Los habitantes del Ártico ya comerciaban con el mundo exterior hace 7.000 años

El estudio del ADN de antiguos perros siberianos demuestra que hace 7.000 años los habitantes del Ártico ya estaban conectados a una red comercial que puede haberse extendido hasta el Mediterráneo y el Mar Caspio.

Los perros siberianos como estos estuvieron aislados de otras poblaciones caninas durante miles de años, hasta que sus dueños comenzaron a comerciar con el mundo exterior.
Los perros siberianos como estos estuvieron aislados de otras poblaciones caninas durante miles de años, hasta que sus dueños comenzaron a comerciar con el mundo exterior.

El análisis del ADN de perros del Ártico muestra que éstos, hace miles de años, se cruzaban con otros de Europa y el Cercano Oriente, incluso mientras ellos y sus dueños vivían en uno de los lugares más remotos de la Tierra. Junto con hallazgos arqueológicos anteriores, estos resultados sugieren que los siberianos hace mucho tiempo estaban conectados a una vasta red comercial que puede haberse extendido hasta el Mediterráneo y el Mar Caspio, según informan los investigadores en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias.

El descubrimiento de cuentas de vidrio y otros bienes extranjeros enterrados, junto a perros de 2.000 años de antigüedad cerca de la península de Yamal en Rusia, indicó que estas comunidades estaban comerciando con otras culturas más allá del Ártico

Los perros se han considerado productos valiosos en el Ártico durante los últimos 9.500 años y se han utilizado para trineos, caza, pastoreo de renos, ropa y alimentos. Debido a que la región es remota, los científicos pensaron que los perros locales, y sus dueños, habían estado completamente aislados del resto del mundo durante gran parte de ese tiempo, una idea respaldada por el hecho de que los antiguos siberianos no intercambiaban mucho ADN con personas fuera de la región, apunta Tatiana Feuerborn, arqueóloga de la Universidad de Copenhague.

Pero la evidencia arqueológica previa, incluido el descubrimiento de cuentas de vidrio y otros bienes extranjeros enterrados, junto a perros de 2.000 años de antigüedad cerca de la península de Yamal en Rusia, indicó que estas comunidades estaban comerciando con otras culturas más allá del Ártico.

Los restos de un perro de 2.000 años de antigüedad de una excavación arqueológica en Ust' Polui en Rusia
Los restos de un perro de 2.000 años de antigüedad de una excavación arqueológica en Ust' Polui en Rusia. Foto: ScienceNews.

Después de leer sobre la evidencia arqueológica en las noticias, Feuerborn quería ver si podía usar restos de los perros de 2.000 años de antigüedad y otros de toda Siberia para revelar si existía una antigua red comercial.

Los perros rara vez se alejan de sus humanos, lo que significa que los investigadores pueden "usar perros para comprender el movimiento humano, como las migraciones e incluso las interacciones comerciales", explica Kelsey Witt, genetista de la Universidad de Brown en Providence, R.I., que no participó en el estudio. Por ejemplo, los arqueólogos utilizaron ADN de perros antiguos para retrasar la fecha de llegada de las personas a las Américas.

El equipo descubrió que éstos, a diferencia de sus dueños, comenzaron a mezclarse con otras poblaciones de perros de las estepas euroasiáticas, el Cercano Oriente e incluso Europa desde hace 7.000 años

Los perros se han considerado productos valiosos en el Ártico surante miles de años.
Los perros se han considerado productos valiosos en el Ártico surante miles de años. Foto: IStock.

En el nuevo estudio, Feuerborn y sus colegas analizaron el ADN de los restos de 49 canes siberianos, que van desde fragmentos óseos de 11.000 años de antigüedad hasta capuchas de piel utilizadas por los exploradores del Ártico a principios del siglo XX. El equipo descubrió que éstos, a diferencia de sus dueños, comenzaron a mezclarse con otras poblaciones de perros de las estepas euroasiáticas, el Cercano Oriente e incluso Europa desde hace 7.000 años.

El resultado sugiere que los siberianos trajeron perros del mundo exterior, afirma Feuerborn. Esta red comercial podría haber ayudado a transmitir nuevas ideas y tecnologías, como la metalurgia, al Ártico, y puede haber facilitado la transición de la sociedad siberiana de la búsqueda de alimento al pastoreo de renos en los últimos 2.000 años.

"Los perros son un pedazo de nuestro pasado", dice Feuerborn. "Al mirarlos, podemos aprender algo sobre nosotros mismos".

Fuente: ScienceNews.

El Labrador fue una de las razas de perros más buscadas por los españoles en Internet. Foto: IStock.

Relacionado

Las razas de perros más populares en España