La liebre ártica que sorprendió a los científicos con su larga caminata

Una liebre ártica en la isla de Ellesmere, en el norte de Canadá, llamada ABYY, viajó más de 388 kilómetros durante siete semanas, la distancia más larga jamás registrada en esta especie o sus parientes.

Lourdes Fernández

Una liebre ártica similar a ésta fue la autora de la hazaña.
Una liebre ártica similar a ésta fue la autora de la hazaña.

Una liebre ártica (Lepus arcticus), en el norte de Canadá, viajó más lejos de lo que nadie creía posible.

ABYY, como se conocía a esta hembra adulta, hizo una carrera feroz de más de 388 kilómetros en 49 días, la distancia más larga jamás registrada entre liebres, conejos o cualquier otro pariente, según informaron en su momento los investigadores en Ecology.

"Pensar que un animal tan pequeño viviendo en condiciones tan extremas hiciera de media unos ocho kilómetros por día durante siete semanas es realmente asombroso"

"Pensar que un animal tan pequeño viviendo en condiciones tan extremas hiciera de media unos ocho kilómetros por día durante siete semanas es realmente asombroso", declaró Joel Berger, ecólogo de la Universidad Estatal de Colorado en Fort Collins y científico principal de la Sociedad de Conservación de la Vida Silvestre en Bronx, Nueva York, que no participó en el estudio.

Las liebres árticas, que pesan aproximadamente lo mismo que los gatos domésticos, unos cuatro kilogramos, son presas deseables para los zorros y los lobos de la tundra. Dado el importante papel que juegan en la red alimentaria del Ártico, el ecologista de mamíferos Dominique Berteaux, de la Université du Québec à Rimouski, quería saber cómo se mueven estos animales por el paisaje árido.

La liebre juegan un importante papel en la red alimentaria del Ártico.
La liebre juegan un importante papel en la red alimentaria del Ártico.

En 2019, Berteaux y sus colegas colocaron collares de rastreo satelital en 25 liebres capturadas cerca del extremo norte de la isla Ellesmere, en Nunavut, Canadá. Mientras las liebres saltaban rápidamente, los investigadores no tenían idea de que las criaturas estaban comenzando una expedición alucinante a través de la tundra, explicó Berteaux. Esto se debe a que los también llamados lagomorfos, generalmente, pasan sus vidas dentro de un solo territorio familiar donde la comida es abundante y fácil de encontrar.

Para que una liebre soporte un viaje tan peligroso, debe equilibrar la necesidad de encontrar alimento sin convertirse en él

Las liebres del Ártico rompieron esa tendencia, con la mayoría viajando entre 113 y 310 kilómetros. Pero, ninguna estuvo cerca de ABYY, quien murió por causas desconocidas aproximadamente un mes después de llegar a su destino final.

Para que una liebre soporte un viaje tan peligroso, debe equilibrar la necesidad de encontrar alimento sin convertirse en él, apuntó Dennis Murray, ecologista terrestre de la Universidad de Trent en Peterborough, Canadá, que no participó en el trabajo. Eso hace que la excursión de BBYY sea aún más impresionante, añadió.

Berteaux y sus colegas esperan que los datos de ABYY y las otras liebres puedan ayudar a crear estrategias de conservación para el ecosistema del desierto polar. Pero, incluso en esta etapa temprana, es emocionante encontrar "algo insospechado en un animal que creíamos conocer bastante bien", concluyó Berteaux.

Fuente: Science News.