Volvo XC40 2018, presentación

volvoxc40201801.jpg
volvoxc40201801.jpg

Por José Virgilio Ordaz (@Neckriagen).

 

Tras varios meses de anticipos, por fin, Volvo presenta su tercera SUV, un producto totalmente nuevo sin precedentes en la gama del fabricante sueco, que de paso estrena su nueva plataforma CMA para vehículos compactos, que poco a poco irá dando paso a una nueva familia de modelos.

 

 

Tal como prometió la firma, la XC40 ofrecerá un amplio abanico de opciones de personalización, como un techo en color contrastante que se puede pedir en 17 combinaciones diferentes, varios colores interiores, así como los toques de diseño que han distinguido a modelos previos como la XC90 y la XC60, como los faros Mjölnir o algunas concavidades que rompen los flancos rectos.

 

 

Además de la bien cuidada presentación minimalista que replica de sus hermanas mayores, también recibe el sistema City Safety, que viene de serie y que incluye detección de peatones, ciclistas, otros vehículos e incluso animales grandes, como ganado, conectado al sistema de frenado autónomo. Hay mitigación de colisión, alerta de tráfico cruzado, visión de 360º y sistema de manejo semiautónomo Pilot Assist.

 

 

Se lanza junto con el programa de Leassing Care by Volvo, con una tarifa preestablecida que incluye mantenimiento, seguro, reemplazo de partes de desgaste, traslado (el contrato puede cerrarse en línea) y el reemplazo en 12 meses, tal como algunos planes telefónicos, con lo que esperan atraer a un público más joven.

 

 

Otros ítems de equipamiento incluyen carga por inducción, cuadro de instrumentos virtual TFT de 12.3 pulgadas, una pantalla táctil de nueve pulgadas y conectividad Android Auto y Apple CarPlay. Mide 4.42 metros de largo, 1.65 metros de alto y 2.70 metros de distancia entre ejes.

 

 

La gama mecánica arranca con el tricilindro T3 que ofrece 156 HP, para continuar el multiutilizado 2.0 litros que en su configuración T4 ofrece 190 caballos, seguido del grado T5 de 247 HP. En diésel habrá variantes D3 de 150 caballos de fuerza y D4 de 190 HP, todos irán acoplados a una transmisión automática de ocho relaciones, la tracción total es opcional. Más adelante se sumarán una variante híbrida y una totalmente eléctrica, de acuerdo a los planes futuros de Volvo.

 

 

Construida en Gante, Bélgica, las ventas en Europa comienzan antes que termine el año y en Estados Unidos en el primer semestre del 2018, donde el precio sugerido de arranque será de 34,195 dólares (610 mil pesos) para la variante T5 AWD, antes de recargos e impuestos.

 

 

Nuestros destacados