Salón de Sao Paulo 2016: Renault Kwid y Captur

renaultkwidoutsiderconcept01.jpg
renaultkwidoutsiderconcept01.jpg

Por José Virgilio Ordaz (@Neckriagen).

 

Renault no podía estar ausente del Salón de Sao Paulo, por lo que llega con dos propuestas de movilidad urbana con pretensiones camperas. La primera es el Kwid, una suerte de mini-crossover (más o menos del tamaño del Fiat Mobi) desarrollado en la India que para el evento recibió el mote de “Outsider Concept”, aunque deberá ser un adelanto muy cercano al producto que se comercialice en Brasil.

 

 

Contra el ejemplar indio recibe cambios mínimos, como rieles en el techo, más plástico alrededor de la carrocería, detalles metálicos que simulan protecciones de los bajos, rines más grandes, algunos botones reubicados y una guantera en posición más baja para dejar espacio para una bolsa de aire (promete cuatro airbags y ESP, por lo menos para Brasil), además un instrumental analógico revisado con una pantalla digital de información.

 

 

El modelo se armará en Paraná, Brasil, para toda Latinoamérica. No se dieron detalles del tren motriz, pero es casi seguro que el frugal motorcito de 800 cc y 54 caballos sea sustituido por un tricilindro de 1.0 litros con unos 79 HP, más acorde a las exigencias de la región.

 

 

También se presentó la variante local de la Captur, que en Europa ocupa el lugar de la Dacia/Renault Duster que ha resultado tan popular en América Latina. Basada en la Nissan Juke, la Captur europea es un modelo mucho mejor equipado y más refinado, al estilo de la recién presentada Koleos, sin mencionar la mayor carga tecnológica.

 

 

Pero para estas latitudes se presenta un desarrollo asentado en la base de la mencionada Duster, por lo que resulta más larga (4.33 vs. 4.12 metros), más ancha (1.81 vs. 1.78 m) y más alta (1.61 vs. 1.57 m), además de tener una mayor distancia entre ejes (2.67 vs. 2.61) y una cajuela más espaciosa (437 vs. 377 litros), números prácticamente calcados de la variante Kaptur comercializada en Rusia. Pese al incremento de medidas, el diseño exterior es un calco de la variante europea, aunque los acabados interiores caen un par de escalones, resultando más afines a su donante rumana que a las exigencias del primer mundo.

 

 

Mecánicamente, ofrece un tetracilindro 1.6 Flex-Fuel que produce 120 HP con etanol, acoplado a una caja manual de cinco velocidades o una automática CVT; y un 2.0 litros con 148 HP, contra 133 de la Duster, aunque al igual que esta va aparejado con una arcaica caja automática de cuatro relaciones. En Brasil comenzará a comercializarse en febrero de 2017, esperen precios por arriba de la Duster. Ya ha sido vista rodando en México.

 

Los mejores vídeos