Una gran pradera inmortal de algas marinas, el clon más grande del mundo

Los científicos han descubierto el clon más grande del mundo en Australia: una red de praderas de pastos marinos que cubre más de 200 kilómetros cuadrados. Ésta es en realidad una sola planta que se ha estado clonando continuamente durante casi 4.500 años.

Vicente Alcaíde

Una sección de la pradera de pastos marinos que conforman el clon más grande del mundo.
Una sección de la pradera de pastos marinos que conforman el clon más grande del mundo.

Los investigadores encontraron el enorme clon mientras estudiaban la diversidad genética de los pastos marinos en Shark Bay, un cuerpo protegido de aguas poco profundas en Australia Occidental. Descubrieron que casi todas las praderas de hierba de cinta de Poseidón (Posidonia australis) de la región son genéticamente idénticas. Un análisis posterior reveló que, a diferencia de otras hierbas marinas de la zona, que se reproducen sexualmente, P. australis, en realidad, se clona a sí misma a través de una red subterránea de raíces ramificadas.

El clon de P. australis se extiende alrededor de 180 kilómetros de extremo a extremo, "lo que lo convierte en el ejemplo más grande conocido en cualquier entorno de la Tierra"

El clon de P. australis se extiende alrededor de 180 kilómetros de extremo a extremo, "lo que lo convierte en el ejemplo más grande conocido en cualquier entorno de la Tierra", escribieron los investigadores en el estudio, que se publicó el 31 de mayo en la revista Proceedings of the Royal Society B. Eclipsa al poseedor del récord anterior: un clon de la pradera marina Posidonia oceánica en el Mediterráneo occidental, que se extiende alrededor de quince kilómetros.

"Es una sola planta" que ha podido crecer ininterrumpidamente, dijo a WordsSideKick.com la investigadora principal Elizabeth Sinclair, bióloga evolutiva de la Universidad de Australia Occidental. Si permanece intacto, el gigantesco clon podría continuar expandiéndose indefinidamente, agregó Sinclair, haciéndolo prácticamente inmortal.

Una foto satelital de Shark Bay en Australia Occidental tomada en noviembre de 2004 por el satélite Terra de la NASA.
Una foto satelital de Shark Bay, en Australia Occidental, tomada en noviembre de 2004 por el satélite Terra de la NASA. Foto. NASA.

Expansión clónica

Los investigadores descubrieron que el clon de P. australis se expande a través de un proceso conocido como "extensión del rizoma horizontal", en el que una planta crea un retoño genéticamente idéntico a través de un tallo subterráneo, o rizoma, que luego desarrolla sus propias raíces y tallo. Cuando se ven desde la superficie, en este caso, los grupos de la pradera marina parecen especímenes separados, pero a nivel genético son la misma planta.

Éste es el mismo proceso que dio origen a Pando, un bosque de álamos temblorosos (Populus tremuloides) en Utah que, en realidad, es solo un árbol enorme e interconectado.

"Las plantas de pastos marinos pueden fragmentarse con el tiempo si hay daños o alteraciones, pero los fragmentos siguen siendo genéticamente idénticos"

Si bien las praderas de P. australis no forman un solo prado ininterrumpido, todavía se pueden considerar como una sola planta, señaló Sinclair. "Las plantas de pastos marinos pueden fragmentarse con el tiempo si hay daños o alteraciones, pero los fragmentos siguen siendo genéticamente idénticos", agregó. Es posible que las praderas de P. australis alguna vez estuvieron completamente conectadas y pueden haber sido fragmentadas por el pastoreo de animales marinos u olas de calor extremo, escribieron los investigadores en el estudio.

Una toma aérea de una sección de la costa en Shark Bay. Los parches oscuros forman parte de la pradera.
Una toma aérea de una sección de la costa en Shark Bay. Los parches oscuros forman parte de la pradera.

Los investigadores sospechan que el clon crece a un ritmo de alrededor de 15 a 35 centímetros por año. Esto puede no parecer mucho, pero es bastante rápido en comparación con el crecimiento de otras praderas de pastos marinos clonales, según informaron los autores del estudio.

El clon podría seguir creciendo indefinidamente, señaló Sinclair, "siempre y cuando no se altere y el entorno no cambie demasiado rápido"

En teoría, el clon podría seguir creciendo indefinidamente, señaló Sinclair, "siempre y cuando no se altere y el entorno no cambie demasiado rápido". Las condiciones casi prístinas en Shark Bay, que fue designada en 1991 como Área de Patrimonio Mundial por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), significan que P. australis ha permanecido relativamente intacto durante toda su vida, agregó.

Fuente: LiveScience.