Descubriendo la capital del imperio mongol

En un hito significativo para el estudio y la comprensión del imperio mongol, un equipo de arqueólogos ha trazado un mapa de su capital, Karakorum, fundada en el siglo XIII, en el valle de Orkhon, en el centro del país.

Elena Lozano

La capital del imperio mongol se encuentra en la esquina noroeste de la provincia de Övörkhangai de Mongolia, junto al monasterio de Erdene Zuu.
La capital del imperio mongol se encuentra en la esquina noroeste de la provincia de Övörkhangai de Mongolia, junto al monasterio de Erdene Zuu.

El imperio mongol (1206-1368) fue fundado por Genghis Khan (1206-1227), primer Gran Khan o "gobernante universal" de los pueblos mongoles. Forjó el imperio al unir tribus nómadas de la estepa asiática y crear un ejército devastadoramente efectivo con una caballería rápida, ligera y altamente coordinada. Finalmente, el imperio dominó Asia desde el Mar Negro hasta la península de Corea.

Expertos jinetes y arqueros, los mongoles demostraron ser imparables en Asia Central y más allá, derrotando ejércitos en Irán, Rusia, Europa del Este, China y muchos otros lugares. Aunque no son famosos por crear maravillas arquitectónicas duraderas o instituciones políticas, los mongoles hicieron una contribución significativa a la cultura mundial, al conectar finalmente los mundos oriental y occidental a través de rutas comerciales ampliadas, embajadas diplomáticas y el movimiento de misioneros y viajeros de Eurasia al Lejano Este.

Karakorum, la capital del imperio mongol, fue establecida como su capital por el hijo de Genghis Khan, Ögedei, en la década de 1230

Karakorum, la capital del imperio mongol, fue establecida como su capital por el hijo de Genghis Khan, Ögedei, en la década de 1230, quien instaló allí un palacio real y transformó el asentamiento en un centro comercial, situado en el valle del río Orkhon, considerado una patria sagrada por los pueblos nómadas de la estepa. Karakorum se convirtió en una de las ciudades más importantes de la Ruta de la Seda.

Ya, en la actualidad, y usando tecnología avanzada, los arqueólogos han mapeado la antigua capital del Imperio mongol, de forma que amplía enormemente el conocimiento previo de la ciudad.

Los arqueólogos han conseguido mapear ampliamente la antigua capital del imperio mongol.
Los arqueólogos han conseguido mapear ampliamente la antigua capital del imperio mongol.

Karakorum, a 300 kilómetros al sudoeste de Ulaanbaatar, fue redescubierta en 1889. Sin embargo, no ha sido objeto de demasiada investigación arqueológica, por lo que existen muchas incógnitas sobre su desarrollo y distribución. Ahora, los investigadores han inspeccionado 465 hectáreas del sitio, utilizando un dispositivo de interfaz cuántica superconductora (o SQUID), que midió los campos magnéticos subterráneos para crear un mapa de los extensos restos no excavados de la capital del imperio mongol.

“La gran ventaja de nuestro proyecto es que ahora podemos ver el plano de la ciudad abandonada con gran detalle, tanto por encima como por debajo del suelo”

“La gran ventaja de nuestro proyecto es que ahora podemos ver el plano de la ciudad abandonada con gran detalle, tanto por encima como por debajo del suelo”, declara Jan Bemmann, profesor del Instituto de Arqueología y Antropología de la Universidad de Bonn, Alemania y autor principal del trabajo de investigación. “La prospección geofísica nos muestra dónde están ubicados los sitios de producción, dónde se encontraban los edificios más grandes construidos con ladrillos, dónde discurrían caminos que hoy ya no son visibles en el terreno, por nombrar solo algunos ejemplos”, agrega.

Bemmann dice que ahora es posible distinguir los diferentes barrios de Karakorum, debido a las diferencias en los edificios construidos y cómo se organizó el espacio. El equipo también descubrió que el 40% de la ciudad estaba vacía. Dado que la mayoría de la gente era nómada, la construcción de residencias permanentes parece no haber sido una prioridad, dejando a los trabajadores y artesanos como, quizás, los únicos residentes permanentes de la capital del imperio mongol.

Los investigadores han inspeccionado 465 hectáreas del sitio, utilizando un dispositivo de interfaz cuántica superconductora (o SQUID).
Los investigadores han inspeccionado 465 hectáreas del sitio, utilizando un dispositivo de interfaz cuántica superconductora (o SQUID).

Asimismo, descubrieron que la ciudad se extendía más allá de de que se creía. Este hallazgo “nos da una pista para una comprensión diferente, un concepto distinto de ciudad”, afirma Bemmann.

“Los resultados permitirán planificar futuras excavaciones con mayor precisión y promover la protección del sitio del Patrimonio Mundial de la Unesco de manera aún más cuidadosa y completa”

“Basándonos en un análisis renovado de fuentes escritas, encuestas intensivas y datos de sensores remotos, hemos llegado a la conclusión preliminar de que los khans mongoles construyeron no solo una ciudad capital, sino también una red de residencias, asentamientos de suministro y sitios de producción. Por lo tanto, no estamos hablando solo de una ciudad imperial, sino de un valle imperial”, aclara.

“Los resultados de este proyecto de mapeo nos permitirán planificar futuras excavaciones con mayor precisión y promover la protección del sitio del Patrimonio Mundial de la Unesco de manera aún más cuidadosa y completa”, dice Bemmann.

Karakorum se encuentra en la esquina noroeste de la provincia de Övörkhangai de Mongolia, junto al monasterio de Erdene Zuu. Construido en 1585, es posiblemente el monasterio budista más antiguo que aún sobrevive en Mongolia.

Las ruinas de Karakorum y el monasterio de Erdene Zuu son parte del sitio del patrimonio mundial del valle de Orkhon.

Retrato de un grupo de cazadores de águilas en Mongolia.

Relacionado

Mongolia, un destino realmente auténtico