Miles de golondrinas y aviones mueren sobre Grecia como consecuencia de los fuertes vientos

El desastre natural se produjo en el transcurso de la migración anual que golondrinas y aviones realizan desde África a Europa. Los pájaros fueron encontrados en las calles y balcones de Atenas, así como en varias islas del Egeo.

Mundo Geo

Golondrinas sobre Grecia
Golondrinas sobre Grecia

Las malas condiciones atmosféricas han jugado este año una mala pasada a varias especies de aves que cruzaban el Mediterráneo en su migración anual desde el norte de África a Europa. En esta ocasión, las especies más afectadas han sido las golondrinas y los aviones. "Es un desastre tremendo", ha declarado a la agencia AFP María Ganoti, del grupo griego de protección de la vida silvestre Anima, en una historia recogida por el diario británico The Guardian. Las aves fueron encontradas muertas en calles y balcones de apartamentos en Atenas, así como en las islas del Egeo y cerca del puerto marítimo de Nauplia, en el Peloponeso, una península y región geográfica del sur de Grecia.

Cientos de golondrinas agotadas llegan a Grecia
Las malas condiciones climáticas obligaron a las golondrinas a detener su migración. BirdLife Greece.

Ornitólogos griegos pudieron comprobar cómo durante la noche del 5 al 6 de abril, como consecuencia de los fuertes vientos y las bajas temperaturas, con fuertes lluvias en algunas regiones de Grecia, decenas de miles de estas pequeñas aves resultaban gravemente heridas o muertas. Las fuertes corrientes de aire provenientes del sur impulsaron a las golondrinas hacia otras corrientes de aire provenientes del norte. Ante la imposibilidad de continuar su viaje, tomaron tierra allí donde pudieron.

Para escapar de ellas, las aves, ya agotadas por el esfuerzo, se dirigieron al continente griego

"Esta combinación climática específica no tenía precedentes, por lo que empujó a poblaciones enteras a sus límites", han añadido en un comunicado los expertos griegos. "Si tenemos en cuenta además todas las dificultades que la actividad humana trae consigo durante su viaje –pérdida de hábitat, desertificación, matanza ilegal, etc.– estas pérdidas podrían resultar devastadoras", afirman desde EcoWatch. 

Un viaje increíble

Los ecologistas griegos instaron a la población y a los amantes de las aves a no acercarse ni alimentar a las golondrinas que pudieran encontrar, pero sí a protegerlas de los conductores y los gatos, recomendando llamar a los centros de vida silvestre si se encontraban con alguna de ellas malherida. Las golondrinas, que se vieron particularmente afectadas por el mal tiempo, son aves muy populares de Grecia porque su llegada anuncia la primavera. También porque hacen un viaje increíble.

"Estas aves vuelan hasta 350 kilómetros por día, con anticiclones que les favorecen en su viaje a medida que las elevan más alto en el cielo", explicó Dimitris Bakaloudis, profesor asociado del Departamento de Bosques y Medio Ambiente Natural de la Universidad de Tesalónica. "Pasan los meses de invierno en el sur del Sahara y llegan incluso hasta Sudáfrica. Comienzan a emigrar en olas desde principios de marzo en una ruta de más de 10,000 kilómetros.

Fuente: AFP, The Guardian