Ángeles Alvariño, una científica de extraordinaria historia

El barco Ángeles Alvariño, del Instituto Español de Oceanografía, se ha hecho tristemente famoso por su papel clave en la trágica desaparición de las niñas de Tenerife. El nombre del buque rinde homenaje a la gran precursora en la investigación oceanográfica española y destacada científica internacional. Ángeles Alvariño es la única española que aparece en “Encyclopedia of World Scientists”, una publicación en la que se enumeran a los 1.000 científicos más importantes de todos los tiempos.

Vicente Alcaíde

La científica gallega da nombre al buque Ángeles Alvariño.
La científica gallega da nombre al buque Ángeles Alvariño.

Los avances de la oceanografía no se pueden explicar sin la aportación de un buen número de mujeres que fueron las precursoras de esta ciencia, Así, la americana Marie Tharp realizó la primera cartografía de los fondos marinos, Mary Anning trabajó en yacimientos fósiles marinos del Jurásico, Elisabeth Philpot es autora de la descripción de varias especies nuevas de fósiles y a Isabella Gordon le debemos casi todo lo que sabemos en la actualidad sobre los cangrejos.

En España, el mejor ejemplo en este campo científico es el de la gallega Ángeles Alvariño, cuya mentora fue precisamente Mary Sears y que realizó proyectos de investigación hasta casi el final de su vida en Woods Hole

Mary Sears, fundadora del Woods Hole Institute de Massachussets, el mayor centro oceanográfico del mundo, teniente de la reserva naval de Estados Unidos, durante la II Guerra Mundial realizó informes de inteligencia que esclarecían cómo los cambios de temperatura y salinidad del agua ayudan a detectar el escondite de submarinos enemigos, y la japonesa Katsuko Saruhashi fue la primera científica mundial en medir el CO2 disuelto en el agua, algo fundamental para cuantificar los efectos del calentamiento global.

El barco Ángeles Alvariño, del Instituto Español de Oceanografía.
El barco Ángeles Alvariño, del Instituto Español de Oceanografía.

En España, el mejor ejemplo en este campo científico es el de la gallega Ángeles Alvariño, cuya mentora fue precisamente Mary Sears y que realizó proyectos de investigación hasta casi el final de su vida en Woods Hole.

Una de las mejores científicas del mundo

Esta oceanógrafa, zoóloga y profesora es la única científica española que aparece en la “Encyclopedia of World Scientists”, una publicación en la que se enumeran a los 1.000 científicos más importantes de todos los tiempos. En esta obra solo figuran tres españoles, los Nóbel Severo Ochoa, Ramón y Cajal y Ángeles Alvariño.

Fue pionera en participar como científica en un buque de investigación oceanográfico británico y está considerada como una de las mayores especialistas del mundo en su campo.

Entre sus descubrimientos destacan más de veinte nuevas especies marinas

Entre sus descubrimientos destacan más de veinte nuevas especies marinas, además de descubrir que la presencia de algunos tipos de zooplancton en el agua era el mejor indicador para conocer la salud de nuestros mares.

Estudios en Galicia, Madrid y Londres

Ángeles Alvariño nació el 3 de octubre de 1916 en Serantes, Ferrol. Hija del médico del pueblo y de una pianista, desde muy pequeña ya demostraba gran inquietud intelectual y a los tres años ya sabía leer. En 1933, tras estudiar en distintos centros educativos en Ferrol, terminaba el Bachillerato Universitario en Ciencias y Letras en la Universidad de Santiago de Compostela.

Una imagen de la científica española Ángeles Alvariño.
Una imagen de la científica española Ángeles Alvariño.

En 1934 comienza sus estudios de Ciencias Naturales en Madrid, pero estalla la Guerra Civil y se ve obligada a volver a Ferrol, donde aprovecha para estudiar tres idiomas (inglés, alemán y francés). Finalmente, en 1940, finaliza sus estudios, realiza un Master en Ciencia Naturales y comienza a impartir clases en Ferrol de Biología, Botánica y Zoología hasta 1948, fecha en la que se incorpora como becaria al Instituto Español de Oceanografía, donde trabaja primero en Madrid y después en Vigo.

