Salón de Ginebra 2015: Porsche 911 GT3 RS

911-GT3-RS-1.jpg
911-GT3-RS-1.jpg

Por Manuel Fernández

 

Según Porsche, el GT3 RS incorpora toda la tecnología de competición que fue posible integrarle a la versión de calle de este modelo. Su tiempo en el circuito de Nürburgring es de siete minutos con veinte segundos, superando así al Carrera GT que solía ser hace una década el superauto más avanzado hecho por la marca.

 

El motor es el bóxer de inyección directa y aspiración natural con mayor desplazamiento en la gama 911, con cuatro litros suficientes para que entregue una potencia máxima de 500 caballos y un torque de 460 Nm. Todo se transmite a las ruedas traseras por medio de una caja PDK con un desarrollo específico para esta variante.

 

Porsche declara una aceleración de 0 a 100 km/h en 3.3 segundos, número al nivel de las vertientes Turbo. A los 200 llega en 10.9.

 

Hay funciones muy particulares, como un limitador de velocidad para pits o un desacople de la transmisión que es equivalente a presionar el pedal de embrague en una caja manual.

 

En relación a un 911 GT3 es 10 kilogramos más liviano, en parte por el uso de fibra de carbono en las tapas de motor y cajuela o por un techo de magnesio.

 

Se incorporaron ciertas modificaciones aerodinámicas, destacando el labio inferior al frente, un alerón de mayor tamaño y unas ventilas sobre los pasos de rueda delanteros útiles para mejorar el apoyo de dicho eje sobre el suelo.

 

Dinámicamente, se conserva la dirección a las cuatro ruedas, la función de repartición de par entre las llantas de cada lado (Torque Vectoring) y el diferencial de deslizamiento limitado. Las entrevías son más anchas tanto al frente como atrás.

 

A bordo, los asientos están inspirados en aquellos del 918 Spyder, hay una jaula antivuelco y preparaciones para adaptar cinturones de seis puntos y un interruptor para anular la corriente. 

Los mejores vídeos