Toyota Hilux DC SRV Diesel AT 2018: prueba de manejo

toyotahilux01.jpg
toyotahilux01.jpg

Por Manuel Fernández (@Mfer_89)                         Fotos: Carlos Quevedo

 

El protagonista en esta Toyota es un cuatro en línea de 2.8 litros que la pone a rivalizar casi de forma directa con la NP300 Frontier Diesel y, por precio, contra una Ranger de cinco cilindros.

 

 

En lo que se ve como una jugada segura, Toyota configuró el equipamiento de la versión diésel de una forma muy similar a sus rivales. Resalta la presencia de un radio con pantalla táctil de buena interfaz pese a lo sencillo de sus gráficos, cuya inclinación varía para evitar reflejos y hasta con unos mandos por gestos que a veces activábamos sin querer. También hay acceso manos libres y la llave es incluso muy vistosa tratándose de una Hilux. Otro toque más moderno es la pantalla de los instrumentos a color o los espejos plegables eléctricos. ¿Estos accesorios justifican la falta de bolsas de aire laterales o de un control de tracción y estabilidad? Creemos que no.

 

 

Los extras que sí valoramos son la iluminación más sofisticada que en la noche hace toda la diferencia. Otra adición que parece innecesaria pero sirve mucho en el día a día son las vestiduras de imitación piel, robustas y fáciles de limpiar. Además, el volante cuenta en este caso con una mínima regulación en profundidad que hace menos austera la postura de manejo.

 

En lo demás, la sensación de calidad es la misma de otras Hilux, con acabados hasta cuidados en un producto de orientación ruda.

 

 

El 2.8 de reciente desarrollo deja una gran impresión por su funcionamiento y lo bien acoplado que está a otros componentes mecánicos.

 

Da gusto que para casi cualquier situación rutinaria, rara vez sea necesario superar las 2,000 rpm si se desea mantener un ritmo sensato. Más allá de ahí, vale la pena estirarlo hasta 3,000 en caso de requerir más aceleración y subir el tacómetro hasta 4,000 no vale mucho la pena. Algo positivo es que mostró en nuestras mediciones mejor aceleración que la NP300 equivalente. A cambio, la Hilux carga 96 kilos menos según datos oficiales (805 vs 901).

 

 

La transmisión es por lo general suave y así no sea la más rápida, es lo suficientemente inteligente como para retener por sí misma de detectar un descenso prolongado. La modalidad “Eco” no sentimos que afectara la respuesta general y en “Power” se torna más inmediato el acelerador y el régimen de giro se tiende a conservar más alto y a ratos hace hasta divertida la Hilux, que bajo exigencia avisa con mucha anticipación cuándo podría meternos en un apuro: abusar del pie derecho en una curva cerrada (yendo en 2H) hace que la rueda interna pierda apoyo con rapidez ante la falta de un diferencial que se bloquee solo y que un sobreviraje se manifieste solo si pecamos de muy agresivos o tercos. De todas maneras, se echa en falta un asistente electrónico que sirva como margen de protección adicional.

 

 

La dirección no es tan lenta en su acción y su pesada asistencia se asegura de evitar movimientos abruptos. Los frenos, por su parte, no se alargan demasiado pero, eso sí, muestran un ABS delicado en autopista o al pisar un hoyo mientras se ejerce presión sobre el pedal. Lo que incita a ser más precavidos y anticipados en vías abiertas es una suspensión que, descargada, muestra un nerviosismo constante que afecta la comodidad y, de paso, la sensación de aplomo. A cambio, el aguante en terracerías da tranquilidad a largo plazo y tanto la doble tracción como el bloqueo manual del diferencial posterior estarán a una perilla de distancia para sacarnos de una situación más exigente.

 

 

Lo que aleja a la Hilux de ser una pick-up perfecta para el trabajo es un equipamiento de seguridad acorde al año 2018 y a su precio, pues en todo lo demás, casi que solo muestra virtudes. 

 

Unidad probada

579,900 pesos (a fecha de la publicación)

 

NOS GUSTA

-      Calidad de construcción

-      Conjunto motor-caja

-      Iluminación de faros

 

NOS GUSTARÍA

-      Más equipamiento de seguridad

-      Mejor equilibrio de suspensión

-      ABS menos sensible

 

Resumen técnico

MOTOR

Tipo/cilindrada: L4, 2,755 cc

Potencia máxima: 174 HP a 3,400 rpm

Par máximo: 450 Nm entre 1,600 y 2,400 rpm

TRANSMISIÓN

Caja: Automática, seis velocidades

Tracción: Trasera con eje delantero conectable

DIMENSIONES

Peso vacío: 2,105 kg

Largo x ancho x alto: 533 x 185 x 181 cm

Distancia entre ejes: 308 cm

Capacidad de carga: 805 kg

PRUEBAS AUTOMÓVIL (a 2,240 msnm)

0 a 400 metros: 18.68 s

Rebase 80 a 120 km/h: 10.63 s

Frenado de 100 a 0 km/h: 43.92 m

Consumo medio: 10.23 km/l

 

Nuestros destacados