Salón de Ginebra 2017: BMW & Alpina

bmwserie5ax7k7142.jpg
bmwserie5ax7k7142.jpg

Por José Virgilio Ordaz (@Neckriagen).

 

BMW aprovechó el Salón de Ginebra para llevar sus dos productos más recientes. Primero, el Serie 4, en carrocerías Coupé, Gran Coupé y Convertible, que acaba de recibir un ligero facelift. Además de varias opciones más de colores exteriores y materiales para el interior, también estrena parrillas y faros y calaveras full-LED.

 

 

Los reflectores fueron acaparados por la BMW Serie 5 Touring, con su capacidad de carga de hasta 570 litros o 730 kilogramos y su medallón de apertura independiente, así como opciones interesantes como  amortiguación dinámica, estabilización activa de balanceo y dirección activa.

 

 

La Serie 5 Touring recibe además un paquete M Performance que no es sólo estético, al añadir detalles en negro y fibra de carbono, pues en la variante 540i aumenta 20 caballos y 50 Nm para quedar en 360 HP y 500 Nm (369 lb-pie), con una transmisión de ocho velocidades con manetas al volante, que está forrado de Alcántara.

 

 

También estuvo presente el especialista Alpina –que recibe sus propios números de serie-, que además de sus productos más recientes como el B7 con 600 HP y los Serie 3 y 4 Biturbo S con 440 corceles debelados hace apenas unos días, aprovecha para presentar el B5 de última generación (G30), no sólo sobre la carrocería sedán, sino también en la novísima vagoneta.

 

 

El B5 Biturbo se distingue, además de sus rines de 20 pulgadas y sus acentos azules o verdes, por su motor V8 4.4 litros que ofrece 608 caballos de fuerza y 800 Nm (590 lb-pie), dosificados por una transmisión ZF de ocho velocidades y tracción total; una buena opción si no están dispuestos a esperar al M5, que no se ofertará como guayín. El 0 a 100 km/h llega en 3.5 o 3.6 segundos, mientras que la velocidad máxima es de 330 o 325 km/h, dependiendo del tipo de carrocería elegida.

 

Nuestros destacados