Salón de Ginebra 2017: Citroën C-Aircross Concept

citroencaircross1ax7k7243.jpg
citroencaircross1ax7k7243.jpg

Por José Virgilio Ordaz (@Neckriagen).

 

Citroën se atreve a llamar concepto a su nueva propuesta para el segmento crossover, que luce prácticamente lista para las calles, salvo por las cámaras que sustituyen a los espejos.

 

 

Como todo lo nuevo para la firma del doble chevrón, la inspiración estética viene del incombustible C4 Cactus, quizá el único vehículo en el orbe capaz de superar en desenfado a la Nissan Juke. Elementos como el techo en contraste, pilares “flotantes”, faros altos y delgados, calaveras cuadradas, rines con cuatro brazos o protecciones con acabado mate están presentes.

 

 

Al derivar del recién remozado C3, no parece haber obstáculo para que sustituya a la actual C3 Aircross, una suerte de mini-vagoneta derivada del subcompacto que es 10 cm más larga que el Cactus, aunque en Citroën les gusta pensar que es más una SUV-crossover, papel que cumple mejor esta nueva propuesta.

 

 

El interior luce quizá demasiado futurista, pero forzando un poco la vista, es posible ver un perfil muy similar al mencionado C3, que es mucho más realista que la combinación de materiales alternativos y paneles minimalistas vistos en el Cactus.

 

 

La ahora escindida filial DS –las siglas identificaban antes a los Citroën más equipados- presenta su SUV DS 7 Crossback, con un diseño que se separa ya de las otras divisiones del constructor galo (incluyendo las recién adquiridas Opel y Vauxhall), así como un sistema propulsor híbrido con hasta 300 caballos. Si bien las posibilidades de ver cualquiera de estos productos lucían lejanas luego del aplazamiento de la llegada de PSA a Estados Unidos, ahora que retoman sus planes de expansión con la compra de Opel, podríamos recibir una sorpresa, pero no será en el corto plazo.

 

Nuestros destacados