El gusano Bobbit, uno de los depredadores más temibles de Indonesia

Acechando en los mares de Indonesia hay un temible depredador, con mandíbulas bordeadas de púas afiladas como navajas. Es el gusano Bobbit, uno de los depredadores más temibles de Indonesia

Vicente Alcaíde

Un gusano Bobbit aterrador, Eunice aphroditois, aparece fuera de su guarida arenosa en el estrecho de Lembeh, Indonesia
Un gusano Bobbit aterrador, Eunice aphroditois, aparece fuera de su guarida arenosa en el estrecho de Lembeh, Indonesia

Los peces que atrapa el gusano Bobbit, incluso los depredadores, no pueden escapar. Tan repentino y feroz es el chasquido de sus mandíbulas, que la presa puede ser cortada instantáneamente en dos, como si una guillotina marina biónica la matara.

Los océanos están llenos de temibles depredadores, pero hay algo particularmente extraño en éste: no es un cefalópodo inteligente (pulpos y sepias), un cetáceo sofisticado (delfines y ballenas) o un elasmobranquio monomaníaco (tiburones y rayas). Es un gusano. Un poliqueto para ser preciso, una clase de gusano con cerdas que se encuentra en los océanos (y ocasionalmente en la tierra) que son un mundo aparte de los anélidos, que se retuercen todos los días en nuestros jardines.

"Los gusanos marinos no son aburridos en absoluto, son muy diferentes a las lombrices de tierra: vienen en una gran variedad de formas y colores, y viven en una amplia gama de hábitats"

"Los gusanos marinos no son aburridos en absoluto, son muy diferentes a las lombrices de tierra: vienen en una gran variedad de formas y colores, y viven en una amplia gama de hábitats", dice Joana Zanol, profesora adjunta en el Departamento de Invertebrados de la Universidad Federal de Río de Janeiro.

“Empecé a explorar su evolución como estudiante universitaria, observando sus árboles filogenéticos; me fascinó por su gran diversidad. Así fue como me encontré atrapada por estos extraños animales”, agrega.

El terrorífico gusano Bobbit, acechando a un pez.
El terrorífico gusano Bobbit, acechando a un pez.

Y el gusano Bobbitt (Eunice aphroditois), también conocido como el golpeador de arena es uno de los más extraños. Con una longitud de hasta tres metros, el depredador, especialista en emboscadas, entierra su largo cuerpo en la arena, dejando solo sus piezas bucales asomando. Por la noche, abre sus fauces y sus cinco antenas... y espera. Cualquier animal desafortunado, ya sea un pez o un camarón, un caracol o un calamar, que active las antenas sensibles se encontrará, instantáneamente, atacado por un par de mandíbulas que se lanzan al final de un tubo segmentado con los colores del arco iris iridiscente.

Aunque los biólogos lo conocen desde 1790, la criatura recibió su apodo siniestro en 1996, en referencia a John y Lorena Bobbit

El apodo "Bobbitt" puede referirse a una variedad de grandes gusanos eunícidos, todos los cuales están cortados por el mismo patrón en estilo de vida y apariencia: esconden sus largos cuerpos en rocas, corales o sedimentos, y emboscan a sus presas por la noche. Pero el clásico “gusano Bobbitt” es Eunice aphroditois.

El gusano Bobbit, un escurridizo animal

Aunque los biólogos lo conocen desde 1790, la criatura recibió su apodo siniestro en 1996, en referencia a John y Lorena Bobbit. Esto condujo al mito popular de que las hembras de los gusanos Bobbit cortan los genitales de los machos y se los dan de comer a sus crías, lo cual, por supuesto, no es cierto: no solo no tienen pene, sino que suelen ser hermafroditas.

Para ser un animal tan notorio y carismático, celebrado en guías de campo y blogs de zoófilos, rara vez se ve. Zanol viajó recientemente a Timor Oriental con una beca de National Geographic y no encontró ni uno solo.

El gusano Bobbit, a pesar de la curiosidad que despierta, se ve muy raramente.
El gusano Bobbit, a pesar de la curiosidad que despierta, se ve muy raramente.

"He estado tratando de verlos durante mucho tiempo. Ni siquiera ha visto las dos especies relacionadas de gusanos eunícidos que viven en las zonas costeras de Brasil cerca de ella. Nunca he visto especímenes grandes con vida, solo en museos”, explica.

Los gusanos eunícidos son tan escurridizos que pueden evadir la detección en los tanques de los acuarios durante años

Los gusanos eunícidos son tan escurridizos que pueden evadir la detección en los tanques de los acuarios durante años, si se importan accidentalmente mientras son jóvenes y viven dentro de corales o rocas. Allí, pueden esconderse cómodamente durante el día, emergiendo para pescar durante la noche. Ha habido numerosos casos de peces que desaparecieron misteriosamente de los tanques durante años, incluso décadas, antes de que se encontraran los gusanos.

En 2013, el personal de Maidenhead Aquatics, en Woking, Surrey (Inglaterra), encontró un gusano de un metro de largo, que estima que había estado viviendo en el tanque durante diez años sin ser detectado.

En 2009 se halló otro aún más grande en el Acuario Blue Reef en Newquay, que había estado devorando peces e incluso arrancando trozos de coral de la instalación del arrecife del tanque; el personal lo apodó "Barry". Más lejos, se descubrió un gusano de tres metros de largo en una balsa de amarre en el puerto pesquero de Seto, en Japón, en 2009, uno de los especímenes más grandes jamás descubiertos.

Entre los muchos misterios en torno a esta criatura, figura su coloración del arcoíris.
Entre los muchos misterios en torno a esta criatura, figura su coloración del arcoíris.

"Otros gusanos poliquetos se han convertido en especies invasoras cuando se transportan en agua de lastre o por el comercio de acuarios, por lo que los Bobbit podrían causar mucho daño si se convierten en especies invasoras de la misma manera", señala Anja Schulze, profesora Asociada de Biología Marina de la Universidad de Texas. “Pero simplemente no lo sabemos, porque sabemos muy poco sobre los animales en general”, añade.

Misterios sobre el gusano Bobbit

No se conoce cómo se reproducen los gusanos, por qué tienen la coloración del arcoíris, cuánto tiempo viven, cómo de rápido crecen, si los más pequeños son siempre más jóvenes que los más grandes, cuántas especies diferentes relacionadas hay, cuál es su distribución o cómo de abundantes son. De una especie tan famosa, todavía se sabe muy poco.

"Parte de la razón es que no es fácil experimentar con ellos en el laboratorio: criar sus larvas y criarlos hasta una edad sexualmente madura no es fácil de hacer"

"Parte de la razón es que no es fácil experimentar con ellos en el laboratorio: criar sus larvas y criarlos hasta una edad sexualmente madura no es fácil de hacer", afirma Schulze. Entonces, por ahora, su reproducción sigue siendo un misterio, a pesar del sugerente apodo.

Hasta que todo esto se sepa, su temible reputación de cortar el pescado por la mitad les precederá.

Fuente: BBC Earth.