En la Edad de Piedra se usaban raspadores de huesos para hacer cuero y pieles

Las excavaciones en una cueva marroquí han descubierto herramientas de la Edad de Piedra, fabricadas de hueso de animales, cuya función era convertir las pieles en ropa.

Raspadores de huesos como el dela imagen se utilizaban en la Edad de Piedra para hacer cueros y pieles. Foto: ScienceNews.
Raspadores de huesos como el dela imagen se utilizaban en la Edad de Piedra para hacer cueros y pieles. Foto: ScienceNews.

Los descubrimientos en una cueva marroquí han proporcionado una nueva mirada a cómo las personas de la Edad de Piedra pueden haber convertido las pieles de animales en ropa.

Las herramientas óseas, incluidos raspadores de pieles y afiladores de herramientas de piedra, fueron desenterradas en la cueva Contrebandiers de Marruecos, explicaron la arqueóloga Emily Hallett y sus colegas. La datación de sedimentos, piedras quemadas y dientes de animales excavados allí muestra que las herramientas tienen alrededor de 90.000 a 120.000 años de antigüedad, según informaron los científicos recientemente en iScience.

Se han desenterrado diferentes tipos de herramientas óseas de la época de los hallazgos marroquíes en un puñado de otros sitios africanos, aunque los usos de muchos de esos artículos siguen sin estar claros

"Antes de las grandes dispersiones exitosas fuera de África y en Eurasia, el Homo sapiens hacía herramientas para varias funciones especializadas, y esos comportamientos los habrían ayudado en los nuevos entornos", ha detallado Hallett, del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana en Jena, en Alemania. Se han desenterrado diferentes tipos de herramientas óseas de la época de los hallazgos marroquíes en un puñado de otros sitios africanos, aunque los usos de muchos de esos artículos siguen sin estar claros.

Tecnología ósea especializada de 90.000 años de antigüedad en la Edad de Piedra Media Ateriana del norte de África
Tecnología ósea especializada de 90.000 años de antigüedad en la Edad de Piedra Media Ateriana del norte de África. Foto: ScienceNews.

Los investigadores se han centrado en gran medida en una gran cantidad de estilos de herramientas óseas africanas que aparecieron hace unos 44.000 años, después de las expansiones humanas en Eurasia.

Estas herramientas fueron elaboradas a partir de trozos de antílope o costillas de ganado salvaje, que se partieron por la mitad a lo largo y se trabajaron en una forma plana, similar a una espátula

De los 62 implementos óseos de la cueva, siete eran raspadores de pieles. Estas herramientas fueron elaboradas a partir de trozos de antílope o costillas de ganado salvaje, que se partieron por la mitad a lo largo y se trabajaron en una forma plana, similar a una espátula. Los surcos cortos y profundos y el pulido en estos artículos son consecuencia de raspar pieles de animales, han apuntado los investigadores.

El equipo desenterró las herramientas junto con los huesos de los animales despellejados. Los patrones de las incisiones en las herramientas de piedra resultaron de separar la piel de las patas de los animales y tirar de ellas sobre la cabeza de una sola pieza, proporcionando así evidencia de la forma en que se usaron los raspadores de piel ósea, han afirmado los científicos.

Huesos de zorro despellejado en la cueva Contrebandiers.
Huesos de zorro despellejado en la cueva Contrebandiers. Foto: ScienceNews.

Los humanos antiguos podrían haberse vestido con pieles trabajadas en cuero o destinarlas a diversos usos, aunque la ropa parece especialmente probable, ha afirmado Hallett.

Los huesos moldeados intencionalmente y utilizados como herramientas han sido considerados un sello distintivo del comportamiento humano moderno, ya que requieren inversiones sustanciales de tiempo, mano de obra y secuencias de producción elaboradas

Los huesos moldeados intencionalmente y utilizados como herramientas han sido considerados un sello distintivo del comportamiento humano moderno, ya que requieren inversiones sustanciales de tiempo, mano de obra y secuencias de producción elaboradas. En este caso, se apunta a que se usaron para la ropa, muy necesaria en la expansión del Homo sapiens en hábitats fríos durante el Pleistoceno.

La evidencia de ADN de los orígenes de los piojos sugiere que las personas comenzaron a usar ropa hace al menos 190,000 años.

Fuente: ScienceNews.