Derribando mitos sobre la luna llena

Se culpa a la luna llena de muchas cosas locas, ¡no solo de los hombres lobo! Estos son los mitos más comunes sobre ella que, definitivamente, hay que dejar de creer.

Meritxell Bernal

Existen muchos mitos sobre la luna llena, que los científicos se han encargado de desacreditar.
Existen muchos mitos sobre la luna llena, que los científicos se han encargado de desacreditar.

Todo, desde la cultura pop hasta la astrología y las historias de fantasmas, está repleto de cuentos de advertencia sobre cómo la luna llena puede hacer que las personas, o incluso las criaturas no humanas, actúen de manera extraña. Y si bien hay formas en que puede alterar las emociones, definitivamente no se debe creer todo lo que se escucha sobre este fenómeno lunar. Aquí hay algunos mitos comunes sobre la luna llena, desacreditados por la ciencia.

Mito: La cirugía no es segura durante la luna llena

Existe un extraño mito que señala que las cirugías mayores deben programarse de acuerdo con su pronóstico astrológico. Según una hipótesis, eso se debe a que las mareas podrían afectar el flujo sanguíneo. Si bien la luna llena tira de las mareas oceánicas, no afecta el flujo sanguíneo.

La fase de la Luna no tuvo ningún efecto en el resultado de unas 18.000 cirugías relacionadas con el corazón realizadas en la Clínica Cleveland entre 1993 y 2006

Un estudio en la revista Anesthesiology, del que se hizo eco livescience.com, muestra que la fase de la Luna no tuvo ningún efecto en el resultado de unas 18.000 cirugías relacionadas con el corazón realizadas en la Clínica Cleveland entre 1993 y 2006.

La luna llena no afecta al flujo sanguíneo.
La luna llena no afecta al flujo sanguíneo.

La Luna tiene muy poco efecto en el líquido de su cuerpo en general. De hecho, algunos estudios sugieren que en realidad es más seguro someterse a una cirugía cardíaca durante la luna llena. Los estudios muestran que esas cirugías tienen mejores resultados y estadías más cortas en el hospital, pero los expertos no están seguros de por qué.

Mito: La Luna tiene un lado oscuro

A pesar de ser el título del exitoso álbum de Pink Floyd, de 1973, “El lado oscuro de la Luna” en realidad no existe. Según la NASA, lo que llamamos el "lado oscuro" es en realidad un "lado lejano". Eso es porque la Luna gira, por lo que siempre hay un 41 por ciento de la superficie de la luna que nunca se puede ver desde la tierra. Y, a pesar de las apariencias, los científicos han descubierto que en realidad no está oscuro al otro lado. Los pocos puntos oscuros que puedes ver desde la Tierra son el resultado de las “llanuras volcánicas”.

Mito: Los gatos y los perros se vuelven locos durante la luna llena

Cuando la Luna está llena, las mascotas tienden a quedarse afuera más tarde.
Cuando la Luna está llena, las mascotas tienden a quedarse afuera más tarde.

Algunas personas, incluso los veterinarios, creen que los gatos y los perros se asustan durante la luna llena, como si hubiera algún tipo de fuerza lunar que se conecta con la psique de su mascota. Y los estudios muestran un aumento en las visitas a la sala de emergencias para perros y gatos durante la luna llena y en los días previos y posteriores. Sin embargo, eso probablemente no se deba realmente a la Luna.

Se ha argumentado que hay mucha más iluminación en las noches cuando la Luna está llena que las mascotas tienden a quedarse afuera más tarde, retozando y, potencialmente, metiéndose en problemas.

Mito: La luna llena no tiene ningún efecto sobre tu sueño

En realidad, un grupo de científicos en Suiza se sorprendió cuando descubrieron que los adultos parecen descansar menos durante la luna llena.

Descubrieron que a las personas les tomaba unos cinco minutos más quedarse dormidas y se despertaban 20 minutos antes

En su estudio, descubrieron que a las personas les tomaba unos cinco minutos más quedarse dormidas y se despertaban 20 minutos antes. También pasaron un 30 por ciento menos de tiempo de lo normal en un estado de sueño profundo. Los investigadores aún no han descubierto esa parte, pero podría tener algo que ver con los ritmos "circalunares", nuestros ciclos diarios naturales.

Mito: los niños se hiperactivan durante la luna llena y no se duermen

Los niños siempre están activos, independientemente de las fases de la Luna.
Los niños siempre están activos, independientemente de las fases de la Luna.

Hay una creencia generalizada en muchas culturas de que la luna llena hace que los niños sean más activos. Pero cuando los científicos finalmente pudieron probar esta teoría, descubrieron que los niños siempre están activos, durante la luna nueva, la luna llena, la media luna, la luna creciente o cualquier luna que esté en el cielo.

Según los investigadores, el sueño fue "un 1 por ciento menos durante la luna llena", lo que no es "clínicamente significativo"

Los niños se activan a la hora de acostarse y en cualquier momento. Según los investigadores, el sueño fue "un 1 por ciento menos durante la luna llena", lo que no es "clínicamente significativo".

Mito: las lunas llenas vuelven locos a todos

La palabra "lunático" deriva de la palabra latina "luna", también el nombre de la antigua diosa de la Luna. Durante siglos, la gente ha asociado la luna llena con tiempos locos y comportamientos locos. Incluso Hipócrates, "padre de la medicina moderna", culpó de locura al paseo en carro de la diosa de la Luna por el cielo.

La luna llena se ha asociado con comportamientos locos.
La luna llena se ha asociado con comportamientos locos.

Históricamente, se ha culpado a la luna llena por la locura y los monstruos, incluidos los hombres lobo. También se supone que las lunas llenas son el evento favorito de los vampiros. Es cierto que hay un poco más de delincuencia y más visitas a la sala de emergencias, pero no hay suficiente evidencia para relacionarlo con las fases del satélite.

Los científicos explican el aumento "anecdótico" de la criminalidad en el incremento natural de la actividad cuando hay más luz.

Fuente. Reader's Digest.