Entre 1953 y 1954 viajó a Inglaterra con una beca del Consejo Británico para investigar el zooplancton en el Laboratorio de Plymouth bajo la dirección de Frederick S. Russell y Peter C. Corbim. Se especializó en el estudio de quetognatos, sifonóforos y medusas.

Durante su beca, Ángeles se convirtió en la primera mujer a bordo de un barco británico de investigación en calidad de científica. A partir de ahí, participó en multitud de expediciones científicas en los Océanos Atlántico y Pacífico, en buques de Estados Unidos, México o Inglaterra.

Durante su beca, Ángeles se convirtió en la primera mujer a bordo de un barco británico de investigación en calidad de científica

Entre los años 1956 y 1957, recibe una nueva beca, la Fullbright, para seguir realizando investigaciones sobre zooplancton bajo la tutela de la prestigiosa investigadora Mary Sears.

Ángeles Alvariño investigó el zooplacton.
Ángeles Alvariño investigó el zooplacton. Foto: IStock.

En 1958, una oferta del gran investigador marino Roger Revelle le lleva a trabajar con él en la Scripps Institution of Oceanography de La Jolla, California, y es aquí donde Ángeles Alvariño explota toda su capacidad. Es entonces cuando descubre nuevas especies y relaciona la presencia de distintos tipos de zooplancton con las características de las aguas donde se encuentran.

Es entonces cuando descubre nuevas especies y relaciona la presencia de distintos tipos de zooplancton con las características de las aguas donde se encuentran

Además, fue una extraordinaria taxónoma. Destaca su asombrosa capacidad para localizar, dibujar y describir las diversas especies de zooplancton, tanto por los detalles más minuciosos como por la elegancia y claridad de cómo lo escribía.

En 1970 comienza a trabajar para la NOAA, National Oceanic and Atmospheric Administration y es aquí donde definitivamente Ángeles se convierte en una figura y una eminencia a nivel mundial en la investigación oceanográfica. Consiguió la nacionalidad estadounidense sin perder la española y acabó jubilándose en 1987 en la tierra que la convirtió en una de las más prestigiosas científicas marinas del mundo. La NOAA la homenajeó y mantuvo tanto su despacho como su laboratorio, para que pudiese seguir trabajando como científica emérita.

Además, fue pionera en otros aspectos. Por ejemplo, siempre reivindicó los derechos de las mujeres científicas respecto a la igualdad salarial cuando trabajaba en Estados Unidos. Incluso puso una reclamación formal, solicitando que su salario fuera el mismo del de sus dos colegas varones.

Ángeles Alvariño fallecía el 29 de mayo de 2005 en San Diego, California y dejó un legado de más de 100 artículos científicos, descubrió 22 nuevas especies de zooplancton, fue profesora en Universidades de México, California y Paraná, dio formación en Venezuela, la India, Puerto Rico, entre otros, y publicó varias obras de divulgación como “España y la primera expedición científica oceánica” dedicada a la Expedición Malaspina.

Falleció el 29 de mayo de 2005 en San Diego, California y dejó un legado de más de 100 artículos científicos y descubrió 22 nuevas especies de zooplancton

El 24 de febrero de 2012, en el Astillero de Armon Vigo, fue botado el buque oceanográfico Ángeles Alvariño amadrinado por Ángeles Leira Alvariño, hija de la científica. El buque entró en servicio en julio del mismo año. El buque está dotado de una avanzada tecnología para la investigación de geología marina, oceanografía física y química, biología marina, pesquerías y control medioambiental. Todo ello con el objeto de seguir con la tarea a la que Ángeles Alvariño dedicó su carrera.