficiente en el uso del agua o mejorando la capacidad de reciclar litio de las baterías usadas.

Fuente: ScienceNews.

El desierto de Atacama es donde más se asemejan Marte y la Tierra.

Relacionado

El lugar en el que Marte y la Tierra más se asemejan

Las baterías recicladas con este procedimiento funcionarían mejor que las nuevas.

Relacionado

Las baterías de iones de litio recicladas pueden funcionar mejor que las nuevas