Trump y la Unión Europea llegan a acuerdo sobre aranceles a autos

trumpjunckerue01.jpg
trumpjunckerue01.jpg

Por José Virgilio Ordaz (@Neckriagen).

 

Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea y exprimer ministro de Luxemburgo con 30 años de experiencia en política económica internacional, viajó a los Estados Unidos para entrevistarse con el mandatario Donald Trump y hacerle una oferta de paz en el plano comercial.

 

 

El dirigente de la Unión Europea (UE) ha sido mucho más mesurado y ha logrado alcanzar un acuerdo con el magnate para frenar el aumento de aranceles en la industria automotriz, mientras se inician conversaciones para reducir barreras comerciales entre ambas regiones.

 

Pese a una férrea oposición, incluso de un segmento de sus partidarios y asesores, apenas hace dos días Trump había amenazado con tarifas del 25% para todos los autos importados. Hasta ahora, la Unión Europea establece un arancel del 10% para autos de origen estadounidense y la Unión Americana tasa con el 2.5% a los autos europeos de pasajeros y el 25% a todas las camionetas y vehículos de trabajo, sin importar su procedencia.

 

 

Las conversaciones también incluirán servicios, productos químicos, productos farmacéuticos y productos médicos, además de los aranceles del 25 y el 10% al acero y aluminio de procedencia europea, así como los gravámenes que la UE estableció en represalia. El Viejo Continente aumentará su consumo de gas licuado y soya procedentes de los Estados Unidos para compensar el déficit comercial entre ambas zonas.

 

Dirigentes de la UE celebraron el acuerdo, que, en palabras del ministro de economía de Alemania, evitará una guerra comercial y salvará millones de empleos, lo que será excelente para la economía global. También se acordó reformar las reglas de la Organización Mundial de Comercio. Muchos elogiaron el desempeño de Juncker.

 

 

Recordemos que en meses pasados, China realizó una oferta para comprar más productos de origen estadounidense para evitar nuevos aranceles, lo que fue rechazado por Trump e inició una escalada de “ojo por ojo” entre ambas potencias, castigando especialmente a los productores de soya al norte del Río Bravo, lo que Trump ha buscado aliviar con subsidios de hasta 12,000 millones de dólares, pero que son insostenibles en el largo plazo, de ahí que sea parte de las negociaciones con Europa.

 

Además de los productores agrícolas estadounidenses, la guerra comercial con China afecta a multinacionales de Europa y Estados Unidos que ensamblan sus productos en el gigante asiático, pero con un gran porcentaje de piezas procedentes de occidente (como es el caso de Apple), por lo que sufrirán de gravámenes dobles, dejándolos en desventaja contra productos procedentes de otras naciones asiáticas, como Corea del Sur, Tailandia, Indonesia o Malasia. En el caso de México, productores agropecuarios estadounidenses ya se han quejado por la caída en sus importaciones de derivados cárnicos y lácteos, cuyo destino principal es, o era, nuestro país.

 

 

Juncker, un fuerte crítico de Trump, además de usar un característico beso europeo como saludo, rompió el hielo con el republicano llevándole fotografías de lápidas del cementerio de guerra estadounidense de Hamm, en Luxemburgo, destacando la del general George Patton.

 

Nuestros destacados